La hue­lla de Te­re­sa Ni­mes

Trail Run - - SUMARIO -

Si tu­vie­ra que de­jar al­gu­na hue­lla en es­te mun­do, no ten­dría nin­gu­na du­da, me gus­ta­ría que fue­ra de ele­fan­te, gran­de y pro­fun­da. Que mos­tra­ra un ca­mino lar­go y so­se­ga­do, lleno de es­pe­ran­za y ¿por qué no?, al­go di­fí­cil de se­guir. Tal vez siem­pre me he sen­ti­do un po­co ele­fan­te en es­to de las ca­rre­ras de trail, por eso lle­vo en mi es­pal­da la ima­gen de “Ga­nes­ha”, el ele­fan­te blan­co sa­gra­do. Es­te ani­mal gran­de, arru­ga­do y gri­sá­ceo, me cau­ti­va por­que es sím­bo­lo de fuer­za, sa­bi­du­ría y so­le­dad. Re­sis­ten­tes an­te la ad­ver­si­dad, en la In­dia sig­ni­fi­ca “el que abre los ca­mi­nos y des­tru­ye los obs­tácu­los”. Des­de siem­pre, mi vi­da apa­re­ció mar­ca­da por la ad­ver­si­dad, has­ta el pun­to que más de una vez me han di­cho, que “la bus­co”. Y yo, no lo nie­go, pe­ro siem­pre res­pon­do que tal vez sea mi for­ma de cre­cer. Y cla­ro que no quie­ro ser ma­so­ca, y re­crear­me en el lo­do, pe­ro pre­fie­ro vi­vir una vi­da pro­fun­da, lle­na de equi­vo­ca­cio­nes, lu­chas y emoción, que sen­tir­me dor­mi­da en el des­ván de las ho­ras muer­tas, es­pe­ran­do a que me pa­sen las co­sas. Co­rrer so­la en la mon­ta­ña me ha ayu­da­do a sa­ber es­cu­char­me, a co­nec­tar­me a mí mis­ma y apren­der de mis mie­dos, mis in­se­gu­ri­da­des, y a acep­tar mis li­mi­ta­cio- nes. Tam­bién a for­jar mi ca­pa­ci­dad de su­pera­ción, que me hi­zo cre­cer des­de bien pe­que­ña, cuan­do a las 12 años, el trau­ma­tó­lo­go me di­jo que “era me­jor bus­car otro de­por­te pa­ra mí, que tal vez co­rrer no era el más in­di­ca­do, da­da mi cons­ti­tu­ción”. Por aquel en­ton­ces no ha­bía es­cue­las, ni pis­tas de atle­tis­mo con el equi­pa­mien­to ade­cua­do, las co­sas no eran tan fá­ci­les co­mo aho­ra. Por­que ha­ce 27 años no se co­rría pa­ra bus­car pre­mios, ni pa­tro­ci­na­do­res, ni el re­co­no­ci­mien­to de unas re­des so­cia­les que hoy nos in­va­den. No te­nía gran­des mar­cas, pe­ro a mí lo que me gus­ta­ba era sen­tir­me li­bre, es­ca­par de mis preo­cu­pa­cio­nes de una ni­ña de 11 años y me­jo­rar ca­da día, por­que eso me ha­cía sen­tir bien. No era cons­cien­te de que co­rrer mar­ca­ría mi for­ma de ser pa­ra siem­pre, que me ha­ría dis­ci­pli­na­da con­mi­go mis­ma y que eso tam­bién me ayu­da­ría a con­se­guir otras me­tas que me pre­pu­sie­ra. Que trae­ría a mi vi­da mo­men­tos muy bue­nos, pe­ro tam­bién otros muy du­ros, de los que me ten­dría que so­bre­po­ner. To­do pa­ra pre­pa­rar a la per­so­na que hoy soy y po­der con­se­guir el me­jor de mis sue­ños. Por eso es­te 12 de ma­yo cuan­do dis­pu­tá­ba­mos el Mun­dial de Trail en Cas­te­llón, y la ad­ver­si­dad to­có a mi puer­ta, su­pe có­mo res­pon­der: "ven es­toy pre­pa­ra­da, lle­vo to­da una vi­da en­tre­nan­do pa­ra es­tar a la al­tu­ra”, ce­rré los ojos y des­per­tó ese ele­fan­te que lle­vo den­tro. En­ca­mi­nó los pa­sos len­tos, pe­ro di­rec­tos ha­cia la me­jor de las me­tas: SER CAM­PEO­NAS DEL MUN­DO. En­ton­ces la ad­ver­si­dad co­bró su sen­ti­do y el ele­fan­te, fe­liz, des­can­só en paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.