Ca­rre­ras que emo­cio­nan

Trail Run - - SU­MA­RIO -

No nos en­ga­ñe­mos, nos mue­ven las emo­cio­nes, la quí­mi­ca que se re­mue­ve por nues­tras en­tra­ñas. Y dar­se cuen­ta de ello es ma­ra­vi­llo­so. ¿Qué se­ría la vi­da sin es­tas pal­pi­ta­cio­nes? ¿Có­mo nos le­van­ta­ría­mos ca­da ma­ña­na tras so­nar el des­per­ta­dor, se­gu­ra­men­te más pron­to de lo que desea­ría­mos, sin te­ner en men­te que en al­gún mo­men­to del día de­di­ca­re­mos un es­pa­cio a nues­tras pa­sio­nes? Es­te año de pa­rón com­pe­ti­ti­vo es­tá pro­vo­can­do que mi men­te tra­ba­je a una ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa ima­gi­nan­do dón­de iré en pró­xi­mas tem­po­ra­das. Ilu­sio­nán­do­me mien­tras plan­teo el año que vie­ne aun­que, si fi­nal­men­te, las cir­cuns­tan­cias no me lo per­mi­ten y no lo pue­do cum­plir, ¿qué más da­rá? Ya ha­bré pa­sa­do un buen ra­to via­jan­do por el mun­do de mi ima­gi­na­ción y pla­ni­fi­can­do. Otro ejer­ci­cio al que es­toy bas­tan­te en­gan­cha­da úl­ti­ma­men­te en los ins­tan­tes de cal­ma es el de ali­men­tar mi pa­sión a ba­se de re­cuer­dos. No soy una per­so­na que vi­va de­ma­sia­do del pa­sa­do, pe­ro la me­mo­ria es má­gi­ca y va­le la pe­na go­zar de ella de vez en cuan­do. Así que si me lo per­mi­tís, en es­te nú­me­ro com­par­ti­ré es­tos re­cuer­dos, sue­ños, pa­sio­nes y emo­cio­nes que me ge­ne­ran las com­pe­ti­cio­nes. Me enamo­ra com­pe­tir, no tan­to con los de­más sino un po­co con to­do: con­mi­go mis­ma y su­pe­rar­me, con los de­más -es­tá cla­ro-, con el en­torno, la cli­ma­to­lo­gía, los re­co­rri­dos, la tec­ni­ci­dad, mis mie­dos… en­fren­tar­me a to­do es­to me ha­ce sen­tir muy vi­va, ha­ce que me le­van­te con fuer­za ca­da ma­ña­na, que ten­ga ob­je­ti­vos.

Bus­can­do en el baúl de los re­cuer­dos

Si re­mue­vo den­tro del baúl de los re­cuer­dos, lo pri­me­ro que me vie­ne a la men­te son las ca­rre­ras por eta­pas. Co­no­céis de so­bra mi pre­di­lec­ción por es­te ti­po de com­pe­ti­cio­nes, he ha­bla­do ma­ra­vi­llas de ellas en otras oca­sio­nes. Ca­rre­ras co­mo Eve­rest Trail Ra­ce, The Coas­tal Cha­llen­ge, Pie­rra Men­ta, Eu­ra­fri­ca Trail… Só­lo es­tar es­cri­bien­do el nom­bre de las prue­bas se me ilu­mi­nan los ojos. ¡De­béis pro­bar­las! Son com­pe­ti­cio­nes que van mu­cho más allá de un cro­nó­me­tro, un dor­sal o el ren­di­mien­to de­por­ti­vo. La con­vi­ven­cia con los de­más co­rre­do­res, la igual­dad que se ge­ne­ra en­tre ellos,

La con­vi­ven­cia con los de­más co­rre­do­res, la igual­dad que se ge­ne­ra en­tre ellos... Son con­cep­tos que aplas­tan la com­pe­ti­ti­vi­dad.

del pri­me­ro al úl­ti­mo… Son con­cep­tos que aplas­tan la com­pe­ti­ti­vi­dad y la des­pla­zan al úl­ti­mo es­la­bón de la ca­de­na. Ca­da uno de los par­ti­ci­pan­tes ha­ce el mis­mo re­co­rri­do, co­me la mis­ma co­mi­da, duer­me en el mis­mo sue­lo, se lim­pia con el mis­mo agua… El can­san­cio que se va acu­mu­lan­do día tras día y com­par­tir­lo con el res­to pro­mue­ve que la in­ten­si­dad se ele­ve has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos; que aque­llos ex­tra­ños del pri­mer día, en un par de eta­pas, se con­vier­tan en al­gu­nos de los me­jo­res ami­gos que ja­más ten­drás. Los co­lo­res se in­ten­si­fi­can, el frío se apa­ci­gua, el ca­lor se mi­ni­mi­za… In­sis­to, hay que vi­vir­las. Ade­más, ten­ga­mos en cuen­ta que el re­cuer­do siem­pre me­jo­ra la vi­ven­cia, la men­te hu­ma­na tie­ne una ca­pa­ci­dad bri­llan­te de guar­dar los bue­nos mo­men­tos e idea­li­zar­los y man­dar a la pa­pe­le­ra de re­ci­cla­je aque­llos ra­tos en que he­mos su­fri­do tan­to que he­mos desea­do no es­tar allí. Por­que no nos va­mos a men­tir a es­tas al­tu­ras, ¡es­tos tam­bién exis­ten! Pe­ro, má­gi­ca­men­te se nos ol­vi­dan o, al fi­nal, les aca­ba­mos co­gien­do ca­ri­ño. Si­ga­mos za­ran­dean­do ese baúl ma­ra­vi­llo­so de la me­mo­ria. Ten­go que con­fe­sar que pa­ra la com­pe­ti­ción soy un po­co in­di­vi­dua­lis­ta o egoís­ta, se pue­de mi­rar co­mo se quie­ra. Pre­fie­ro com­pe­tir de for­ma in­di­vi­dual que en equi­pos o pa­re­jas. Es mu­cho más fá­cil ges­tio­nar mis pro­pias de­bi­li­da­des y for­ta­le­zas, sé có­mo de­bo sa­lir, có­mo de­bo ges­tio­nar mis bue­nos y ma­los ra­tos, pe­ro la ex­pe­rien­cia de com­pe­tir for­man­do equi­po y, so­bre­to­do, en pa­re­jas es otra de las vi­ven­cias que va­le la pe­na ex­pe­ri­men­tar, al me­nos, en una oca­sión.

Emo­cio­nes com­par­ti­das

En es­quí de mon­ta­ña son más co­mu­nes las com­pe­ti­cio­nes por equi­pos de dos co­mo la Pie­rra Men­ta, la ca­rre­ra de es­quí de mon­ta­ña por ex­ce­len­cia, el Tour del Ru­tor, Al­ti­toy, etc. La lis­ta es lar­guí­si­ma. O en equi­pos de tres, co­mo la Pa­troui­lle des Gla­ciers o la Mez­za­la­ma. Son com­pe­ti­cio­nes con exi­gen­cias tan­to fí­si­ca co­mo téc­ni­ca ele­va­das y vie­nen de la tra­di­ción al­pi­nis­ta de las cor­da­das. Pe­ro po­co a po­co, es­ta mo­da­li­dad com­pe­ti­ti­va se va con­so­li­dan­do tam­bién en las ca­rre­ras por mon­ta­ña. Un cla­ro ejem­plo de ello es la ver­sión ve­ra­nie­ga de la Pie­rra Men­ta, la Go­re-Tex Tran­sal­pi­ne Run u otras prue­bas de te­rri­to­rio na­cio­nal co­mo Ria­ño Trail Run que van to­man­do for­ma, fuer­za y am­plia acep­ta­ción. Ten­go re­cuer­dos es­pe­cia­les de to­das es­tas prue­bas. De ca­da per­so­na con quien he com­par­ti­do ki­ló­me­tros, des­ni­ve­les, lá­gri­mas, son­ri­sas, abra­zos e, in­clu­so, al­gún le­ve en­fa­do, cuan­do el can­san­cio aprie­ta, ¡A los hu­ma­nos se nos vuel­ve la piel muy fi­na! El he­cho de com­par­tir, de te­ner que su­mar, de sa­ber que uno sin el otro no va a nin­gu­na par­te, in­ten­si­fi­ca tam­bién mu­cho esas emo­cio­nes de las que ven­go ha­blan­do du­ran­te to­do el ar­tícu­lo. Un ra­to pue­de que seas tú el que va me­jor y ti­ra del ca­rro y, en bre­ves ins­tan­tes, la tor­ti­lla se da la vuel­ta y ne­ce­si­tas in­clu­so que te me­tan la co­mi­da en la bo­ca o te re­lle­nen los bo­tes de agua por­que tu can­san­cio no te per­mi­te ha­cer­lo con su­fi­cien­te agi­li­dad. La pa­re­ja lle­ga a co­no­cer­se de una for­ma muy ín­ti­ma, el aba­ni­co

de si­tua­cio­nes es tan bas­to que se des­cu­bren des­de las ma­yo­res ge­nia­li­da­des has­ta los mo­men­tos más ba­jos de ca­da miem­bro. En mu­chas oca­sio­nes, las com­pe­ti­cio­nes por equi­pos acos­tum­bran a ser tam­bién por eta­pas y es­to ha­ce que con­vier­tas a tu pa­re­ja de ca­rre­ra en un bi­no­mio ma­tri­mo­nial du­ran­te los días que du­ra. Duer­mes con aque­lla per­so­na, desa­yu­nas, com­pi­tes, co­mes, echas la sies­ta, re­pa­ras y pre­pa­ras ma­te­rial, re­cuer­das la eta­pa, vas al brief­fing, eva­lúas los da­ños fí­si­cos de la jor­na­da pa­ra plan­tear la si­guien­te… Y es­te he­cho de for­mar equi­po, ha­ce que la con­vi­ven­cia con los de­más atle­tas sea al­go me­nos in­ten­sa que en las com­pe­ti­cio­nes por eta­pas de las que os ha­bla­ba al ini­cio don­de ca­da cual va por li­bre y to­dos se jun­tan con to­dos.

Yo con­mi­go mis­ma

Y, el ca­pí­tu­lo fi­nal, lo he guar­da­do pa­ra las ca­rre­ras in­di­vi­dua­les en lí­nea. Son fu­ga­ces. Lle­gas, mu­chas ve­ces so­lo, te po­nes el dor­sal, ca­lien­tas, en mi ca­so, evi­tan­do en­con­trar­me de­ma­sia­da gen­te, te po­nes en la lí­nea de sa­li­da y apro­ve­chas pa­ra sa­lu­dar a los cua­tro co­rre­do­res que al­can­zas y pam, te en­cuen­tras co­rrien­do. Me gus­ta la in­ti­mi­dad de es­te ti­po de com­pe­ti­cio­nes. Las emo­cio­nes se vi­ven ha­cia den­tro, con los bue­nos y ma­los ra­tos per­so­na­les que tie­nes po­cas oca­sio­nes pa­ra ex­pre­sar y que vas di­gi­rien­do y ges­tio­nan­do co­mo pue­des. Hay que re­co­no­cer que las ca­rre­ras lar­gas, las ul­tras, ge­ne­ran una ex­plo­sión emo­ti­va per­so­nal muy in­ten­sa. He vis­to y he vi­vi- do en pro­pia car­ne mo­men­tos de tal emo­ti­vi­dad que las lá­gri­mas pa­ti­nan me­ji­lla a ba­jo, du­ran­te los cua­les no­tas la piel de ga­lli­na en los bra­zos y un es­ca­lo­frío des­con­tro­la­do que te re­co­rre el cuer­po. ¿En qué mo­men­to? ¿Por qué? Pues las res­pues­tas son múl­ti­ples. Hay quien le pa­sa al ver el ar­co de me­ta y se da cuen­ta de que ha con­se­gui­do al­go inima­gi­na­ble. O al­gu­nas ve­ces me ha pa­sa­do a mi­tad de ca­rre­ra, cuan­do me vie­nen a la men­te per­so­nas es­pe­cia­les, per­so­nas que ya no es­tán o ins­tan­tes que me han cos­ta­do de su­pe­rar. Pe­ro ca­da ca­rre­ra es un mun­do y ca­da per­so­na la vi­ve a su ma­ne­ra. In­clu­so un mis­mo co­rre­dor, una mis­ma ca­rre­ra, pue­de vi­vir­la de for­mas muy dis­pa­res de una edi­ción a la otra. Ca­da mo­men­to per­so­nal mar­ca la for­ma en có­mo ex­pe­ri­men­ta­re­mos ta­les emo­cio­nes, en có­mo ges­tio­na­re­mos el su­fri­mien­to, los ner­vios, las ale­grías, las lá­gri­mas y las son­ri­sas.

Mis im­pres­cin­di­bles

Pe­ro ya que es­ta­mos de aseo men­tal, de­bo con­fe­sar que ten­go pre­di­lec­ción por al­gu­nas de las ca­rre­ras que he he­cho. Al­gu­nas me ge­ne­ran aquel sen­ti­mien­to de amor y odio tan po­ten­te que te en­gan­cha co­mo un amor pla­tó­ni­co. Es el ca­so de la Ul­tra Pi­ri­neu, es­ta com­pe­ti­ción ha sa­ca­do lo me­jor y lo peor de mí en tres edi­cio­nes y, tras la úl­ti­ma que com­pe­tí en 2016, ju­ré que nun­ca más la vol­ve­ría a co­rrer… ¿Vo­so­tros me creéis? Otra de mis pre­di­lec­tas y, es­toy se­gu­ra que si la ha­béis co­rri­do

es­ta­réis de acuer­do con­mi­go, es Trans­vul­ca­nia. Tie­ne un “no sé qué” que te ro­ba el co­ra­zón. La is­la, la gen­te, el pai­sa­je… Es una ul­tra que siem­pre acon­se­jo a aque­llas per­so­nas que quie­ren ini­ciar­se en la lar­ga dis­tan­cia. Es re­la­ti­va­men­te cor­ta, sin des­pre­ciar pa­ra na­da sus 74 ki­ló­me­tros, pe­ro que no te pi­lla la no­che y, aun­que se te alar­gue mu­cho, lle­gas a ce­nar y dor­mir al ho­tel. Co­sa que siem­pre se agra­de­ce. ¿Qué de­cir de la se­ma­na de la UTMB? Aun­que no va­yas a com­pe­tir en nin­gu­na de las prue­bas, el he­cho de es­tar allí y vi­vir el am­bien­te es ab­so­lu­ta­men­te ins­pi­ra­dor. Creo que in­clu­so una per­so­na po­co aman­te de es­tas lo­cu­ras, se vuel­ve a ca­sa pen­san­do que en al­gu­na oca­sión de­be pro­bar­lo, tie­ne que es­tar en al­gu­na de aque­llas sa­li­das. La at­mós­fe­ra que se vi­ve du­ran­te la úl­ti­ma se­ma­na de agos­to en Cha­mo­nix y sus al­re­de­do­res te suc­cio­na sin re­me­dio. Las sa­li­das son con­mo­ve­do­ras y las lle­ga­das… ¡Buf, las lle­ga­das! Des­de las de los ga­na­do­res cuan­do ima­gi­nas lo que han he­cho y có­mo lo han he­cho, has­ta el úl­ti­mo co­rre­dor ni­pón que cru­za la me­ta de la UTMB el do­min­go al me­dio­día cuan­do es­tán a pun­to de ce­rrar la ca­rre­ra, son al­ta­men­te adic­ti­vas y emo­cio­nan­tes. Allí úni­ca­men­te he co­rri­do la CCC y no me enor­gu­llez­co del re­sul­ta­do ni de có­mo com­pe­tí, lle­ga­ba can­sa­da y me­dio le­sio­na­da de to­da la tem­po­ra­da. Una no­ve­na po­si­ción tras per­der­me sa­lien­do de Cham­pex su­pon­go que tam­po­co es tan ma­la, pe­ro iba a por más. ¡No siem­pre se con­si­gue! Pe­ro he vi­vi­do el am­bien­te in­fi­ni­dad de ve­ces, co­mo tu­ris­ta y co­mo asis­ten­cia de Marc, mi ma­ri­do, que se de­di­ca a ir ta­chán­do­las y só­lo le fal­ta UTMB que tie­ne en pro­yec­to pa­ra 2019. ¡En­can­ta­da, tú apún­ta­te que yo te acom­pa­ño! A su som­bra, que­da la Cha­mo­nix 80K, una prue­ba que tie­ne lu­gar en ju­nio y que es ab­so­lu­ta­men­te sal­va­je. Guar­do un re­cuer­do muy es­pe­cial, allí co­no­cí a Mi­ra Rai, la co­rre­do­ra ne­pa­lí de Sa­lo­mon, y a Hi­llary Allen, la es­ta­dou­ni­den­se de The North Fa­ce que tu­vo un gra­ve ac­ci­den­te el ve­rano pa­sa­do en Trom­so. Con ellas es­ta­ble­ci­mos una lu­cha fe­roz de más de 12 ho­ras que se re­sol­vió con Mi­ra en pri­mer lu­gar, yo la se­guí y Hi­llary ce­rró el po­dio. Pe­ro más allá de las me­da­llas y los pre­mios, esa ca­rre­ra me re­ga­ló dos bue­nas ami­gas. In­clu­so he te­ni­do a Hi­llary en ca­sa en al­gu­na oca­sión. Si me pon­go a re­bus­car no ter­mi­na­ría nun­ca pe­ro per­mi­tid­me dos re­co­men­da­cio­nes más. Si no ha­blo de ellas, re­vien­to… Una es au­tóc­to­na, el Ma­ra­tón de Vi­la­ller. Otra prue­ba sal­va­je don­de las ha­ya. Ha si­do Cam­peo­na­to del Mun­do y Cam­peo­na­to de Es­pa­ña. Es una de las per­las del Pi­ri­neo. Con­se­guí la me­da­lla de bron­ce tras Nú­ria Pi­cas y Mai­te Maio­ra, to­da­vía me emo­ciono cuan­do re­vi­vo las cor­tas ca­lles de en­tra­da al pue­blo, em­pe­dra­das y de mal pi­sar, el am­bien­te en la pla­za, los aplau­sos, el gri­te­río y el abra­zo de mis con­trin­can­tes en me­ta… se me po­ne la piel de ga­lli­na. Creo que va­le la pe­na ha­blar del Fes­ti­val des Tem­pliers. Son un con­jun­to de com­pe­ti­cio­nes que tie­nen lu­gar de jue­ves a do­min­go en Mi­llau, cer­ca de don­de se ha­ce el co­no­ci­do que­so Ro­que­fort. Es par­te de la his­to­ria de nues­tro de­por­te, no sé de­cir con exac­ti­tud la edi­ción por la que pa­san, pe­ro mon­tan allí un au­tén­ti­co fes­ti­val del trail, con sa­lón de ex­po­si­ción, lu­ga­res don­de co­mer y be­ber, ca­rre­ras pa­ra ca­da miem­bro de la fa­mi­lia o de la pe­ña de ami­gos, los cam­pings es­tán abier­tos pa­ra que te pue­das du­char, etc. Fui­mos el año pa­sa­do ca­si por ac­ci­den­te y re­pe­ti­ré sin nin­gún ti­po de du­da. Una de las co­sas que más me gus­ta­ron fue su sen­ci­llez, me­nos gla­mu­ro­so que otras prue­bas del ca­len­da­rio, pe­ro no tie­ne ab­so­lu­ta­men­te na­da que en­vi­diar­les.

Na­da co­mo en ca­sa…

Y, pa­ra ter­mi­nar, no pue­do ob­viar una ca­rre­ra que aho­ra ha­ce ya unos años que no pue­do dispu­tar, muy a mi pe­sar, por pro­ble­mas de ca­len­da­rio. Se tra­ta de la Olla de Nú­ria. Es un re­co­rri­do un po­co cor­to pa­ra mis ca­rac­te­rís­ti­cas y es una de aque­llas prue­bas que amas pe­ro que se te re­sis­te. Es la de ca­sa, la or­ga­ni­za mi club, ca­da año que co­rro allí, los vo­lun­ta­rios me ha­cen sen­tir la per­so­na más es­pe­cial del mun­do, pe­ro se me re­sis­te, nun­ca he con­se­gui­do ga­nar­la. He ocu­pa­do to­dos los pel­da­ños del po­dio en di­fe­ren­tes oca­sio­nes, pe­ro ja­más he al­can­za­do el más al­to. Es una prue­ba muy du­ra, don­de la co­ta más ba­ja son 2.000 me­tros y más del se­ten­ta por cien­to de la com­pe­ti­ción se dispu­ta por en­ci­ma de los 2.700. Pe­ro es pre­cio­sa, no pi­sa ni un so­lo me­tro de as­fal­to, con am­bien­te es­pec­ta­cu­lar, unos vo­lun­ta­rios ab­so­lu­ta­men­te en­tre­ga­dos y con to­dos los de­ta­lles cui­da­dos has­ta lo más mí­ni­mo. Dan­do es­tas vuel­tas por mi men­te, me doy cuen­ta que más que ca­da ca­rre­ra, lo que es­cri­be mis re­cuer­dos es ca­da mo­men­to de mi vi­da. Co­mo es mi si­tua­ción per­so­nal cuan­do afron­to to­dos es­tos ki­ló­me­tros, via­jo a lu­ga­res tan di­fe­ren­tes y co­noz­co o me re­la­ciono con per­so­nas tan he­te­ro­gé­neas. Las prio­ri­da­des y ob­je­ti­vos de ca­da épo­ca ma­ne­jan a su an­to­jo la si­tua­ción. La com­pa­ñía con la que te mue­ves tam­bién es un gran com­po­nen­te a te­ner en cuen­ta. Nun­ca vi­vo igual una com­pe­ti­ción con la se­lec­ción, con mi fa­mi­lia o con ami­gos. Hay ci­tas pa­ra las que pla­neas via­jes re­lám­pa­go. Via­jo, com­pi­to y vuel­vo y, ni si­quie­ra me he da­do cuen­ta de por don­de he pa­sa­do. En cam­bio hay otras que son au­tén­ti­cas ex­pe­rien­cias du­ran­te las cua­les el dor­sal y el re­sul­ta­do son sim­ple­men­te una ex­cu­sa. To­do me pa­re­ce vá­li­do y to­do tie­ne su gra­cia siem­pre que se se­pa ma­ne­jar en su mo­men­to y me­di­da opor­tu­nos. De­jad vo­lar vues­tra men­te y go­zad de los re­cuer­dos, de los pro­yec­tos y de los ki­ló­me­tros que pi­sáis a ca­sa ins­tan­te. Ima­gi­nad, so­ñad, re­cor­dad, siem­pre in­ten­tan­do man­te­ner al­gu­na co­ne­xión con la tie­rra, una bue­na mez­cla de sub­je­ti­vi­dad y rea­lis­mo. Co­mo en to­do… ¡equi­li­brio!

In­clu­so una per­so­na po­co aman­te de es­tas lo­cu­ras, se vuel­ve a ca­sa pen­san­do que en al­gu­na oca­sión tie­ne que es­tar en al­gu­na de aque­llas sa­li­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.