NIS­SAN PATROL A428

TRE­MEN­DA­MEN­TE PO­PU­LA­RES EN NUES­TRAS CA­RRE­TE­RAS Y CA­MI­NOS A FI­NA­LES DE LOS AÑOS 80 Y DU­RAN­TE LA DÉ­CA­DA DE LOS 90, LOS NIS­SAN PATROL FA­BRI­CA­DOS EN ES­PA­ÑA SON UNA MA­NE­RA FIA­BLE Y ASE­QUI­BLE DE EN­TRAR EN EL MUN­DO TO­DO­TE­RRENO. ES­TA VER­SIÓN COR­TA, ELE­VA­DA Y ATMO

Todo Terreno - - SUMARIO - TEX­TO Y FO­TOS: C. RA­MÍ­REZ.

En los años 80, Nis­san se ins­ta­ló en nues­tro país de la mano de Ebro, que por aquel en­ton­ces fa­bri­ca­ba el mo­tor dié­sel Per­kins de 2.770 cen­tí­me­tros cú­bi­cos, at­mos­fé­ri­co de in­yec­ción in­di­rec­ta. Es­ta me­cá­ni­ca MD 27 fue re­vi­sa­da y, con la nue­va de­no­mi­na­ción A4 28, pa­só por va­rias ac­tua­li­za­cio­nes que se ca­rac­te­ri­za­ron por su fia­bi­li­dad y ro­bus­tez.

En su día, el Patrol dio un ai­re nue­vo a los vehícu­los de uso in­dus­trial y ru­ral, me­jo­ran­do sus pres­ta­cio­nes y el con­fort a bor­do. Den­tro de esa idea se en­cuen­tra es­ta ver­sión de te­cho ele­va­do, ca­paz de lle­var a seis pa­sa­je­ros o un con­si­de­ra­ble vo­lu­men de car­ga sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir al ma­yor cos­te y tamaño de un vehícu­lo lar­go. La aper­tu­ra pos­te­rior me­dian­te dos puer­tas fa­ci­li­ta ade­más el ac­ce­so de per­so­nas o de la car­ga en me­nos es­pa­cio.

Do­ta­do de di­rec­ción asis­ti­da, unos fre­nos acor­des a las pres­ta­cio­nes de su pro­pul­sor y una sus­pen­sión de tac­to muy su­pe­rior a lo nor­mal pa­ra los vehícu­los de es­te ti­po en su épo­ca, pron­to se hi­zo con el mer­ca­do, tan­to en el sec­tor pú­bli­co co­mo en el pri­va­do.

LI­GE­RO, COM­PAC­TO Y HA­BI­TA­BLE, EL PATROL COR­TO DE TE­CHO ELE­VA­DO ES UN BUEN VEHÍCU­LO PA­RA INI­CIAR­SE EN EL TO­DO­TE­RRENO, SO­BRE TO­DO CON EL FIA­BLE MO­TOR 2.8 DE 72 CV

Fue­ra del as­fal­to, no es un vehícu­lo do­ta­do de una gran trac­ción, pe­ro, gra­cias a su cor­ta re­duc­to­ra, tran­si­tar car­ga­do por los ca­mi­nos re­co­rrien­do al­deas y fin­cas no pre­sen­ta nin­gún pro­ble­ma.

Sus pres­ta­cio­nes eran co­rrec­tas ha­ce 35 años, con una ve­lo­ci­dad má­xi­ma en torno a los 130 km/h y unos con­su­mos me­dios nun­ca in­fe­rio­res a los 11 li­tros. Hoy en día no son unos va­lo­res muy com­pe­ti­ti­vos, pe­ro sí que son más que su­fi­cien­tes pa­ra per­mi­tir un uso tran­qui­lo en to­do ti­po de ca­rre­te­ras, sin ser un es­tor­bo pa­ra el res­to del trá­fi­co.

Los ejes, bien di­men­sio­na­dos, su trans­mi­sión y un pro­pul­sor fia­ble se ajus­tan per­fec­ta­men­te a un só­li­do cha­sis. So­bre él, se fi­ja­ba una ca­rro­ce­ría re­sis­ten­te, a pe­sar de te­ner la par­te pos­te­rior de fi­bra. El in­te­rior si­gue la tó­ni­ca del res­to del vehícu­lo. Los asien­tos son los pri­me­ros en acu­sar el pa­so del tiem­po, y es di­fí­cil en­con­trar uni­da­des con el ta­pi­za­do ori­gi­nal y el mu­lli­do en buen es­ta­do. Sal­vo por es­te de­ta­lle, al vo­lan­te nos en­con­tra­mos con un vehícu­lo ra­zo­na­ble­men­te có­mo­do y ple­na­men­te vi­gen­te.

Fá­cil de man­te­ner y re­pa­rar, el Patrol con es­ta me­cá­ni­ca cons­ti­tu­ye la me­jor op­ción del mer­ca­do pa­ra dis­po­ner de un vehícu­lo de car­ga pro­pio del am­bien­te ru­ral don­de el nú­me­ro de ki­ló­me­tros a re­co­rrer es cons­tan­te pe­ro re­du­ci­do.

Por po­co más de 2.000 eu­ros, se en­cuen­tran uni­da­des si­mi­la­res a es­ta sin pro­ble­mas y, a na­da que se los man­ten­ga, se­gui­rán en mar­cha du­ran­te un pe­rio­do si­mi­lar al que lle­van ro­dan­do. TT

TE­CHO DE FI­BRA. El ce­rra­mien­to tra­se­ro es­tá rea­li­za­do en plás­ti­co re­for­za­do con fi­bra de vi­drio, con pa­ne­les la­te­ra­les acris­ta­la­dos y do­ble puer­ta me­tá­li­ca pos­te­rior, co­mún con las ver­sio­nes lar­gas y con las de te­cho es­tán­dar. Es­ta mo­du­la­ri­dad, po­si­ble gra­cias a su só­li­do cha­sis de largueros, es una de las cla­ves del éxi­to de los Patrol 160/260.

ES­PAR­TANO. No hay lu­jos a bor­do, pe­ro sí ro­bus­tez. Los ban­cos tra­se­ros son muy prác­ti­cos, ya que per­mi­ten lle­var a cua­tro ocu­pan­tes en la zo­na de car­ga. El mo­tor dié­sel at­mos­fé­ri­co de 2,8 li­tros y cua­tro ci­lin­dros no pue­de pre­su­mir de pres­ta­cio­nes, pe­ro sí de fia­bi­li­dad. Hay ba­lles­tas en am­bos ejes; el con­fort no fue una prio­ri­dad en el di­se­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.