MIS CON­VER­SA­CIO­NES CON JIM WALMS­LEY

Trail Run - - UP & DOWN -

Jim Walms­ley es un co­rre­dor muy di­fe­ren­te a mí. Sim­ple­men­te un ejem­plo: él es más rá­pi­do que yo; yo pue­do co­rrer rá­pi­do en las mon­ta­ñas pe­ro mi me­jor mar­ca en un 5.000 es­ta­ría en 16:30, el me­jor tiem­po de Jim es 13:50. Nun­ca co­rre­ré 5km en me­nos de 14'. Jim es me­jor co­rre­dor que yo y pro­ba­ble­men­te tam­bién que tú, sal­vo que te lla­mes Ki­lian Jor­net. De he­cho, creo que Ki­lian no po­dría co­rrer un 5.000 tan rá­pi­do. Afor­tu­na­da­men­te so­mos co­rre­do­res de trail. Y es­te es un deporte to­tal­men­te di­fe­ren­te. Lo in­creí­ble con Jim es que él for­ma par­te de am­bos uni­ver­sos, el del atle­tis­mo de ver­dad y el del trail. Ca­sual­men­te pa­sé un día con Jim en las mon­ta­ñas de Co­lo­ra­do don­de es­ta­ba en­tre­nan­do pa­ra UTMB. Le hi­ce mu­chas pre­gun­tas y me de­mos­tró que es un ti­po muy ama­ble y ho­nes­to. Ví que hay más co­sas en su vi­da aun­que aho­ra sa­be que pue­de co­rrer muy rá­pi­do al ve­nir del cross y la pis­ta. Además aún mantiene fres­cos los va­lo­res de que la com­pe­ti­ción es­tá por en­ci­ma de to­do, in­clu­so de la re­la­ción con los otros com­pa­ñe­ros. Al­go tan di­fe­ren­te al mun­do de la mon­ta­ña, don­de los ami­gos son lo más im­por­tan­te, más que la pro­pia com­pe­ti­ción. Esta es una in­tere­san­te re­fle­xión so­bre la cul­tu­ra del trail. A ve­ces pa­re­ce que nos da ver­güen­za ser muy com­pe­ti­ti­vos por­que lo más im­por­tan­te es la re­la­ción con las per­so­nas y las po­si­bi­li­da- des de apren­der de los de­más pe­ro, en el fon­do, las ca­rre­ras tie­nen que ser com­pe­ti­ti­vas por de­fi­ni­ción. Un buen ejem­plo es la Har­drock 100. La or­ga­ni­za­ción in­sis­te en que no es una ca­rre­ra. No fa­ci­li­ta dor­sa­les a los co­rre­do­res éli­te, sin em­bar­go, ca­da año hay 5 o 10 atle­tas que quie­ren ga­nar y que co­rren muy rá­pi­do. Cuan­do le pre­gun­té a Jim si que­ría co­rrer Har­drock, di­jo: “Creo que no, mi ac­ti­tud es de­ma­sia­do di­fe­ren­te a la de esta prue­ba. Cuan­do ha­go una ca­rre­ra quie­ro des­tro­zar­la y a Har­drock no le gus­ta es­to”. An­tes de se­guir quie­ro men­cio­nar que Jim ha es­ta­do de vo­lun­ta­rio en Har­drock los tres úl­ti­mos años. Y esta es una de las co­sas por las que yo le ad­mi­ro. Con es­te ejem­plo pue­do sa­car una con­clu­sión más ge­ne­ral de Jim: tie­ne mu­cha con­fian­za en sí mis­mo, pe­ro es­tá dis­pues­to a es­cu­char a los otros y a res­pe­tar sus po­si­cio­nes. Su con­fian­za a ve­ces pe­ca de arro­gan­cia. Ha­bla­mos de mi pe­so. Le di­je que soy un co­rre­dor más pe­sa­do de lo nor­mal, mi pa­dre era un hal­te­ró­fi­lo de más de 100 ki­los sin es­tar gor­do, hi­ce un co­men­ta­rio de que po­dría pe­sar 5 ki­los más que Jim y Jim me con­tes­tó que no, que yo le so­bre­pa­sa­ba en bas­tan­te más de 5 ki­los. Pro­ba­ble­men­te ten­ga ra­zón pe­ro a mí no me hi­zo mu­cha gra­cia. Es­te es un ejem­plo de la for­ma de ser de Jim que le crea tan­tos problemas con los de­más. De he­cho, si mi­ras sus en­tre­vis­tas, por ejem­plo la pre­via a la WS 2017, pen­sa­rás que es un chu­lo y un fantasma. Él es cons­cien­te, lo sa­be y por eso pre­fie­re evi­tar al pú­bli­co y a los me­dios, “por­que cuan­do abro la bo­ca ten­go problemas”. Has­ta con su pro­pia no­via le pa­só lo mis­mo, ella di­ce que des­pués de leer al­gu­na en­tre­vis­ta de Jim pen­só que nun­ca le que­rría co­no­cer, aun­que más tar­de se co­no­cie­ron en un avi­tua­lla­mien­to don­de estaban co­la­bo­ran­do jun­tos y se dio cuen­ta de que era un buen hom­bre. Jim tie­ne la ca­pa­ci­dad de con­cen­trar­se ex­clu­si­va­men­te en una co­sa: co­rrer. “No leo, y no veo la te­le­vi­sión, pre­fie­ro es­tar abu­rri­do que per­der el tiem­po en co­sas que no van a ayu­dar­me a co­rrer más”. Ha­ce dos me­ses ga­nó Wes­tern Sta­tes con un nue­vo re­cord. A fi­na­les de agos­to vol­ve­rá a co­rrer UTMB. “Nun­ca me he en­tre­na­do tan­to pa­ra una ca­rre­ra”, me di­jo. “En­tre­nar es co­mo un jue­go y en es­te jue­go es­toy muy bien”. Por su­pues­to que Jim pue­de ga­nar UTMB, pe­ro sa­be las di­fi­cul­ta­des de co­rrer bien du­ran­te 100 mi­llas por la mon­ta­ña. In de­pen­dien­ta men­te de si ga­na o no, su pre­sen­cia es im­por­tan­te. Con su nue­va ac­ti­tud y el éxi­to que ha te­ni­do an­tes, es­tá cam­bian­do el trail. Su exis­ten­cia creo que es bue­na pa­ra nues­tro deporte. De al­gu­na for­ma Jim es lo con­tra­rio a Ki­lian, pe­ro de­be­mos res­pe­tar­les a am­bos. Ten­go ga­nas de ver lo que va a pa­sar y has­ta dón­de pue­de lle­gar Jim.

*DA­KO­TA JO­NES ES UN JO­VEN CO­RRE­DOR NOR­TE­AME­RI­CANO DE TRAIL, VEN­CE­DOR EN­TRE OTRAS CA­RRE­RAS DE TRANS­VUL­CA­NIA 2012.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.