En el Pu­ro Mon­te Ga­le­go

Los to­xos, es­te ar­bus­to que veis en la fo­to en pri­mer plano, otor­gan ca­rác­ter al mon­te ga­lle­go, es­ce­na­rio de la Ca­rre­ra de los Mon­tes de Viveiro, en la cos­ta de Lu­go. Un re­co­rri­do be­llo y du­ro a par­tes igua­les que nos re­ga­la es­pec­ta­cu­la­res vis­tas al mar y

Trail Run - - SUMARIO - POR: ELE­NA MO­RO FOTOS: MIKAEL HELSING

Des­cu­bri­mos la be­lle­za y du­re­za de los mon­tes al­re­de­dor de Viveiro, en la cos­ta de Lu­go. La CA­MO­VI nos ha con­quis­ta­do con sus pai­sa­jes y hos­pi­ta­li­dad.

Dis­tan­cia: es­pa­cio o in­ter­va­lo de lu­gar o de tiem­po que me­dia en­tre dos co­sas. En­tre Viveiro, una co­que­ta po­bla­ción de la cos­ta de Lu­go, y Ma­drid, es exac­ta­men­te 584,1 ki­ló­me­tros, unas 6 ho­ras apro­xi­ma­da­men­te de via­je en co­che. "Es­ta­mos un po­co le­jos de to­do", me ad­vir­tie­ron los or­ga­ni­za­do­res de la CA­MO­VI, la ca­rre­ra de los Mon­tes de Viveiro, cuan­do nos es­cri­bie­ron un mail pa­ra in­vi­tar­nos a co­no­cer su prue­ba. Qui­zás el he­cho de que los ro­ma­nos cre­ye­ran que el Fi­nis Te­rrae, el fin del mun­do co­no­ci­do por aquel en­ton­ces, es­tu­vie­ra si­tua­do en es­te ca­bo oc­ci­den­tal de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca, ha con­tri­bui­do a esa sen­sa­ción de ais­la­mien­to en­tre los gallegos. Pe­ro el con­cep­to de le­jos y de cer­ca es re­la­ti­vo… ¿no? En nues­tro caso, he­mos cons­ta­ta­do que pue­de que la dis­tan­cia sea fí­si­ca, pe­ro no emo­cio­nal. Las gen­tes de Viveiro y la CA­MO­VI con­si­guen a fuer­za de ca­li­dez hu­ma­na y una prue­ba muy atrac­ti­va com­pen­sar esa le­ja­nía es­pa­cial y con­quis­tar el co­ra­zón de los vi­si­tan­tes, y no es de ex­tra­ñar que los que han pro­ba­do las mie­les de es­tas tie­rras ga­lle­gas y el “pu­ro mon­te ga­le­go”, co­mo re­za su le­ma, deseen vol­ver cuan­to an­tes.

En­tre el mar y la mon­ta­ña

Viveiro, con más de 900 años de his­to­ria y un bonito y ani­ma­do cas­co ur­bano, tie­ne una si­tua­ción pri­vi­le­gia­da en la cos­ta lu­cen­se: en­ca­ja­da en­tre la ría del mis­mo nom­bre, ro­dea­da por pla­yas de are­na blan­ca y por mon­tes, ex­cep­cio­na­les mi­ra­do­res del mar y to­do el va­lle del Lan­dro­ve. El re­to de un gru­po de ami­gos de re­co­rrer es­tos mon­tes que abra­zan Viveiro y el va­lle de Lan­dro fue el ger­men de la ac­tual CA­MO­VI. Ha­ce seis años ya que José, Fe­li­pe, Pe­dro y otros en­tu­sias­tas com­pa­ñe­ros y aman­tes de la mon­ta­ña per­te­ne­cien­tes a la Agru­pa­ción Deportiva San Roque, se em­pe­ci­na­ran en crear y dar for­ma a una ca­rre­ra de trail en su tie­rra. Al­gu­nos, co­mo Pe­dro y Fe­li­pe, co­rre­do­res de raids de aven­tu­ra, te­nían ex­pe­rien­cia en or­ga­ni­zar raids, y se ani­ma­ron, con más en­tu­sias­mo que me­dios, a dar el sal­to a or­ga­ni­zar una ca­rre­ra de mon­ta­ña. La CA­MO­VI fue una ra­re­za por aquel en­ton­ces en Ga­li­cia, una re­gión no muy pro­lí­fi­ca en prue­bas, aun­que sí en afi­ción; en es­tos años el trail running en Ga­li­cia ha ex­pe­ri­men­ta­do un boom co­mo en el res­to de Es­pa­ña y del mun­do, pe­ro por aquel en­ton­ces, la CA­MO­VI fue una pio­ne­ra que se pre­sen­tó en sociedad con dos dis­tan­cias, la prue­ba gran­de de 40 km y otra cor­ta de 15 km. En sus pri­me­ras edi­cio­nes man­tu­vo es­tas dis­tan­cias, pe­ro da­da la gran acep­ta­ción que tu­vo en­tre los co­rre­do­res de Ga­li­cia, y de las más cer­ca­nas As­tu­rias y León, se de­ci­dió mo­di­fi­car la prue­ba rei­na pa­ra con­ver­tir­la en un ma­ra­tón, con 2.625 me­tros de des­ni­vel po­si­ti­vo y otros tan­tos ne­ga­ti­vos, y la de 15 pa­só a te­ner 18km y 1.043 m de des­ni­vel po­si­ti­vo y los mis­mos ne­ga­ti­vos. En es­tas edi­cio­nes la CA­MO­VI ha si­do tam­bién par­te de la Co­pa Ga­lle­ga de Ca­rrei­ras de Mon­ta­ña, y en 2016 fue se­lec­cio­na­da co­mo se­gun­da prue­ba de la Co­pa de Es­pa­ña de Ca­rre­ras de Mon­ta­ña, to­do un sal­to cua­li­ta­ti­vo pa­ra sus or­ga­ni­za­do­res. Pa­ra­le­la­men­te a las prue­bas, se or­ga­ni­za una “an­dai­na” o mar­cha de 13 km pa­ra los acom­pa­ñan­tes has­ta el Penedo do Ga­lo, el pun­to más al­to, des­de el que se di­vi­san di­fe­ren­tes tra­mos de la ca­rre­ra de gran be­lle­za.

Pu­ro mon­te ga­le­go

El re­co­rri­do de la CA­MO­VI se desa­rro­lla por el pu­ro mon­te ga­le­go, ¿y eso qué sig­ni­fi­ca? Be­lle­za y du­re­za a par­tes igua­les, un te­rreno sal­va­je y téc­ni­co mar­ca­do por la pre­sen­cia de to­xos (to­jos), la plan­ta ga­lle­ga más fa­mo­sa, un ar­bus­to de grue­sas raí­ces y ho­jas con es­pi­nas es­con­di­das ba­jo unas lla­ma­ti­vas flo­res ama­ri­llas, que crean un tu­pi­do suelo en las zo­nas don­de cre­ce, y que en mu­chas oca­sio­nes di­fi­cul­tan el avance de los in­cau­tos

co­rre­do­res que me­nos­pre­cien el mon­te ba­jo... Los to­xos dan ca­rác­ter a es­ta ca­rre­ra y mar­can la di­fe­ren­cia en­tre co­rrer aquí y no en As­tu­rias o los Pi­ri­neos. Pe­ro el es­fuer­zo se ve re­com­pen­sa­do con cre­ces en es­te caso por las es­pec­ta­cu­la­res vis­tas del mar du­ran­te ca­si la to­ta­li­dad del re­co­rri­do. El re­co­rri­do es cir­cu­lar, ca­si se pue­de ver o in­tuir el avance de los co­rre­do­res des­de la mis­ma pla­za ma­yor de Viveiro, sa­li­da y me­ta de la prue­ba. Na­da más co­men­zar la ca­rre­ra, en el ki­ló­me­tro tres, se en­cuen­tra el pri­mer “mu­ro”, un cor­ta­fue­gos que ya em­pie­za a ser fa­mo­so por es­tos la­res, un avi­so pa­ra lo que es­pe­ra a con­ti­nua­ción, un au­tén­ti­co “rom­pe­pier­nas” con con­ti­nuas subidas y ba­ja­das: subida a Sal­va­ro­sa y ba­ja­da a Fei­ra de Gal­do ( km10); subida al Mon­te do Cas­te­lo, con una de las vis­tas más im­pre­sio­nan­tes del va­lle de Lan­dro­ve y de la ría, y ba­ja­da has­ta Na­sei­ro ( km 25), si­guien­do la es­te­la de 14 cru­ces de ma­de­ra, un Vía Cru­cis que mar­ca el ca­mino a la er­mi­ta de San Mar­tin Du­mien­se, en la ci­ma del Mon­te do Cas­te­lo. Na­sei­ro es el pun­to de sa­li­da de la prue­ba de 18 km, a par­tir de aquí am­bas dis­tan­cias com­par­ten re­co­rri­do. Que­dan dos fuer­tes subidas an­tes de re­gre­sar al pun­to de par­ti­da: Bi­fur­ca­ción, en el km 33, y una úl­ti­ma as­cen­sión a la má­xi­ma al­tu­ra de la ca­rre­ra, al Penedo do Ga­lo, el mon­te más al­to de Viveiro. A par­tir de aquí una dis­fru­to­na y téc­ni­ca ba­ja­da has­ta la pla­za ma­yor don­de a los fi­nis­hers les es­pe­ra un po­ten­te avi­tua­lla­mien­to, una sa­bro­sa co­mi­da de la tie­rra pa­ra re­po­ner fuer­zas y ¡cer­ve­zas gra­tis!

Una ca­rre­ra por y pa­ra co­rre­do­res

Una de las co­sas que más nos han sor­pren­di­do gra­ta­men­te de la CA­MO­VI es el tra­to ha­cia los co­rre­do­res, em­pe­zan­do por al­go que pue­de pa­re­cer una ton­te­ría, pe­ro que mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes no po­nen tan­to cui­da­do: la in­for­ma­ción de­ta­lla­da de to­do lo re­la­cio­na­do con la ca­rre­ra (re­co­rri­do, per­fi­les, dón­de se re­co­gen los dor­sa­les, la agen­da de ac­ti­vi­da­des...), y que los que no co­noz­can la prue­ba agra­de­ce­rán. El re­co­rri­do tam­bién es­tá es­tu­pen­da­men­te se­ña­li­za­do, con vo­lun­ta­rios en los pun­tos en los que pue­de ha­ber con­fu­sión, ca­si im­po­si­ble per­der­se aun­que la nie­bla apa­rez­ca. Los avi­tua­lla­mien­tos, so­bre to­do el fi­nal, es­tán muy bien abas­te­ci­dos, y el tra­to al co­rre­dor pa­ra que se sien­ta co­mo en ca­sa es­tá por en­ci­ma de to­do. Se no­ta que es una ca­rre­ra he­cha por co­rre­doers. Si en­ci­ma la vi­si­ta se rie­ga con Al­ba­ri­ño y se acom­pa­ña de ge­ne­ro­sas ra­cio­nes de pul­po a fei­ra y hos­pi­ta­li­dad… ¿Qué más se pue­de pe­dir? Desean­do vol­ver, ¡no es­táis tan le­jos!

Penedo do Ga­lo, el pun­to más al­to de la ca­rre­ra y la úl­ti­ma y em­pi­na­da subida, que ne­ce­si­ta has­ta una ayu­di­ta, pe­ro me­re­ce la pe­na las vis­tas, ¿no?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.