PRE­PA­RA­CIÓN

LAND RO­VER - SAN­TA­NA 109 SE­RIE II

Todo Terreno - - SUMARIO - FOTOS: E. GUILLÉM (IN­FO@EGUILLEMASESORES.COM) TEX­TO: F. CALLEJO

HOY REN­DI­MOS HO­ME­NA­JE A UN CA­PÍ­TU­LO NO­TA­BLE DE LA RE­CIEN­TE HIS­TO­RIA IN­DUS­TRIAL DE ES­PA­ÑA. LOS LAND RO­VER FABRICADOS EN LI­NA­RES POR METALÚRGICA DE SAN­TA ANA A PAR­TIR DE 1958 RE­PRE­SEN­TA­RON UN PA­SO DE GI­GAN­TE EN LA IN­DUS­TRIA­LI­ZA­CIÓN DE UN PAÍS QUE IN­TEN­TA­BA RE­CU­PE­RAR EL TIEM­PO PER­DI­DO Y EN­TRAR DE GOL­PE EN EL SI­GLO XX, EL SI­GLO DEL AU­TO­MÓ­VIL._

Gra­cias a los acuer­dos con The Ro­ver Com­pany Li­mi­ted y el es­fuer­zo de unos in­ver­so­res pri­va­dos, se hi­zo el mi­la­gro, con­vir­tien­do unos te­rre­nos pe­cua­rios (Fin­ca San­ta Ana), en Li­na­res ( Jaén), en una mo­der­na fá­bri­ca de ma­qui­na­ria agrí­co­la pri­me­ro y, pos­te­rior­men­te, de los au­to­mó­vi­les todoterreno que die­ron re­nom­bre mun­dial a Metalúrgica de San­ta Ana, S.A.

El im­pe­ca­ble San­ta­na 109 Se­rie II (“109” alu­de a la dis­tan­cia en­tre ejes, en pul­ga­das) que pue­des ver en las fotos fue ma­tri­cu­la­do nue­vo en di­ciem­bre de 1972. Es de los úl­ti­mos ejem­pla­res pro­du­ci­dos de es­te mo­de­lo, que fue sus­ti­tui­do el si­guien­te año por la Se­rie III.

El co­che lle­gó a las ma­nos de su ac­tual pro­pie­ta­rio el pa­sa­do año, un tan­to aban­do­na­do y con gas­ta­dos neu­má­ti­cos de ca­rre­te­ra. Así que cuan­do unos ami­gos con ex­pe­rien­cia en los Land Ro­ver de San­ta­na le pro­po­nen em­bar­car­se en un even­to de

EL TE­CHO ME­TÁ­LI­CO ATORNILLADO A LA CA­RRO­CE­RÍA HA­CE MUY SEN­CI­LLO RE­EM­PLA­ZAR­LO POR UNO DE LO­NA SU­JE­TO ME­DIAN­TE ARQUILLOS

to­do­te­rre­nos clá­si­cos por Áfri­ca, de­ci­de aco­me­ter una com­ple­ta re­mo­de­la­ción del vehícu­lo. El ob­je­ti­vo no era des­mon­tar el co­che has­ta el úl­ti­mo tor­ni­llo, sino res­tau­rar­lo a con­cien­cia, pe­ro con­ser­van­do la pá­ti­na que le dan los años.

El pro­pie­ta­rio nos re­su­me el por­qué: “Cuan­do lle­gas a las cin­co dé­ca­das en es­te mun­do lo­co, un día con­si­gues pa­rar­te a pen­sar, ca­si sin que­rer, y echas la vis­ta atrás… Lue­go - nas, pa­ra dar­te cuen­ta de que nun­ca lle­ga el mo­men­to per­fec­to pa­ra na­da. Ya te ha pa­sa­do va­rias ve­ces. En­ton­ces, sim­ple­men­te, tie­nes que de­ci­dir­te, co­rre­gir el rum­bo y dar­te el ca­pri­cho.”

DESCAPOTABLE

Tras más de cua­ren­ta y cin­co años de fun­cio­na­mien­to, la es­truc­tu­ra y el bas­ti­dor del San­ta­na es­ta­ban en buen es­ta­do, lo que ha­bla de la bue­na ca­li­dad del vehícu­lo, di­se­ña­do pa­ra so­por­tar el tra­to du­ro. La pre­pa­ra­ción se cen­tró en re­pa­sar la ca­rro­ce­ría, ac­tua­li­zar las sus­pen­sio­nes e ins­ta­lar neu­má­ti­cos todoterreno con el mis­mo diá­me­tro que los ori­gi­na­les, pe­ro en me­di­da ac­tual y des­pro­vis­tos de las an­te­di­lu­via­nas cá­ma­ras de ai­re.

Las nue­vas llan­tas pa­ra es­tos neu­má­ti­cos ofre­cen bom­beo ne­ga­ti­vo, y de es­te mo­do se en­san­cha­ron las es­tre­chí­si­mas vías ori­gi­na­les, un de­ta­lle im­por­tan­te pa­ra me­jo­rar la es­ta­bi­li­dad y la es­té­ti­ca, pues las rue­das ya no que­dan es­con­di­das ha­cia aden­tro en la ca­rro­ce­ría. Pa­ra ex­terno y su­pe­rar la ho­mo­lo­ga­ción en la ITV fue ne­ce­sa­rio ins­ta­lar ale­ti­nes en los pa­sos de rue­da, con un di­se­ño muy acer­ta­do que no rom­pe la si­lue­ta clá­si­ca de es­te Land Ro­ver.

En los San­ta­na, el te­cho me­tá­li­co es­tá atornillado al res­to de la ca­rro­ce­ría, pe­ro en es­te ca­so se ha des­mon­ta­do y sus­ti­tui­do por una lo­na su­je­ta por arquillos. El cam­bio es­té­ti­co re­sul­ta es­pec­ta­cu­lar y, en­ro­llan­do la lo­na a los la­dos, se con­vier­te rá­pi­da­men­te en un di­ver­ti­do descapotable. De es­te mo­do, cual­quier pa­seo se trans­for­ma en un safari; dis­fru­tan los pe­que­ños y ca­si igual o más los ma­yo­res. Por otra par­te, una de las gran­des ven­ta­jas de los Land Ro­ver es la gran can­ti­dad de pie­zas de re­po­si­ción o me­jo­ra dis­po­ni­bles en el mer­ca­do, es­pe­cial­men­te en el Reino Uni­do. Pe­ro con tan­to equi­pa­mien­to pa­ra ele­gir, hay que de­jar­se acon­se­jar y te­ner cla­ras las ideas y el pre­su­pues­to pa­ra evi­tar sor­pre­sas.

RE­NO­VA­CIÓN COM­PLE­TA

De dar­le un buen re­pa­so a la me­cá­ni­ca se ha en­car­ga­do Tom So­nor, to­do un

es­pe­cia­lis­ta en Land Ro­ver, que no ha de­ja­do rin­cón sin com­pro­bar: mo­tor, man­gui­tos, sus­ti­tu­ción de ró­tu­las de di­rec­ción y una com­ple­ta re­no­va­ción del sis­te­ma eléc­tri­co. El re­sul­ta­do es bri­llan­te, y el San­ta­na no ha fa­lla­do en un año ni una so­la vez.

Una gran me­jo­ra pa­ra ro­dar por ca­rre­te­ra es la ins­ta­la­ción de la so­bre­mar­cha u over­dri­ve, una ca­ja de en­gra­na­jes adi­cio­nal al cam­bio de ve­lo­ci­da­des que per­mi­te de in­cre­men­tar la ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro, dis­mi­nuir el rui­do in­te­rior y el con­su­mo de com­bus­ti­ble.

El mon­ta­je de ac­ce­so­rios y los re­to re­for­mas en la ITV han co­rri­do a car­go apar­ta­do des­ta­ca el mon­ta­je de un co­fre de equi­pa­je en el la­te­ral iz­quier­do de la ca­rro­ce­ría del vehícu­lo, un lu­gar hue­co y des­apro­ve­cha­do en la ca­rro­ce­ría ori­gi­nal que re­sul­ta ideal pa­ra lle­var he­rra­mien­ta, es­lin­gas y pe­que­ños im­ple­men­tos de res­ca­te. La pre­pa­ra­ción se co­ro­na con un ca­bres­tan­te eléc­tri­co Warn, de di­se­ño clá­si­co y muy bien in­te­gra­do en la lí­nea fron­tal del co­che. Es­te ele­men­to otor­ga al San­ta­na ma­yor pre­sen­cia y em­pa­que, ade­más de re­sul­tar de gran ayu­da en ca­so de atran­co.

TO­DO UN CLÁ­SI­CO

Si nun­ca has con­du­ci­do un au­tén­ti­co San­ta­na, te es­tás per­dien­do una gran ex­pe­rien­cia. El asien­to es al­to y du­ro, sin apo­ya­ca­be­zas ni su­je­ción la­te­ral, pe­ro te en­ca­ra­mas a él con una son­ri­sa di­bu­ja­da en tu ros­tro. El enor­me vo­lan­te ya te da una idea de que las le­yes de la pa­lan­ca se enun­cia­ron por al­go. Vas a ne­ce­si­tar múscu­lo. Una di­rec­ción asis­ti­da se­ría muy bien re­ci­bi­da, es­pe­cial­men­te pa­ra cir­cu­lar por ciu­dad o en ca­mi­nos an­gos­tos.

Co­mo pue­des ima­gi­nar, la ca­rre­te­ra no es su te­rreno fa­vo­ri­to, fal­ta po­ten­cia y ve­lo­ci­dad, y so­bra rui­do en el ha­bi­tácu­lo, es­pe­cial­men­te en es­te ca­so con el te­cho y las pa­re­des de lo­na. El mon­ta­je de la so­bre­mar­cha es de­ter­mi­nan­te pa­ra ele­var la de afrontar con dig­ni­dad cual­quier des­pla­za­mien­to. Con el over­dri­ve co­nec­ta­do, la ve­lo­ci­dad pun­ta ac­tual del vehícu­lo a gri­tos a su lí­mi­te de re­vo­lu­cio­nes. El el pe­que­ño de­pó­si­to de ga­só­leo ori­gi­nal,

Des­de nues­tro pun­to de vis­ta es, no obs­tan­te, un de­ta­lle irre­le­van­te pa­ra un vehícu­lo de otra épo­ca y di­se­ña­do pen­san­do en otros es­ce­na­rios. A es­te San­ta­na pue­des exi­gir­le en to­do ti­po de ca­mi­nos, con pie­dras, pa­sos em­ba­rra­dos o are­no­sos, por­que no se des­com­po­ne an­te na­da, aun­que de­bes ata­car los pa­sos con la pru­den­cia que exi­ge el ma­ne­jo de tan ilus­tre clá­si­co. En cual­quier si­tua­ción

UNO DE LOS MA­YO­RES ACIER­TOS ES EL MON­TA­JE DE UN OVER­DRI­VE,

QUE FUNCIONALMENTE EQUI­VA­LE A UNA QUIN­TA VE­LO­CI­DAD

su au­sen­cia, es­pe­cial­men­te de­bi­do a las du­rí­si­mas ba­lles­tas ori­gi­na­les (con na­da me­nos que tre­ce ho­jas en el ca­so de las reductora re­sul­tan de­ter­mi­nan­tes pa­ra su­pe­rar em­pi­na­das ram­pas y si­tua­cio­nes com­pro­me­ti­das, y, piano, piano, lle­ga­rás mu­cho más le­jos de lo que nun­ca pu­dis­te ima­gi­nar con so­la­men­te 67 CV. Si el ca­mino se com­pli­ca, con un po­co de ex­pe­rien­cia y le­yen­do bien las tra­yec­to­rias, es­te Land Ro­ver siem­pre te sa­ca­rá del apu­ro.

EX­CE­SO DE CON­FIAN­ZA

Mien­tras re­gre­sa­mos de vuel­ta a ca­sa tras la prue­ba, su pro­pie­ta­rio nos cuen­ta una ju­go­sa anéc­do­ta que le su­ce­dió el pri­mer día que sa­lió a pro­bar el San­ta­na tras la res­tau­ra­ción. “No te­nía nin­gu­na ex­pe­rien­cia en con­duc­ción todoterreno, pe­ro es­ta­ba con­ven­ci­do de que mi San­ta­na era ca­paz de to­do; un co­lo­so del ba­rro y la are­na. Pa­ra pro­bar el co­che se me ocu­rrió ro­dar por la pla­ya cer­ca de ca­sa. Na­tu­ral­men­te, iba con to­da la fa­mi­lia a bor­do, dis­fru­tan­do del mo­men­to. To­do iba per­fec­to mien­tras en el tra­mo de re­gre­so me pu­do la emo­ción y me acer­qué a la ori­lla, has­ta to­car el agua. Al mo­men­to las rue­das se hun­die­ron en la are­na, y el San­ta­na que­dó apo­ya­do en las ba­lles­tas, con el agua ta­pan­do los neu­má­ti­cos.

La si­tua­ción se vol­vió muy ten­sa en se­gun­dos, por­que no ha­bía for­ma de sa­car­lo de allí. Co­mo me ha­bían ex­pli­ca­do, co­lo­qué la pa­lan­ca en 4x4 y en­gra­né la reductora, pe­ro no ha­bía ma­ne­ra; las rue­das res­ba­la­ban y es­car­ba­ban la are­na suel­ta y la gra­va di­mi­nu­ta. El co­che que­dó va­ra­do y con pe­li­gro de ser en­gu­lli­do por el mar, mien­tras la ma­rea iba su­bien­do. Con to­da la fa­mi­lia al­re­de­dor es­pe­ran­do lo peor, su­ce­dió el mi­la­gro.

Nues­tro San­ta­na atra­jo la mi­ra­da de un pa­sea­ba por la pla­ya, se acer­có a echar un vis­ta­zo. «Tie­nes los li­be­ra­do­res de rue­da des­co­nec­ta­dos», sen­ten­ció. Con un rá­pi­do gi­ro de su mano co­nec­tó los li­be­ra­do­res de las rue­das de­lan­te­ras y, aho­ra sí, em­pe­zó a fun­cio­nar real­men­te la trac­ción 4x4.

A mano re­ti­ra­mos are­na de de­trás de los neu­má­ti­cos, y me re­co­men­dó que pu­sie­ra las al­fom­bri­llas de los pies a mo­do de plan­chas. Me hi­zo su­bir al co­che y, con sus ins­truc­cio­nes, el San­ta­na em­pe­zó a trac­cio­nar y, po­co a po­co, con­se­gui­mos de­jar atrás el atran­co. Me ale­jé de la ori­lla lo más rá­pi­do que pu­de. Pa­ré, ba­jé del co­che y, con un fuer­te abra­zo, agra­de­cí eter­na­men­te a mi sal­va­dor y efí­me­ro ami­go su im­pa­ga­ble ayu­da. Ese día apren­dí mu­cho de la pa­sión por los 4x4 y que no se pue­den ig­no­rar las le­yes de la fí­si­ca”.

TÉC­NI­CA. Los neu­má­ti­cos BF Goo­drich All-Te­rrain T/A 235/85-16 en llan­tas de gar­gan­ta des­pla­za­da su­po­nen un avan­ce en to­dos los as­pec­tos fren­te a las ve­tus­tas rue­das ori­gi­na­les.

ES­PAR­TANO. La sim­pli­ci­dad era una ne­ce­si­dad cuan­do se fa­bri­có es­te San­ta­na, pe­ro aho­ra es real­men­te una vir­tud, gra­cias a la cual es re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo y ase­qui­ble res­tau­rar­lo y man­te­ner­lo im­pe­ca­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.