Cla­ves pa­ra aca­bar el año

Trail Run - - SUMARIO - POR : AN­NA CO­MET.

Aún que­da 2018. Que­dan ca­rre­ras por ha­cer, mu­chos en­tre­na­mien­tos y va­rios cien­tos de ki­ló­me­tros por dis­fru­tar es­te cur­so. Por eso he­mos pe­di­do a An­na Co­met que nos ayu­de a ges­tio­nar con éxi­to es­tos me­ses que fal­tan de tem­po­ra­da. ¡Hay que so­bre­vi­vir!

La am­bi­tion y la pa­sion son dos de los re­qui­si­tos cla­ves pa­ra prac­ti­car es­te deporte lla­ma­do ca­rre­ras de mon­ta­fia al que es­ta­mos com­ple­ta­men­te en­gan­cha­dos. Y son am­bos re­qui­si­tos los que, a me­nu­do, nos Ile­van a di­se­fiar ca­len­da­rios un tan­to des­ca­be­lla­dos a prin­ci­pios de tem­po­ra­da cuan­do es­ta­mos fres­cos y des­can­sa­dos. En es­te ar­ticu­lo voy a pro­po­ne­ros so­lu­cio­nes pa­ra in­ten­tar no lle­gar que­ma­dos a fi­nal de tem­po­ra­da y po­der­la dis­fru­tar de ini­cio a fin.

Se nos ha pa­sa­do ya el ca­len­tón de ha­ce unas se­ma­nas cuan­do nos re­pe­tía­mos y nos pro­me­tía­mos sin ce­sar que “el año que vie­ne no me car­ga­ré tan­to el ca­len­da­rio…” ¡com­ple­ta­men­te con­ven­ci­dos y ca­si, ca­si arre­pen­ti­dos! Pe­ro la ver­dad es que la ofer­ta es tan atrac­ti­va du­ran­te to­do el año que cues­ta mu­cho fre­nar esa pa­sión que co­rre por nues­tras ve­nas. Así que, con una ta­za de ca­fé humean­do so­bre el es­cri­to­rio, bo­lí­gra­fo, pa­pel en mano y to­da la in­for­ma­ción a la que nos da ac­ce­so in­ter­net… es ca­si inevi­ta­ble caer de nue­vo en la ten­ta­ción de di­bu­jar­nos una tem­po­ra­da emo­cio­nan­te y apa­sio­nan­te, pe­ro un po­co pa­sa­di­ta. Y, con­se­cuen­te­men­te, de lo que no so­mos ca­pa­ces, en ese mo­men­to, es de vol­ver a ima­gi­nar que nues­tro es­ta­do tan­to fí­si­co, co­mo aními­co, a par­tir de sep­tiem­bre, se­gu­ra­men­te no se­rá el mis­mo.

Pa­so a pa­so

Em­pe­za­mos la tem­po­ra­da en­chu­fa­dí­si­mos. ¡Esta sen­sa­ción es irre­pe­ti­ble! Si he­mos pla­ni­fi­ca­do bien y he­mos he­cho los de­be­res, es­ta­mos car­ga­dos de ener­gía en to­dos los sen­ti­dos: des­bor­da­mos brío a ni­vel fí­si­co, emo­cio­nal y psi­co­ló­gi­co. Nos re­cu­pe­ra­mos fí­si­ca­men­te con fa­ci­li­dad de las com­pe­ti­cio­nes; so­mos ca­pa­ces de ges­tio­nar co­rrec­ta­men­te a ni­vel emo­cio­nal los ma­los mo­men­tos o las ca­rre­ras po­co acer­ta­das y sa­car bue­nas con­clu­sio­nes pa­ra se­guir me­jo­ran­do. En re­su­men, ¡es­ta­mos, li­te­ral­men­te, a to­pe y sen­ti­mos que po­de­mos con to­do! Qué sen­sa­ción tan bru­tal, ¿ver­dad? Lle­ga el ve­rano, una épo­ca ge­nial: bue­na me­teo­ro­lo­gía, pai­sa­jes que nos ha­cen caer de cu­lo tan­to en ca­rre­ra co­mo du­ran­te los en­tre­na­mien­tos, días lar­gos, re­en­cuen­tro con mu­chos com­pa­ñe­ros, etc. Pe­ro tam­bién y, aun­que no sea­mos muy cons­cien­tes de ello, el ve­rano siem­pre es un pun­to de in­fle­xión cla­ve que mar­ca un an­tes y un des­pués en nues­tras tem­po­ra­das:

Cam­bia­mos há­bi­tos: los ho­ra­rios va­rían, la ali­men­ta­ción cam­bia, te­ne­mos más tiem­po pa­ra en­tre­nar, en­tran en jue­go las va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res…

La me­teo­ro­lo­gía es bas­tan­te más agra­de­ci­da que en in­vierno pe­ro, a la vez, es du­ra y ago­ta­do­ra, ya que ve­rano sí, ve­rano tam­bién, aun­que sea­mos ri­gu­ro­sos y cui­da­do­sos, al­gún día re­gre­sa­mos a ca­sa con prin­ci­pio de des­hi­dra­ta­ción, con mu­chas ho­ras de sol en la ca­be­za, con la piel tos­ta­da… y el ca­lor pue­de ser más du­ro que el pro­pio frío.

Mu­chos de no­so­tros te­ne­mos al­gu­nos de los gran­des ob­je­ti­vos de la tem­po­ra­da en es­te pe­río­do anual. Ca­rre­ras co­mo las de UTMB, las de An­do­rra, Ul­tra Pi­ri­neu, las de eta­pas del mes de sep­tiem­bre co­mo la Go­re-Tex Tran­sal­pi­ne Run, en­tre mu­chí­si­mas otras. En ge­ne­ral, son com­pe­ti­cio­nes que exi­gen gran can­ti­dad de ho­ras de en­tre­na­mien­to pre­vio y gran can­ti­dad de ener­gía pa­ra su­pe­rar­las el día o días que se lle­van a ca­bo.

La vuel­ta

Y, en­ton­ces, lle­ga “la vuel­ta”. La vuel­ta de va­ca­cio­nes, la vuel­ta al día a día, la vuel­ta a la ru­ti­na, la vuel­ta a re­to­mar en­tre­na­mien­tos pa­ra lo que que­da de tem­po­ra­da… Ha­bla­mos de có­mo ges­tio­nar esta vuel­ta a ni­vel de­por­ti­vo y per­so­nal ha­ce jus­to un año en el nú­me­ro 25 de la re­vis­ta que os ani­mo a re­cu­pe­rar. Se­gu­ra­men­te, esta vuel­ta nos trae bue­nos há­bi­tos. Nos or­de­na­mos de nue­vo, nos cen­tra­mos, aca­ban los ho­ra­rios in­tem­pes­ti­vos, las ce­nas co­pio­sas, las cer­ve­ci­tas de más, las ho­ras al sol, los hi­jos vuel­ven al co­le­gio, etc. Pe­ro ca­da cam­bio pi­de un esfuerzo de adap­ta­ción y de­be­mos su­pe­rar­lo. En cuan­to a ni­vel com­pe­ti­ti­vo, inevi­ta­ble­men­te ya no es­ta­mos tan fres­cos ni fí­si­ca­men­te, ni emo­cio­nal­men­te, ni psi­co­ló­gi­ca­men­te. Ese gar­bo de los me­ses de pri­ma­ve­ra se ha des­va­ne­ci­do o que­dan úni­ca­men­te al­gu­nos ves­ti­gios es­con­di­dos que hay que bus­car bien. Pue­de in­clu­so que ya arras­tre­mos al­gu­na mo­les­tia o le­sión que, aun­que no sea gra­ve, ya no ges­tio­ne­mos, ni so­por­te­mos, ni cui­de­mos con la mis­ma ener­gía. Y no tan­to por des­preo­cu­pa­ción, sino por des­gas­te. Pue­de tam­bién que nos dé al­go más de pe­re­za des­pla­zar­nos o via­jar pa­ra los úl­ti­mos re­tos. Pue­de tam­bién que ya no sea­mos tan cui­da­do­sos con los en­tre­na­mien­tos. Que ol­vi­de­mos o pa­se­mos de pun­ti­llas por el tra­ba­jo de fuer­za, aquel que nos da un po­co de pe­re­za y ya no le ve­mos sen­ti­do… ¿pa­ra lo que que­da?

Que des­cui­de­mos la ali­men­ta­ción o las ho­ras de des­can­so efec­ti­vo… ¿Quién no se ha en­con­tra­do nun­ca con al­gu­na de es­tas si­tua­cio­nes a fi­na­les de una de sus tem­po­ra­das? Creo que me atre­vo a me­ter la mano en el fue­go y apos­tar que to­dos y ca­da uno de no­so­tros, los am­bi­cio­sos y apa­sio­na­dos co­rre­do­res de mon­ta­ña, nos he­mos en­con­tra­do en al­gún mo­men­to en esta si­tua­ción de des­gas­te que in­clu­so nos ha lle­va­do, por unos días o se­ma­nas, a odiar lo que es­ta­mos ha­cien­do, cuan­do en reali­dad es uno de los mo­to­res más im­por­tan­tes que te­ne­mos. En­ton­ces, si so­mos cons­cien­tes de ello, si nos he­mos en­con­tra­do con esta si­tua­ción en al­gu­na oca­sión, si sa­be­mos de an­te­mano que no nos gus­ta­rá lle­gar a es­tos lí­mi­tes… ¿va­mos a po­ner­le so­lu­ción? En es­te ar­tícu­lo voy a pro­po­ne­ros so­lu­cio­nes pa­ra in­ten­tar no lle­gar que­ma­dos a fi­nal de tem­po­ra­da y po­der­la dis­fru­tar de ini­cio a fin. An­tes de em­pe­zar de­be­mos ser cons­cien­tes de que pa­ra con­se­guir tal ob­je­ti­vo, co­mo to­do en la vi­da, de­be­re­mos ser proac­ti­vos y po­ner mu­cho de nues­tra par­te pa­ra al­can­zar­lo. Pe­ro con nues­tra am­bi­ción y pa­sión a par­tes igua­les, es­toy con­ven­ci­da de que lo con­se­gui­re­mos. Va­mos allá: 1.

Se­pa­ra un po­co más las com­pe­ti­cio­nes prin­ci­pa­les, so­bre to­do du­ran­te la pri­me­ra par­te de la tem­po­ra­da. Es­ta­mos an­sio­sos, te­ne­mos sed de dor­sal, pe­ro de­be­mos ser ca­pa­ces de mi­rar un po­co más allá y sa­ber que ten­dre­mos tiem­po de so­bra pa­ra sa­tis­fa­cer esta sed. Mi en­tre­na­dor siem­pre me re­pi­te: “An­na, de­bes lle­gar a las com­pe­ti­cio­nes con an­sias de co­rrer, co­mo los ca­ba­llos de ca­rre­ras que les tapan los ojos has­ta el mo­men­to de la sa­li­da y en­ton­ces sa­len co­mo bes­tias, a por to­das”. Si de­ja­mos al­go más de es­pa­cio en­tre com­pe­ti­ción y com­pe­ti­ción, po­dre­mos re­cu­pe­rar­nos me­jor, en­tre­nar de nue­vo, me­jo­rar aque­llas pe­que­ñas co­si­tas que va­le la pe­na ir re­to­can­do y lle­gar con fuer­za a la si­guien­te sin res­tar­nos ener­gías. 2..

Rea­li­za una preparación ge­ne­ral muy cui­da­do­sa. A prin­ci­pios de ju­lio, leía un tuit de Tó­fol Cas­ta­ñer, el ve­te­rano y ex­pe­ri­men­ta­do co­rre­dor de Sa­lo­mon, que de­cía que, “en ese mo­men­to, to­ca­ba in­ver­tir en tra­ba­jo de cues­tas, es­ca­le­ras, se­ries, fuer­za, com­pen­sa­to­rios, etc. pa­ra lle­gar a to­pe has­ta oc­tu­bre”. ¡Cuán­ta ra­zón! Pen­sé. No ol­vi­dar es­te ti­po de en­tre­na­mien­to fa­vo­re­ce nues­tro es­ta­do fí­si­co óp­ti­mo y se tra­du­ce en me­nos le­sio­nes fí­si­cas, más aguan-

te psi­co­ló­gi­co y más ener­gía emo­cio­nal. ¿Qué les pa­sa a los equi­pos de fút­bol que, por la ra­zón que sea, ese ve­rano no han po­di­do rea­li­zar una bue­na pre­tem­po­ra­da? Ge­ne­ral­men­te, a mi­tad de liga o cuan­do lle­gan las fi­na­les im­por­tan­tes em­pie­zan a fa­llar es­tre­pi­to­sa­men­te y pier­den los par­ti­dos en los que no po­dían fa­llar. Den­tro de esta par­ti­da ca­be aña­dir que de­be­mos cui­dar ca­da uno de los de­ta­lles du­ran­te to­do el año: la ali­men­ta­ción, los re­cu­pe­ra­do­res y su­ple­men­tos -siem­pre ba­jo la tu­te­la de un es­pe­cia­lis­ta-, res­pe­tar los des­can­sos, ha­cer re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas, no acu­dir al fi­sio úni­ca­men­te cuan­do te­ne­mos problemas, sino hacer­lo con pre­vi­sión y cons­tan­cia, etc.

3..

Bus­ca un es­pa­cio du­ran­te la tem­po­ra­da pa­ra aflo­jar un po­co. Sea cual sea el mo­men­to que creas opor­tuno, apro­ve­cha pa­ra to­mar ai­re, des­me­le­nar­te y des­preo­cu­par­te un po­co –sin pa­sar­nos, que lue­go cues­ta mu­cho vol­ver a co­ger rit­mo. El cuer­po y la men­te lo agra­de­ce­rán y vol­ve­rán con más fuer­za. Pue­des pla­ni­fi­car­lo con tu en­tre­na­dor.

4..

Sé cons­cien­te de que, aun­que ha­gas to­do es­to… aún así lle­ga­mos a fi­nal de tem­po­ra­da un po­co can­sa­dos y que, si los ob­je­ti­vos que nos que­dan son im­por­tan­tes pa­ra no­so­tros, de­be­re­mos ser va­lien­tes, fuer­tes y po­ner mu­cho de nues­tra par­te pa­ra po­der­los al­can­zar con ga­ran­tías. Así que nos que­da­rá ha­cer un pe­que­ño esfuerzo ex­tra fi­nal y se­guir sien­do cui­da­do­sos en to­do: en el des­can­so, en la ali­men­ta­ción, en los en­tre­na­mien­tos com­ple­men­ta­rios, etc. Con el can­san­cio es fá­cil des­preo­cu­par­se un po­co y des­co­nec­tar an­tes de tiem­po. Esa pa­sión, esa am­bi­ción de la que os ha­blo y que tan bien co­no­céis, de­ben ju­gar a nues­tro fa­vor y, si las usa­mos de for­ma in­te­li­gen­te y cohe­ren­te, tras al­gu­nos años de en­sa­yo-error y con la ayuda de nues­tro en­tre­na­dor, die­tis­ta, fi­sio, etc. se­re­mos ca­pa­ces de go­zar y so­bre­vi­vir in­clu­so a la se­gun­da par­te de la tem­po­ra­da que es la que nos vie­ne aho­ra. ¡Áni­mo y a dis­fru­tar que aquí he­mos ve­ni­do a es­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.