Su­ple­men­tos de­por­ti­vos

En reali­dad, se tra­ta de un as­pec­to de la nu­tri­ción mu­chí­si­mo más sen­ci­llo de lo que pa­re­ce si no es­tu­vié­se­mos so­me­ti­dos a un bom­bar­deo cons­tan­te de pu­bli­ci­dad que nos abru­ma con una in­fi­ni­dad in­con­ta­ble de pro­duc­tos dis­tin­tos, los cua­les pa­re­cen te­ner ca

Trail Run - - SUMARIO - POR: DA­NIEL ES­CA­ÑO

Da­niel Es­ca­ño, nues­tro ex­per­to en nu­tri­ción, nos re­suel­ve to­das las cues­tio­nes que ro­dean a los su­ple­men­tos de­por­ti­vos: pa­ra qué sir­ven, cúan­do y có­mo de­be­mos to­mar­los, qué fun­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas cum­plen, cuál es la di­fe­ren­cia con las ayu­das er­go­gé­ni­cas...

COM­PLE­MEN­TO O SUPLEMENTO NU­TRI­CIO­NAL

Si trans­cri­bi­mos la de­fi­ni­ción que J. Ma­taix ha­ce en su tra­ta­do “Nu­tri­ción y ali­men­ta­ción hu­ma­na”, la ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal aso­cia­da al suplemento nu­tri­cio­nal o com­ple­men­to nu­tri­cio­nal ra­di­ca en su uti­li­dad a la ho­ra de pa­liar UN DÉ­FI­CIT pre­sen­ta­do por el de­por­tis­ta. De tal ma­ne­ra que, si la ali­men­ta­ción de ba­se no cu­brie­se la ne­ce­si­dad, esta ca­ren­cia re­per­cu­ti­ría ne­ga­ti­va­men­te en su es­ta­do de sa­lud y/o su ren­di­mien­to. Una vez cu­bier­ta esta ne­ce­si­dad, la ad­mi­nis­tra­ción en ma­yor do­sis no ge­ne­ra nin­gún ti­po de efec­to po­si­ti­vo so­bre el mis­mo, pu­dien­do in­clu­so pro­vo­car, en al­gu­nos ca­sos, un efec­to no desea­do, ya sea au­men­to de por­cen­ta­je gra­so -co­mo en el ca­so de las pro­teí­nas por en­ci­ma de los gra­mos má­xi­mos to­le­ra­bles- en el es­ta­do de sa­lud o en el ren­di­mien­to (pro­ble­mas gas­tro­in­tes­ti­na­les me­dia­dos por una in­ges­ta ex­ce­si­va de HC). To­do es­to sig­ni­fi­ca que si te­ne­mos al­gún dé­fi­cit con res­pec­to a nu­trien­tes ( hi­dra­tos, pro­teí­nas o gra­sas, vi­ta­mi­nas o mi­ne­ra­les, agua o fi­bras), lo que ha­bría que ha­cer, de ma­ne­ra con­cre­ta, es es­tu­diar ca­da ca­so, ana­li­zar el dé­fi­cit, sa­ber qué ne­ce­si­dad se re­quie­re pa­ra cu­brir­lo y ha­cer­lo. Pe­ro só­lo de ese nu­trien­te en con­cre­to y en esa can­ti­dad, no en otra. Da­do que el ex­ce­so en la in­ges­ta de aque­llos que tie­nen va­lor ca­ló­ri­co re­per­cu­ti­ría ne­ga­ti­va­men­te en el por­cen­ta­je de gra­sa del atle­ta (au­men­tán­do­lo) y, por tan­to, es fá­cil in­ter­pre­tar que su ex­ce­si­vo con­su­mo es ne­ga­ti­vo, va­mos a in­cluir una ta­bla a mo­do de ejem­plo de las mu­chas que hay, que re­la­cio­nan el ex­ce­si­vo con­su­mo de aque­llos que no tie­nen va­lor ca­ló­ri­co con sín­to­mas por ex­ce­so.

Cla­si­fi­ca­ción de los su­ple­men­tos y sus efec­tos so­bre el ren­di­mien­to

Den­tro del ám­bi­to de la nu­tri­ción de­por­ti­va, la uti­li­za­ción de su­ple­men­tos de­por­ti­vos se lle­va a ca­bo por dos cir­cuns­tan­cias po­drían es­que­ma­ti­zar­se en: 1. Si­tua­cio­nes que im­pi­dan su con­su­mo: bien por­que du­ran­te la prác­ti­ca de­por­ti­va la in­ges­ta es com­pli­ca­da, bien por di­fi­cul­tad gás­tri­ca, fac­to­res psi­coa­fec­ti­vos, es­trés, lo­gís­ti­ca li­ga­da a via­jes, mo­men­to que re­quie­ra un apor­te ins­tan­tá­neo. 2. Si­tua­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas o pa­to­ló­gi­cas que re­quie­ran de una in­ter­ven­ción ex­tra com­ple­men­ta­ria a la nu­tri

ción: anemias, pe­rio­dos de en­fer­me­dad jun­to con ba­ja in­ges­ta, pro­ble­mas de ab­sor­ción, di­ges­tión, aler­gias, in­to­le­ran­cias… El AIS (Ins­ti­tu­to Aus­tra­liano del De­por­te) cla­si­fi­ca la uti­li­dad y evi­den­cia en el uso de los mis­mos en tres ni­ve­les ca­te­go­rías: A, B, C y D. En el que el ni­vel A ha­ce re­fe­ren­cia a su­ple­men­tos con pro­ba­da evi­den­cia de su va­li­dez li­ga­da al ren­di­mien­to, y se­gu­ri­dad en ma­te­ria de sa­lud con au­sen­cia de sus­tan­cias que im­pli- quen un po­si­ti­vo por do­pa­je. Se­gún la mis­ma, han de­mos­tra­do efec­ti­vi­dad, su­fi­cien­te evi­den­cia y se­gu­ri­dad la uti­li­za­ción de:

Ali­men­tos de­por­ti­vos: be­bi­das de­por­ti­vas de hi­dra­ta­ción, ge­les, pas­te­les de­por­ti­vos, co­mi­da lí­qui­da, pro­teí­na de sue­lo de le­che, ba­rri­tas de­por­ti­vas, sa­les. Y re­mar­ca que su uti­li­dad re­si­de en pro­por­cio­nar o apor­tar nu­trien­tes cuan­do se ha­ce di­fí­cil con­su­mir co­mi­da (por ejem­plo, en me­dio de un ul­tra Trail).

Su­ple­men­tos mé­di­cos: hie­rro, cal­cio, mul­ti­vi­ta­mí­ni­cos/mi­ne­ra­les, Vit D, pro­bió­ti­cos. Y re­mar­can que han de ser uti­li­za­dos pa­ra ca­sos clí­ni­cos in­clu­yen­do aque­llos ca­sos en los que se ha diag­nos­ti­ca­do una de­fi­cien­cia. Siem­pre su­per­vi­sa­do por un pro­fe­sio­nal.

AYU­DAS ER­GO­GÉ­NI­CAS

El ca­so en el que un nu­trien­te o com­pues­to no far­ma­co­ló­gi­co y no in­clui­do en el lis­ta­do de sus­tan­cias do­pan­tes por la agen­cia mun­dial an­ti­do­pa­je, ge­ne­ra un efec­to po­si­ti­vo en el ren­di­mien­to, por en­ci­ma de las ne­ce­si­da­des de un de­por­tis­ta, SIN GE­NE­RAR

NIN­GÚN PRO­BLE­MA de sa­lud, se de­no­mi­na ERGOGÉNIA y di­cha sus­tan­cia se con­si­de­ra “Ayu­da Er­go­gé­ni­ca”. Del mis­mo mo­do que los an­te­rio­res, el Ins­ti­tu­to Aus­tra­liano del De­por­te (AIS) atri­bu­ye ca­rac­te­rís­ti­cas er­go­gé­ni­cas a: Mo­nohi­dra­to de crea­ti­na Ca­feí­na Hi­dra­tos de car­bono Bi­car­bo­na­to E in­clu­ye re­cien­te­men­te, aun­que exis­te aún cier­ta pru­den­cia al res­pec­to de su in­clu­sión por par­te de otras en­ti­da­des: Be­ta-ala­ni­na Zu­mo de re­mo­la­cha Con res­pec­to a las ayu­das er­go­gé­ni­cas ha­bla­re­mos en otro ar­tícu­lo. Con res­pec­to a los su­ple­men­tos mé­di­cos, lo me­jor es que, en ca­da ca­so, lo pau­te un pro­fe­sio­nal. 1. Be­bi­das de­por­ti­vas iso­tó­ni­cas con elec­tro­li­tos: su uso tie­ne sen­ti­do en los mo­men­tos en los que la ac­ti­vi­dad ha su­pe­ra­do la ho­ra (en­tre­nos lar­gos y com­pe­ti­ción). Da­do que son iso­tó- ni­cas han de con­su­mir­se siem­pre de ma­ne­ra ais­la­da, nun­ca con otros com­ple­jos hi­per­tó­ni­cos co­mo ge­les, ba­rri­tas o re­cu­pe­ra­do­res. ( Ya lo vi­mos en el ar­tícu­lo de agua, sa­les y os­mo­ra­li­dad). Su pau­ta es­tá me­dia­da por el cálcu­lo de las ta­sas de su­do­ra­ción. Pa­ra que sean vá­li­das han de res­pe­tar un equi­li­brio os­mo­lar ade­cua­do y una con­cen­tra­ción equi­li­bra­da de fruc­to­sa/glu­co­sa. Por tan­to, tie­ne sen­ti­do su apli­ca­ción si la ta­sa de su­do­ra­ción es muy al­ta, los fac­to­res am­bien­ta­les son ex­tre­mos, no se ha rea­li­za­do nin­gu­na in­ges­ta de nin­gún ti­po de ali­men­to con HC y sa­les en la ho­ra an­te­rior ni se va a lle­var a ca­bo en la ho­ra pos­te­rior. Las pau­tas bá­si­cas pa­ra man­te­ner una co­rrec­ta hi­dra­ta­ción y equi­li­brio os­mo­lar du­ran­te la prác­ti­ca de­por­ti­va se­rían: Be­ber an­tes de te­ner sed. Cal­cu­lar las pér­di­das de su­dor apro­xi­ma­das a la ho­ra. In­ten­tar apro­xi­mar la in­ges­ta a esas can­ti­da­des, sin so­bre­pa­sar el pun­to en el que se per­ju­di­que el ren­di­mien­to por pro­ble­mas di­ges­ti­vos.

In­ten­tar equi­li­brar las in­ges­tas de sa­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.