LA­GOS, DESIERTOS Y CA­ÑO­NES

HE­MOS RE­CO­RRI­DO CA­SI 2.600 KI­LÓ­ME­TROS EN­TRE URUMCHI, EN CHI­NA, Y AS­TA­NÁ, CA­PI­TAL DE KA­ZA­JIS­TÁN, A BOR­DO DEL NUE­VO SSANGYONG REXTON. CUA­TRO DÍAS DE VIA­JE CRUZANDO AL­GU­NAS DE LAS ZO­NAS MÁS INÓSPITAS DE ASIA CEN­TRAL._

Todo Terreno - - PRUEBA EN RUTA - TEX­TO: RO­GE­LIO CA­MAR­GO FO­TOS: R.C. / SSANGYONG

De ca­ra a la pre­sen­ta­ción eu­ro­pea de la se­gun­da ge­ne­ra­ción de su to­do­te­rreno por ex­ce­len­cia, el Rexton, SsangYong se pro­pu­so una ori­gi­nal idea: rea­li­zar una ru­ta des­de Pe­kín has­ta Lon­dres, cruzando to­da Chi­na, Ka­za­jis­tán, Ru­sia, Po­lo­nia y Ale­ma­nia. En to­tal, 12.200 ki­ló­me­tros di­vi­di­dos en seis eta­pas a lo lar­go de 40 días. To­da una aven­tu­ra bau­ti­za­da co­mo Rexton Trans Eurasia Trail y en la que To­do­Te­rreno ha si­do el úni­co me­dio im­pre­so es­pa­ñol in­vi­ta­do.

En con­cre­to, to­ma­mos par­te en la se­gun­da eta­pa, en­tre Urumchi, al oes­te de Chi­na, y la ca­pi­tal ka­za­ja, As­ta­ná. Ob­via­men­te, tam­bién so­mos los pri­me­ros en pro­bar la se­gun­da ge­ne­ra­ción del Rexton, aun­que no es­ta­mos so­los: via­ja­mos con Fer­nan­do Gómez-Blan­co, director del pro­gra­ma de te­le­vi­sión Cen­tí­me­tros Cú­bi­cos, e Íñi­go Tras­mon­te, je­fe de pren­sa de SsangYong Es­pa­ña. Nos en­fren­ta­mos a cua­tro días de con­duc­ción, con eta­pas de has­ta 700 km, vi­si­tan­do lu­ga­res tan in­creí­bles co­mo el ca­ñón del río Charyn o el la­go Bal­kash.

URUMCHI-HORGOS

Urumchi (o Urum­qi) es mun­dial­men­te co­no­ci­da co­mo uno de los pun­tos de pa­so de la Ru­ta de la Se­da, una red co­mer­cial ori­gi­na­ria del si­glo I a. C. des­ti­na­da al in­ter­cam­bio co­mer­cial y cul­tu­ral. Tam­bién po­see un cu­rio­so ré­cord, cer­ti ca­do por el fa­mo­so Li­bro Guin­ness de los Ré­cords: es la ciu­dad más ale­ja­da del mar en to­do el mun­do. Es la ca­pi­tal de la re­gión au­tó­no­ma de Sin­kiang, la zo­na más oc­ci­den­tal de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar de Chi­na, y en ella vi­ven apro­xi­ma­da­men­te 1,7 mi­llo­nes de per­so­nas.

Tras un día de des­can­so y acli­ma­ta­ción, nos en­con­tra­mos por pri­me­ra vez con los cin­co Rexton que for­man el con­voy. Nos

LA REXTON TRANS EURASIA TRAIL RE­CO­RRE UN TO­TAL DE 12.200 KM EN­TRE PE­KÍN Y AS­TA­NÁ, PA­SAN­DO POR CHI­NA, KA­ZA­JIS­TÁN, RU­SIA, PO­LO­NIA, ALE­MA­NIA...

co­rres­pon­de el nú­me­ro dos, una uni­dad equi­pa­da con el mo­tor 2.2 tur­bo­dié­sel, que es el mis­mo em­plea­do en la an­te­rior ge­ne­ra­ción, aun­que re­vi­sa­do pa­ra en­tre­gar 3 CV más (181 CV en to­tal) y au­men­tar el par en 20 Nm. Es­tá equi­pa­do con unas llan­tas de 18 pul­ga­das con neu­má­ti­cos 255/60, si bien ob­ser­va­mos otra uni­dad equi­pa­do con unas de 20” y go­mas en 255/50, una de las no­ve­da­des de es­ta ge­ne­ra­ción.

El pri­mer re­to se pre­sen­ta an­tes de lo pre­vis­to. El trá co en Urumchi en ho­ra pun­ta es in­fer­nal, y la pa­la­bra cor­te­sía no for­ma par­te del vo­ca­bu­la­rio de los con­duc­to­res chi­nos. Afor­tu­na­da­men­te, a los man­dos del Rexton la vi­si­bi­li­dad es in­me­jo­ra­ble, la di­rec­ción tie­ne una res­pues­ta rá­pi­da, y el cam­bio au­to­má­ti­co de sie­te ve­lo­ci­da­des, una de los po­cos ele­men­tos que se man­tie­nen de la an­ti­gua alian­za de SsangYong con Mer­ce­des-Benz, re­sul­ta agra­da­ble.

La pri­me­ra pa­ra­da la rea­li­za­mos en el la­go Say­ram, si­tua­do a 2.070 me­tros de al­ti­tud. Ro­dea­do de am­plias es­te­pas y fron­do­sos bos­ques, ob­ser­va­mos las pri­me­ras

yur­tas, una suer­te de vi­vien­da por­tá­til que los nó­ma­das em­plean des­de la Edad Me­dia.

Tras ro­dear­lo por com­ple­to, vol­ve­mos al as­fal­to en di­rec­ción a Khor­gos, una pe­que­ña aun­que mo­der­na ciu­dad (ha­ce ape­nas sie­te años no ha­bía más que una ári­da es­te­pa ro­dea­da de mon­ta­ñas) si­tua­da en la fron­te­ra con Ka­za­jis­tán, no sin an­tes ha­cer una pa­ra­da pa­ra al­mor­zar en Si­kes­huz­he. Pa­ra ac­ce­der, he­mos de pa­sar un con­trol po­li­cial, al­go que, se­gún nos co­men­ta la or­ga­ni­za­ción de la ru­ta (es im­po­si­ble co­mu­ni­car­se con los agen­tes, ya que no ha­blan in­glés), se de­be a la preo­cu­pa­ción del go­bierno chino por la se­gu­ri­dad an­te po­si­bles aten­ta­dos.

KHOR­GOS-CAÑON DEL RIO CHARYN

Por la ma­ña­na nos pre­pa­ra­mos pa­ra de­jar Chi­na, pa­ra lo cual nos co­men­tan que guar­de­mos to­do ti­po de apa­ra­tos elec­tró­ni­cos por­tá­ti­les (GPS, cá­ma­ras, or­de­na­do­res...) ya que ca­be la po­si­bi­li­dad de que los re­qui­sen en la fron­te­ra, que es el epi­cen­tro lo­gís­ti­co del co­mer­cio de Asia Cen­tral y eje del co­mer­cio en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te.

Los trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos nos lle­van ca­si dos ho­ras de es­pe­ra, que apro­ve­cha­mos pa­ra dar un re­pa­so al in­te­rior del Rexton. Sin du­da, la ca­li­dad es el as­pec­to que más ha me­jo­ra­do res­pec­to a la an­te­rior ge­ne­ra­ción, tan­to por los ma­te­ria­les em­plea­dos co­mo por el buen ajus­te en­tre ellos. Nues­tra uni­dad com­bi­na un sal­pi­ca­de­ro en tres to­na­li­da­des, con ma­te­rial plás­ti­co en la par­te su­pe­rior e in­fe­rior, e in­ser­cio­nes con as­pec­to de ma­de­ra y cue­ro marrón con pes­pun­tes en la par­te cen­tral, tam­bién pre­sen­te en los asien­tos y los pa­ne­les de las puer­tas. En el cen­tro, la pan­ta­lla de 9,2 pul­ga­das otor­ga al sal­pi­ca­de­ro un as­pec­to mo­derno, muy me­jo­ra­do res­pec­to a la so­brie­dad que siem­pre ha ca­rac­te­ri­za­do al Rexton.

Em­pren­de­mos la mar­cha bor­dean­do una in­ter­mi­na­ble va­lla que de­li­mi­ta la adua­na an­tes de lle­gar a la fron­te­ra de Ka­za­jis­tán. Tras­pa­san­do una ve­tus­ta y oxi­da­da puer­ta me­tá­li­ca lle­ga­mos al pa­so fron­te­ri­zo; es co­mo ha­ber re­tro­ce­di­do cua­tro dé­ca­das en el tiem­po en ape­nas

EL AS­PEC­TO QUE MÁS HA ME­JO­RA­DO EN LA SE­GUN­DA GE­NE­RA­CIÓN DEL REXTON ES LA CA­LI­DAD DE LOS ACA­BA­DOS DEL HA­BI­TÁCU­LO

unos tres ki­ló­me­tros. Nos in­di­can que co­ja­mos nues­tro equi­pa­je y de­je­mos los co­ches, pa­ra pa­sar una ex­haus­ti­va ins­pec­ción, mien­tras cru­za­mos a pie por un con­trol po­li­cial. De nue­vo, los trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos son in­ter­mi­na­bles; por suer­te, el hu­so ho­ra­rio de es­ta zo­na de Ka­za­jis­tán nos ha­ce ga­nar dos ho­ras res­pec­to a Chi­na.

Los pri­me­ros ki­ló­me­tros en tie­rras ka­za­jas son bas­tan­te im­pac­tan­tes. Los edi cios de vein­te pi­sos han de­ja­do pa­so a ca­sas ba­jas y des­ven­ci­ja­das, un am­bien­te mu­cho más ru­ral, vehícu­los con de­ce­nas de años que te ade­lan­tan a ve­lo­ci­da­des in­de­cen­tes por unas ca­rre­te­ras en pé­si­mo es­ta­do sin im­por­tar­les el trá co en sen­ti­do con­tra­rio... una ab­so­lu­ta lo­cu­ra.

Nos de­te­ne­mos a co­mer en Zhar­kent pa­ra des­pués se­guir la ru­ta por tra­mos re­cién es­tre­na­dos de la au­to­vía R21, don­de el Rexton de­ja bue­na mues­tra de una ex­ce­len­te in­so­no­ri­za­ción y un buen con­fort de mar­cha. Pe­ro, una vez de­ja­mos es­ta vía rá­pi­da, vol­ve­mos a ro­dar so­bre un as­fal­to ab­so­lu­ta­men­te in­fa­me, lleno de ro­de­ras pro­vo­ca­das, muy pro­ba­ble­men­te, por el pa­so de ca­mio­nes de gran to­ne­la­je y los efec­tos de la enor­me os­ci­la­ción tér­mi­ca que ca­rac­te­ri­za al cli­ma de es­ta zo­na. En ve­rano, se al­can­zan tem­pe­ra­tu­ras su­pe­rio­res a los 42º C, que ba­jan por de­ba­jo de -37º C en­tre no­viem­bre y di­ciem­bre. Afor­tu­na­da­men­te, la sus­pen­sión in­de­pen­dien­te en am­bos ejes ais­la muy bien el ha­bi­tácu­lo, y la al­tu­ra li­bre de 20,4 cen­tí­me­tros nos man­tie­ne lo su - cien­te­men­te ale­ja­dos del sue­lo pa­ra evi­tar que las ro­de­ras pue­dan da­ñar los ba­jos.

De es­ta for­ma lle­ga­mos al cañon del río Charyn, si­tua­do en el ex­tre­mo su­res­te del país, a unos 200 ki­ló­me­tros de Al­maty. Co­no­ci­do co­mo el cañon del Co­lo­ra­do de Asia, es la prin­ci­pal atrac­ción tu­rís­ti­ca de es­ta zo­na del país. Se com­po­ne de im­pre­sio­nan­tes for­ma­cio­nes ro­co­sas a lo lar­go de unos 70 ki­ló­me­tros, con una al­tu­ra que os­ci­la en­tre 150 y 300 me­tros. A no­so­tros nos ser­vi­rá pa­ra com­pro­bar las ca­pa­ci­da­des to­do­te­rreno del Rexton, ya que pa­ra lle­gar a nues­tro lu­gar de des­can­so he­mos de afron­tar un pro­nun­cia­do des­cen­so. La re­duc­to­ra de­mues­tra una bue­na ca­pa­ci­dad de re­ten­ción y ha­ce in­ne­ce­sa­rio del uso del con­trol elec­tró­ni­co de des­cen­sos. En la par­te ne­ga­ti­va, las co­tas to­do­te­rreno son bas­tan­te dis­cre­tas, es­pe­cial­men­te en lo que ata­ñe al án­gu­lo ven­tral, de mo­do que hay que pres­tar aten­ción en los pa­sos de cres­ta pa­ra no to­car con los ba­jos.

EL NUE­VO REXTON MAN­TIE­NE EL CHA­SIS DE LARGUEROS Y TRAVESAÑOS, AUN­QUE AHO­RA IN­COR­PO­RA SUS­PEN­SIÓN IN­DE­PEN­DIEN­TE EN AM­BOS EJES EN TO­DA LA GA­MA

CAÑON DEL RIO CHARYN-BAL­KASH

Tras pa­sar la no­che en una Yur­ta, em­pren­de­mos la eta­pa más lar­ga del re­co­rri­do, con 700 ki­ló­me­tros que nos lle­va­rán al Bal­jash, una ciu­dad si­tua­da en el ex­tre­mo nor­te del la­go ho­mó­ni­mo. Tras 215 km de re­co­rri­do, al­can­za­mos Al­maty, an­ti­gua ca­pi­tal de Ka­za­jis­tán (de­jó de ser­lo en 1998) y su ciu­dad más po­bla­da, con cer­ca de 1,3 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes; una me­ga­ló­po­lis que con­cuer­da con un país ri­co en re­ser­vas de pe­tró­leo y gas na­tu­ral, ade­más de ser uno de los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res de ura­nio del mun­do.

Tras la obli­ga­da pa­ra­da pa­ra re­po­ner fuer­zas, co­mien­za una ma­ra­tón de más de 600 ki­ló­me­tros en di­rec­ción a nues­tro des­tino, a tra­vés de la ca­rre­te­ra M-36, que vuel­ve a po­ner a prue­ba la ri­gi­dez del cha­sis del Rexton. Da­do que lle­va­mos bas­tan­te re­tra­so, ro­da­mos a un rit­mo ele­va­do, al­go que no so­lo po­na a prue­ba nues­tros ya cas­ti­ga­dos cuer­pos, sino tam­bién la ri­gi­dez del cha­sis del Rexton. SsangYong ha man­te­ni­do la pla­ta­for­ma de largueros y travesaños del an­te­rior mo­de­lo, in­cre­men­tan­do li­ge­ra­men­te la dis­tan­cia en­tre ejes (30 mi­lí­me­tros). Su ri­gi­dez, por tan­to, es­tá fue­ra de to­da du­da, si bien es­ta es­truc­tu­ra tie­ne la des­ven­ta­ja de ele­var el pe­so del con­jun­to (2.105 kg en va­cío) por en­ci­ma de la ma­yo­ría de SUV que ten­drá co­mo ri­va­les, co­mo el Kia Sorento o el Ško­da Ko­diaq. Sin em­bar­go, es más li­ge­ro que el Mit­su­bis­hi Mon­te­ro Lar­go, que, pe­se a em­plear un mo­no­cas­co, su­pera los 2.300 ki­los en va­cío.

Con los úl­ti­mos ra­yos del sol co­men­za­mos a avis­tar el Bal­jash, el duo­dé­ci­mo la­go con­ti­nen­tal más gran­de del mun­do, con 18.428 km2 de su­per cie. Se tra­ta de uno de los de­pó­si­tos de agua más gran­des de la re­gión, des­pués de dos ma­res, el Cas­pio y el Aral. Tie­ne una lon­gi­tud de 614 ki­ló­me­tros (la dis­tan­cia que hay en­tre Ma­drid y Bar­ce­lo­na) y 44 km de an­cho, con una pro­fun­di­dad me­dia de 26 me­tros. Se da la cir­cuns­tan­cia de que su par­te oc­ci­den­tal, que tie­ne co­mo a uen­te del rio Ilí, es dul­ce y po­ta­ble, mien­tras que la orien­tal es sa­la­da.

BAL­JASH-AS­TA­NÁ

Des­per­tar­se con la vis­ta del la­go per­dién­do­se en el in ni­to es uno de es­tos mo­men­tos que te que­da gra­ba­do en la re­ti­na y que, por sí so­lo, jus­ti ca la du­re­za de un via­je co­mo es­te. A eso de las 9 de la ma­ña­na co­men­za­mos la úl­ti­ma eta­pa, que nos lle­va­rá has­ta As­ta­ná pre­vio pa­so por la ciu­dad de Ka­ra­gan­da, si­guien­do la ca­rre­te­ra M-36 que, afor­tu­na­da­men­te, se en­cuen­tra en un es­ta­do más que acep­ta­ble. El pai­sa­je no es muy di­fe­ren­te al que lle­va­mos vien­do los dos úl­ti­mos días, con enor­mes lla­nu­ras de­sér­ti­cas a am­bos la­dos de la ca­rre­te­ra, con mul­ti­tud de ga­so­li­ne­ras aban­do­na­das, fru­to de la par­ti­cu­lar “bur­bu­ja” que ha vi­vi­do es­te país.

As­ta­ná nos re­ci­be con sus me­jo­res ga­las, pues en es­te 2017 se ce­le­bra la Ex­po­si­ción In­ter­na­cio­nal. Crea­da a gol­pe de “pe­tro­dó­lar”, es­ta van­guar­dis­ta ur­be cuen­ta con in­men­sas ave­ni­das y mo­der­nas cons­truc­cio­nes (al­gu­nas de du­do­so gus­to ar­qui­tec­tó­ni­co, to­do sea di­cho), aun­que su va­lor cul­tu­ral es nu­lo.

Lle­ga el mo­men­to de apar­car el Rexton, que ha mos­tra­do un com­por­ta­mien­to in­ta­cha­ble du­ran­te to­do el re­co­rri­do, y ce­der el tes­ti­go al si­guien­te gru­po, que cru­za­rá la fron­te­ra ha­cia Ru­sia. Es­pe­ro que dis­fru­ten tan­to co­mo no­so­tros.

EL SSANGYONG REXTON SE­RÁ UNA AL­TER­NA­TI­VA TAN­TO A LOS TRA­DI­CIO­NA­LES 4X4 (LAND CRUI­SER Y EL MON­TE­RO) CO­MO A LOS MU­CHOS SUV DE EN TORNO A 4,80 ME­TROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.