NO TE­NE­MOS WIFI...

Trail Run - - EDITORIAL - Jo­sé An­to­nio de Pa­blo "De­pa" trail­run@mpib.es

Es­te año se cum­plen, no me di­gan que no se han en­te­ra­do,100 años de la de­cla­ra­ción de los Pi­cos de Eu­ro­pa co­mo Par­que Na­cio­nal, el pri­me­ro de la geo­gra­fía na­cio­nal. Pi­cos se con­vir­tió en mi pa­tio de re­creo en una fa­se de ju­ven­tud tem­pra­na, aho­ra son mi re­fu­gio, mi es­ca­pa­to­ria na­tu­ral al otro la­do del mun­da­nal rui­do ur­bano. Me gus­ta per­der­me a ve­ces en es­te reino de la ver­ti­ca­li­dad, hu­yen­do de la gen­te, bus­can­do la pa­ra­do­ja del en­cuen­tro con la pro­pia hu­ma­ni­dad, con la esen­cia del ser, la re­la­ción en­tre los igua­les en el ca­ra a ca­ra. En la me­sa de al la­do -es­toy es­cri­bien­do es­to a 1.960 me­tros, en el re­fu­gio de la Ve­ga del Urrie­llu- Erick Pé­rez, his­to­ria vi­va de los guías de es­tas mon­ta­ñas, más de 300 es­ca­la­das al Pi­cu, ha­bla en­tre ami­gos de al­gu­na de sus ex­pe­rien­cias de to­da una vi­da de­di­ca­da a la mon­ta­ña; Iñi­go, uno de los guar­das del re­fu, acon­se­ja a unos mon­ta­ñe­ros fran­ce­ses so­bre la ru­ta más re­co­men­da­ble pa­ra su­bir al Torre Ce­rre­do; mi gran ami­ga Ma­ría se ma­ne­ja co­mo na­die en­tre fo­go­nes (¡Oja­lá es­té ha­cien­do tar­ta de que­so!); mi so­brino Ju­lio me demanda pa­ra una par­ti­da de do­mi­nó (le gano siem­pre y aún así no se da por ven­ci­do); una fa­mi­lia ha­bla en in­glés ani­ma­da­men­te jus­to en­fren­te mío, son de Reino Uni­do y ha­ce un ra­to es­tu­vi­mos char­lan­do con na­tu­ra­li­dad acer­ca de lo po­co que nos gus­tan las fron­te­ras. To­dos ha­bla­mos, to­dos nos re­la­cio­na­mos, nos pre­gun­ta­mos y pue­de, quién sa­be, que en al­gu­nos ca­sos es­to pue­da ser el co­mien­zo de una pre­cio­sa amis­tad, co­mo en la pe­lí­cu­la Ca­sa­blan­ca en­tre Rick y el capitán. ¿Qué es­tá pa­san­do aquí? ¿Qué ocu­rre? ¿Qué nos pa­sa? Es­to pa­re­ce un trai­ning camp de ter­tu­lia­nos. Sal­go al ex­te­rior, fue­ra en la Ve­ga to­do el mun­do ha­bla, se ríe, com­par­ten unas cer­ve­zas, to­man el sol en grupo, co­men­tan la aven­tu­ra de la jornada cuan­do estaban col­ga­dos en esa vía im­po­si­ble, creo que ha­blan de “El Pi­lar del Can­tá­bri­co”. Según en­tro de nue­vo al re­fu­gio me fi­jo en al­go que ha lla­ma­do mi aten­ción... ¡Eu­re­ka! He aquí la ex­pli­ca­ción. En el pe­que­ño car­tel ta­ma­ño DIN A3 leo: “No te­ne­mos wifi, ha­blen en­tre us­te­des”. Son­río. Sa­tis­fac­ción ple­na. Mien­tras no ha­ya wifi, hay es­pe­ran­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.