RU­TA SU­ZU­KI

CA­MINO LEBANIEGO

Todo Terreno - - TT_SUMARIO - ÁLEX CIEN­FUE­GOS (TEX­TO Y FO­TOS)

Tres se­rán los ca­mi­nos que po­dre­mos to­mar pa­ra lle­gar al cenobio de San­to Toribio de Liébana. El pri­me­ro es por mar, pues mu­chos eran los - je­ro) que des­em­bar­ca­ban en las cos­tas cán­ta­bras en bus­ca de su ca­mino ha­cia la Puer­ta San­ta. Cas­tro Ur­dia­les fue siem­pre un puer­to de re­fe­ren­cia, pe­ro hoy San Vi­cen­te de la Bar­que­ra es ho­ri­zon­te del Ca­mino Lebaniego. Pa­ra los peregrinos de tie­rra aden­tro, el tra­yec­to pue­de par­tir per­fec­ta­men­te de San­ti­lla­na del Mar, a tra­vés de Co­mi­llas y el Par­que Na­tu­ral de Oyambre, pa­ra por es­ta zo­na in­te­rior ir des­cu­brien­do va­lles y cos­tum­bres de un pai­sa­je vir­gen del tu­ris­mo ma­si­vo. Y pa­ra los más osa­dos o ávi­dos de aven­tu­ra, ofre­ce­mos la ter­ce­ra op­ción: un trek­king por los Pi­cos de Eu­ro­pa y des­cen­der aé­rea­men­te en el te­le­fé­ri­co de Fuen­te Liébana.

Nues­tro Su­zu­ki S-Cross ha si­do la mon­tu­ra que nos ha per­mi­ti­do bru­ju­lear por to­dos es­tos ele­men­tos, sin su­frir pe­na­li­dad y sí mu­chas sa­tis­fac­cio­nes, gra­cias a su con­fort y ca­pa­ci­dad. Lle­ván­do­nos, por pla­yas o ver­ti­ca­les acantilados, va­lles re­ga­dos por el rocío del ama­ne­cer de ver­ti­cal ho­ri­zon­te y/o el vér­ti­go de los cables del te­le­fé­ri­co de los Pi­cos de Eu­ro­pa des­pués de un trek­king de­mo­le­dor por el Par­que Na­tu­ral de los Pi­cos de Eu­ro­pa.

POR MAR

Tra­di­cio­nal­men­te, el pe­re­grino o “cru­ce­ro” de San­to Toribio des­em­bar­ca­ba en las cos­tas de Es­pa­ña en Cas­tro Ur­dia­les, el viejo puer­to de Cas­ti­lla. Y es­te coin­ci­día con el Ca­mino de San­tia­go. Así, son mu­chos los peregrinos a San­tia­go que ha­cían coin­ci­dir am­bos ca­mi­nos, el del Nor­te a San­tia­go y el de Liébana. Así, Cas­tro Ur­dia­les, La­re­do, San­to­ña, San­tan­der, San­ti­lla­na del Mar, Co­mi­llas y por úl­ti­mo San Vi­cen­te de la Bar­que­ra unían nue­ve eta­pas de un ca­mino don­de el ho­ri­zon­te ma­rino mar­ca­ba el rum­bo ha­cia el oc­ci­den­te mís­ti­co.

No­so­tros he­mos cam­bia­do en el Par­que nues­tros pecados por el surf. Son mu­chos los acantilados que se vierten en una pla­ya su ta­bla ba­jo el bra­zo sa­be leer las olas y bus­car el em­pu­je ver­ti­gi­no­so que ter­mi­na mís­ti­ca que lle­va a los sur­fe­ros a re­pe­tir y re­pe­tir, has­ta el ago­ta­mien­to. El Su­zu­ki S-Cross, se ha mos­tra­do úni­co pa­ra es­ta -

EN EL PAR­QUE NA­TU­RAL DE OYAMBRE SON MU­CHOS LOS ACANTILADOS QUE SE VIERTEN EN UNA PLA­YA PER­FEC­TA PA­RA LA PRÁC­TI­CA DEL SURF

LA TRAC­CIÓN TO­TAL ALLGRIP DEL S-CROSS ES DE TI­PO CO­NEC­TA­BLE AU­TO­MÁ­TI­CA­MEN­TE Y TIE­NE CUA­TRO PRO­GRA­MAS DE FUN­CIO­NA­MIEN­TO: AU­TO, SPORT, SNOW Y LOCK

ción to­tal Allgrip. Es­te es de ti­po co­nec­ta­ble au­to­má­ti­ca­men­te y tie­ne cua­tro pro­gra­mas de fun­cio­na­mien­to: Au­to, Sport, Snow y Lock. Y so­bre to­do en es­ta ver­sión 2017, en la que la al­tu­ra li­bre al sue­lo de la ca­rro­ce­ría es li­ge­ra­men­te ma­yor que an­tes (hay 18 cm, en lu­gar de 16,5, de­bi­do a un cam­bio de neu­má­ti­cos), cual­quier ca­mino di­ge­ri­do por es­ta má­qui­na.

POR TIE­RRA

Liébana ce­le­bra el pe­río­do ju­bi­lar des­de 1512, gra­cias a que con­ser­va el tro­zo más gran­de de la cruz de Cris­to, el Lig­num Cru­cis, un pri­vi­le­gio que com­par­te des­de la Edad Me­dia con Ro­ma, Je­ru­sa­lén y San­tia­go de Com­pos­te­la. Es­to ha pro­pi­cia­do más de 500 años de pe­re­gri­na­ción a San­to Toribio de Liébana, por Can­ta­bria y, por tan­to, 500 años de Ca­mino Lebaniego. Y del trán­si­to te­rres­tre no se pue­de es­pe­rar me­nos. Aun­que es­te ha­brá que mar­car­lo por nues­tra cuen­ta, bus­car ho­ri­zon­tes es­qui­vos en va­lles pro­fun­dos, don­de el ver­de to­do lo con­fun­de y lo igua­la, don­de so­lo las ca­sas agru­pa­das nos orien­tan en un ca­mino en­re­da­do y quie­bro. “Lla­man a aque­llo gar­gan­ta; tam­bién pue­de lla­már­se­le pro­pia­men­te el esó­fa­go de la Her­mi­da, por­que al pa­sar­lo se sien­te uno tra­ga­do por la tie­rra”. El ca­na­rio Be­ni­to Pé­rez Gal­dós fue el que des­cri­bie­ra así es­te pa­so que se abre a los va­lles del in­te­rior y al cenobio de Liébana en sus Cua­ren­ta le­guas por Can­ta­bria, en 1895.

Mu­chas ve­ces la li­te­ra­tu­ra de via­je nos des­cu­bre co­sas que siem­pre han es­ta­do ahí, y que los ojos del día a día nos im­pi­den ver en una for­ma tan pro­sai­ca y al tiem­po tan cier­ta. La Her­mi­da es uno de los pa­sos obli­ga­dos en nues­tra ru­ta, tan­to por su pai­sa­je co­mo por su ci­ta li­te­ra­ria. Y allí de nue­vo nues­tro Su­zu­ki S-Cross se mues­tra co­mo un pe­re­grino ejem­plar. Su mo­tor 1.4 Boos­ter­jet de 140 CV se ha mos­tra­do un ejem­plo de ple­ni­tud y dis­po­si­ción pa­ra ga­nar ki­ló­me­tros en es­te esó­fa­go de as­fal­to.

POR AI­RE

Por el Nor­te hay tam­bién una vía po­co ex­plo­ta­da y so­lo ap­ta pa­ra los más re­cios (que es co­mo se de­no­mi­na a los mon­ta­ñe­ros). La ver­dad que es­ta es la apues­ta más com­pro­me­ti­da pa­ra ga­nar el jubileo lebaniego. Pe­ro las apues­tas son per­so­na­les y, bien en ta­bla de surf o a gol­pe de bo­ta mon­ta­ñe­ra, to­das son via­bles. Des­de la lo­ca­li­dad As­tu­ria­na de Bul­nes y des­de prin­ci­pios de si­glo po­de­mos dis­fru­tar de un fu­ni­cu­lar de uso lo­cal y

DES­DE BUL­NES PO­DE­MOS DIS­FRU­TAR DE UN FU­NI­CU­LAR DE USO LO­CAL Y TU­RÍS­TI­CO QUE DIS­CU­RRE POR UN TÚ­NEL A TRA­VÉS DE LAS ENTRAÑAS DE LA PE­ÑA MAÍN

tu­rís­ti­co. Es­te tren de ca­ble, que dis­cu­rre por un tú­nel rec­ti­lí­neo de 2.227 me­tros, atra­vie­sa las ca­li­zas de los Pi­cos de Eu­ro­pa, más con­cre­ta­men­te, las entrañas de la Pe­ña Maín. Des­de el año 2001 ha­ce re­gu­lar­men­te el tra­yec­to en­tre Pon­ce­bos y Bul­nes. Y des­de aquí se pue­de ac­ce­der, a tra­vés de du­ros y em­pi­na­dos ca­mi­nos, al Pi­cu Urrie­llu, más co­no­ci­do co­mo Na­ran­jo de Bul­nes, la más mí­ti­ca y re­nom­bra­da ci­ma de los Pi­cos de Eu­ro­pa, lu­gar de cul­to de los al­pi­nis­tas es­pa­ño­les por la oes­te. Pa­ra afron­tar es­ta ex­cur­sión con­vie­ne po­seer cier­ta ex­pe­rien­cia mon­ta­ñe­ra. Da­da su lon­gi­tud, en to­tal se­rán al­go más de sie­te ho­ras de ca­mino, y la com­ple­ji­dad de al­gu­nos pa­sos lo ha­ce po­co recomendable pa­ra prin­ci­pian­tes si no van acom­pa­ña­dos de al­gún guía lo­cal. Así, ter­mi­na­re­mos de­ri­van­do en el te­le­fé­ri­co de Fuen­te Dé y ate­rri­zan­do a los pies mis­mos del cenobio de Liébana, en Po­tes.

Es­te pe­re­gri­nar por mar, tie­rra y ai­re mar­có en nues­tro ca­so co­mo hi­tos de un ca­mino Lebaniego San­ti­lla­na del Mar, Co­mi­llas, el Par­que Na­tu­ral de Oyambre, de la Her­mi­na, Po­tes, el mo­nas­te­rio de to­dos los ca­mi­nos en bus­ca de la septuagésima ter­ce­ra aper­tu­ra de la Puer­ta de Perdón en Liébana. TT

HI­TOS DEL CA­MINO. De arri­ba aba­jo: El cenobio de Liébana, con la Puer­ta del Perdón en el cen­tro. Cas­ti­llo del Rey (s. XIII), en San Vi­cen­te de la Bar­que­ra, uno de los me­jo­res ejem­plos de ar­qui­tec­tu­ra de­fen­si­va. Te­le­fé­ri­co de Fuen­te Dé.

La ría en ba­ja­mar, San Vi­cen­te de la Bar­que­ra. En Co­mi­llas, debemos vi­si­tar el Pa­la­cio de So­bre­llano, su ad­ya­cen­te igle­sia pan­teón y, có­mo no, el pa­la­cio mo­der­nis­ta de An­to­nio Gau­dí, co­no­ci­do co­mo “El Ca­pri­cho”. POR MAR Y POR TIE­RRA.

NOVECIENTOS AÑOS DE HIS­TO­RIA. To­das las ca­lles de San­ti­lla­na del Mar desem­bo­can en la co­le­gia­ta de San­ta Ju­lia­na, de fi­na­les del S. XI y prin­ci­pios del XII. Cas­ti­llo del Rey, en San Vi­cen­te de la Bar­que­ra, hoy mue­so et­no­grá­fi­co e his­tó­ri­co de la vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.