En te­rri­to­rio de Laia Ca­ñes

Trail Run - - SUMARIO -

Via­ja­mos a Cas­te­llón pa­ra co­no­cer a Laia Ca­ñes, pla­ta in­di­vi­dual y cam­peo­na con la Se­lec­ción. In­ti­ma­mos con la me­jor atle­ta es­pa­ño­la del mo­men­to y sa­li­mos a co­rrer con ella por el ma­ci­zo de Pen­ya­go­lo­sa, es­ce­na­rio de la gran ci­ta mun­dia­lis­ta.

Los dos su­pi­mos que en Cha­mo­nix aca­ba­ba de na­cer un sue­ño: co­rrer el Mun­dial en ca­sa y ha­cer­lo for­man­do par­te del equi­po na­cio­nal de Es­pa­ña.

Pa­ra ver el cie­lo des­de el cen­tro de Cha­mo­nix hay que al­zar la ca­be­za y for­zar el cue­llo al­go más de lo que es­ta­mos acos­tum­bra­dos en la me­se­ta cas­te­lla­na, ya que la mi­ra­da acos­tum­bra a que­dar­se tra­ba­da con cier­ta fa­ci­li­dad en las pa­re­des gra­ní­ti­cas que ro­dean y pro­te­gen el gran cen­tro co­mer­cial y tu­rís­ti­co que se asien­ta en el fon­do del va­lle re­ga­do por las aguas del río Ar­ve. Aquel 25 de agos­to, el sol no de­jó de bri­llar en el cie­lo azul de los Al­pes. Du­ran­te to­do el día se mas­ca­ba cier­ta in­quie­tud an­te el anun­cio ofi­cial que se iba a pro­du­cir por par­te de la ITRA de la de­sig­na­ción de las ca­rre­ras que se­rían las en­car­ga­das de al­ber­gar los mun­dia­les de trail en las pró­xi­mas tem­po­ra­das. Ofi­cio­sa­men­te, en el stand de Pen­ya­go­lo­sa Trails en la fe­ria del co­rre­dor se lim­pia­ba la pae­lle­ra y se pre­pa­ra­ban los in­gre­dien­tes pa­ra co­ci­nar el tí­pi­co pla­to va­len­ciano con el que ha­bría que ce­le­brar­lo...

El sue­ño

“Aque­lla no­che nos en­te­ra­mos de que el Mun­dial de Trail de 2018 se iba a ce­le­brar en ca­sa. Pen­ya­go­lo­sa aca­ba­ba de ser de­sig­na­da co­mo la ca­rre­ra que al­ber­ga­ría esa gran ci­ta in­ter­na­cio­nal. No nos hi­zo fal­ta mu­cho más, To­ni y yo nos mi­ra­mos y los dos su­pi­mos lo que el otro es­ta­ba pen­san­do, los dos su­pi­mos que allí mis­mo aca­ba­ba de na­cer un sue­ño: es­tar ahí, co­rrer el Mun­dial en ca­sa y ha­cer­lo for­man­do par­te del equi­po na­cio­nal de Es­pa­ña”. Po­dría pa­re­cer que Laia Ca­ñes no es mu­jer de mu­chas pa­la­bras, lo po­dría pa­re­cer, lo pa­re­ce y lo es, a ella le gus­ta mu­cho más ha­blar con un dor­sal pues­to, calzadas las za­pa­ti­llas de co­rrer muy de­pri­sa y ha­cer­lo des­de el pri­mer me­tro has­ta que se cru­za la me­ta, pe­ro en es­te ca­so cuan­do le pre­gun­to por có­mo em­pe­zó to­do no du­da, no tro­pie­za, no se en­re­da... Ha­bla con se­gu­ri­dad. Es­ta­mos sen­ta­dos al me­dio­día To­ni, su pa­re­ja, ella y yo, los tres, en La Bi­ci­cle­ta Ca­fé de Cas­te­llón, uno de mis lu­ga­res fa­vo­ri­tos en la ciu­dad de La Pla­na, to­man­do unas cer­ve­zas; Laia un agua con gas; a pe­sar de te­ner re­cién es­tre­na­da la vi­to­la de sub­cam­peo­na del mun­do de trail nos di­ce que no más ex­ce­sos ni ce­le­bra­cio­nes. “Es­tos días me he sal­ta­do un po­co to­das las die­tas y to­das las re­co­men­da­cio­nes de mi nu­tri­cio­nis­ta, al­gu­na que otra ca­ña de más ya ha caí­do y tam­bién un po­qui­to de dul­ce pa­ra ce­le­brar­lo con to­da la gen­te que ha con­fia­do en mí y que me ha apo­ya­do en to­do es­te tiem­po”. Es ver­dad que lo bo­ni­to que tie­nen los sue­ños es que a ve­ces se cum­plen, pe­ro que na­die se lle­ve a en­ga­ño que esa lle­ga­da a buen puer­to no se pue­de ha­cer que­dán­do­se al pai­ro y a ver­las ve­nir. En es­te ca­so, el sue­ño de nues­tra pro­ta­go­nis­ta del mes no só­lo se cum­plió, sino que lo hi­zo con ma­trí­cu­la de ho­nor y me­da­lla de pla­ta. Pe­ro an­tes de eso hu­bo que re­mar mu­cho, arriar, izar ve­las y bre­gar en cu­bier­ta pa­ra apro­ve­char los vien­tos que no siem­pre so­pla­ron a fa­vor. “Des­pués del cam­peo­na­to de Es­pa­ña de trail dispu­tado en Gran Ca­na­ria en la Trans­gran­ca­na­ria Ad­van­ced lo pa­sé muy mal, a pe­sar de ha­ber lo­gra­do ser sub­cam­peo­na de Es­pa­ña y con ello la pla­za di­rec­ta a la se­lec­ción es­pa­ño­la pa­ra dispu­tar el Mun­dial en ca­sa. Sa­lí he­cha pol­vo des­de to­dos los pun­tos de vis­ta. Pen­sé que ten­dría que re­cu­rrir a al­guien que me ayu­da­ra de for­ma efec­ti­va y pro­fe­sio­nal, y así lle­gó a mi vi­da una per­so­na que ha si­do clave en to­do lo que me ha ocu­rri­do des­pués, Pa­co Fal­có, mi psi­có­lo­go de­por­ti­vo. Es cier­to que no ha­bía mu­cho tiem­po, pe­ro sí que te­nía­mos ga­nas de tra­ba­jar y de ha­cer­lo bien. He apren­di­do mu­cho so­bre sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes a su la­do”.

El ries­go

Aho­ra que se ve to­do con cier­ta pers­pec­ti­va no pa­re­ce que la de­ci­sión que Laia to­mó a fi­na­les del año pa­sa­do fue­ra tan des­ca­be­lla­da co­mo a al­gu­nos les pu­die­ra pa­re­cer en ese mo­men­to. Li­cen­cia­da en quí­mi­cas y con un tra­ba­jo de téc­ni­co de I+D en el la­bo­ra­to­rio de Smal­ti­ce­ram, una em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal con se­de en Ita­lia, en­car­ga­da de la fa­bri­ca­ción de es­mal­tes y co­lo­res ce­rá­mi­cos, de­ci­dió pa­sar pá­gi­na, ce­rrar esa eta­pa de su vi­da y apos­tar, aun­que con el ries­go que a na­die se le es­ca­pa, por ese be­llo sue­ño del que ya nos ha ha­bla­do. “En la em­pre­sa me ayu­da­ron mu­cho, al prin­ci­pio con una re­duc­ción de jor­na­da y más tar­de me lle­ga­ron a ofre­cer in­clu­so una ex­ce­den­cia en lu­gar de mar­char­me de­fi­ni­ti­va­men­te, pe­ro yo no que­ría esa op­ción, que­ría ser ho­nes­ta con­mi­go mis­ma e in­ten­tar­lo con to­das las fuer­zas y po­ner to­dos los me­dios po­si­bles”. Aho­ra mis­mo le es­ta­mos ro­ban­do tiem­po de es­tu­dio pa­ra po­der pa­sar un día cam­pan­do por sus do­mi­nios, ya que es­tá pre­pa­ran­do las opo­si­cio­nes de pro­fe­so­ra de Edu­ca­ción Fí­si­ca. La ver­dad es que am­bos, To­ni y ella, son unos ex­ce­len­tes an­fi­trio­nes y a pe­sar de que es­toy se­gu­ro de que no tie­ne ni el cuer­po en ge­ne­ral ni mu­cho me­nos las pier­nas co­mo pa­ra an­dar co­rre­tean­do por ahí, aún con­si­go com­par­tir tres mo­men­tos de en­tre­na­mien­to y co­no­cer un po­co más del te­rri­to­rio de Laia Ca­ñes.

El en­tre­na­dor

Cual­quie­ra que co­noz­ca un po­co a Na­cho Martínez se pue­de ha­cer una idea del ni­vel de im­pli­ca­ción que ad­qui­rió co­mo en­tre­na­dor cuan­do Laia un día le con­fe­só sus pla­nes mun­dia­lis­tas. “No sé la ver­dad muy bien lo que pu­do pen­sar en un pri­mer mo­men­to, lle­vá­ba­mos en­tre­nan­do jun­tos des­de ju­nio de 2016 y aque­llo po­dría ha­ber he­cho que sa­lie­ra hu­yen­do ale­ján­do­se de mi lo­cu­ra, pe­ro no fue así ni mu­cho me­nos, él ha si­do una pie­za clave en mi me­jo­ra, jun­tos he­mos ido tra­ba­jan­do as­pec­tos del en­tre­na­mien­to que a prio­ri pue­den pa­re­cer que no tie­nen tan­ta im­por­tan­cia, pe­ro que sin du­da me han he­cho lle­gar has­ta don­de he lle­ga­do”.

De­ci­dió ce­rrar esa eta­pa de su vi­da y apos­tar, aun­que con el ries­go que a na­die se le es­ca­pa, por ese be­llo sue­ño del trail.

Se no­tan las fuen­tes de las que se ha nu­tri­do y se nu­tre Na­cho en cuan­to a teo­ría del en­tre­na­mien­to. Acom­pa­ña­mos a Laia en un ro­da­je sua­ve, muy re­ge­ne­ra­ti­vo, por los sen­de­ros an­chos y fá­ci­les del De­sier­to de Las Pal­mas, bus­ca­mos (ta­rea na­da fá­cil) zo­nas de po­co des­ni­vel hoy pa­ra no ma­cha­car­nos mu­cho y des­pués acu­di­mos al gim­na­sio H2O pa­ra rea­li­zar la se­sión de fuer­za y pro­pio­cep­ción, to­do muy sua­ve y con ca­ri­ño. “Aho­ra to­ca re­cu­pe­rar to­do des­de el pun­to de vis­ta fí­si­co pe­ro tam­bién psi­co­ló­gi­co, hay que se­guir ade­lan­te, aún que­da mu­cha tem­po­ra­da”.

Las ca­rre­ras

La de Vi­la­be­lla em­pe­zó a co­rrer allá por el año 2007 y des­de el prin­ci­pio lo hi­zo por la mon­ta­ña, así sin pen­sar muy bien por qué, sim­ple­men­te por­que era lo que te­nía más a mano y tam­bién por­que en ca­sa ha­bía cier­ta tra­di­ción de sa­lir a pa­sear por el mon­te. No habrá que bus­car­le más ex­pli­ca­ción, las co­sas ocu­rren así y na­da es por ca­sua­li­dad. En po­co tiem­po em­pe­zó a lo­grar im­por­tan­tes re­sul­ta­dos en las ca­rre­ras lo­ca­les y au­to­nó­mi­cas, in­clu­so na­cio­na­les. A es­te res­pec­to di­re­mos que aun­que hay a al­gu­nos a los que les pa­re­ce que Laia no se ha pro­di­ga­do mu­cho co­rrien­do fue­ra de su en­torno más cer­cano, de­be­rían de echar­le un vis­ta­zo al pal­ma­rés de una co­rre­do­ra que en el año 2014 ya fue 6ª cla­si­fi­ca­da en la Ul­tra

Pi­ri­neu; en 2015 lo­gró un po­dio, un ter­cer pues­to en la CCC de Cha­mo­nix; en el año 2016 co­men­zó el des­pe­gue, ya ha­bía em­pe­za­do a mo­ver­se en pos de ese sue­ño del que he­mos ha­bla­do des­de el pri­mer mo­men­to, y lo­gró la vic­to­ria ge­ne­ral en la Spain Ul­tra Cup M con triun­fos en Ul­tra Sierra Ne­va­da, Cer­dan­ya, Gua­ra So­mon­tano y Ha­ría Ex­tre­me, ade­más de un se­gun­do pues­to en la Cur­sa de Vis­ta­be­lla y en la MIM. Esta ca­rre­ra fue la de la con­sa­gra­ción de­fi­ni­ti­va, ya que en 2017 lo­gró la vic­to­ria y el ré­cord de la prue­ba en la dis­tan­cia de 63 ki­ló­me­tros con­vir­tién­do­se así en su vic­to­ria fa­vo­ri­ta has­ta es­te mo­men­to; dos me­ses des­pués fue la pri­me­ra es­pa­ño­la en el Mun­dial de trail de Ita­lia con una 7ª po­si­ción en la ge­ne­ral fe­me­ni­na y vol­vió en agos­to a pi­sar el po­dio de la Pla­za de la Igle­sia de Cha­mo­nix con otra me­da­lla de bron­ce en la CCC.

El ma­ña­na

No ha­bla­mos de un fu­tu­ro le­jano, ni si­quie­ra po­de­mos ha­blar del más pró­xi­mo, si bien to­do se ha­bía com­pues­to y or­ques­ta­do pa­ra que so­na­ra per­fec­ta­men­te afi­na­do a tra­vés de la acús­ti­ca na­tu­ral de las mon­ta­ñas de Cas­te­llón ( la se­gun­da pro­vin­cia más abrup­ta de Es­pa­ña) el día 12 de ma­yo de 2018. Así ha si­do y así se lo he­mos po­di­do con­tar. Por tan­to, no que­re­mos es­tro­pear fu­tu­ras com­po­si­cio­nes dan­do luz y ta­quí­gra­fos a las no­tas que a buen se­gu­ro ya se es­par­cen por las par­ti­tu­ras de un gru­po tan bien com­pe­ne­tra­do co­mo el que con­for­ma to­da esta gran fa­mi­lia de la que al­gún miem­bro más se nos ha que­da­do sin nom­brar, pe­ro se­gu­ro que ellos, bue­nos ami­gos, me lo per­do­na­rán a cam­bio de unas cer­ve­zas com­par­ti­das en “la ofi­ci­na”.

Al la­do de Pa­co Fal­có, mi psi­có­lo­go de­por­ti­vo, he apren­di­do mu­cho so­bre sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.