RE­VI­SAR LA CA­JA DE CAM­BIOS

TO­DOS LOS FA­BRI­CAN­TES ES­TA­BLE­CEN UN CA­LEN­DA­RIO DE CAM­BIO DE LOS LÍ­QUI­DOS DE SUS PRO­DUC­TOS, EN PRE­VI­SIÓN DE SU DE­TE­RIO­RO, OCA­SIÓN QUE DE­BE­MOS APRO­VE­CHAR PA­RA DE­TER­MI­NAR SI TO­DO VA BIEN._

Todo Terreno - - SUMARIO - C. RA­MÍ­REZ/RE­DAC­CIÓN

Cuan­do lle­ga el mo­men­to de cam­biar el acei­te a la ca­ja de ve­lo­ci­da­des, la tráns­fer y los di­fe­ren­cia­les, de­be­mos ob­ser­var el es­ta­do y la textura del acei­te. El mo­ti­vo del cam­bio es re­cu­pe­rar las pro­pie­da­des del acei­te, que con el uso se de­gra­da, pe­ro tam­bién sir­ve pa­ra re­ti­rar la su­cie­dad que se en­cuen­tra en sus­pen­sión en el pro­pio acei­te y que pue­de ace­le­rar el des­gas­te de los com­po­nen­tes de la trans­mi­sión. Ana­li­zar el as­pec­to del acei­te nos pro­por­cio­na in­for­ma­ción so­bre el es­ta­do de en­gra­na­jes, ro­da­mien­tos, sin­cro­ni­za­do­res y de­más ele­men­tos que es­tán en con­tac­to con él.

Al re­ti­rar los res­pec­ti­vos ta­po­nes de vaciado, lo pri­me­ro que hay que ana­li­zar es el pro­pio acei­te. Una de las si­tua­cio­nes más fre­cuen­tes con las que nos po­de­mos en­con­trar es la pre­sen­cia de agua mez­cla­da con el acei­te. Los va­deos sue­len te­ner la cul­pa, aun­que tam­po­co hay que ol­vi­dar la nie­ve.

Nor­mal­men­te, el agua ac­ce­de por los res­pi­ra­de­ros de las ca­jas y gru­pos y, de for­ma más even­tual, por re­te­nes de­te­rio­ra­dos. Si se tra­ta de agua lim­pia y en pe­que­ñas can­ti­da­des, es po­si­ble que lle­gue­mos a tiem­po de evi­tar da­ños me­cá­ni­cos. Pe­ro si se tra­ta de agua con ba­rro, los lo­dos po­si­ble­men­te ha­brán da­ña­do, en el me­jor de los ca­sos, ro­da­mien­tos y re­te­nes. El peor es­ce­na­rio se­ría que los en­gra­na­jes su­frie­ran des­gas­tes o ro­tu­ras.

El ta­pón imantado que sir­ve pa­ra va­ciar ca­jas y di­fe­ren­cia­les per­mi­te re­co­ger el pol­vo me­tá­li­co que se va ge­ne­ran­do con el des­gas­te de to­dos los ro­da­mien­tos, en­gra­na­jes y sin­cro­ni­za­do­res. Es­te des­gas­te es nor­mal y per­mi­te asen­tar­se y au­to-ajus­tar­se a to­dos los ele­men­tos que pre­sen­tan con­tac­tos me­tá­li­cos. Cuan­do nos to­que cam­biar los acei­tes, de­be­mos ob­ser­var­lo y lim­piar­lo, pa­ra re­ti­rar los lo­dos que for­man el pol­vo me­tá­li­co pro­ve­nien­te de los des­gas­tes y el pro­pio acei­te.

EL TA­PÓN IMANTADO DE VACIADO DEL CAM­BIO NOS PER­MI­TE DE­TEC­TAR FRAG­MEN­TOS DE PIE­ZAS RO­TAS Y REMEDIAR PRE­COZ­MEN­TE UNA AVE­RÍA

La pre­sen­cia de are­ni­lla me­tá­li­ca no es una bue­na se­ñal. In­di­ca que el des­gas­te es más rá­pi­do que el pro­ce­so na­tu­ral que pu­le los ele­men­tos me­tá­li­cos en mo­vi­mien­to.

En oca­sio­nes, el imán re­tie­ne pe­que­ñas par­tes me­tá­li­cas que se des­pren­den de los ele­men­tos in­ter­nos. De es­ta ma­ne­ra, evi­ta que se pue­dan po­si­cio­nar en­tre en los en­gra­na­jes, si­tua­ción que pro­vo­ca­ría su de­te­rio­ro pre­ma­tu­ro y una po­si­ble ave­ría. Si en­con­tra­mos res­tos me­tá­li­cos, lo más acon­se­ja­ble es abrir la ca­ja o di­fe­ren­cial en cues­tión.

En el ca­so que te pre­sen­ta­mos, la par­tí­cu­la me­tá­li­ca re­te­ni­da por el imán per­te­ne­ce a una cha­ve­ta que ja­ba una de las mar­chas. La fa­ci­li­dad que pre­sen­ta­ba la pa­lan­ca de cam­bios pa­ra sa­car la ve­lo­ci­dad fue el sín­to­ma que nos pu­so en aler­ta y nos lle­vó a ve­ri car el ni­vel y el es­ta­do del acei­te. La in­ter­ven­ción rá­pi­da im­pi­dió que los res­tos me­tá­li­cos des­tro­za­ran la ca­ja, per­mi­tién­do­nos re­pa­rar­la y aho­rrar, así, una con­si­de­ra­ble can­ti­dad de di­ne­ro. TT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.