“NA­TU­RA­LE­ZA Y TO­DO­TE­RRENO PUE­DEN VI­VIR EN SIM­BIO­SIS”

LOS HER­MA­NOS NADAL HAN CREA­DO EN EL CO­RA­ZÓN DE TE­RUEL UNA FIN­CA DE RE­FE­REN­CIA PA­RA EL SEC­TOR DEL TO­DO­TE­RRENO, CO­NO­CI­DA ADE­MÁS POR SU COM­PRO­MI­SO ME­DIOAM­BIEN­TAL Y SU HIS­TO­RIA CEN­TE­NA­RIA. DA­VID NADAL ES EL ‘TEÓ­RI­CO’ DE UNA ES­CUE­LA DE CON­DUC­CIÓN Y ORIENTACIÓ

Todo Terreno - - PERSONAJE - URTEAGA TEX­TO: PE­DRO

Di­fí­cil­men­te po­dían ha­ber ima­gi­na­do An­to­nio Nadal y su es­po­sa Na­ti lo que lle­ga­ría a ser la ma­sía que La Pue­bla de Val­ver­de bus­can­do allí la pros­pe­ri­dad que les ne­ga­ban sus pe­que­ños pue­blos tu­ro­len­ses de na­ci­mien­to, Con­cud y Cau­de. Con el cam­bio de si­glo, sus hi­jos An­to­nio y Da­vid vie­ron que la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría, a las que su pa­dre se ha­bía de­di­ca­do des­de cha­val, eran ac­ti­vi­da­des ca­da vez más in­via­bles eco­nó­mi­ca­men­te, y acu­die­ron al tu­ris­mo ru­ral en bo­ga co­mo me­dio de amor­ti­zar la mu­cha in­ver­sión que ha­bía ne­ce­si­ta­do Ma­sía de am­bos por mo­tos y co­ches hi­cie­ron el res­to pa­ra con­ver­tir es­te rin­cón de la co­mar­ca de Gú­dar-Ja­va­lam­bre en uno de los pa­raí­sos na­cio­na­les del

En es­ta cons­truc­ción de an­ti­güe­dad des­co­no­ci­da (la par­te más mo­der­na tie­ne - ron pri­me­ro un ho­tel ru­ral, co­men­za­ron lue­go con sus pri­me­ras áreas tu­rís­ti­cas y, - do­res de ac­ti­vi­da­des 4x4. Da­vid Nadal.

y re­sul­ta que ese al­guien ya ha es­ta­do en el Sáha­ra tres o cua­tro ve­ces”.

Los her­ma­nos ha­bían ma­ma­do de An­to­nio y Na­ti el amor por el cam­po al tiem­po que la pa­sión por los ca­cha­rros y ha he­cho in­clu­so de esa “sim­bio­sis” una - ción: “Sa­car el má­xi­mo par­ti­do con el mí­ni­mo es­fuer­zo de la má­qui­na, evi­tar ave­rías en lo po­si­ble y no da­ñar el en­torno, ser sostenible”. ates­ti­guar cual­quier inquilino de Ma­sía Pe­lar­da que ha­ya vis­to su pe­cu­liar sistema de ali­men­ta­ción eléc­tri­ca ba­sa­do en la ener­gía so­lar y un mo­lino de vien­to de re­du­ci­das di­men­sio­nes.

El pri­me­ro en in­cor­po­rar­se a la ex - da­des. Da­vid es­tu­dió In­ge­nie­ría Agrí­co­la con la in­ten­ción no so­lo de arri­mar el

CON­VER­TIR MA­SÍA PE­LAR­DA EN UN CEN­TRO DE OCIO SOSTENIBLE HA SI­DO CUL­PA, EN BUE­NA PAR­TE, DE LA CRI­SIS QUE SU­FRE LA AGRI­CUL­TU­RA

“am­pliar y di­ver reali­dad. “Era im­po­si­ble con­se­guir mano de obra, y mu­cho me­nos pa­gar lo que pa­ga­ba la cons­truc­ción. La agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría con­ti­nua­ban y con­ti­núan su de­cli­ve, tan­to que hoy co­bra­mos por la ce­ba­da lo que mi pa­dre ha­ce 35 o 40 años Las sub­ven­cio­nes son ca­da vez me­no­res, al con­tra­rio que los pre­cios de la ma­qui­na­ria, los se­gu­ros y la mano de obra. Era im­po­si­ble pen­sar en cre­cer en una eco­no­mía que bas­tan­te tie­ne con aguan­tar.”

Da­vid Nadal se apli­có a tras­la­dar lo apren de con­duc­ción que pre­ten­dían ri­gu­ro­sos y muy téc­ni­cos pe­ro “con tin­tes de di­ver­sión”. “En­se­ña­mos el por­qué de ca­da pa­so con el 4x4, la im­por­tan­cia de cui­dar la me­cá­ni­ca, la ra­zón de las tra­yec­to­rias, có­mo ac­túan los diferenciales, et­cé­te­ra, pe­ro en un for­ma­to ameno. De los cur­sos a los via­jes a Ma­rrue­cos hu­bo un pa­so, y otro más nos lle­vó a di­se­ñar y cons­truir un cir­cui­to de ve­lo­ci­dad” que re­crea­ra los pu­die­ra ser­vir de lu­gar de en­tre­na­mien­to a equi­pos de rallys y raids.

son “una en­fer­me­dad de na­ci­mien­to”. Con 14

tiem­pos), ha­bía he­cho su pri­mer cur­so con el co­che de An­to­nio, que era so­cio fun­da­dor de aquel. Y An­to­nio ya ha­bía ba­ja­do a Ma­rrue­cos en el 94 con uno de los pri­me­ros La­da Ni­va dié­sel que lle­ga­ron a Es­pa­ña. “El gu­sa­ni­llo del de­sier­to ya es­ta­ba ahí an­tes de abrir Ma­sía Pe­lar­da. Veías unas imá­ge­nes y te que­da­bas en­gan­cha­do a él. Mi her­mano y yo nos com­prá­ba­mos to­das las re­vis­tas de to­do­te­rreno”, con­ti­núa Da­vid, que aca­ba­ría ha­cien­do el Da­kar ame­ri­cano en asis­ten­cia, al igual que An­to­nio, de ma­ne­ra más in­for­mal, hi­zo el afri­cano de 2007.

Aun­que los dos pue­den ha­cer­se car­go de las ta­reas del otro, An­to­nio y Da­vid uti­li­zan una sen­ci­lla dis­tri­bu­ción de queha­ce­res. “Mi her­mano es más técnico que yo y se de­di­ca a las prác­ti­cas en la pis­ta de 4x4. Yo me en­car­go de las cla­ses teó­ri­cas y tam­bién de la es­cue­la de orien­ta­ción, don­de en­se­ña­mos a ma­ne­jar GPS, or­de­na­do­res y de­más ins­tru­men­tos de na­ve­ga­ción. En ge­ne­ral, a mí me gus­ta más re­su­me el pe­que­ño de los Nadal.

Ha­blan­do de orien­tar­se, mu­chos de los aman­tes del tu­ris­mo ru­ral y del 4x4 que se acer­can al co­ra­zón de es­ta co­mar­ca tu­ro­len­se sa­ben dón­de se me­ten, pe­ro hay al­gún ur­ba­ni­ta des­pis­ta­do que ha lle­ga­do blan­co a Ma­sía Pe­lar­da por­que no ha­bía fa­ro­las que alum­bra­ban el ca­mino, y al­guno –qui­zá con­fun­dien­do Te­ruel con Na­mi­bia– no se ha atre­vi­do a abrir la ventana en ve­rano por te­mor a que al­gu Da­vid Nadal. Pa­ra los más acos­tum­bra­dos a la aven­tu­ra y la na­tu­ra­le­za, los cin­co ki­ló­me­tros de pis­tas de tie­rra que con­du “una au­to­vía” y ape­nas el co­mien­zo de bue­nos días de apren­di­za­je y di­ver­sión. DE IN­GE­NIE­RO A CAMARERO Y MONITOR

A pe­sar de to­do el rui­do que ha­cen en el mun­di­llo del to­do­te­rreno, los her­ma­nos Nadal son cons­cien­tes de las li­mi­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas de Ma­sía Pe­lar­da. Bas­tan­te sa­tis­fe­chos es­tán de ha­ber so­bre­vi­vi­do a la cri­sis eco­nó­mi­ca y de “se­guir a to­da má­qui­na”, pe­ro am­bos man­tie­nen sus pues­tos de tra­ba­jo y se con­sa­gran a la - ma­na y los puen­tes. Ade­más de la es­cue­la de con­duc­ción, or­ga­ni­zan se­sio­nes de paint­ball, ru­tas de sen­de­ris­mo y de­por­tes de aven­tu­ra. “Hay épo­cas del año en las que la gen­te no pien­sa en el to­do­te­rreno, por ejem­plo en Se­ma­na San­ta, Na­vi­dad y du­ran­te to­do el ve­rano –ex­pli­ca Da­vid Nadal–, así que te­ne­mos otras ac­ti­vi­da­des”. Ellos mis­mos de sor­na: “Aquí el que ha­ce de camarero por la ma­ña­na pa­ra ser­vir­te el desa­yuno es­tá des­pués de monitor en el cir­cui­to, y por la tar­de ha­ce un paint­ball y a la vez da de me­ren­dar a los críos que dan la la­ta por la ca­sa”.

An­to­nio Nadal y Na­ti Vi­cen­te, que an­dan cer­ca de los 90 años, si­guen vi­nien­do a la ma­sía con fre­cuen­cia. To­da­vía con­du sostenible que han mon­ta­do sus hi­jos. Lle­van to­da la vi­da tra­ba­jan­do y, a pe­sar de to­do, lo que han in­ven­ta­do An­to­nio y Da­vid les pa­re­ce “co­sa de lo­cos”, al­go que di­cen, co­mo to­dos los pa­dres, con la bo­ca

“EL GU­SA­NI­LLO DEL DE­SIER­TO YA ES­TA­BA AHÍ AN­TES DE ABRIR MA­SÍA PE­LAR DA. VEÍAS UNAS IMÁ­GE­NES EN LAS RE­VIS­TAS Y TE QUE DABAS EN­GAN­CHA­DO”

MA­SÍA PE­LAR­DA. La ma­sía, al fon­do, es de an­ti­güe­dad des­co­no­ci­da. La par­te más mo­der­na tie­ne 200 años. Man­te­ner­la en buen es­ta­do requiere mu­cha in­ver­sión, y el tu­ris­mo ru­ral es una de sus fuen­tes de fi­nan­cia­ción.

CUR­SOS TT. Co­men­zar a dar cur­sos de to­do­te­rreno fue un pri­mer pa­so. Ha­cer ru­tas por Áfri­ca, crear un cir­cui­to to­do­te­rreno y fi­nal­men­te con­vo­car Mo­tor Aven­tu­ra fue una evo­lu­ción ló­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.