En te­rri­to­rio de Chema

Trail Run - - SUMARIO - POR: JO­SÉ A. DE PA­BLO - DE­PA FO­TOS: MI­KAEL HELSING

No ha­ce fal­ta ni po­ner­le ape­lli­dos. Tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de pa­sar una com­ple­ta jor­na­da con el atle­ta ma­dri­le­ño. De­pa y él se fue­ron a ha­cer se­ries al tar­tán, a co­rrer al mon­te, a dar­se un ba­ño y, por su­pues­to, a co­mer­se un in­men­so bol de fru­ta en fa­mi­lia. Chema Mar­tí­nez, ge­nio y fi­gu­ra.

Pa­sar un dia con Chema Martinez es al­go asi co­mo cuan­do via­jas a Nue­va York por pri­me­ra vez y pa­seas de no­che por Broad­way, co­rres por Cen­tral Park, cru­zas ca­mi­nan­do el puen­te de Brooklyn, te subes al me­tro o te aso­mas al es­ca­pa­ra­te de Tif­fany en la Quin­ta Ave­ni­da. Tie­nes la sen­sa­cion de ha­ber­lo vi­vi­do ta an­tes, to­do re re­sul­ta ex­tra­na­men­te fa­mi­liar. Del mis­mo mo­do que sep­ti­mo ar­te nos ha he­cho a to­dos ciu­da­da­nos de la Gran Man­za­na, las re­des so­cia­les nos han he­cho a to­dos ami­gos, ca­si fa­mi­lia­res de Chema Martinez.

Bue­nos días Mun­do

Al­gún día ten­dría que lle­gar es­te mo­men­to, al­gu­na vez ten­dría que ser la pri­me­ra, que­ría­mos ex­pe­ri­men­tar la sen­sa­ción en nues­tras pro­pias car­nes, en nues­tra piel, de pa­sar to­da un jor­na­da en la vi­da de Chema. Qui­zá por­que ya in­tuía lo que me es­pe­ra­ba, me to­mé en se­rio el des­can­so de los días pre­vios y cuan­do em­pe­za­mos a ro­dar tem­prano (a rit­mo de ca­len­ta­mien­to, pa­ra él) por la Dehe­sa de Na­val­car­bón en Las Rozas de Ma­drid, me ale­gré de ha­ber si­do cau­to y pre­vi­sor y lle­gar con ga­nas y un cier­to vi­gor fí­si­co. Pa­ra lo que me es­pe­ra­ba, era pre­ci­so.

No pien­ses, co­rre

Es­ta sen­ten­cia que hi­zo de al­gu­na for­ma su­ya el gran atle­ta ma­dri­le­ño pre­si­de el pa­nel in­for­ma­ti­vo que de­fi­ne las dis­tin­tas ru­tas y cir­cui­tos que se aden­tran por la es­pe­su­ra de es­ta ma­sa fo­res­tal, otro­ra tes­ti­go de la de­fen­sa de la ca­pi­tal por par­te del Ejér­ci­to Po­pu­lar de la Re­pú­bli­ca an­te el ase­dio del Ejér­ci­to Na­cio­nal en aque­lla mal­di­ta lu­cha fra­ti­ci­da de la que aún que­dan al­gu­nos ves­ti­gios en for­ma de lí­nea de trin­che­ras o bún­ke­res y que de­be­rían ser­vir de lla­ma­da de aten­ción pa­ra que nun­ca se vuel­van a re­pe­tir epi­so­dios si­mi­la­res. “Aquí en la Dehe­sa hay mar­ca­dos ofi­cial­men­te tres cir­cui­tos de di­fe­ren­tes ni­ve­les de exi­gen­cia y lon­gi­tud. Yo ten­go to­do me­di­do y de­pen­dien­do de qué ti­po de en­tre­na­mien­to me to­que, así ha­go una co­sa u otra. Un en­treno que me gus­ta mu­cho ha­cer aquí son se­ries cor­tas con muy po­ca re­cu­pe­ra­ción, por ejem­plo, re­pe­ti­cio­nes de 200 me­tros con 15 se­gun­dos en­tre ca­da una de ellas. Pe­ro tran­qui­lo que hoy te ten­go otro jue­gue­ci­to pre­pa­ra­do”. No sé si reír o po­ner­me a llo­rar... Du­ran­te el ro­da­je no ce­sa ni un ins­tan­te de ha­blar, es un li­bro abier­to, un ca­tá­lo­go de anéc­do­tas que no ten­dría na­da que en­vi­diar al de la tien­da esa de mue­bles “ház­te­lo tú mis­mo” del nor­te de Eu­ro­pa. He de de­cir que me apro­ve­cho de una amis­tad de ha­ce ya dé­ca­das pa­ra que co­ja li­ge­re­za de len­gua y pier­da un po­co de fue­lle en las pier­nas. Y yo, que soy un ti­po obe­dien­te le ha­go ca­so y no pien­so, co­rro, co­rro... ¿Dón­de vas con las za­pa­ti­llas de cla­vos, Chema? “Pa­ra hoy te ten­go pre­pa­ra­do al­go cor­to y rá­pi­do, unas cuan­tas pa­sa­das (co­mo di­cen nues­tros ami­gos ar­gen­ti­nos) de 400 me­tros en la pis­ta y las úl­ti­mas, con cla­vos. Aún in­ten­to man­te­ner dos días de se­ries en la pis­ta a la se­ma­na más un día de ro­da­je con­tro­la­do. Me en­can­ta en­tre­nar. No en­tien­do la vi­da de otra for­ma. Muy pro­ba­ble­men­te si en­tre­na­ra al­go me­nos, co­rre­ría al mis­mo ni­vel, pe­ro es­to es mi pa­sión y ten­go la enor­me suer­te que mi fa­mi­lia me en­tien­de, me com­pren­de e in­clu­so ya los pe­que­ños me acom­pa­ñan. Mi ob­je­ti­vo es se­guir co­rrien­do el ma­yor tiem­po que pue­da y quie­ro que sea al ma­yor ni­vel po­si­ble”. Chema y yo ape­nas nos lle­va­mos un mes de di­fe­ren­cia y he de re­co­no­cer que mu­chas ve­ces me le­van­to de la ca­ma por la ma­ña­na y pien­so en sa­lir a en­tre­nar cuan­do me due­le un po­co to­do y los acha­ques pro­pios de la edad se van ma­ni­fes­tan­do. En­ton­ces pien­so en Chema y me di­go: “¡Qué co­ño! si él pue­de, yo al me­nos lo voy a in­ten­tar”. “A mí tam­bién me due­le to­do – me di­ce Chema – y pa­ra po­ner­me en mar­cha ca­da ma­ña­na ne­ce­si­to un ba­rril de ca­fé, lue­go ya voy en­tran­do en fun­cio­na­mien­to y la co­sa se va nor­ma­li­zan­do, aun­que mi­ra, al­go que sí que me jo­de es que ya voy per­dien­do la flui­dez, la fuer­za, el em­pu­je y por su­pues­to, la ve­lo­ci­dad de an­tes. Si­go que­rien­do ga­nar en to­do lo que ha­go, si­go te­nien­do esa men­ta­li­dad ki­ller cuan­do me pon­go un dor­sal sea en

Sa­bles, en la Coas­tal, en Trans­gran­ca­na­ria, en la Beho­bia o en la Me­dia Ma­ra­tón de Ma­drid. Eso no se cu­ra, eso no se pa­sa, lo lle­vo de se­rie... Ha­blan­do de se­ries, ¡Qué! ¿nos po­ne­mos al lío?”. ¡Ven­ga! (a ver, qué re­me­dio). Com­par­tir pis­ta, ca­lle y par­te del en­tre­na­mien­to con uno de los ma­yo­res re­fe­ren­tes de la cul­tu­ra atlé­ti­ca de nues­tro país es un au­tén­ti­co lu­jo. En sus vi­tri­nas se acu­mu­lan me­da­llas de in­fi­ni­tos cam­peo­na­tos de Es­pa­ña, en­tre las que des­ta­can las tres pre­seas eu­ro­peas: Mu­nich 2002, oro en 10.000 me­tros; Go­te­borg 2006, pla­ta en los 10.000; y Bar­ce­lo­na 2010, pla­ta en ma­ra­tón. Aun­que si os di­go la ver­dad hay que re­bus­car bas­tan­te pa­ra en­con­trar esos re­cor­da­dos me­ta­les. “Aho­ra mis­mo soy cons­cien­te de que esa épo­ca mía ha pa­sa­do ya, me en­can­ta re­cor­dar­la pe­ro nun­ca vol­ve­rá. Fí­ja­te, aho­ra mis­mo me mo­ti­van más los re­cuer­dos de to­das las prue­bas de aven­tu­ra, de trail, co­rrien­do por las sel­vas...”. Y así es, ahí es­tán, en pri­me­ra lí­nea, en­tre otras, la he­bi­lla de fi­nis­her en las 50 mi­llas del La­go Tahoe en Es­ta­dos Uni­dos, las pre­cio­sas más­ca­ras in­dí­ge­nas de las Coas­tal Cha­llen­ge de Cos­ta Ri­ca o los pla­tos be­re­be­res del Ma­ra­tón de Sa­bles.

#Apu­toto­pe

Otra de las sen­ten­cias acu­ña­das por él y que han pa­sa­do a for­mar par­te del acer­bo po­pu­lar del run­ner y, en los úl­ti­mos tiem­pos, tam­bién del co­rre­dor de mon­ta­ña, a es­te la­do del mun­do. Apu­toto­pe es una for­ma de di­ge­rir la vi­da, sin anes­te­sia, dán­do­lo to­do a ca­da mo­men­to aun­que ojo, no con­fun­dir con alo­lo­co. Des­de que le co­noz­co y ten­dría anéc­do­tas su­fi­cien­tes pa­ra lle­nar las pá­gi­nas de es­te nú­me­ro de Trail Run, no ha de­ja­do de de­mos­trar­me su enor­me pro­fe­sio­na­li­dad, no es ca­sual que ha­ya lle­ga­do has­ta don­de lo ha he­cho y has­ta don­de no me ca­be la me­nor du­da que lle­ga­rá cui­dán­do­se co­mo so­lo él se cui­da. “Es al­go que ten­go muy cla­ro, ten­go que se­guir tra­tán­do­me bien. Ob­via­men­te no es co­mo an­tes, en mi épo­ca de atle­ta pro­fe­sio­nal, no me da­ba ape­nas nin­gún ca­pri­cho mien­tras du­ra­ba la tem­po­ra­da, na­da de gra­sas, ce­ro azú­ca­res, por su­pues­to que ni oír ha­blar del al­cohol, me da­ba ma­sa­je prác­ti­ca­men­te to­dos los días, dor­mía mí­ni­mo 8 ho­ras se­gui­das más la sies­ta, sau­na, ba­ño de agua fría... Aho­ra me per­mi­to al­gu­nas li­cen­cias en cuan­to a la ali­men­ta­ción pe­ro man­ten­go mis há­bi­tos de ma­sa­jes, tres a la se­ma­na co­mo mí­ni­mo, to­dos los días aca­bo la jor­na­da me­tién­do­me en la pis­ci­na de ca­sa ha­ga la tem­pe­ra­tu­ra que ha­ga, des­pués de ha­ber es­ta­do un cuar­to de ho­ra en la sau­na”. Nues­tra con­ver­sa­ción se va pro­lon­gan­do con su sol­tu­ra ca­rac­te­rís­ti­ca en el cor­to tra­yec­to que nos se­pa­ra de la pis­ta a su ca­sa. Mien­tras co­me­mos al­go li­ge­ro en fa­mi­lia, con Nu­ria (su mu­jer), Ni­co, Pau­la y Da­nie­la. Y lue­go en el des­pla­za­mien­to has­ta la pre­sa del Gas­co en To­rre­lo­do­nes, uno de sus lu­ga­res fa­vo­ri­tos de en­tre­na­mien­to mon­ta­ñe­ro. Un pa­ra­je no muy co­no­ci­do, a las puer­tas de

la sie­rra del Gua­da­rra­ma que tie­ne al­go de má­gi­co por la his­to­ria del lu­gar en sí. Se tra­ta de una cons­truc­ción del si­glo XVIII que for­ma­ba par­te del pro­yec­to que pre­ten­día do­tar a Ma­drid de una sa­li­da flu­vial al mar. Un pro­yec­to fa­raó­ni­co que ter­mi­nó por ol­vi­dar­se en par­te de­bi­do a que una vi­ru­len­ta tor­men­ta, o una ad­ver­ten­cia di­vi­na, de­rrum­bó y echó por tie­rra los mu­ros de es­te di­que so­bre el que aho­ra nos en­con­tra­mos co­rrien­do, cuan­do aún no se ha­bía ter­mi­na­do su cons­truc­ción. “Aho­ra mis­mo es­to es lo que más me gus­ta pe­ro te di­ría que ya no tan­to co­rrer ca­rre­ras, com­pe­tir, co­lec­cio­nar dor­sa­les. Per­si­go más el ha­cer de­por­te en la na­tu­ra­le­za, car­gar­me de ener­gía, in­ten­tar mis pro­pios re­tos, mis aven­tu­ras, ahí es don­de me veo en unos años, qui­zá en me­nos, en unos me­ses...”. An­te es­ta de­cla­ra­ción ofi­cio­sa, yo de vo­so­tros per­ma­ne­ce­ría aten­to a los me­dios pa­ra ver con lo que es­te jo­ven ma­dri­le­ño nos in­ten­ta sor­pren­der.

Bue­nas no­ches Mun­do

An­tes de que el sol, re­ga­la­zo pri­ma­ve­ral, es­pe­cial­men­te va­lo­ra­do hoy por lo ines­pe­ra­do que nos ha re­sul­ta­do en es­ta lo­ca es­ta­ción, se des­pi­da de no­so­tros, nos que­dan tres mo­men­tos más, clá­si­cos en la bio de nues­tro pro­ta­go­nis­ta y que le he­mos vis­tos cien­tos de ve­ces rea­li­zar en sus cui­da­dí­si­mas re­des so­cia­les. Em­pe­za­mos por la me­rien­da, o lo que es lo mis­mo, atra­cón de fru­ta. “La gen­te se pien­sa que es de co­ña y que no soy ca­paz de co­mer­me es­ta can­ti­dad de fru­ta ca­da día pe­ro aho­ra ve­rás co­mo no me es­toy in­ven­tan­do na­da, mis hi­jos me ayu­dan a ve­ces ya que a ellos tam­bién les en­can­ta”. Lo veo con mis pro­pios ojos y me uno al fes­tín, la ver­dad es que a mí tam­bién me pue­de la fru­ta, me gus­ta de to­dos los ti­pos y co­lo­res aun­que no sé si po­dría lle­gar a ese ni­vel a dia­rio. El pe­núl­ti­mo clá­si­co en el fi­nal de un día de Chema, una vez en ca­sa des­pués de ha­ber cum­pli­do con to­da la vo­rá­gi­ne ca­si dia­ria de en­tre­na­mien­tos, char­las mo­ti­va­cio­na­les, pre­sen­cias en me­dios, la­bo­res de pa­dra­zo de fa­mi­lia, etc, etc y más etc... es la sau­na. “Creo que ha si­do la me­jor in­ver­sión que hi­ce en mi ca­sa cuan­do la com­pra­mos. Mu­cha gen­te me de­cía que no iba a sa­car­le par­ti­do... Pues ya ves, mi pa­so por la sau­na es prác­ti­ca­men­te dia­rio y aho­ra que Pau­la y Ni­co se van ha­cien­do ma­yo­res tam­bién ellos me acom­pa­ñan a ve­ces, cuan­do les ape­te­ce, la ver­dad es que no les obli­go a na­da. Si quie­ren sa­lir a co­rrer con­mi­go, o me acom­pa­ñan en al­gún ro­da­je con la bi­ci­cle­ta, lo ha­cen por­que sa­le de ellos, nun­ca les he­mos obli­ga­do a na­da en ese sen­ti­do. Por suer­te, les en­can­ta el de­por­te, es lo que han vis­to en ca­sa des­de pe­que­ños, Nu­ria tam­bién fue deportista de éli­te, olím­pi­ca en Sid­ney 2000 con la se­lec­ción es­pa­ño­la de hoc­key, y les he­mos in­cul­ca­do el amor por el de­por­te des­de siem­pre”. Quin­ce mi­nu­tos de char­la en la sau­na ya son más que su­fi­cien­tes tam­bién pa­ra mí que no es­toy tan acos­tum­bra­do a es­tos es­pa­cios ce­rra­dos y em­pa­ña­dos y de la que sal­go su­dan­do co­mo un po­lli­to. Va­mos a por la úl­ti­ma... Me vas a per­do­nar pe­ro en es­ta ac­ti­vi­dad creo que no te voy a acom­pa­ñar... Ape­nas he ter­mi­na­do la fra­se y veo co­mo de un sal­to se zam­bu­lle en la pis­ci­na (al ai­re li­bre y no cli­ma­ti­za­da)... sin pa­la­bras. Yo por mi par­te, co­que­teo le­ve­men­te con el agua (con­ge­la­da), un po­co de postureo pa­ra la fo­to de Mi­kael Helsing y rá­pi­da­men­te vuel­vo a mi zo­na de con­fort, al sol, y en­vuel­to en la toa­lla. Hi­ce bien en de­jar­me al­go de fuer­za pa­ra el día de hoy en re­ser­va ya que co­mo pre­veía me ha he­cho mu­cha fal­ta pa­ra po­der se­guir hoy a Chema por su te­rri­to­rio... Os con­fie­so una co­sa, me he te­ni­do que des­pe­dir con cier­ta pre­ci­pi­ta­ción, con dis­cul­pas ba­ra­tas y que se caían por sí mis­mas por su in­con­sis­ten­cia, cuan­do vi al fi­nal de la ca­lle có­mo se acer­ca­ban a tro­te sua­ve sus famosos ve­ci­nos, Lu­cas y com­pa­ñía, pa­ra sa­car al je­fe a pa­tru­llar por el ba­rrio. Otra se­sión más de en­tre­na­mien­to hoy ya no, por fa­vor, ya sa­béis, por­que os lo he di­cho mu­chas ve­ces, me gus­ta mi tra­ba­jo, pe­ro a lo me­jor no tan­to...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.