De la mon­ta­ña al ba­rro

Trail Run - - SUMARIO -

Es tiem­po de cros­ses. Son mu­chos los co­rre­do­res de mon­ta­ña que apro­ve­chan los me­ses de in­vierno pa­ra 're­bo­zar­se' en el ba­rro y en­tre­nar de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. An­na Co­met nos cuen­ta los be­ne­fi­cios que tie­ne pa­ra el trail­run­ner es­ta dis­ci­pli­na atlé­ti­ca.

Me que­man las pier­nas. Voy con el co­ra­zón des­bo­ca­do. Em­pie­zo a per­der la re­fe­ren­cia vi­sual con el gru­po al que me he co­gi­do en las úl­ti­mas vuel­tas y no por­que me de­jen atrás, sino por­que me cues­ta en­fo­car con ni­ti­dez. Es­toy pe­gan­do ca­be­za­zos des­de ha­ce al­go más de un ki­ló­me­tro, lo pue­do sen­tir, pe­ro im­po­si­ble de con­tro­lar… Em­pie­zo a no­tar esa sen­sa­ción de aguan­tar el su­fri­mien­to, pen­san­do que no po­dré dar un pa­so más, pe­ro no de­jo de en­ca­de­nar uno tras otro. La ca­ra se va re­tor­cien­do, es­prin­to los úl­ti­mos me­tros, aun­que es más a ni­vel ac­ti­tu­di­nal que de ve­lo­ci­dad de mo­vi­mien­tos. Freno en se­co al cru­zar la me­ta, aun­que los or­ga­ni­za­do­res nos em­pu­jan sua­ve­men­te ha­cia de­lan­te pa­ra que no ta­po­ne­mos la zo­na de lle­ga­da. Apo­yo las ma­nos so­bre las ro­di­llas, el tor­so tor­ci­do ha­cia de­lan­te y la ca­be­za ba­ja. Ten­go el co­ra­zón que me sa­le por la bo­ca y el es­tó­ma­go a pun­to de re­ven­tar. Cuan­do con­si­go reha­cer­me, in­cor­po­rar­me y an­dar le­ve­men­te, me doy cuen­ta de que las de­más chi­cas es­tán en la mis­ma po­si­ción que yo. Pue­de pa­re­cer ex­tra­ño, pe­ro cuan­do le co­ges el gus­to a esa sen­sa­ción, te vuel­ves un po­co yon­ki de ella, crea ab­so­lu­ta adic­ción. Ha­ce un año apro­xi­ma­da­men­te, en el nú­me­ro 19 de la re­vis­ta, os re­la­ta­ba las mil ma­ra­vi­llas del es­quí de mon­ta­ña co­mo com­ple­men­to in­ver­nal pa­ra los co­rre­do­res de trail. Sin­ce­ra­men­te, si­go pen­san­do que es una de las me­jo­res al­ter­na­ti­vas pa­ra es­te pe­rio­do fue­ra de com­pe­ti­ción o de pre­tem­po­ra­da pa­ra to­dos no­so­tros, os ani­mo a re­cu­pe­rar­lo si no tu­vis­teis la opor­tu­ni­dad de leer­lo. Es­te año quie­ro ha­bla­ros de otra op­ción que me tie­ne el co­ra­zón ro­ba­do por di­fe­ren­tes ra­zo­nes. Se tra­ta del cross, tam­bién lla­ma­do cam­po a tra­vés. El cross es una mo­da­li­dad atlé­ti­ca con una trans­fe­ren­cia ex­cep­cio­nal pa­ra los co­rre­do­res de mon­ta­ña, in­clu­so pa­ra to­dos aque­llos que ha­ce­mos lar­ga dis­tan­cia en pri­ma­ve­ra y ve­rano. Sí, sé lo que es­tás pen­san­do: “el cross es se­guir co­rrien­do, no hay un en­tre­na­mien­to cru­za­do co­mo con la bi­ci­cle­ta o el es­quí”. Tam­bién in­tu­yo que te pue­de pa­sar por la ca­be­za que es­ta dis­ci­pli­na es úni­ca­men­te pa­ra atle­tas. Ha­bla­re­mos más ade­lan­te de es­to. El cross pue­de ser una bue­na al­ter­na­ti­va in­ver­nal pa­ra aque­llas per­so­nas que no les en­ca­ja el es­quí por ra­zo­nes téc­ni­cas, eco­nó­mi­cas, de or­ga­ni­za­ción fa­mi­liar, etc. Es ideal, en es­te sen­ti­do, pa­ra los co­rre­do­res que no se atre­ven a es­quiar por­que, di­rec­ta­men­te, no sa­ben. Pa­ra los que, en ese mo­men­to, no les es via­ble ad­qui­rir el ma­te­rial, bas­tan­te ca­ro, por cier­to. O pa­ra aque­llos que no pue­den per­mi­tir­se con­du­cir ca­da fin de se­ma­na has­ta la nie­ve y de­di­car to­da la ma­ña­na al de­por­te o a los en­tre­na­mien­tos. Aún así, el es­quí de mon­ta­ña o la bi­ci­cle­ta no tie­ne por­que ser un im­pe­di­men­to pa­ra ha­cer cross de la for­ma que os lo plan­teo, es de­cir, co­mo com­ple­men­to. In­clu­so la com­bi­na­ción de am­bas dis­ci­pli­nas pue­de ser una emul­sión ex­plo­si­va. Y, es­to del cross ¿qué es real­men­te? Se tra­ta de una dis­ci­pli­na del atle­tis­mo. La ma­yo­ría de los atle­tas de pis­ta y ru­ta la uti­li­zan pa­ra lo mis­mo que no­so­tros, co­mo pre­via a su tem­po­ra­da que em­pie­za, más o me­nos, a fi­na­les de mar­zo. Es cier­to que exis­ten los es­pe­cia­lis­tas del cross, pe­ro la gran ma­yo­ría son pis­te­ros o co­rre­do­res de ru­ta. Las com­pe­ti­cio­nes de cross se mue­ven en­tre los 3,5 ki­ló­me­tros de las prue­bas cor­tas has­ta los 13 de las lar­gas y, en­tre es­tas dos dis­tan­cias, to­das las com­bi­na­cio­nes que se pue­dan ima­gi­nar. Se co­rre en cir­cui­tos que van su­man­do vuel­tas de en­tre 1 y 2 ki­ló­me­tros e in­ter­ca­lan llano, subida, ba­ja­da, hier­ba y ba­rro. Acos­tum­bran a ser muy rom­pe pier­nas, rá­pi­dos y, so­bre­to­do, muy emo­cio­nan­tes, tan­to de com­pe­tir co­mo de se­guir, por­que vas vi­vien­do (su­frien­do) o vien­do la evo­lu­ción de los co­rre­do­res vuel­ta a vuel­ta.

Es ha­bi­tual que nos dé res­pe­to in­tro­du­cir­nos en es­te mun­di­llo, lo ve­mos co­mo muy “pro”, creo que a to­dos los que no ve­ni­mos del atle­tis­mo tra­di­cio­nal nos ha pa­sa­do. Pe­ro en los cros­ses a los que no­so­tros te­ne­mos ac­ce­so a par­ti­ci­par exis­te un aba­ni­co muy am­plio de ni­ve­les y, ni mu­cho me­nos, da­re­mos la no­ta. Pa­ra par­ti­ci­par en es­tas prue­bas te­ne­mos dos op­cio­nes: sa­car­nos la li­cen­cia fe­de­ra­ti­va de atle­tis­mo de nues­tra co­mu­ni­dad au­tó­no­ma a tra­vés de un club o com­pe­tir en ca­te­go­ría open. No to­dos los cros­ses ad­mi­ten co­rre­do­res open, pe­ro ca­da vez exis­ten más que si per­mi­ten es­ta op­ción y es­tá muy bien por­que con­tri­bu­yen en la po­pu­la­ri­za­ción de una dis­ci­pli­na pre­cio­sa. ¿Qué be­ne­fi­cios le sa­ca­re­mos? Bue­na pre­gun­ta y más des­pués de la in­tro­duc­ción que os he he­cho de las sen­sa­cio­nes que se ex­pe­ri­men­ta al fi­nal de un cross. Pen­sa­réis… ¿qué ne­ce­si­dad ten­go de cas­ti­gar­me de es­ta ma­ne­ra? La me­jor res­pues­ta se­ría que lo pro­ba­rais y ex­pe­ri­men­ta­rais vo­so­tros mis­mos, pe­ro voy a pro­bar de ar­gu­men­ta­ros a ni­vel prác­ti­co el por qué de mi pro­pues­ta pa­ra es­te nú­me­ro. 1. Man­te­ner la chispa com­pe­ti­ti­va y la mo­ti­va­ción. Siem­pre he creí­do y, a ni­vel cien­tí­fi­co es­tá es­tu­dia­do, que no es bueno com­pe­tir los 12 me­ses del año en el mis­mo de­por­te si le que­re­mos sa­car un mí­ni­mo ren­di­mien­to. Tam­po­co creo que sea bueno ha­cer­lo 11 de 12 o, si me apu­ras, ni 9 de 12. Tan­to nues­tro cuer­po a ni­vel fi­sio­ló­gi­co y me­cá­ni­co, co­mo nues­tra ca­be­za y mo­ti­va­ción a ni­vel psi­co­ló­gi­co no pue­den aguan­tar­lo de­ma­sia­das tem­po­ra­das. Pe­ro tam­bién es cier­to que, tras des­can­sar unas se­ma­nas al ter­mi­nar la tem­po­ra­da, es com­pli­ca­do po­ner­se a en­tre­nar con los es­tí­mu­los su­fi­cien­tes y la in­ten­si­dad ne­ce­sa­ria si no nos po­ne­mos pe­que­ños ob­je­ti­vos a cor­to pla­zo an­tes de lle­gar a nues­tro ca­len­da­rio prin­ci­pal. Pa­ra és­te, se­gu­ra­men­te, pue­de que fal­ten más de cua­tro me­ses. 2. Cam­biar de dis­ci­pli­na, po­ner­nos nue­vos re­tos. Aun­que, co­mo ya he co­men­ta­do, la esen­cia de mi pro­pues­ta si­gue sien­do co­rrer, os pro­me­to que el cross y las ca­rre­ras de mon­ta­ña son dos de­por­tes sa­ca­dos de di­fe­ren­tes pla­ne­tas. En nin­gún mo­men­to ten­dréis la sen­sa­ción de es­tar ha­cien­do lo mis­mo. La for­ma de co­rrer, los rit­mos, el con­tac­to con los de­más co­rre­do­res, los pro­pios co­rre­do­res, el am­bien­te, los cir­cui­tos, etc. Son muy dis­tin­tos. Es tan nue­vo que es es­tre­san­te­men­te mo­ti­van­te, su­po­ne un re­to des­co­no­ci­do a ni­vel men­tal y fí­si­co y, aun­que nos en­con­tre­mos co­rrien­do y com­pi­tien­do (que vis­to así no cam­bia de­ma­sia­do de nues­tro de­por­te ori­gi­nal), la des­co­ne­xión con nues­tras ca­rre­ras ha­bi­tua­les es enor­me. ¡Lo pro­me­to! 3. Apren­der a co­rrer rá­pi­do y no­tar que po­de­mos ha­cer­lo. Los rit­mos a los que se co­rren los cros­ses com­pa­ra­dos con los que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a man­te­ner en com­pe­ti­cio­nes de mon­ta­ña pa­re­cen, li­te­ral­men­te, de cien­cia fic­ción. La pri­me­ra per­cep­ción se­rá que no po­de­mos aguan­tar a ese rit­mo, pe­ro te en­cuen­tras allí en me­dio y, aun­que te pro­pon­gas sa­lir un po­co con­ser­va­dor… aca­bas me­ti­do en el gru­po y co­rrien­do co­mo si no exis­tie­ra un ma­ña­na. Es usual equi­vo­car­se con los rit­mos, pa­sar­nos al ini­cio y des­pués so­bre­vi­vir has­ta me­ta, pe­ro aquí es­tá la gra­cia y hay que to­mar­se es­tos pe­que­ños erro­res con hu­mor, se apren­de mu­cho. Y, ¿por qué que­re­mos apren­der a co­rrer rá­pi­do si no lo ha­re­mos en nues­tras prue­bas? Es una cues­tión de aho­rro de ener­gía. Una de las co­sas que ex­pe­ri­men­tas a ba­se de ha­cer cros­ses es que eres ca­paz de man­te­ner rit­mos al­tos, as­fi­xian­tes, bas­tan­te más allá de lo que ima­gi­na­bas. Cues­ta un pro­ce­so lle­gar a es­ta con­clu­sión y creér­nos­la, hay que ser pa­cien­te, pe­ro aca­ba lle­gan­do. El día que lo con­se­gui­mos, sa­be­mos que po­de­mos sa­lir fuer­tes y co­lo­car­nos bien en ca­rre­ra sin que nos su­pon­ga un des­gas­te gran­de o un es­trés ex­tra. Y en ca­rre­ra, se­gu­ra­men­te, se­re­mos más cons­cien­tes de nues­tras ca­pa­ci­da­des co­mo co­rre­do­res y con­se­gui­re­mos man­te­ner rit­mos un pun­ti­to más al­tos con ma­yor co­mo­di­dad. 4. Co­rrer bien en llano. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a es­cu­char que las com­pe­ti­cio­nes se ga­nan su­bien­do y se pier­den ba­jan­do. Pe­ro, ¿y los tra­mos de lla­neo, de fal­so llano, de en­la­ce de una ba­ja­da a la si­guien­te subida? Es­tas par­tes acos­tum­bran a ser nues­tra per­di­ción, son los tro­zos en que mu­chos de no­so­tros su­fri­mos de­ma­sia­do y, en lu­gar de avan­zar con li­ge­re­za y co­mer ki­ló­me­tros có­mo­da­men­te, sa­li­mos de es­tos frag­men­tos des­gas­ta­dos fí­si­ca y men­tal­men­te. El cross, en esen­cia, es es­to: tra­mos lla­nos, fal­sos lla­nos, subidas cor­tas, ba­ja­das cor­tas y to­do ello al mis­mo rit­mo. Po­co a po­co, nos va­mos acos­tum­bran­do has­ta que un día nos en­con­tra­mos en el ki­ló­me­tro 25 de un ma­ra­tón de mon­ta­ña, lla­nean­do có­mo­da­men­te, mo­vien­do ágil­men­te las pier­nas y con la sen­sa­ción de re­cu­pe­rar un po­co el alien­to más que an­gus­tiar­nos desean­do que lle­gue la si­guien­te subida. 5. El atle­tis­mo es la ba­se de nues­tro de­por­te. Por fin va­mos com­pren­dien­do que las ca­rre­ras de mon­ta­ña, co­mo cual­quier otro de­por­te, ne­ce­si­ta un en­tre­na­mien­to es­truc­tu­ra­do, una pre­pa­ra­ción con­cre­ta y no, úni­ca­men­te, sa­lir al mon­te a res­pi­rar ai­re pu­ro (que tam­bién es ne­ce­sa­rio, pe­ro de­be­mos equi­li­brar

es­tas dos con­cep­cio­nes). Ca­da día más, el en­tre­na­mien­to pa­ra las ca­rre­ras de mon­ta­ña es­tá co­gien­do una di­rec­ción más atlé­ti­ca, con en­tre­na­mien­tos que se ase­me­jan más a los co­rre­do­res de fon­do que a los mon­ta­ñe­ros. Con se­ries lar­gas y de ve­lo­ci­dad, fartleks, tra­ba­jo de subidas, tra­ba­jo de fuer­za, etc. Es evi­den­te que com­pe­ti­mos en un en­torno de mon­ta­ña, don­de exis­te una si­tua­ción con­cre­ta, nor­mal­men­te, en al­tu­ra, con con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas que pue­den ser exi­gen­tes y tra­mos téc­ni­cos. Pe­ro ten­ga­mos en cuen­ta, y ya es­tá em­pe­zan­do a pa­sar, que cuan­do un atle­ta se adap­ta a la mon­ta­ña, aun­que no to­dos lo con­si­guen por­que a ni­vel mus­cu­lar y téc­ni­co es muy exi­gen­te, di­fí­cil­men­te tie­ne ri­val. 6. Ges­tio­nar es­fuer­zos. ¿Có­mo cues­ta, ver­dad? Cues­ta sa­ber si nos pa­sa­mos, si nos que­da­mos cor­tos, si con­ser­va­mos de­ma­sia­do o si nos he­mos ti­ra­do a un sui­ci­dio atlé­ti­co ase­gu­ra­do. Una de las co­sas que ex­pe­ri­men­ta­mos en el cross, des­pués de equi­vo­car­nos unas cuan­tas ve­ces, es a ges­tio­nar es­tos es­fuer­zos. Es in­creí­ble no­tar co­mo en un es­pa­cio tan cor­to de tiem­po so­mos ca­pa­ces de sen­tir­nos sur­fean­do la cres­ta de la ola, co­mo en el po­zo más pro­fun­do y vol­vien­do a sur­fear. Lo bueno de la si­tua­ción es que nos pa­sa de for­ma tan rá­pi­da e in­ten­tan­do co­rrer a tal ve­lo­ci­dad que no te­ne­mos tiem­po de com­pa­de­cer­nos y re­tro­ali­men­tar las ma­las sen­sa­cio­nes, sen­ci­lla­men­te se­gui­mos co­rrien­do y su­peran­do obs­tácu­los has­ta que lo in­te­gra­mos. Lle­ga­dos a es­te pun­to, ya nos co­no­ce­mos me­jor a ni­vel de­por­ti­vo. 7. Rea­li­zar en­tre­na­mien­tos de al­ta ca­li­dad. Nun­ca me he to­ma­do el cross se­ria­men­te com­pe­ti­ti­va­men­te ha­blan­do. Es­tá cla­ro que me pon­go en la lí­nea de sa­li­da con los ner­vios a flor de piel y cuan­do oi­go el pis­to­le­ta­zo doy to­do lo que hay den­tro de mí, al­gún co­da­zo in­clui­do. Pe­ro nun­ca me ha im­por­ta­do el re­sul­ta­do, más bien es un di­ver­ti­men­to al que es­toy co­gien­do gran ca­ri­ño. Un di­ver­ti­men­to que, ana­li­za­do en tér­mi­nos de en­tre­na­mien­to, es má­gi­co. Os lo voy a ex­pli­car con mi ex­pe­rien­cia des­pués de cua­tro tem­po­ra­das ha­cien­do cross en in­vierno, des­de que de­ci­dí de­jar la com­pe­ti­ción de es­quí de mon­ta­ña. Me di cuen­ta que com­pe­tir en in­vierno en ca­rre­ras de mon­ta­ña era ex­ce­si­vo, que la tem­po­ra­da se me alar­ga­ba de­ma­sia­do, pe­ro que­ría man­te­ner mi mo­ti­va­ción y mi rit­mo de com­pe­ti­ción ac­ti­vos, así que de­ci­dí bus­car al­ter­na­ti­vas. Pro­bé suer­te con el cross em­pu­ja­da por mis com­pa­ñe­ros de en­tre­na­mien­to que son atle­tas. Los fi­nes de se­ma­na que com­pi­to en cross no cam­bio na­da de mi en­tre­na­mien­to, es de­cir, no me plan­teo la se­ma­na co­mo pre­com­pe­ti­ción. Al con­tra­rio, si­go con mis se­sio­nes de ca­li­dad, mis se­ries, mi tra­ba­jo de fuer­za, mis ro­da­jes, etc. Y cuan­do lle­ga el fin de se­ma­na, com­bino una ti­ra­da me­dia de es­quí de mon­ta­ña, de en­tre dos y tres ho­ras, a rit­mos ba­jos, pa­ra su­mar y, el do­min­go, a com­pe­tir a to­do lo que den las pier­nas. Ter­mino el fin de se­ma­na ha­bien­do su­ma­do ho­ras de en­tre­na­mien­to, al­gu­nas de ellas en al­tu­ra y con des­ni­vel y otras a con el cuer­po fun­cio­nan­do a to­da má­qui­na. El lu­nes un ro­da­je sua­ve y re­cons­ti­tu­yen­te y el mar­tes a en­tre­nar de nue­vo co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do. Os alien­to a pro­bar­lo, co­mo mí­ni­mo a plan­teáros­lo. Se or­ga­ni­zan cros­ses en mu­chos pue­blos y ciu­da­des de to­do el país. Echad­le un vis­ta­zo al ca­len­da­rio y ani­ma­ros a pro­bar­lo. En el mun­di­llo del cross so­mos es­pe­cí­me­nes des­co­no­ci­dos por com­ple­to, así que, aun­que nos pa­rez­ca que to­do el mun­do es­tá pen­san­do de dón­de ha sa­li­do es­te bi­cho ra­ro con cal­za­do de mon­ta­ña, ocu­rre to­do lo con­tra­rio, pa­sa­mos bas­tan­te des­aper­ci­bi­dos y na­die es­pe­ra que lo ha­ga­mos me­jor o peor. Son com­pe­ti­cio­nes don­de no nos ju­ga­mos na­da, ni la ilu­sión, y son idea­les pa­ra po­ner en prác­ti­ca co­sas que nun­ca nos atre­ve­mos a pro­bar por mie­do a me­ter la pa­ta des­pués de mu­chos me­ses pre­pa­ran­do se­gún qué ob­je­ti­vos. ¡Lan­za­ros a la pis­ci­na, si no tie­ne agua, os pro­me­to que no es de­ma­sia­do hon­da, así que lo úl­ti­mo que os ha­réis, es da­ño!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.