En te­rri­to­rio de Eli Gor­dón

Trail Run - - SUMARIO - POR: FOTOS MAR­TA BA­CAR­DIT

Se pre­sen­tó al mun­do en la OCC 2017 de­rro­tan­do con au­to­ri­dad a Eme­lie Fors­berg y Aman­di­ne Fe­rra­to ba­jo la llu­via de Cha­mo­nix. Aque­lla vic­to­ria le lle­vó a fi­char por Sa­lo­mon me­ses des­pués y ac­tual­men­te es una de las me­jo­res co­rre­do­ras de mon­ta­ña del pa­no­ra­ma eu­ro­peo.

Pue­de que sea uno de los días más ca­lu­ro­sos del ve­rano, de esos que di­cen en los te­le­dia­rios, los hom­bres y las mu­je­res del tiem­po, que ex­tre­me­mos las me­di­das de pre­cau­ción, que no sal­ga­mos a la ca­lle en las ho­ras cen­tra­les del día, que nos hi­dra­te­mos mu­cho y bien. Tem­pe­ra­tu­ras de ré­cord. Por su­pues­to que ni ha­blar de ha­cer deporte al ai­re li­bre... Pues eso mis­mo, que son las 3 de la tar­de y es­toy en la puer­ta de un gim­na­sio de Mon­tor­nés del Va­llés es­pe­ran­do a que sal­ga Eli Gor­dón pa­ra ir­nos a en­tre­nar jun­tos, y es que me tie­ne que en­se­ñar par­te de su Te­rri­to­rio...

Cha­mo­nix, 31 de agos­to de 2017, llue­ve a ma­res, lo ha he­cho du­ran­te to­do el día, la dispu­ta de la OCC (Or­sie­res – Cham­pex – Cha­mo­nix) es­tá re­sul­tan­do muy com­pe­ti­da, es­pe­cial­men­te en ca­te­go­ría fe­me­ni­na don­de dos gran­dí­si­mas co­rre­do­ras co­mo la sub­cam­peo­na del mun­do de trail de ese mis­mo año, Aman­di­ne Fe­rra­to, y la sue­ca Eme­lie Fors­berg dan un re­ci­tal, mano a mano, en ca­be­za de ca­rre­ra, dis­tan­cian­do a sus per­se­gui­do­ras en más de cin­co mi­nu­tos cuan­do ape­nas se ha cum­pli­do un ter­cio de ca­rre­ra. Los ki­ló­me­tros si­guen pa­san­do y acu­mu­lan­do fa­ti­ga en las pier­nas de las co­rre­do­ras y pa­re­ce que to­das van pa­gan­do el esfuerzo y los rit­mos se van ra­len­ti­zan­do. Bueno, no, los de to­das no, por­que de re­pen­te po­de­mos ver en pan­ta­lla una pe­que­ña figura mo­ver­se con sol­tu­ra y des­par­pa­jo, pa­re­ce Ca­pe­ru­ci­ta Ro­ja, va cu­bier­ta con un chu­bas­que­ro de ese co­lor, ca­mino de ca­sa de la abue­li­ta, fe­liz por el bos­que a pe­sar de la llu­via. No te­me al lo­bo, más bien pa­re­ce que en esta oca­sión se­rá el lo­bo el que ten­ga que huir an­te el em­pu­je de la pe­que­ña co­rre­do­ra ca­ta­la­na. En el ki­ló­me­tro 45, Eli Gor­dón se po­ne en ca­be­za de ca­rre­ra dis­pues­ta a aguar­les la fies­ta a la fran­ce­sa y a la sue­ca. Es nor­mal, no es pa­ra me­nos, la fies­ta de hoy es pa­ra ella, se la me­re­ce, y es que ese mis­mo día ha­ce 31 años na­cía en Gra­no­llers (Bar­ce­lo­na) Eli­sa­beth Gor­dón. Y no se le ocu­rrió me­jor for­ma de ce­le­brar­lo que ga­nan­do con au­to­ri­dad en la prue­ba cor­ta (con per­dón) del pro­gra­ma de ca­rre­ras del trail más me­diá­ti­co del mun­do. “Aquel día mi vi­da cam­bió, soy cons­cien­te de ello. El año 2017 fue en ge­ne­ral muy bueno pa­ra mí, al­go que me vino muy bien, que me ayu­dó mu­cho a re­afir­mar­me, ya que el an­te­rior ha­bía si­do una peregrinación por el de­sier­to de las le­sio­nes y de los pa­ro­nes. A pe­sar de los bue­nos re­sul­ta­dos en ge­ne­ral en to­da la tem­po­ra­da, la vic­to­ria en la OCC, con to­da la re­per­cu­sión que tie­ne to­do lo que ocu­rre du­ran­te esos días en Cha­mo­nix en torno al Mont Blanc, su­pu­so un an­tes y un des­pués en mi vi­da co­mo co­rre­do­ra de mon­ta­ña”.

Del ta­ta­mi al mon­te

El día de hoy po­co tie­ne que ver con aquel en el co­ra­zón de los Al­pes, y es que ha pa­sa­do prác­ti­ca­men­te ya un año de aque­llo. Hoy es­ta­mos en Mon­tor­nés del Va­llés, el lu­gar don­de vi­ve y tra­ba­ja Eli Gor­dón co­mo téc­ni­co de sa­la en cla­se de fit­ness, aquagym, body­pump, body­com­bat, spin­ning... “La ma­yo­ría de mi vo­lu­men de en­tre­na­mien­to lo acu­mu­lo aquí den­tro, ten­go un ho­ra­rio muy intenso y con­ti­nua­do, doy un mon­tón de cla­ses al día y a ve­ces el úni­co mo­men­to que me que­da pa­ra en­tre­nar al­go de ca­rre­ra, al­go es­pe­cí­fi­co, es el del me­dio­día o a pri­me­ra ho­ra

So­lo ha­ce cua­tro años que Eli Gor­dón em­pe­zó a competir en se­rio en ca­rre­ras de mon­ta­ña. Has­ta en­ton­ces ha­bía cen­tra­do su vi­da de­por­ti­va en el ká­ra­te

de la tar­de en la que ten­go que adap­tar lo que pue­do. Al me­nos na­die me pue­de de­cir que co­mo co­rre­do­ra de mon­ta­ña no me­to ho­ras de sa­la o de gim­na­sio (ri­sas)”. Su cu­rrícu­lo de­por­ti­vo con­ta­bi­li­za­do en años en el mun­do del trail, y de las ca­rre­ras, se cuen­ta con los de­dos de una mano: cua­tro años des­de que em­pe­zó a co­rre­tear un po­co más en se­rio y a po­ner­se al­gún que otro dor­sal. Por otro la­do, es una de­por­tis­ta y com­pe­ti­do­ra de gran ex­pe­rien­cia y con mu­cho ba­ga­je de­trás en el mun­do del ká­ra­te, don­de com­pi­tió a ni­vel na­cio­nal du­ran­te 17 años, des­de bien pe­que­ña, has­ta que ha­ce po­co de­ci­dió que aque­lla eta­pa de su vi­da ya ha­bía ter­mi­na­do, las mo­ti­va­cio­nes no eran las mis­mas y ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de ex­plo­rar nue­vos ca­mi­nos. Y va­ya si lo hi­zo. “Siem­pre me gus­tó co­rrer, de he­cho cuan­do es­tu­ve pre­pa­ran­do las prue­bas de INEF y tam­bién du­ran­te la ca­rre­ra, ya hu­bo quien me di­jo que si me de­ci­die­ra a ha­cer atle­tis­mo no se me iba a dar na­da mal. Ya ves, sim­ple­men­te aquel no era el mo­men­to y es­te sí”. Sa­li­mos a tro­tar y nos di­ri­gi­mos ha­cia las par­tes al­tas de la zo­na. Po­cos se­rán qui­zá los que es­tén le­yén­do­nos y que co­noz­can bien esta re­gión del Va­llés Oriental, pe­ro aque­llos que sean bue­nos co­no­ce­do­res de­ben es­tar pen­san­do que nos ha da­do un gol­pe de ca­lor o al­go pa­re­ci­do. La cum­bre más em­ble­má­ti­ca de la co­mar­ca es­tá co­ro­na­da por los res­tos de un cas­ti­llo fe­cha­do allá por el si­glo XII y su­pera por los pe­los los 400 me­tros, su­fi­cien­te a te­nor de la que es­tá ca­yen­do pa­ra su­dar la go­ta gor­da por los es­car­pa­dos sen­de­ros que nos suben y ba­jan has­ta la cum­bre, ya en la par­te más al­ta. Tam­po­co es que va­ya­mos so­bra­dos de tiem­po, hay que ha­cer re­pe­ti­cio­nes en subida y nos sal­van al­gu­nas som­bras del re­co­rri­do, pe­ro sí que nos que­da al­gún re­sue­llo pa­ra ha­blar e in­clu­so pa­ra ha­cer unas ri­sas acer­ca de las gran­des mon­ta­ñas que nos ro­dean. Ya le di­go que pa­ra mí las qui­sie­ra yo en Va­lla­do­lid. Nos re­mon­ta­mos nue­va­men­te a los ini­cios de es­te ar­tícu­lo y a ese 31 de agos­to que le cam­bió la vi­da a Eli. Aho­ra mis­mo co­rre

"Tras fi­char por Sa­lo­mon tu­ve que vol­ver­me muy ac­ti­va en mis re­des so­cia­les. Aún ten­go que me­jo­rar es­te as­pec­to"

con los co­lo­res de la mar­ca Sa­lo­mon y es una de las ba­zas im­por­tan­tes del equi­po pa­ra ca­rre­ras a ni­vel in­ter­na­cio­nal, siem­pre y cuan­do la dis­tan­cia no sea muy su­pe­rior a los 42 ki­ló­me­tros de la maratón. Me co­men­ta que no des­car­ta em­bar­car­se en al­gu­na prue­ba de ul­tra aun­que de mo­men­to... “Con res­pec­to al cam­bio de equi­po y a la in­cor­po­ra­ción a Sa­lo­mon, quie­ro de­cir que me en­cuen­tro muy cómoda y fe­liz aquí. To­do es mu­cho más fá­cil aho­ra, hay una bue­na es­truc­tu­ra de­trás, me pue­do de­di­car más a en­tre­nar y a co­rrer y ellos me ayu­dan con los via­jes, las ins­crip­cio­nes, los alo­ja­mien­tos... El am­bien­te en el equi­po es ex­tra­or­di­na­rio y es­toy aquí pa­ra apren­der. Bueno, he de re­co­no­cer que aca­bo de de­cir una pe­que­ña men­ti­ra, además de de­di­car­me a en­tre­nar y a competir, tam­bién le ten­go que pres­tar aten­ción a mis RRSS, al­go muy im­por­tan­te hoy en día pa­ra no­so­tros y so­bre lo que sé que ten­go que me­jo­rar”.

La cer­ve­za, sin al­cohol

Vol­ve­mos al gim­na­sio, una du­cha pa­ra qui­tar­nos el ca­lor y el pol­vo de los sen­de­ros y nos ves­ti­mos pa­ra la si­guien­te se­sión, aho­ra to­ca pe­da­lear, creo que va ser uno de los po­cos días al año en los que agra­dez­co que no ten­ga que sa­lir en bi­ci por ahí fue­ra, mu­cho me­jor aquí y más aún cuan­do según ve­nía­mos pa­ra acá he­mos com­pro­ba­do co­mo el cie­lo es­tá to­man­do un ame­na­zan­te tono os­cu­ro y se es­tá mon­tan­do una bue­na tor­men­ta ve­ra­nie­ga, so­lo fal­ta­ba en­ci­ma mo­jar­nos... Me si­túo al fi­nal del pe­lo­tón en la cla­se de ci­clo in­door y apro­ve­cho pa­ra ver en ac­ción otra ver­sión de Eli. La ver­dad es que sí que me la ima­gi­na­ba así, con fuer­za y ga­rra, in­ten­si­dad y caña, pe­ro no es lo mis­mo ver­la me­ti­da en fae­na y ver có­mo to­dos los “alum­nos” se apli­can en no per­der la rue­da de la profe, pe­que­ña pe­ro in­ten­sa. Se­gun­da vez en el día que me ha­ce su­dar, no me po­día re­la­jar en la cla­se sino que­ría des­col­gar­me de es­te pe­lo­tón de mo­ti­va­dos y mo­ti­va­das en el que me he vis­to in­mer­so. Pe­ro no to­do va a ser pa­sar ca­lor, su­dar y que­mar ca­lo­rías hoy, tam­bién hay tiem­po pa­ra re­po­ner ener­gías y pa­ra con­ti­nuar pe­gan­do la he­bra en una te­rra­za tran­qui­la­men­te en el pue­blo con unas ca­ñas. La de Eli es sin al­cohol, y con la com­pa­ñía de Mar­ta Ba­car­dit, nues­tra fo­tó­gra­fa pa­ra esta oca­sión, y de Em­ma, la pa­re­ja de Eli, una pie­za cla­ve en to­do lo bueno que es­tá vi­vien­do en la ac­tua­li­dad nues­tra pro­ta­go­nis­ta de hoy. El rui­do de los true­nos se es­cu­cha ca­da vez más le­jano, la tor­men­ta se ale­ja co­mo lo ha­re­mos no­so­tros en no mu­cho tiem­po ya, des­pués de otra ron­da por lo me­nos, el día se ter­mi­na y una vez más, me pue­do ir a dor­mir con la to­tal cer­te­za de que soy un ti­po con suer­te, me en­can­ta mi tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.