PRO­TO­CO­LO ADAP­TA­DO AL CO­RRE­DOR DE MON­TA­ÑA

Trail Run - - SALUD TRAIL -

En esta bús­que­da de­be­mos apos­tar por una prue­ba de esfuerzo uti­li­zan­do co­mo er­gó­me­tro el ta­piz ro­dan­te rea­li­zan­do un pro­to­co­lo que in­clu­ya no só­lo au­men­tos de ve­lo­ci­dad sino de pendiente que si­mu­le las con­di­cio­nes de la ca­rre­ra de mon­ta­ña en el la­bo­ra­to­rio. No de­be­mos ol­vi­dar có­mo te­ne­mos que adap­tar el pro­to­co­lo a las ca­rac­te­rís­ti­cas del de­por­tis­ta, dis­po­nien­do de va­rios pro­to­co­los según los da­tos que nos trans­mi­tan en la en­tre­vis­ta o en la en­cues­ta mé­di­co-de­por­ti­va ini­cial. Po­de­mos en­con­trar pro­to­co­los que in­clu­yen au­men­tos de pendiente co­mo el pro­to­co­lo de Bru­ce o Bal­ke que es­tán muy con­sen­sua­dos pa­ra la va­lo­ra­ción car­dio­ló­gi­ca de la po­bla­ción en ge­ne­ral. Por nues­tra ex­pe­rien­cia apos­ta­mos por pro­to­co­los que au­men­ten pro­gre­si­va­men­te el des­ni­vel y la pendiente em­pe­zan­do la prue­ba a una ve­lo­ci­dad di­fe­ren­te según el ni­vel de­por­ti­vo del co­rre­dor (con cam­bios de pendiente y de ve­lo­ci­dad no su­pe­rio­res al 1% y al 1 km/h al mi­nu­to).

Un ejem­plo de pro­to­co­lo adap­ta­do al co­rre­dor de mon­ta­ña se­ría:

Fa­se ini­cial o de calentamiento. En esta fa­se la pendiente ini­cial se­ría de 1% y la ve­lo­ci­dad de­pen­de­ría del ni­vel del de­por­tis­ta pa­ra ase­gu­rar el prin­ci­pio de in­di­vi­dua­li­za­ción de las car­gas.

Fa­se in­cre­men­tal. A par­tir de la ve­lo­ci­dad ini­cial au­men­to de 1 km/h ca­da dos mi­nu­tos y un au­men­to de la pendiente de 1,5%.

Re­cu­pe­ra­ción. Al 1% de pendiente re­cu­pe­ra­ción a 8 km/h.

Pa­ra el co­rre­dor de mon­ta­ña des­ta­ca­mos la im­por­tan­cia de ob­te­ner los si­guien­tes pa­rá­me­tros pa­ra pro­gra­mar en­tre­na­mien­tos y co­no­cer el fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo uti­li­zan­do dis­tin­tas vías ener­gé­ti­cas:

Um­bral ae­ró­bi­co (VT1): nos in­di­ca el ran­go de in­ten­si­dad en el cual el me­ta­bo­lis­mo li­po­lí­ti­co es pre­do­mi­nan­te. Pa­ra el co­rre­dor de me­dia y lar­ga dis­tan­cia se nos ha­ce fun­da­men­tal su es­ti­ma­ción.

Um­bral anae­ró­bi­co (VT2): nos in­di­ca la má­xi­ma in­ten­si­dad sos­te­ni­ble. En in­ten- si­da­des su­pe­rio­res la vía anae­ró­bi­ca se­rá pre­do­mi­nan­te en la ob­ten­ción de ener­gía. Má­xi­mo con­su­mo de oxí­geno (VO 2 max.): con prue­bas con aná­li­sis de ga­ses ob­ten­dre­mos de ma­ne­ra di­rec­ta es­te da­to que de­be­re­mos re­la­cio­nar con el pe­so del de­por­tis­ta (ml/min/kg). Re­cu­pe­ra­ción: ín­di­ce de re­cu­pe­ra­ción post-esfuerzo. Co­no­cien­do el VO máx del de­por­tis­ta y te2 nien­do re­fe­ren­cia­dos VT1 y VT2, sa­bre­mos por don­de orien­tar los en­tre­na­mien­tos en fun­ción del mo­men­to de la tem­po­ra­da en el que es­te­mos y la prue­ba ob­je­ti­vo. En el ca­so de dis­po­ner de an­te­rio­res prue­bas de esfuerzo po­de­mos com­pa­rar la evo­lu­ción de nues­tro ren­di­mien­to y com­pro­bar el efec­to de los en­tre­na­mien­tos pro­gra­ma­dos en nues­tra preparación. Es­to nos apor­ta­rá da­tos “ob­je­ti­vos” de nues­tras adap­ta­cio­nes al ejer­ci­cio. Nues­tra re­co­men­da­ción es rea­li­zar una prue­ba de esfuerzo don­de ob­ten­ga­mos los di­fe­ren­tes pa­rá­me­tros fi­sio­ló­gi­cos gra­cias al aná­li­sis del in­ter­cam­bio ga­seo­so que se pro­du­ce en el de­por­tis­ta du­ran­te el esfuerzo. Co­no­cer có­mo nues­tro cuer­po uti­li­za el oxí­geno, y su re­la­ción con res­pec­to al dió­xi­do de car­bono, que se eli­mi­na de nues­tro cuer­po en ca­da una de las res­pi­ra­cio­nes, nos apor­ta­rá más in­for­ma­ción del sis­te­ma me­ta­bó­li­co pre­do­mi­nan­te pa­ra ca­da esfuerzo de­ter­mi­na­do. Re­cor­da­mos y ha­ce­mos hin­ca­pié en ela­bo­rar y pla­ni­fi­car los en­tre­na­mien­tos de acuer­do con los sis­te­mas me­ta­bó­li­cos uti­li­za­dos. La es­ti­ma­ción del pri­mer um­bral VT1 nos in­di­ca­rá el fun­cio­na­mien­to del me­ta­bo­lis­mo li­pí­di­co y el ren­di­mien­to en prue­bas de ul­tra­fon­do. Res­pec­to al se­gun­do um­bral ven­ti­la­to­rio VT2 nos da­rá in­for­ma­ción del ren­di­mien­to en prue­bas de me­nor du­ra­ción. Den­tro de las prue­bas es ne­ce­sa­rio ob­te­ner da­tos de % del VO max. de es­tos um­bra­les, fre­cuen­cia 2 car­dia­ca y ve­lo­ci­dad más pendiente.

Las prue­bas con aná­li­sis de la con­cen­tra­ción de áci­do lác­ti­co en san­gre, muy uti­li­za­das en la ac­tua­li­dad, las cree­mos efi­ca­ces en test de cam­po don­de com­pa­rar los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en el la­bo­ra­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.