Behind the tracks

Trail Run - - SUMARIO -

Si al­guien, sin ape­nas co­no­cer­te, te abre la puer­ta de su ca­sa, te sien­ta a su me­sa jun­to a to­da su fa­mi­lia y te ofre­ce un lu­gar pa­ra des­can­sar... Eso es una mues­tra de amis­tad con le­tras ma­yús­cu­las o, in­clu­so, mu­cho más. Él lo hi­zo con­mi­go y con al­gu­nos ami­gos, más allá, al otro la­do del mun­do, en la ári­da Pa­ta­go­nia, don­de vi­vía, con­cre­ta­men­te en Neu­quén. De aque­llo ha pa­sa­do ya mu­cho tiem­po, mu­chas idas y ve­ni­das, via­jes com­par­ti­dos y mo­men­tos de to­do ti­po, de esos que forjan el ca­rác­ter y la re­la­ción en­tre las per­so­nas, las bue­nas. Mau­ri aca­ba de ini­ciar una eta­pa nue­va en su vi­da, ha he­cho la mo­chi­la y se ha asen­ta­do en­tre no­so­tros en bus­ca de nue­vas ex­pe­rien­cias. Es­toy se­gu­ro de que apren­de­rá mu­cho, pe­ro no me ca­be tam­po­co nin­gu­na du­da de que al­gu­nos se­gui­re­mos apren­dien­do con él.

Vi en el dia­rio una pu­bli­ci­dad de una ca­rre­ra de 10 ki­ló­me­tros en la mon­ta­ña. ¿Va­mos? Si hu­bie­se sa­bi­do que esa fra­se de mi ma­dre, en di­ciem­bre de 2002, cam­bia­ría pa­ra siem­pre mi vi­da, qui­zá no lo hu­bie­se creí­do. Y mu­cho me­nos hu­bie­ra pen­sa­do que hoy es­ta­ría de es­te la­do del mun­do in­ten­tan­do cum­plir mi sue­ño de se­guir pe­ga­do al trail”.

“Soy de la Pa­ta­go­nia, pe­ro no de la Pa­ta­go­nia que to­dos co­no­cen por las fotos. Soy de la Pa­ta­go­nia ári­da, la del de­sier­to, la de la bar­da. Nun­ca tu­ve en mi “pa­tio de jue­gos” des­ni­ve­les ma­yo­res a 200 me­tros, pe­ro gra­cias al trail pu­de co­no­cer al­gu­nos de los des­ni­ve­les más bo­ni­tos del mun­do”.

“Siem­pre fui du­ro pa­ra es­tu­diar. Muy du­ro, que di­ga­mos. Pe­ro co­mo to­dos, al­gu­nas co­sas se me ha­cen más fá­ci­les y una de ellas es el idio­ma. Ha­blar in­glés me abrió mu­chas puer­tas, pe­ro más allá de eso, lo que siem­pre me gus­tó y lo que per­si­go a día de hoy es la idea de po­der co­nec­tar el mun­do del trail run­ning en in­glés con el mun­do del trail run­ning en cas­te­llano”.

“Qui­zá mi cu­rio­si­dad tam­bién me lle­vó a co­no­cer mu­cha gen­te que me abrió mu­chas más puer­tas, y la ver­dad es que no ten­go más que pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to pa­ra eso. Y en lu­ga­res muy le­jos de ca­sa: Es­pa­ña, Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia, Italia, y es­pe­ro po­der se­guir su­man­do a la lis­ta”.

“Hoy ele­gí mu­dar­me a es­te la­do del char­co por­que la co­ne­xión con el res­to del mun­do es mu­cho me­jor que vi­vien­do en el mis­mí­si­mo sur (al que ca­si no le da la luz). Des­de aquí es más fá­cil ayu­dar, sien­do que Es­pa­ña es una de las pio­ne­ras en es­te deporte y tie­ne un ba­ga­je his­tó­ri­co que pro­ba­ble­men­te só­lo Es­ta­dos Uni­dos su­pere. To­do pa­sa por aquí. En­ton­ces, la idea de ve­nir aquí no so­na­ba tan des­ca­be­lla­da”.

“Tra­ba­jar en Run­ner's World es un sue­ño he­cho reali­dad por el que voy a pe­lear mu­cho, pa­ra que siga cre­cien­do, pe­ro de­pen­de de mí, y eso me ge­ne­ra un mon­tón de mie­dos, pe­ro tam­bién mu­chas ga­nas e ilu­sión”.

“Es­te deporte tie­ne mu­cho por con­tar, mu­cho pa­ra dar y mu­cho por cre­cer. Mi gran an­he­lo es po­der con­tri­buir a eso, y que no ha­ya barreras en­tre un eu­ro­peo, un sud­ame­ri­cano, un nor­te­ame­ri­cano o de dón­de sean, más que un po­co de des­ni­vel y un mon­tón de his­to­rias com­par­ti­das. Al fi­nal, to­dos ha­bla­mos el mis­mo idio­ma: ese de po­ner un pie de­lan­te de otro en un sen­de­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.