PÉR­DI­DA DE PA­PE­LES

Trail Run - - EDITORIAL - Jo­sé An­to­nio de Pablo "De­pa" trail­run@mpib.es

En es­tas úl­ti­mas se­ma­nas ha sal­ta­do la no­ti­cia del cie­rre por par­te del gru­po Zeta de dos pu­bli­ca­cio­nes, dos ca­be­ce­ras pe­rio­dís­ti­cas de ab­so­lu­ta re­fe­ren­cia en nues­tro país. Me es­toy re­fi­rien­do a Tiem­po e In­ter­viú. La úl­ti­ma de ellas con más de 40 años sa­lien­do de for­ma se­ma­nal a los quios­cos pa­trios con una apues­ta atre­vi­da y di­fe­ren­te sin la cual cos­ta­ría mu­cho en­ten­der la his­to­ria de las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo pa­sa­do y de la tran­si­ción es­pa­ño­la. Un da­to tan so­lo: In­ter­viú lle­gó a ven­der más de un mi­llón de ejem­pla­res en una so­la se­ma­na. Las pér­di­das de ven­tas en los úl­ti­mos diez años se si­túan en ci­fras en torno al 80%. No hay du­da de que el em­pu­je del sec­tor di­gi­tal es im­pa­ra­ble y así tam­bién lo he­mos sa­bi­do en­ten­der en nues­tras fi­las don­de to­das las re­vis­tas del gru­po cuen­tan des­de ha­ce tiem­po con su co­rres­pon­dien­te ver­sión on­li­ne. Es­to no qui­ta pa­ra que al aba­jo fir­man­te se le cai­gan lá­gri­mas co­mo mol­des de ro­ta­ti­va ca­da vez que se cue­la una no­ti­cia co­mo la que me ha ser­vi­do de ins­pi­ra­ción pa­ra es­te edi­to­rial, el pri­me­ro de Trail Run en es­te 2018. Mu­chos nos til­dan de ro­mán­ti­cos, re­sis­tién­do­nos a es­ta “pér­di­da de pa­pe­les”, ape­ga­dos a las edi­cio­nes im­pre­sas a pe­sar de la que es­tá ca­yen­do. No les qui­to la ra­zón, pue­de que sea eso, que sea­mos unos ro­mán­ti­cos em­pe­der­ni­dos y tam­po­co nie­go que dis­fru­ta­mos yen­do al quios­co de la pla­za, al de to­da la vi­da, pa­ra re­co­ger nues­tra do­sis y sa­bo­rear esa pri­me­ra vez, sin aguan­tar a lle­gar a ca­sa, que se abren an­te el mun­do esas pá­gi­nas y que el olor a tin­ta nos ale­gra la pi­tui­ta­ria. Es­pe­ro que es­tés sin­tién­do­te iden­ti­fi­ca­do con lo que es­tás le­yen­do y con lo que yo es­toy es­cri­bien­do pen­san­do en ti y que es­te nue­vo nú­me­ro de Trail Run, el 27 ya, vuel­va a me­ter­se en tu co­ti­dia­nei­dad, acom­pa­ñán­do­te en tus via­jes, aun­que sea, en los cor­tos es­pa­cios que tran­si­tan en­tre la co­ci­na, el cuarto de ba­ño, el sa­lón o la me­si­lla de tu dor­mi­to­rio. Es­pe­ro que vuel­va a ser tes­ti­go de esa sies­ta de sá­ba­do des­pués de una ma­ña­na de en­tre­na­mien­to por la mon­ta­ña, re­po­san­do so­bre tu pe­cho, me­ci­da por el com­pás de tu res­pi­ra­ción. Con­fío en que la com­par­tas con tu pa­re­ja, con tus ami­gos o in­clu­so con el com­pa­ñe­ro de asien­to en el tren o en el avión, aun­que no le co­noz­cas de na­da pe­ro al que el GPS en la mu­ñe­ca y las za­pa­ti­llas de trail le de­la­tan y que sin du­da via­ja pa­ra co­rrer la mis­ma ca­rre­ra que tú, pa­ra dis­fru­tar de la mis­ma aven­tu­ra que tú y en la que qui­zá va­mos a coin­ci­dir en los pró­xi­mos me­ses. Nos ve­mos en las mon­ta­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.