A la 'uni' con Aritz Egea

Trail Run - - SUMARIO - POR: JO­SE A. DE PABLO - DE­PA FO­TOS: OT­XA­BI

Via­ja­mos has­ta Eus­ka­di pa­ra in­ti­mar con Aritz Egea, un ti­po sin fil­tros, con cri­te­rio y mu­cha per­so­na­li­dad. Afron­ta con ilu­sión una nue­va eta­pa tras su fi­cha­je por el Salomon Team, aun­que man­tie­ne los pies en la tie­rra. En 2017 de­jó el lis­tón muy al­to. Es­te nue­vo cur­so es un au­tén­ti­co desafío pa­ra él.

" Sin pe­los en la len­gua", asi po­dria re­zar per­fec­ta­men­te la pre­sen­ta­cion en la tar­je­ta de vis­ta de Aritz Egea. Sea co­mo sea, lo que es­ta cla­ro es que el co­rre­dor vas­co di­ce siem­pre lo que pien­sa y es­ta muy por en­ci­ma de lo que los de­mas opi­nen so­bra el. Un tio con cri­te­rio pro­pio, con una per­so­na­li­dad apa­bu­llan­te y con el que da gus­to con­ver­sar.

Aún con el eco re­cien­te de las cam­pa­na­das de la no­che del 31 y los ex­ce­sos del fin de año en for­ma de ki­ló­me­tros de com­pe­ti­ción so­bre el as­fal­to que do­mi­na en la ma­yo­ría de las prue­bas de San Sil­ves­tre tí­pi­cas de es­tas fe­chas, voy con­cen­tra­do al vo­lan­te, mien­tras es­cu­cho te­mas di­fí­ci­les de ol­vi­dar, re­cuer­dos de ado­les­cen­cia a rit­mo de ska y de po­go, lo que se vino en lla­mar rock ra­di­kal vas­co y cu­yos prin­ci­pa­les em­ba­ja­do­res eran Kor­ta­tu, Es­kor­bu­to, La Po­lla o Ba­rri­ca­da... En­tran­do en am­bien­te... Des­tino fi­nal: Arra­sa­te-Mon­dra­gón don­de he que­da­do con Aritz Egea pa­ra vi­si­tar­le en su tra­ba­jo en la Uni­ver­si­dad, en la que a pe­sar de la fe­chas que son se da el ca­yo. El pro­fe­sio­nal El profesor e in­ves­ti­ga­dor de in­ge­nie­ría elec­tró­ni­ca, Aritz Egea Cá­ce­res nos ha­ce una vi­si­ta guia­da por los pa­si­llos, las au­las y los ta­lle­res de la Uni­ver­si­dad. Allí ve­mos por ejem­plo un pro­yec­to de vehícu­lo eléc­tri­co que se que­do en eso, en pro­yec­to... “Es­ta es mi vi­da, aquí pa­so más de 9 ho­ras ca­da día de la se­ma­na, no to­das son lec­ti­vas, de he­cho ca­da vez mi tra­ba­jo tie­ne más car­ga de in­ves­ti­ga­ción. Es­to con­di­cio­na mu­cho mi vi­da de­por­ti­va y mi de­di­ca­ción. La gen­te me pre­gun­ta que por­qué no ha­go ca­rre­ras más lar­gas y mi res­pues­ta es la mis­ma siem­pre, es muy di­fí­cil afron­tar un ul­tra sin en­tre­nar más de 10 ho­ras por se­ma­na. Las se­sio­nes de dia­rio son de en­tre 1 ho­ra y 90 mi­nu­tos co­mo má­xi­mo, des­can­so uno o dos días y du­ran­te el fin de se­ma­na sa­co tiem­po pa­ra una ti­ra­da de 2 o 3 ho­ras”. Una fi­gu­ra cla­ve, qui­zá la más im­por­tan­te en la ca­rre­ra de­por­ti­va de Aritz Egea es su en­tre­na­dor, Jo­kin Li­zea­ga. “Ten­go con­fian­za ciega en él, me co­no­ce muy bien y no ne­ce­si­ta­mos es­tar ha­blan­do ca­da día pa­ra que me di­ga qué es lo que ten­go que ha­cer. Ca­da año he ido pro­gre­san­do sin de­ma­sia­da exi­gen­cia y eso es lo más im­por­tan­te. En mis años de ci­clis­ta y triatle­ta he pa­sa­do tan­ta mi­se­ria en­tre­nan­do en cual­quier cir­cuns­tan­cia, frío, llu­via, nie­ve, vien­to, ca­lor... que aho­ra no quie­ro en eso, en­tien­do el trail de otra for­ma”. A pe­sar de es­tas pa­la­bras, Aritz es un ti­po al que la com­pe­ti­ción le gus­ta, le apa­sio­na. Des­de pe­que­ño, en su pueblo, en Urret­xu, for­mó par­te de la es­cue­la ci­clis­ta don­de fue que­man­do eta­pas y cum­plien­do en ca­da ca­te­go­ría has­ta los 20 años, mo­men­to en el que de­ci­dió pro­bar con el triatlón, aquí sí que se de­jó se­du­cir por los can­tos de si­re­na de la lar­ga dis­tan­cia has­ta que a los 26 años con­si­guió cla­si­fi­car­se pa­ra el Iron­man de Ha­wái y cum­plir el sue­ño de echar­se a las aguas del Océano Pa­cí­fi­co que ba­ña la bahía de Kai­lua en la is­la de Ko­na. “Eso sí que fue du­ro, pa­ra un Iron­man hay que en­tre­nar mu­chí­si­mo, ape­nas te­nía vi­da ade­más de mi tra­ba­jo y los en­tre­na­mien­tos, no veía a fa­mi­lia, ni ami­gos, ni a mi no­via, no po­dría ha­ber aguan­ta­do es­ta si­tua­ción por más tiem­po”. El afi­cio­na­do Su idi­lio con el trail y con las mon­ta­ñas no se ba­sa en los mis­mos co­que­teos y jue­gos pre­li­mi­na­res que otros com­pa­ñe­ros de afi­ción ( iba a es­cri­bir la pa­la­bra “pro­fe­sión” pe­ro es­toy con­ven­ci­do que si lo hu­bie­ra he­cho, hu­bie­ra tar­da­do unos se­gun­dos tan so­lo en lla­mar­me pa­ra echar­me una bue­na bron­ca). “Yo no soy pro­fe­sio­nal de es­te de­por­te, ni tam­po­co quie­ro ser­lo, me gus­ta que es­to si­ga sien­do así, si fue­ra de otra for­ma yo ya no es­ta­ría aquí. Mu­chas ve­ces he di­cho que a mí la mon­ta­ña no me gus­ta pa­ra sa­lir a dar un pa­seo, nun­ca lo ha­go, no soy un ro­mán­ti­co mon­ta­ñe­ro que sal­ga a se­tas los fi­nes de se­ma­na, a mí lo que me gus­ta

es sa­lir a co­rrer por el mon­te, a ir to­do lo de­pri­sa que pue­da y a sen­tir la li­ber­tad de mo­ver­me y re­co­rrer gran­des dis­tan­cias por mis pro­pios me­dios”. Es­to de que se to­ma el de­por­te co­mo afi­ción lo es­tá di­cien­do al­guien que ha da­do la sor­pre­sa más so­na­da de prin­ci­pio de tem­po­ra­da cam­bian­do los co­lo­res de la Se­lec­ción de Eus­ka­di por los de la mar­ca más po­ten­te del trail mun­dial, al­go de lo que se es­tá ha­blan­do y mu­cho. “Me la pe­la, que ha­blen de lo que les de la ga­na, me da igual que me den ca­ña. No ten­go na­da que ex­pli­car ni me ten­go que jus­ti­fi­car an­te na­die que no sa­be na­da de mi vi­da. Lo úni­co que me im­por­ta es se­guir co­rrien­do y se­guir via­jan­do. Salomon me ha ofre­ci­do par­ti­ci­par en un cir­cui­to que me gus­ta, co­mo es el de las Gol­den Trail Se­ries, me ha pro­pues­to un ca­len­da­rio in­tere­san­te y no he mi­ra­do otra co­sa. Que ha­blen de lo que quie­ran, yo so­lo mi­ro que mi afi­ción me sal­ga gra­tis y que pue­da via­jar y pa­sar tiem­po con mi fa­mi­lia, ellos son los que de ver­dad me im­por­tan”. El Re­ven­tón La tem­po­ra­da 2017 ha sig­ni­fi­ca­do un es­pal­da­ra­zo im­por­tan­te pa­ra su ca­rre­ra de­por­ti­va, sin du­da que ha si­do el me­jor año has­ta aho­ra, con vic­to­rias co­mo El Re­ven­tón, Gor­beia Su­zien, The Rut, Olym­pus Ma­rat­hon, o el cuarto pues­to en Ze­ga­ma... “La ca­rre­ra de La Palma sin du­da que fue un pun­to de in­fle­xión im­por­tan­te. Ve­nía de un año sin mo­ti­va­ción y esa vic­to­ria en El

Re­ven­tón fren­te a co­rre­do­res co­mo Mi­guel He­ras o Cris­to­fer Cle­men­te, me otor­gó una do­sis ex­tra de con­fian­za pa­ra el res­to de la tem­po­ra­da. De nue­vo es­te año vol­ve­rá a es­tar en El Pa­so (La Palma) pa­ra in­ten­tar re­va­li­dar su tí­tu­lo com­pi­tien­do fren­te a al­gu­nos de los me­jo­res del mun­do. Des­de su pues­to de tra­ba­jo, des­de su mis­ma me­sa se ve, a tra­vés de la ven­ta­na, al al­can­ce de la mano, el mon­te Uda­laitz, una im­po­nen­te mole ca­li­za don­de al­gu­na que otra vez se es­ca­pa en­tre cla­se y cla­se pa­ra un en­tre­na­mien­to ex­press ha­cien­do alar­de de ejer­ci­cio de ma­la­ba­ris­mo y de in­ge­nie­ría en es­te ca­so, cro­no­mé­tri­ca. El día con Aritz Egea da pa­ra mu­cho, da pa­ra ver­le re­vi­sar cir­cui­tos (elec­tró­ni­cos) en la pan­ta­lla del or­de­na­dor, apre­tar al­gún que otro tor­ni­llo, to­mar un pint­xo en la ta­ber­na del pueblo que le vio na­cer, co­mer con la fa­mi­lia en su ca­sa de Ez­kio-It­xa­so, vi­si­tar un ca­se­río mu­seo del si­glo XVI y, por su­pues­to, sa­lir a en­tre­nar por el mon­te Izas­pi, aun­que sa­bien­do co­mo sé que no le gus­ta ir al mon­te a pa­sear, muy pron­to le de­jo que él mar­que sus pro­pios rit­mos mien­tras yo me que­do dis­fru­tan­do de las vis­tas que se ex­tien­den a lo lar­go y an­cho del Te­rri­to­rio de Aritz Egea.

Ni­co­la Tes­ta, un re­fe­ren­te en la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal de Aritz, un ge­nio in­com­pren­di­do y nun­ca su­fi­cien­te­men­te reivin­di­ca­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.