Rag­na y Pe­re

Trail Run - - SUMARIO - POR: DANIEL SA­NA­BRIA FO­TOS: MAR­TA BA­CAR­DIT

Una his­to­ria de amor y mon­ta­ña. Es la que te con­ta­mos en un re­por­ta­je muy es­pe­cial con dos pro­ta­go­nis­tas que no ne­ce­si­tan pre­sen­ta­ción: Pe­re Au­rell y Rag­na De­bats. Mar­ta Ba­car­dit pa­só un fin de se­ma­na con ellos en su fur­go­ne­ta fa­mi­liar y jun­to a su pe­que­ña On­na.

Era­se una vez un pue­ble­ci­to de Sui­za que te­nia una ca­rre­ra muy im­por­tan­te. Ha­ce ya unos anos se per­die­ron en­tre sus mon­ta­nas una chi­ca y un chi­co. Ella se llamb­da Rag­na. El nombre de el era pe­re. Sa­lie­ron a con­rre­tear por alli. Des­pues to­ma­ron un pas­tel de man­zan u fue­ron fe­li­ces.

Rag­na De­bats y Pe­re Au­rell. Dos de­por­tis­tas que no ne­ce­si­tan pre­sen­ta­cio­nes. Por si aca­so… Ella, ho­lan­de­sa de na­ci­mien­to y afin­ca­da en Ca­ta­lu­ña. 38 años. Cam­peo­na de las Se­ries Mun­dia­les en ca­te­go­ría Ul­tra. Una de las me­jo­res en lo su­yo. Ma­dre de On­na. Él, al­pi­nis­ta de vo­ca­ción y ve­te­rano atle­ta de la Se­lec­ción Ca­ta­la­na de Ca­rre­ras por Mon­ta­ña. 34 años. Pa­dre de On­na y pa­re­ja de Rag­na. Los tres for­man un trián­gu­lo in­se­pa­ra­ble. Y no es una ma­ne­ra de ha­blar. Ni si­quie­ra los apre­ta­dos ca­len­da­rios de la Co­pa del Mun­do con­si­guen des­pe­gar­los. Son 3 en 1, co­mo el acei­te lu­bri­can­te. Via­jan jun­tos cuan­do se pue­de, y se pue­de siem­pre por­que así lo quie­ren am­bos. Se lla­ma com­pro­mi­so. To­do em­pe­zó en un via­je a Sui­za pa­ra co­rrer la em­ble­má­ti­ca prue­ba de Sie­rre Zi­nal, una de las clá­si­cas del sky­run­ning. La ex­pe­di­ción de la se­lec­ción ca­ta­la­na es­ta­ba for­ma­da por cua­tro atle­tas. Rag­na era una de ellas. Su de­but in­ter­na­cio­nal. Pe­re era otro, mu­cho más cur­ti­do en vi­si­tas al ex­tran­je­ro. Ape­nas se co­no­cían, ca­si más por lo que el uno leía del otro en In­ter­net que por lo que ha­bían ha­bla­do en­tre ellos. Pe­ro la ma­gia no tar­dó en apa­re­cer. Aquel via­je a los Al­pes les cam­bió la vi­da. Qué im­por­ta el re­sul­ta­do de la ca­rre­ra. Los dos ga­na­ron lo más im­por­tan­te que una per­so­na pue­de ga­nar: a otra. Rag­na lo vio cla­ro des­de el prin­ci­pio. Po­dría­mos in­clu­so ha­blar de fle­cha­zo, aun­que ella pre­fie­re ha­cer­lo de fee­ling. Sen­ti­mien­to. Com­pli­ci­dad. La eti­que­ta es lo de me­nos. Al­go na­ció cuan­do de­ci­die­ron se­pa­rar­se del gru­po –al­go na­da ha­bi­tual se­gún nos con­fie­sa– y sa­lir a pa­sear so­los a la mon­ta­ña. Des­pués en­tra­ron en un bar y pi­die­ron un pas­tel de man­za­na. Pa­ra en­ton­ces los dos ya sa­bían que aque­lla no iba a ser la úni­ca vez que com­par­ti­rían me­rien­da. Aho­ra vi­ven jun­tos en Ma­ta­de­pe­ra, con On­na, una pre­cio­sa ni­ña de tres años cu­ya ge­né­ti­ca es pa­ra no per­der de vis­ta. Si bien com­par­ten pa­sión por la mon­ta­ña y la com­pe­ti­ción, no son la tí­pi­ca pa­re­ja que abu­rre a los ami­gos con in­ter­mi­na­bles ter­tu­lias de ca­rre­ras, des­ni­ve­les y za­pa­ti­llas. “A mí la teo­ría me im­por­ta po­co. Soy más de co­rrer”, pun­tua­li­za Rag­na. Es más de co­rrer y de pa­sar el tiem­po li­bre en la fur­go­ne­ta fa­mi­liar con la que via­jan a las al­tu­ras al­gún que otro fin de se­ma­na. No ne­ce­si­tan más. El plan es el si­guien­te: desa­yu­nan los tres jun­tos, lue­go uno de los

dos va a en­tre­nar mien­tras el otro cui­da de On­na, des­pués se in­ter­cam­bian los pa­pe­les y, a con­ti­nua­ción, al­muer­zan en fa­mi­lia. “Y, cla­ro, siem­pre co­ci­na el que en­tre­na en el pri­mer turno”, co­men­ta Rag­na en­tre car­ca­ja­das. Por la tar­de, ac­ti­vi­da­des va­rias con su ni­ña. Y es que la vi­da pue­de ser ma­ra­vi­llo­sa, co­mo de­cía An­drés Mon­tes. 2017 fue muy in­ten­so pa­ra to­dos. Se han pa­sa­do la mi­tad del año fue­ra de ca­sa. Avio­nes, tras­la­dos, ca­rre­ras, char­las. Un puzz­le de 365 días. Es­tar en la éli­te del trail no só­lo tie­ne ven­ta­jas. Es sa­cri­fi­ca­do, aun­que al fi­nal to­do me­re­ce la pe­na cuan­do uno cru­za el ar­co de me­ta y le es­pe­ran las dos per­so­nas que más ama en su vi­da. “Es que lo de via­jar jun­tos lo te­ne­mos co­mo nor­ma, es ab­so­lu­ta­men­te im­pres­cin­di­ble. Só­lo en oca­sio­nes muy pun­tua­les via­ja so­lo uno y el otro se que­da con la ni­ña. Mi­ra, ha­ce po­co fui a Ne­pal a la Ma­nas­lu Trail Ra­ce, una ca­rre­ra por eta­pas don­de los ac­ce­sos a pie eran lar­gos y no po­dían ir ni­ños. Fui yo so­la aun­que es­tá­ba­mos in­vi­ta­dos los dos. Y la ex­pe­rien­cia fue du­rí­si­ma. No es que les echa­ra mu­cho en fal­ta, es que se me qui­ta­ron has­ta las ga­nas de co­rrer. Y tu­ve pro­ble­mas es­to­ma­ca­les. Un desas­tre”, con­fie­sa la co­rre­do­ra na­ci­da en Nij­me­gen. El tono de sus pa­la­bras nos con­fir­ma que aque­llos días no fue­ron na­da fá­ci­les. An­tes de que On­na lle­ga­ra a sus vi­das siem­pre sa­lían a en­tre­nar jun­tos. Aho­ra só­lo cuan­do en­cuen­tran can­gu­ro. Los abue­los. Rag­na y Pe­re co­rren mu­chí­si­mo. Y muy rá­pi­do. Ella en ca­te­go­ría fe­me­ni­na tie­ne más ni­vel que él en la mas­cu­li­na. “Eso di­cen”, con­tes­ta Rag­na son­rien­do. Y es cier­to, por­que los re­sul­ta­dos no en­ga­ñan. “Si com­pi­tié­ra­mos en­tre no­so­tros me ga­na­ría él, al me­nos en dis­tan­cias cor­tas. Tal vez en una de 100 ki­ló­me­tros ga­ne yo, ja­ja­ja­ja. Pe­re es muy ex­plo­si­vo, tie­ne mu­cha po­ten­cia, y yo no ten­go una cua­li­dad que des­ta­que pe­ro soy muy po­li­va­len­te”, ex­pli­ca. La que pue­de co­rrer más que los dos en un fu­tu­ro le­jano es On­na. A sus tres añi­tos ya ha es­ta­do a 4.700 me­tros de al­ti­tud, en un via­je a Ecua­dor que hi­cie­ron en fa­mi­lia. Ado­ra la mon­ta­ña. Y su ma­dre le ado­ra a ella: “Des­de que ten­go a mi hi­ja sien­to que soy dos per­so­nas”, di­ce la ho­lan­de­sa. “¿Qué si es más du­ro ga­nar un ul­tra-trail que ser ma­dre? Te­nien­do en cuen­ta que un ul­tra du­ra un día y ser ma­dre to­dos los días… ja­ja­ja­ja… ¡Es más fá­cil co­rrer!”. Se no­ta que el que pre­gun­ta no tie­ne hi­jos. Y así trans­cu­rre la vi­da de Pe­re, Rag­na y On­na. En ca­sa o en la fur­go­ne­ta, que es ca­si lo mis­mo. Un cuen­to que na­ció tras unas mi­ra­das com­par­tien­do un pas­tel de man­za­na en Sie­rre Zi­nal. Aho­ra ca­da vez que se to­man uno en cual­quier rin­cón del mun­do re­cuer­dan aque­lla tar­de en el can­tón de Va­lais, don­de to­do em­pe­zó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.