MER­CE­DES GLA 220 CDI

UNO DE CA­DA DOS TO­DO­TE­RRE­NOS Y TO­DO­CA­MI­NOS VEN­DI­DOS POR MER­CE­DES ES UN GLA, UN PRO­DUC­TO VER­SÁ­TIL Y RE­LA­TI­VA­MEN­TE ASE­QUI­BLE QUE PRE­SEN­TA IM­POR­TAN­TES VIR­TU­DES PE­RO NO ME­NOS SIG­NI­FI­CA­TI­VAS CA­REN­CIAS, AL­GU­NAS DE LAS CUA­LES SE HAN CO­RRE­GI­DO CON SU ÚL­TI­MO REDIS

Todo Terreno - - SUMARIO - TEX­TO Y FO­TOS: PA­BLO J. POZA

En­tre los 27 tu­ris­mos y to­do­te­rre­nos que Mer­ce­des co­mer­cia­li­za en nues­tro mer­ca­do, el GLA es el se­gun­do mo­de­lo más ven­di­do, su­pe­ra­do so­la­men­te por su her­mano as­fál­ti­co Cla­se A. Y si nos li­mi­ta­mos a los ocho mo­de­los de to­do­te­rre­nos y to­do­ca­mi­nos ven­di­dos en Es­pa­ña por la mar­ca ale­ma­na, el GLA es el res­pon­sa­ble de la mi­tad de sus matriculaciones. Así que no es de ex­tra­ñar que Mer­ce­des ha­ya pues­to un es­pe­cial én­fa­sis en tra­tar de co­rre­gir aque­llo que no era re­don­do en su ben­ja­mín, in­ten­tan­do a la vez no al­te­rar de­ma­sia­do un di­se­ño que ha de­mos­tra­do go­zar del fa­vor del pú­bli­co.

Aun así, los cam­bios es­té­ti­cos son evi­den­tes a un pri­mer gol­pe de vis­ta, es­pe­cial­men­te en el fron­tal, que per­mi­te re­du­cir una dé­ci­ma de pun­to un coe cien­te de re­sis­ten­cia a la penetración ae­ro­di­ná­mi­ca que ya an­tes era es­pe­cial­men­te bueno, pa­san­do de 0,29 a 0,28. Pe­ro al ha­blar de las mo­di ca­cio­nes estéticas ex­te­rio­res, hay un as­pec­to que nos in­tere­sa mu­cho más que lo que se per­ci­be en las fo­tos. El ajus­te de las pie­zas que for­man la ca­rro­ce­ría ha da­do un sig­ni ca­ti­vo sal­to ade­lan­te; al me­nos si lo com­pa­ra­mos con las pri­me­ras uni­da­des fa­bri­ca­das, que tu­vi­mos oca­sión de pro­bar en 2014, coin­ci­dien­do con el ini­cio de su co­mer­cia­li­za­ción. Tres años des­pués y ca­li­bre en mano, no en­con­tra­mos gran­des di­fe­ren­cias en las jun­tas de las puer­tas o los pa­ra­cho­ques, co­sa que sí ocu­rría con su pre­de­ce­sor. UN PRO­PUL­SOR MUY LO­GRA­DO Es­tas bue­nas sen­sa­cio­nes se re­pi­ten en mar­cha. El mo­tor de 2,2 li­tros, 177 CV y 350 Nm es, de le­jos, uno de los me­jo­res dié­sel de su ca­te­go­ría. Sin ape­nas va­cío en las in­me­dia­cio­nes del ra­len­tí, ha­ce va­ler su ci­lin­dra­da pa­ra ofre­cer una res­pues­ta muy pro­gre­si­va, to­do ello con un con­su­mo que ron­da los 5,5 li­tros ca­da 100 ki­ló­me­tros y que di­fí­cil­men­te ex­ce­de­rá de los sie­te cuan­do nos sin­ta­mos es­pe­cial­men­te ge­ne­ro­sos con el pe­dal del gas.

Daim­ler ha he­cho un ver­da­de­ro es­fuer­zo pa­ra que el GLA 220d 4Matic sea un au­tén­ti­co me­che­ro, in­clu­so aun­que no ha­ya lo­gra­do re­ba­jar los 120 gramos de CO2 por ki­ló­me­tro que le hu­bie­ran per­mi­ti­do cos­tar un 4,75 % me­nos, una ven­ta­ja que sí pre­sen­ta la ver­sión de trac­ción ex­clu­si­va­men­te de­lan­te­ra. En­tre las me­di­das adop­ta­das en­con­tra­mos al­gu­nas más ha­bi­tua­les, co­mo seg­men­tos y bu­lo­nes de ba­ja fric­ción, jun­to a otras me­nos fre­cuen­tes co­mo pis­to­nes de alu­mi­nio y sen­so­res de pre­sión en la cu­la­ta pa­ra ajus­tar lo má­xi­mo po­si­ble la po­bre­za de la mez­cla. En es­ta lu­cha con­tra el con­su­mo hay tam­bién “ex­ce­sos”, co­mo la po­co equi­li­bra­da cur­va de res­pues­ta del ace­le­ra­dor (con la ma­yor par­te del jue­go útil en su zo­na nal), que nos obli­ga a “adap­tar­nos” a ella si que­re­mos prac­ti­car una con­duc­ción ra­zo­na­ble­men­te ágil.

Mer­ce­des, ade­más, ha si­do uno de los po­cos fa­bri­can­tes que ha aca­ba­do lo­gran­do po­ner a pun­to una ca­ja de cam­bios au­to­má­ti­ca trans­ver­sal de dos em­bra­gues (hú­me­dos y mul­ti­dis­co, en es­te ca­so) que ofrez­ca una res­pues­ta sua­ve y pro­gre­si­va en las ma­nio­bras de pa­ra­do o a la ho­ra de fran­quear al­gún obs­tácu­lo; otro de los

as­pec­tos en los que se per­ci­be una in­tere­san­te me­jo­ra con res­pec­to a las pri­me­ras uni­da­des del GLA.

ELI­GE LA SUS­PEN­SIÓN OFF-ROAD

Ha­blá­ba­mos ha­ce unos ins­tan­tes del fran­queo de obs­tácu­los, que en reali­dad es uno de los pun­tos crí­ti­cos del GLA 4Matic nor­mal, y con el ape­la­ti­vo “nor­mal” nos re­fe­ri­mos a que la uni­dad pro­ba­da con­ta­ba con la sus­pen­sión es­tán­dar, ca­rac­te­ri­za­da por de­jar las par­tes más ex­pues­tas de los ba­jos a unos es­ca­sos 13,4 cen­tí­me­tros del sue­lo. Así, por ejem­plo, ten­dre­mos que ata­car dia­go­nal­men­te obs­tácu­los co­mo la pe­que­ña lo­ma que ves en la fo­to de aper­tu­ra de es­ta prue­ba si que­re­mos evi­tar el con­tac­to con la zo­na ven­tral. No obs­tan­te, Mer­ce­des mon­ta op­cio­nal­men­te unos mue­lles más lar­gos, que ale­jan los ba­jos tres cen­tí­me­tros adi­cio­na­les. Sin ser una al­tu­ra co­lo­sal, esos 16,4 cen­tí­me­tros ya sí per­mi­ten una cir­cu­la­ción mu­cho más tran­qui­la fue­ra del as­fal­to, a cos­ta de re­du­cir li­ge­ra­men­te el con­fort y de ele­var el cen­tro de gra­ve­dad. Úni­ca­men­te he­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de pro­bar es­ta con gu­ra­ción en las pre­sen­ta­cio­nes in­ter­na- cio­nes del vehícu­lo (tan­to en 2014 co­mo es­te mis­mo año con mo­ti­vo del re­di­se­ño), y es­ta­mos con­ven­ci­dos de que me­re­ce la pe­na, y mu­cho, ele­gir es­ta op­ción.

Ade­más, la mo­tri­ci­dad acom­pa­ña. Pe­se a que el GLA es un tí­pi­co trac­ción de­lan­te­ra per­ma­nen­te que aco­pla el tren tra­se­ro si y so­lo si las rue­das de­lan­te­ras pier­den trac­ción (aco­pla­mien­to que se en­co­mien­da a un em­bra­gue mul­ti­dis­co hú­me­do y un ac­tua­dor hi­dráu­li­co), su mo­tri­ci­dad fue­ra del as­fal­to es bas­tan­te bue­na, gra­cias a que cuen­ta con una ges­tión elec­tró­ni­ca es­pe­cí ca­men­te pues­ta a pun­to pa­ra tal n, que no fre­na in­mi­se­ri­cor­de­men­te el avan­ce en cuan­to una rue­da es­tá en el ai­re, co­mo ocu­rre con al­guno de sus ri­va­les. Aun­que no ne­ce­si­tas to­car nin­gún bo­tón pa­ra dis­fru­tar de es­te , es re­co­men­da­ble ac­cio­nar el pul­sa­dor del con­trol de des­cen­so, ya que, ade­más de es­ta pres­ta­ción, tam­bién mo­di ca la cur­va del pe­dal del ace­le­ra­dor y, lo más im­por­tan­te, las le­yes de fun­cio­na­mien­to del cam­bio de mar­chas, que man­ten­drá mar­chas más cor­tas in­clu­so cuan­do no es­te­mos ace­le­ran­do, evi­tan­do de­jar­nos sin par y sin iner­cia en una zo­na com­pli­ca­da.

Di­cho to­do es­to, es­tá cla­ro que el prin­ci­pal te­rreno por el que se mo­ve­rá el GLA se­rá el as­fal­to, don­de se desen­vuel­ve de for­ma im­pe­ca­ble, con un tac­to de di­rec­ción so­bre­sa­lien­te, una sus­pen­sión do­ta­da de un buen com­pro­mi­so en­tre con­fort y es­ta­bi­li­dad, unas di­men­sio­nes per­fec­tas pa­ra com­bi­nar el trá co ur­bano con des­pla­za­mien­tos de lar­go re­co­rri­do, cua­tro có­mo­das pla­zas (más una quin­ta no tan con­for­ta­ble) y un in­te­rior al­go es­par­tano, con ma­te­ria­les cu­yo as­pec­to y, so­bre to­do, cu­yo tac­to no se co­rres­pon­de con lo que uno es­pe­ra de un au­to­mó­vil de ga­ma al­ta, al­go que se pue­de per­do­nar fá­cil­men­te si po­ne­mos en el otro la­do de la ba­lan­za to­das las vir­tu­des de un mo­de­lo que ha me­jo­ra­do mu­cho en cuan­to a po­si­bi­li­da­des de equi­pa­mien­to, co­rri­gien­do ca­ren­cias co­mo la fal­ta de ac­ce­so sin lla­ve.

AUN­QUE EL HÁ­BI­TAT DEL GLA ES EL AS­FAL­TO, LA MO­TRI­CI­DAD DE SU TRAC­CIÓN TO­TAL Y LAS SUS­PEN­SIO­NES LE PER­MI­TEN HA­CER SUS PINITOS EN CAM­PO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.