De­sa­fíOSO­mie­do

Trail Run - - SUMARIO - POR: MA­RÍA CE­BRIÁN FOTOS: MI­KAEL HELSING

En As­tu­rias. Di­cen que es la ca­rre­ra más bo­ni­ta del mun­do. Al me­nos eso pien­sa Ma­ría Ce­brián, ga­na­do­ra del con­cur­so li­te­ra­rio de Desafío So­mie­do que os pro­pu­si­mos des­de Fa­ce­book. No te pier­das la cró­ni­ca per­so­nal de su pri­mer ul­tra de mon­ta­ña, com­ple­tán­do­lo a fal­ta de ocho mi­nu­tos pa­ra el cie­rre de me­ta.

Esta es una cró­ni­ca es­pe­cial. He­mos que­ri­do que fue­ra uno de los co­rre­do­res de esta edición de De­sa­fi OS O mie­do el que plas­ma­ra en pa­pel su vi­sión y sus sen­sa­cio­nes de la ca­rre­ra. Jun­to con la or­ga­ni­za­ción de la ca­rre­ra pro­pu­si­mos un con­cur­so de "cró­ni­cas" a los par­ti­ci­pan­tes, la ga­na­do­ra se pu­bli­ca­ría en es­te nú­me­ro de Trail Run. Y aquí la te­néis, la ex­pe­rien­cia de Ma­ría Ce­brián fi­na­li­zan­do su pri­mer ul­tra.

Es­cri­bo esta cró­ni­ca des­de un Boeing 747 con des­tino a Den­ver, Co­lo­ra­do. Hoy co­mien­za una nue­va aven­tu­ra pa­ra mí, mis dos hi­jos León y Bruno y mi ma­ri­do, Die­go. Nos tras­la­da­mos a vi­vir a Boul­der, Co­lo­ra­do, una de las me­cas del trail run­ning de Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra tra­ba­jar pa­ra una em­pre­sa ame­ri­ca­na des­pués de que és­ta ad­qui­rie­ra nues­tra star­tup de yo­ga y me­di­ta­ción on­li­ne. To­da­vía sien­to las pier­nas un po­co do­lo­ri­das. Ha­ce tan só­lo tres días, a es­tas ho­ras, es­ta­ba as­cen­dien­do el Cor­nón jun­to a Ja­vier y otros 4 ó 5 co­rre­do­res. Los bas­to­nes gol­pean­do la tie­rra y las pie­dras, clac, clac. Hay que con­se­guir rit­mo en la subida, ‘ven­ga Me­ri’, me di­go a mí mis­ma, ‘pa­si­tos cor­tos y con pies li­ge­ros, co­mo te ha en­se­ña­do Ge­ma’. Es­toy en el km 18 de la UTDS, la ca­rre­ra más bo­ni­ta del mun­do. La ca­rre­ra de mis sue­ños. Ochen­ta y dos ki­ló­me­tros de va­lles de co­lor ver­de eléc­tri­co, pa­re­des in­fi­ni­tas de pie­dra, bos­ques ce­rra­dos, pro­fun­dos ba­rran­cos, ríos cris­ta­li­nos, im­po­nen­tes cres­tas de ro­ca, y las mon­ta­ñas más be­llas que ja­más ha­ya vis­to. De pron­to es­cu­cho ja­deos a mi de­re­cha y por el ra­bi­llo del ojo veo a un co­rre­dor su­bien­do a to­da ve­lo­ci­dad, ca­si co­rrien­do… A los po­cos se­gun­dos pa­sa otro, y lue­go otro más. Dios mío! ¿Có­mo es po­si­ble su­bir a esa ve­lo­ci­dad? Son la ca­be­za de ca­rre­ra del maratón. Guau, siem­pre me he pre­gun­ta­do có­mo de­ben co­rrer es­tos de­por­tis­tas de éli­te. Lo aca­bo de ver con mis pro­pios ojos. Im­pre­sio­nan­te. Yo soy una co­rre­do­ra afi­cio­na­da y ‘po­pu­lar’, de las que mu­chas ve­ces van en la co­la de las ca­rre­ras. Ten­go 46 años, dos hi­jos de 8 y 10, soy em­pren­de­do­ra, y ha­go ma­la­ba­ris­mos pa­ra sa­car las ho­ras de en­tre­na­mien­to que re­quie­re una ca­rre­ra de ul­tra dis­tan­cia. De he­cho, nun­ca ha­bía pa­sa­do de la dis­tan­cia de maratón, pre­ci­sa­men­te por­que no con­se­guía de­di­car tan­to tiem­po a la preparación de ca­rre­ras más lar­gas. Ima­gino que, co­mo tan­tos otros co­rre­do­res po­pu­la­res, en­tre­nar tie­ne un pre­cio al­to: las bron­cas con tu pa­re­ja por­que vas a vol­ver a des­apa­re­cer to­da la mañana del do­min­go, los ma­dru­go­nes pa­ra po­der sa­lir a ha­cer cam­bios de rit­mo an­tes de ir a la oficina, sa­lir a tro­tar con llu­via, nie­ve, ven­tis­ca, ca­lor in­fer­nal… En­tre­nar un ul­tra es muy du­ro. Y mu­cho más pa­ra un po­pu­lar. Hay que es­tar ahí, ca­da día, tra­ba­jan­do la cons­tan­cia y el te­són, que se­rán la cla­ve pa­ra com­ple­tar el ul­tra. Pe­ro lue­go, cuan­do es­tás en ca­rre­ra y lle­gas a la ci­ma del Cor­nón, y la nie­bla se di­si­pa pa­ra de­jar­te ver ese ma­ra­vi­llo­so es­pec­tácu­lo de mon­ta­ñas ma­jes­tuo­sas, en­ton­ces, te sien­tes ple­na y rea­li­za­da, co­nec­ta­da con­ti­go mis­ma y con to­do lo que te ro­dea. El esfuerzo co­bra sen­ti­do.

En com­pa­ñía me­jor que so­la

En el Puer­to me es­pe­ra Fer­nan­do, un co­rre­dor po­pu­lar de pa­ta ne­gra. Cin­cuen­ta y ocho años y más de 10 co­rrien­do por mon­ta­ña. Co­no­ce la ca­rre­ra co­mo la pal­ma de su mano, y de pron­to me en­cuen­tro acom­pa­ña­da por el me­jor guía y com­pa­ñe­ro que se pue­de te­ner. Di­cha­ra­che­ro, me cuen­ta his­to­rias y cu­rio­si­da­des de los mon­tes de So­mie­do y de sus osos. Me guía, ca­si sin dar­me cuen­ta, has­ta el avi­tua­lla­mien­to de Va­lle La­go. Allí me es­pe­ra mi fa­mi­lia, mi ami­ga La­ra y mi en­tre­na­do­ra Ge­ma Qui­ro­ga, que ha ve­ni­do a ver la ca­rre­ra. Qué im­por­tan­tes son ca­da una de es­tas per­so­nas pa­ra con­se­guir ter­mi­nar un ul­tra. Es­ta­mos en el ki­ló­me­tro 38 y pa­sa­mos el cor­te por los pe­los, con só­lo 15

mi­nu­tos de mar­gen. Uf. Va­mos muy jus­tos. Y en­ci­ma la cin­ti­lla me empieza a mo­les­tar en las ba­ja­das fuer­tes. Me­jor no pen­sar­lo mu­cho y se­guir mar­cha, no hay tiem­po que per­der. Se­gui­mos en la co­la de la ca­rre­ra. Allí com­par­ti­mos ki­ló­me­tros con otros co­rre­do­res. Co­mo por ejem­plo Pe­dro, en­fer­me­ro que in­ves­ti­ga los efec­tos fi­sio­ló­gi­cos del deporte de ul­tra­dis­tan­cia. Has­ta aho­ra ha he­cho un clima per­fec­to, con nu­bes y tem­pe­ra­tu­ra sua­ve. Pe­ro aho­ra empieza a ha­cer sol y ca­lor hú­me­do, de ese que te de­ja fun­di­da, so­bre to­do cuan­do tro­tas en las pen­dien­tes de subida sua­ve. Ten­go que con­cen­trar­me mu­cho pa­ra no ol­vi­dar­me de to­mar los su­ple­men­tos de sa­les y ami­noá­ci­dos cuan­do to­ca. Y de co­mer y be­ber ca­da po­qui­to. Só­lo es­to es un tra­ba­jo que ca­da vez se ha­ce más di­fí­cil, pe­ro sé que es im­pres­cin­di­ble pa­ra po­der lle­gar a me­ta. A mí me fun­cio­na bien es­cu­char a mi cuer­po y él so­li­to me cuen­ta qué ali­men­tos ne­ce­si­ta en ca­da mo­men­to. Por ejem­plo, yo no co­mo car­ne, y sin em­bar­go en ca­rre­ra sue­ño con el cho­ri­zo. Co­mo sé que siem­pre hay un vo­lun­ta­rio en uno de los pues­tos de control que se es­tá co­mien­do un bo­ca­ta de cho­ri­zo, me voy fi­jan­do has­ta que en­cuen­tro a mi án­gel. En esta ca­rre­ra mi án­gel apa­re­ce an­tes de lle­gar al Puer­to. Gra­cias ami­go, ¡el tro­zo de bo­ca­ta me dio la vi­da! Se­gui­mos mar­cha y van ca­yen­do los ki­ló­me­tros. Es cu­rio­so lo rá­pi­do que pa­sa el tiem­po cuan­do es­tás en ca­rre­ra. Ca­da vez que mi­ro el re­loj ha pa­sa­do más de una ho­ra. Lle­ga­mos al ki­ló­me­tro 55 y ce­le­bra­mos que ya soy ul­tra. Yuhuuuuu. Qué bue­na sen­sa­ción. Me sien­to ani­ma­da y fuer­te en las cues­tas. Pe­ro el subidón du­ra po­co. El pin­cha­zo en la ro­di­lla de­re­cha se ha­ce más y más agu­do. Co­rro las ba­ja­das co­mo pue­do, apo­yan­do bas­to­nes, y cuan­do son de césped ten­go que ir ca­si an­dan­do. ¡Mier­da! En

nues­tra sie­rra, la de Gua­da­rra­ma, no exis­te na­da pa­re­ci­do, y me sor­pren­de lo du­ro que es co­rrer por es­tas al­fom­bras ver­des. Va­mos pa­san­do avi­tua­lla­mien­tos: La­go Va­lle, Fa­rra­po­na, Sa­lien­cia. Sa­be­mos que va­mos al lí­mi­te de tiem­po, y ca­da vez que en­tra­mos en uno ellos se me en­co­ge un po­co el es­tó­ma­go. ¿Es­ta­re­mos ya fue­ra de ca­rre­ra? Al fi­nal, siem­pre pa­sa­mos el cor­te. Esta vez só­lo por 6 mi­nu­tos. Uf, qué ajus­ta­do. Arant­xa, la mu­jer de Fer­nan­do, nos re­ci­be con su ale­gría y su cá­ma­ra en mano. ´Ma­riaaaaaaaa` es­cu­cho a lo le­jos. Qué tía, no fa­lla y nos re­ci­be en ca­si to­dos los pun­tos.

El ob­je­ti­vo: lle­gar a me­ta

Ha­ce ra­to que he­mos de­ja­do atrás a Pe­dro, el en­fer­me­ro. Te­nía mo­les­tias de es­tó­ma­go y no sa­be­mos si ha pa­sa­do el cor­te. Si el es­tó­ma­go fa­lla, es­tás per­di­do. So­bre to­do si vas tan jus­to de tiem­po. Nos uni­mos a otro grupo de co­rre­do­res y jun­to a ellos se­gui­mos re­co­rrien­do va­lles y la­gos, pa­ra­jes de en­sue­ño. Cuan­do tu ob­je­ti­vo es ‘sim­ple­men­te’ lle­gar a me­ta, tus com­pa­ñe­ros de via­je son tus alia­dos, no tus com­pe­ti­do­res. In­tu­yo que el am­bien­te en la co­la de ca­rre­ra es muy di­fe­ren­te que en la ca­be­za. En es­te la­do nos sen­ti­mos com­pa­ñe­ros de ba­ta­lla, uni­dos por el mis­mo fin, con­se­guir lle­gar. Y por eso nos ayu­da­mos y nos apo­ya­mos unos a otros. Empieza a caer el sol. Y con él se va la ener­gía de mi cuer­po. Por dios, ¡qué sue­ño ten­go! No es­pe­ra­ba es­te ba­jón. Pe­ro es cier­to que la no­che an­te­rior no pe­gué ojo por los ner­vios. Siem­pre que com­pi­to en una ca­rre­ra im­por­tan­te ten­go el mis­mo sue­ño: lle­go tar­de a la lí­nea de sa­li­da y ya no hay na­die. Esta vez, lle­va­ba unas chan­clas pues­tas por­que no en­con­tra­ba mis za­pa­ti­llas, y me te­nía que po­ner a co­rrer con ellas pa­ra in­ten­tar lle­gar a tiem­po a la sa­li­da. ¡Qué no­che­ci­ta! Vol­vien­do a la reali­dad, me doy cuen­ta de que además ten­go los pies des­tro­za­dos. Me cai­go de sue­ño. Los 70 y pi­co ki­ló­me­tros re­co­rri­dos em­pie­zan a pa­sar fac­tu­ra. Bus­co un gel con cafeína en la mo­chi­la. No sue­lo to­mar­los, y me da mie­do que me sien­te mal. Pe­ro no ten­go mu­chas op­cio­nes, ne­ce­si­to des­per­tar­me. Me lo to­mo po­co a po­co y… ¡ma­gia! A los 20 mi­nu­tos ya es­toy ac­ti­va­da y lis­ta pa­ra en­ca­rar la si­guien­te subida. Va ca­yen­do la no­che y el fres­co ter­mi­na de des­per­tar­me. De pron­to me sien­to eu­fó­ri­ca, con ener­gías re­no­va­das y con la sen­sa­ción de que voy a lo­grar­lo, ¡voy a ter­mi­nar mi pri­mer ul­tra! Fer­nan­do me lle­va a un pi­lón de agua fría y trans­pa­ren­te. Nos da­mos un re­mo­jón sin per­der mu­cho tiem­po, car­ga­mos los bi­do­nes y em­pe­za­mos la úl­ti­ma par­te de la ca­rre­ra. Ya es no­che ce­rra­da y sa­ca­mos los fron­ta­les. Hay un po­co de ne­bli­na y la vi­si­bi­li­dad es muy ma­la. Só­lo veo mis pies có­mo van apo­yan­do en las pie­dras, las raí­ces, el ba­rro… La ca­rre­ra se con­vier­te en un ejer­ci­cio de me­di­ta­ción, de aten­ción ple­na. ´Ma­ría’, me di­ce Fer­nan­do, ‘aho­ra hay que dar­lo to­do. Ol­ví­da­te de la cin­ti­lla, de las am­po­llas, del ba­rro, del agua, de la oscuridad. Da­le caña. Si no, no lle­ga­mos en tiem­po.’ Co­mo soy muy obe­dien­te, me pon­go a la ta­rea. Fer­nan­do va guian­do por la pis­ta. En­ca­ra-

mos una cues­ta arri­ba de 5 ki­ló­me­tros in­ter­mi­na­bles. Em­pie­zo a su­bir a to­do lo que me dan las pier­nas y me sor­pren­de lo bien que res­pon­den. Qué ma­ra­vi­llo­sa má­qui­na es nues­tro cuer­po, me sien­to muy agra­de­ci­da.

¿Lo con­se­gui­ré?

Lle­ga­mos a Urria, don­de nos re­ci­ben los ve­ci­nos del pue­blo con gri­tos de áni­mo, ‘Ven­ga, que ya lo te­néis he­cho’. Pe­ro va­mos muy jus­tos. Lle­ga­mos al avi­tua­lla­mien­to y nos re­ci­ben los vo­lun­ta­rios. Qué buen tra­ba­jo ha­cen siem­pre. Lle­van mu­chas ho­ras tra­ba­jan­do, co­mo no­so­tros, y si­guen con una son­ri­sa en la bo­ca, con pa­la­bras de alien­to. Só­lo que­da una ba­ja­da du­ra de 1 ki­ló­me­tro y otros 2 ki­ló­me­tros de ca­rre­te­ra y sen­de­ro fá­cil pa­ra lle­gar has­ta Po­la de So­mie­do. Empieza la cuen­ta atrás. Son las 11:20 de la no­che. Te­ne­mos 40 min pa­ra re­co­rrer 3 ki­ló­me­tros y lle­gar an­tes de las 12:00, la ho­ra de cie­rre. Pa­re­ce mu­cho tiem­po pa­ra tan po­cos ki­ló­me­tros, pe­ro sa­be­mos que la pri­me­ra ba­ja­da va a ser du­ra y len­ta. Es­tá tra­za­da so­bre un an­ti­guo ca­mino que han des­bro­za­do pa­ra unir­lo al re­co­rri­do de la ca­rre­ra de esta edición. Aho­ra sí, ten­go que arries­gar y dar lo me­jor de mí. Co­men­za­mos a ba­jar por el sen­de­ro. Es muy em­pi­na­do. El te­rreno es in­fer­nal, are­na res­ba­la­di­za, raí­ces co­mo ce­pos por to­dos la­dos, pie­dras suel­tas. Fer­nan­do va de­lan­te, y me va ayu­dan­do a leer el te­rreno. La vi­si­bi­li­dad es muy ma­la. Otros dos co­rre­do­res se unen a no­so­tros. Voy plan­tan­do los pies con la ma­yor pre­ci­sión y ra­pi­dez de la que soy ca­paz, pe­ro me que­do en­gan­cha­da en las raí­ces y ha­go va­rios ama­gos de caer­me. Lle­ga­mos a una par­te de are­na y al fi­nal lle­ga la caí­da. Ti­ra­da en el sue­lo ha­go un re­co­no­ci­mien­to rá­pi­do por el cuer­po. Ok, to­do pa­re­ce es­tar bien. Me le­van­to rá­pi­do y a se­guir ba­jan­do. Por fin de­ja­mos atrás el mal­di­to sen­de­ro. Ha­ce tiem­po que mi re­loj se que­dó sin ba­te­ría, así que no sé cuán­to tiem­po nos que­da. Me da mie­do pre­gun­tar. Al sa­lir a la ca­rre­te­ra Fer­nan­do me pregunta ‘¿Te ves ca­paz de ir a 5 mi­nu­tos el km?’. Puf, no lo sé, pe­ro por su­pues­to que lo voy a in­ten­tar. Vo­la­mos en el as­fal­to y en­tra­mos en otra pe­que­ña sen­da. Tic, tac, el re­loj si­gue co­rrien­do. De­ben que­dar muy po­co mi­nu­tos pa­ra las 12.00 h. Ya veo las lu­ces de la Po­la y se es­cu­cha a De­pa con su in­con­fun­di­ble voz so­bre la can­ción "Co­mo yo te amo" de Ro­cío Ju­ra­do. ¡Ayyyyy, qué emo­ción! Voy a to­do lo que me dan las pier­nas. La cin­ti­lla ya no due­le. De­bo te­ner las en­dor­fi­nas por las nu­bes. Lle­ga­mos al pue­blo y le pre­gun­to a Fer­nan­do: ‘¿Crees que lo va­mos a con­se­guir?’ Y me di­ce ‘Por su­pues­to Ma­ría. Lo va­mos a con­se­guir’. Una ale­gría enor­me me in­va­de el cuer­po, es­toy a pun­to de ter­mi­nar mi pri­mer ul­tra, guauuuu. Me sien­to co­mo flo­tan­do en una nu­be mien­tras co­rro por las ca­lles de Po­la ha­cia la me­ta. Hay mu­cha gen­te ani­man­do, y en­tro en una es­pe­cie de es­ta­do de en­so­ña­ción. Es­cu­cho mi res­pi­ra­ción y no­to có­mo las lá­gri­mas se van acu­mu­lan­do en los ojos. Por fin veo la me­ta y vue­lo has­ta ella, Fer­nan­do a mi la­do. León y Bruno co­rren ha­cia mí, me dan la mano y cru­za­mos el ar­co jun­tos. El re­loj mar­ca 16 ho­ras, 51 mi­nu­tos y 44 se­gun­dos. ¡¡¡¡Lo he con­se­gui­do!!!! Ya soy ul­tra. No soy ca­paz de describir la can­ti­dad de sen­ti­mien­tos que se agol­pan en el co­ra­zón. To­dos ma­ra­vi­llo­sos. Es­toy se­gu­ra de que co­rre­ré más ul­tras, tal vez en las Roc­kie Moun­tains. Es­to no ha he­cho más que em­pe­zar. Pe­ro os ase­gu­ro que Desafiosomiedo siem­pre se­rá pa­ra mí la ca­rre­ra más bo­ni­ta del mun­do.

Juan­jo So­mohano e Iker Ka­rre­ra, ven­ce­dor y se­gun-d o res­pec­ti­va­me nte de la UTDS, co­rrie­ron jun­tos gran par­te del re­co­rri­do.

Arri­ba, a la iz­quier­da, Aza­ra Gar­cía de los Sal­mo­nes, ven­ce­do­ra UTDS con ré­cord. La es­pec­ta­cu­lar sa­li­da des­de Po­la de So­mie­do. So­bre es­tas lí­neas la au­to­ra de esta cró­ni­ca, Ma­ría Ce­brián, emo­cio­na­da al con­ver­tir­se en fi­nis­her. La me­ta es una au­tén­ti­ca fies­ta: De­pa y Zaid ait Ma­lek en una se­sión im­pro­vi­sa­da de break dan­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.