SÍ PA­SA NA­DA

Trail Run - - EDITORIAL - Jo­sé An­to­nio de Pa­blo "De­pa"

Es­ta fra­se se la es­cu­ché ha­ce unos años en la ra­dio a Ja­vier Ga­lle­go, uno de los re­fe­ren­tes del pe­rio­dis­mo in­de­pen­dien­te en es­te país. Sí, no es­toy ha­blan­do de con­cep­tos en­fren­ta­dos, pe­rio­dis­mo e in­de­pen­den­cia, igual os sue­na iró­ni­co, có­mi­co o in­clu­so des­ter­ni­llan­te, pe­ro aún exis­ten pe­rio­dis­tas in­de­pen­dien­tes. El Cru­do, co­mo así tam­bién se le co­no­ce a es­te Premio On­das 2017, plan­tea­ba una re­fle­xión en aque­llos días so­bre có­mo des­de nues­tros pri­me­ros años de vi­da, en el pro­tec­to­ra­do fa­mi­liar se nos ama­man­ta a ba­se del “tran­quil@ hij@, que no pa­sa na­da” cuan­do ha­ce­mos al­go sin que­rer o cuan­do aún no te­ne­mos cons­cien­cia so­bre lo co­rrec­to o in­co­rrec­to de nues­tras ac­cio­nes. Así va­mos cre­cien­do ins­ta­la­dos en ese apa­ci­ble mo­dus vi­ven­di pen­san­do, efec­ti­va­men­te, que no pa­sa na­da, al­go que se ha con­ver­ti­do en “muy nues­tro”. Así nos va. ¿Cuán­tas ve­ces no he­mos es­cu­cha­do eso de “en es­te país nun­ca pa­sa na­da”? Y que no se me ma­lin­ter­pre­te (hay que an­dar con pies de plo­mo), que di­go país co­mo po­dría de­cir co­mu­ni­dad de ve­ci­nos, ba­rrio, ciu­dad, con­ti­nen­te o mun­do, sim­ple­men­te por tra­ba­jar con una di­men­sión ma­ne­ja­ble. En efec­to, no pa­sa na­da si con 5 años se te cae un pla­to al sue­lo y se rom­pe mien­tras ayu­das en ca­sa a po­ner la me­sa; no pa­sa na­da si ri­ñes con tu her­ma­ni­to o her­ma­ni­ta y en el fra­gor de la dispu­ta uno de los dos se lle­va un ti­rón del pe­lo por par­te del otro, al ra­to tan her­ma­nos; no pa­sa na­da cuan­do te da ca­la­ba­zas tu pri­mer amor en el ins­ti­tu­to... No pa­sa na­da. Pe­ro ¡ay ami­gos!, qué equi­vo­ca­dos es­ta­mos cuan­do van pa­san­do los años y se­gui­mos pen­san­do que no pa­sa na­da si, por ejem­plo, arre­me­te­mos con­tra al­guien am­pa­ra­dos por el ano­ni­ma­to de las re­des so­cia­les, sin prue­bas, sin mo­ti­vos, sim­ple­men­te por eso del di­fa­ma que al­go que­da­rá, (an­tes era con pa­dri­nos, jun­to a la igle­sia del lu­gar, con el ele­gan­te flo­re­te, mu­cho más ro­mán­ti­co); o cuan­do vas a una ca­rre­ra y es­tá mal se­ña­li­za­da y me­dio pe­lo­tón que­da per­di­do en lo al­to de la mon­ta­ña, en unas con­di­cio­nes “épi­cas”; o cuan­do lle­gas a un pun­to de avi­tua­lla­mien­to en pleno ve­rano y el agua es­tá ca­lien­te; o cuan­do el que va de­trás de ti en una ca­rre­ra ve có­mo te equi­vo­cas de sen­de­ro, no te avi­sa y él si­gue a lo su­yo; o cuan­do al­guien co­rre con au­ri­cu­la­res y no pue­de es­cu­char­te cuan­do le so­li­ci­tas pa­so en una es­tre­cha sen­da, ni pue­de so­co­rrer­te por­que has te­ni­do un percance y no te ve, no te oye; o cuan­do al­guien po­ne en pe­li­gro la vi­da de los par­ti­ci­pan­tes en una prue­ba con el ar­gu­men­to de “es­to es mon­ta­ña, el que se apun­ta ya sa­be don­de vie­ne”, sim­ple­men­te por te­ner en su cu­rrícu­lo ser la or­ga­ni­za­ción de la ca­rre­ra más du­ra, más épi­ca y más sal­va­je del mun­do... En­ton­ces, SÍ que pa­sa na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.