Montreux Trail

Trail Run - - SUMARIO - POR: DA­VID DE LA FUEN­TE

Co­rre­dor y con­sul­tor, Da­vid de la Fuen­te re­si­de en Darms­tadt des­de ha­ce un año. Fe­de­ra­do en De­por­tes de Mon­ta­ña por Cas­ti­lla y León, es­tu­vo pre­sen­te en la úl­ti­ma edición de Montreux Trail. La cli­ma­to­lo­gía con­di­cio­nó la prue­ba. En su in­tra­cró­ni­ca per­so­nal nos cuen­ta có­mo la or­ga­ni­za­ción ges­tio­nó la can­ce­la­ción par­cial del even­to.

De­ci­dí ins­cri­bir­me a esta ca­rre­ra cuan­do su­pe que se iba a ma­te­ria­li­zar mi ma­yor desafío de la tem­po­ra­da: el UTMB por eta­pas en agos­to. Co­men­cé a mi­rar ca­rre­ras que me obli­ga­ran a man­te­ner la con­di­ción fí­si­ca y los ojos se me abrie­ron con Montreux Trail Fes­ti­val de 61 km, 4.100 me­tros de des­ni­vel po­si­ti­vo y un sin­fín de gru­pos mu­si­ca­les a lo lar­go del fin de se­ma­na, in­clui­do un tributo a Queen. En co­che son cin­co ho­ras. Además, son cua­tro pun­tos UTMB, po­dría su­mar ocho y op­tar a las mo­da­li­da­des CCC y TDS de 2019. ¿Por qué no? Cie­rro los ojos, me ins­cri­bo. Ten­go que re­to­mar en­tre­na­mien­tos a con­cien­cia, pe­ro la ro­di­lla de­re­cha me di­ce que aflo­je. No que­da otra, hay que al­ter­nar con la bi­ci. Fue per­fec­to, reali­cé por eta­pas la pre­cio­sa ru­ta Bur­gens­teig-Bergs­tras­se, con 115 km, 4.169 m D+ y 4209 m D-, des­de Darms­tadt a Hei­del­berg, por sen­de­ros, cas­ti­llos, vi­ñe­dos y ca­sas ale­ma­nas tí­pi­cas. Una au­tén­ti­ca ma­ra­vi­lla. Lle­go al 27 de ju­lio ca­mino a Montreux con bue­nas sen­sa­cio­nes, cons­cien­te de que iba a su­frir (se­rán más de 10 ho­ras de ca­rre­ra), pe­ro con un buen tra­ba­jo men­tal, pues ha­bía rea­li­za­do sa­li­das pre­vias muy lar­gas. Ha­bía leí­do que el por­cen­ta­je de re­ti­ra­dos fue muy ba­jo en la prue­ba XTREME 160 km de la pri­me­ra edición. Des­pués de ha­ber es­ta­do en la se­gun­da edición de Montreux Trail Fes­ti­val, sé por qué. Lle­gué con mu­cha ilu­sión pe­ro se tor­ció la co­sa… pa­ra bien, por lo que pu­de vi­vir. En la sa­li­da, en Gr­yon, en los mo­men­tos pre­vios al ini­cio de la ca­rre­ra, nos sor­pren­día (no a to­dos) una tor­men­ta que pre­sa­gia­ba lo peor. Aun­que ha­bía ce­sa­do de llo­ver, in­di­can que por nues­tra seguridad es me­jor re­tra­sar­la 45 mi­nu­tos. Una ma­ra­vi­llo­sa ban­da ti­ro­le­sa com­pues­ta por jó­ve­nes de 70 años ame­ni­za­ba mien­tras la es­pe­ra. No obs­tan­te, mi­nu­tos an­tes del nue­vo ho­ra­rio se anun­cia que la ca­rre­ra no pue­de em­pe­zar. Las con­di­cio­nes son muy ad­ver­sas más allá de la lí­nea de sa­li­da. Se nos dan tres op­cio­nes: una pri­me­ra que de por sí aña­de más mé­ri­to a los que han com­ple­ta­do la MXAlps es­te año: la sa­li­da se­rá a las 16:00... ¡Se­rá la Night MXAlps ra­ce! La se­gun­da op­ción es co­rrer la prue­ba ma­ti­nal del do­min­go, la MXSKY, con 34 km y 2.500 m D+. Co­mo úl­ti­ma op­ción se re­em­bol­sa el di­ne­ro. Y esta fue mi elec­ción. No es­toy ni fí­si­ca ni men­tal­men­te pre­pa­ra­do pa­ra co­rrer de no­che y tam­po­co mi ho­ra­rio era com­pa­ti­ble con la edición ma­ti­nal. Así que, co­mo yo, muy bien aten­di­dos de co­mi­da y be­bi­da por la or­ga­ni­za­ción, otros cuan­tos co­rre­do­res es­pe­ra­mos a que los au­to­bu­ses nos lle­ven de nue­vo a Montreux. Me acer­qué a ha­blar con el or­ga­ni­za­dor, Die­go Pa­zos, y aquí me di cuen­ta de que la tor­men­ta no les ha­bía sor­pren­di­do a to­dos. Die­go Pa­zos: “Sa­bía­mos que la pre­vi­sión pa­ra la ho­ra de la sa­li­da del sá­ba­do no era la me­jor. Y así ha si­do. No te­nía nin­gún sen­ti­do ha­ce­ros sa­lir cuan­do a los 15 km de ca­rre­ra os íba­mos a pa­rar. Os hu­bie­seis en­fria­do pa­ra lue­go re­to­mar. Eso es una pu­tada. No tie­ne nin­gún sen­ti­do. Las tres op­cio­nes que os he­mos da­do las te­nía­mos en men­te días an­tes”. Mi res­pues­ta: “Des­de lue­go, yo sú­per con­for­me y mu­chí­si­mas gra­cias por lo bien aten­di­dos que he­mos es­ta­do”. Die­go Pa­zos: “Mu­chas gra­cias. Da­te cuen­ta de que no se pue­de pa­sar de una ca­rre­ra de día a una noc­tur­na sin una pla­ni­fi­ca­ción. To­dos los co­rre­do­res van a es­tar par­te o to­da la no­che en la mon­ta­ña, hay que dar­les un se­gun­do fron­tal. Hay que aña­dir un turno más de vo­lun­ta­rios, au­men­tar el aco­pio en los avi­tua­lla­mien­tos… La gen­te di­ce "qué bien", pe­ro no se ve el tra­ba­jo que hay de­trás, ¿ver­dad? Pe­ro bueno, pa­ra es­to es­ta­mos,

y lo que hay que ga­ran­ti­zar es la seguridad de los co­rre­do­res y que cum­plan sus ob­je­ti­vos”.

A RIT­MO DE ROCK AND ROLL

Ca­da vez más con­cu­rri­da la pla­za, a las 20:00 co­men­za­ba el con­cier­to ‘Queen Le­gend’. Se pa­ra­ba pa­ra dar la sa­li­da a la pri­me­ra ca­rre­ra noc­tur­na, la Fred­die´s Night de 15 km y 950 m D+. Mu­chos co­rre­do­res dis­fra­za­dos o sim­ple­men­te con el bi­go­te ca­rac­te­rís­ti­co de Fred­die Mer­cury co­rea­ban ‘We will rock you’ mien­tras el spea­ker da­ba la cuen­ta atrás. Con­ti­nua­ba el con­cier­to y se lle­na­ba la Pla­cé du Mar­ché que co­rea­ba ca­da éxi­to. Más tar­de sor­pren­día el spea­ker dis­fra­za­do co­mo Fred­die Mer­cury en el vi­deo­clip ‘I want to break free’ pa­ra dar la sa­li­da a la se­gun­da ca­rre­ra noc­tur­na, la Queen´s Night de 6 km y 350 m D+. Me lla­mó la aten­ción una jo­ven de no me­nos de 70 años, con su fron­tal, su cinta a la ca­be­za y sus bas­to­nes que des­pren­día una ener­gía im­pre­sio­nan­te. Só­lo po­día de­cir­le ‘bra­vo’ y ella agra­de­ci­da re­pe­tía ‘mer­ci’. Con­ti­nua­ba el con­cier­to, más de dos ho­ras to­can­do to­dos sus gran­des éxi­tos. Lle­ga­ban pa­re­jos los pri­me­ros co­rre­do­res de am­bas ca­rre­ras a la me­ta. No pa­sé por al­to que no hay na­da es­pe­cial­men­te pre­pa­ra­do, es de­cir, no hay una cinta que cor­tar ni una can­ción pre­pa­ra­da pa­ra el pri­me­ro que lle­ga a me­ta, de igual for­ma que no se ha­ce pa­ra el úl­ti­mo que la cru­za. Al fin y al ca­bo, to­dos con­si­guen sus ob­je­ti­vos. Si bien el do­min­go por la mañana se pre­mia­ba a los más rá­pi­dos con su tro­feo, co­mo cual­quier otra ca­rre­ra. La mañana del do­min­go, par­tien­do des­de la me­ta, subí al mi­ra­dor de Ro­chers de-Na­ye. Ru­ta pre­cio­sa, con vis­tas es­pec­ta­cu­la­res del la­go Le­man, a la par que sa­ca­ba unas cuan­tas fotos a los pri­me­ros co­rre­do­res y co­rre­do­ras de la MXAlps, pe­ro so­bre to­do char­la­ba con una va­lien­te que ha­bía sa­li­do a las 16:00 de ayer y a las 11:30 del do­min­go iba a me­ta pa­ra com­ple­tar su MXAlps, al igual que otras dos va­lien­tes que iban a com­ple­tar su MXTREME des­pués de ha­ber sa­li­do a las 7:00 de la mañana del vier­nes. Una vo­lun­ta­ria de Cór­do­ba que lle­va tres años en Montreux me con­ta­ba que son más de 200 los que se in­vo­lu­cran de­sin­te­re­sa­da­men­te, al igual que to­do el pue­blo de Ley­sin es­tá vol­ca­do. Y una ado­ra­ble pa­re­ja de vo­lun­ta­rios me in­sis­tía en que ten­go que vol­ver el año que vie­ne. En­ton­ces, des­pués de ha­ber es­ta­do en esta se­gun­da edición, sé por qué hay po­cos re­ti­ra­dos: por lo más im­por­tan­te en las ca­rre­ras de mon­ta­ña, los vo­lun­ta­rios, bien di­ri­gi­dos por un or­ga­ni­za­dor que pri­ma la seguridad del co­rre­dor por en­ci­ma de to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.