ANEC­DO­TA­RIO

Trail Run - - SALUD TRAIL -

Jon Jec­ker y la re­com­pen-

En la se­gun­da edi­ción del Pi­kes Peak Ma­rat­hon, en 1957, se pre­sen­tó en la lí­nea de sa­li­da un ti­po lla­ma­do Jon Jec­ker. An­te la gue­rra abier­ta que el Doc­tor Suo­mi­nen -ideó­lo­go y crea­dor de la ca­rre­ra- ha­bía de­cla­ra­do al con­su­mo de ci­ga­rri­llos, co­rría el ru­mor de que la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na del Ta­ba­co ofre­cía una re­com­pen­sa de 20.000 dó­la­res si al­gún fu­ma­dor lo­gra­ba sa­lir vic­to­rio­so en el ma­ra­tón. Mo­ti­va­do por el bo­tín, Jec­ker se des­pla­zó has­ta Ma­ni­tou Springs y a pun­to es­tu­vo de con­se­guir­lo. Lle­gó se­gun­do, por de­trás de Mon­te Wol­ford (ga­na­dor tam­bién en la edi­ción inau­gu­ral), con­vir­tién­do­se en el pri­mer par­ti­ci­pan­te que fu­ma­ba en com­ple­tar el Pi­kes Peak Ma­rat­hon. Una vez subido al po­dio, Jec­ker no du­dó en sa­car­se un ci­ga­rri­llo y po­ner­se a fu­mar an­te el ga­na­dor, an­te el di­rec­tor de ca­rre­ra (Rudy Fahl) y an­te el pro­pio Doc­tor Suo­mi­nen.

La des­ca­li­fi­ca­ción de Agus­tí Roc.

En el año 2004 el Pi­kes Peak Ma­rat­hon fue una de las prue­bas pun­tua­bles de la Co­pa del Mun­do. Cin­co atle­tas eu­ro­peos via­ja­ron has­ta Colorado pa­ra com­pe­tir con­tra los ame­ri­ca­nos. El pri­me­ro en cru­zar la lí­nea de me­ta fue el es­pa­ñol Agus­tí Roc, uno de los me­jo­res es­ca­la­do­res de aquel tiem­po. Lle­gó en 3:54:11, con un mar­gen de más de cin­co mi­nu­tos so­bre Ga­len Bu­rrell. Pe­ro el ca­ta­lán era des­ca­li­fi­ca­do po­co des­pués tras ser acu­sa­do de re­cor­tar en las cur­vas del ca­mino mien­tras des­cen­día de la ci­ma. El re­gla­men­to de la ca­rre­ra no per­mi­te sa­lir del sen­de­ro en nin­gún mo­men­to, pe­ro los es­ta­tu­tos de las Buff Sky­run­ner World Se­ries de en­ton­ces sí lo con­sen­tían. La or­ga­ni­za­ción del Pi­kes Peak dio el triun­fo a Bu­rell –así fi­gu­ra en el pal­ma­rés– mien­tras que pa­ra la Sky­run­ning el ga­na­dor ofi­cial fue Agus­tí, que su­mó los pun­tos per­ti­nen­tes por el triun­fo y esa mis­ma tem­po­ra­da aca­bó sien­do cam­peón de la Co­pa del Mun­do.

Se lla­ma­ba Gary P. Wi­lliams, era de Oklaho­ma y te­nía 59 años cuan­do a fal­ta de dos mi­llas pa­ra ha­cer ci­ma un pa­ro car­día­co ter­mi­nó con su vi­da. Fue en 2005, jus­to el año en el que el Pi­kes Peak Ma­rat­hon ce­le­bra­ba sus bo­das de oro. Acu­dió al even­to con su hi­jo Ste­ve, que el sá­ba­do ha­bía co­rri­do la prue­ba As­cent. Él es­ta­ba apun­ta­do al Ma­ra­tón. De­bi­do a la cli­ma­to­lo­gía ad­ver­sa que se ha­bía re­gis­tra­do esa se­ma­na en Colorado, Wi­lliams de­ci­dió lle­var­se el mó­vil pa­ra te­le­fo­near a su hi­jo (alo­ja­do en un mo­tel del pueblo) cuan­do lle­ga­ra a la cum­bre. El jo­ven Ste­ve nun­ca re­ci­bió aque­lla lla­ma­da. En un prin­ci­pio pen­só que se­ría por la fal­ta de co­ber­tu­ra, pe­ro po­co des­pués del me­dio­día le con­fir­ma­ban la peor de las no­ti­cias: su pa­dre ha­bía fa­lle­ci­do en ca­rre­ra. Su cuer­po fue tras­la­da­do en ca­mi­lla a lo lar­go de 800 me­tros has­ta lle­gar al cla­ro en el que ha­bía ate­rri­za­do el he­li­cóp­te­ro.

Trá­gi­co 50º Aniver­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.