Zagori Moun­tain Ra­ce

Trail Run - - SUMARIO - POR: FOTOS: OR­GA­NI­ZA­CIÓN

Úl­ti­ma lla­ma­da pa­ra los pa­sa­je­ros del vue­lo TA 1597 con des­tino Tsa­lo­ni­ka. ¡Nos va­mos a Gre­cia! Ni Ate­nas, ni San­to­ri­ni, ni Cre­ta, ni Mi­ko­nos, ni Ro­das... Des­tino fi­nal: Tsa­lo­ni­ka. Po­cas re­fe­ren­cias al­ma­ce­na mi dis­co du­ro in­terno que res­pon­dan an­te es­te co­man­do de bús­que­da más allá de aquel equi­po de ba­lon­ces­to grie­go, el Aris, que allá por los años 80 y 90 fun­da­men­tal­men­te asal­tó la ban­ca de es­te deporte a ni­vel con­ti­nen­tal con es­tre­llas co­mo Ni­kos Ga­llis o Pa­na­gio­tis Gian­na­kis y con un pú­bli­co que con­ver­tía los pa­be­llo­nes en in­fier­nos pa­ra los equi­pos vi­si­tan­tes. Así que, a buen se­gu­ro que se­rá un via­je que, cuan­do me­nos, nos va a sor­pren­der.

El tras­la­do, noc­turno ya, ha­cia la par­te no­roes­te del país, la zo­na don­de se iban a ce­le­brar las ca­rre­ras no per­mi­tía que nos hi­cié­ra­mos fá­cil­men­te a la idea del en­torno que nos arro­pa­ba, la oscuridad de la no­che y la con­si­guien­te fal­ta de vi­si­bi­li­dad obli­ga­ban a un ejer­ci­cio de ima­gi­na­ción apo­ya­do por los co­men­ta­rios y des­crip­cio­nes de nues­tro ami­go grie­go Sa­kis Das­ka­lo­pou­los, que a lo lar­go de to­da nues­tra es­tan­cia en su país se con­vir­tió en guía, chó­fer y án­gel de la guar­da. Na­da se escapa del co­no­ci­mien­to de Sa­kis en el uni­ver­so del trail he­leno además de ser un co­rre­dor fuer­te y du­ro, que no pue­de ne­gar que al­guno de sus an­te­pa­sa­dos, se­gu­ra­men­te, fue­ra un re­cio es­par­tano que se ba­tie­se el co­bre de­ján­do­se la vi­da al la­do de Leó­ni­das en el Des­fi­la­de­ro de las Ter­mó­pi­las.

Wikipedia

Re­cu­rrien­do al ca­rác­ter qua­si om­nis­cen­te de la wikipedia, an­tes de caer ren­di­do des­pués de un lar­go día con va­rios y di­ver­sos tra­yec­tos, es­ca­las, traslados... y pre­vio a de­jar­me me­cer por los brazos de Mor­feo, gran an­fi­trión aquí en su Gre­cia na­tal, de­ci­dí ver qué era lo que me ofre­cía el mo­derno orácu­lo de la red a cam­bio de tres pa­la­bras má­gi­cas: mon­ta­ñas Zagori imágenes. Puen­tes de pie­dra, la­gos, ca­ño­nes, bos­ques, pue­blos per­di­dos e inal­te­ra­dos por el pa­so del tiem­po, al­tas e in­ter­mi­na­bles cres­tas, ca­mi­nos ta­lla­dos ha­ce si­glos en la pie­dra... No sé por qué pe­ro creo que me va a gus­tar. Así se duer­me mu­cho me­jor. Mañana se­rá otro día.

Ami­gos

Una de las me­jo­res co­sas que tie­nen los via­jes, creo que en eso to­dos va­mos a es­tar muy de acuer­do, es ha­cer­los en bue­na com­pa­ñía. En es­te ca­so ya sa­lí de ca­sa con es­te te­ma más que so­lu­cio­na­do, con­mi­go via­ja­ba mi ami­go Ja­vi Fernández, una jo­ven pro­me­sa del trail, me­jor per­so­na, que du­ran­te unos días de­jó su que­ri­dí­si­ma is­la de El Hie­rro, la villa de Iso­ra, el pa­raí­so he­rre­ño, pa­ra su­mer­gir­se en la agi­ta­da vi­da y en el aje­treo dia­rio del aquí pa­ra allá con­ti­nuo que es mi vi­da de for­ma ha­bi­tual. Así sa­li­mos am­bos de ca­sa, sin de­ma­sia­do equi­pa­je, pe­ro cuan­do re­gre­sa­mos una se­ma­na des­pués, lo hi­ci­mos en plan mi­llo­na­rios (en ami­gos). ¡Qué más se pue­de pe­dir! El pue­blo grie­go es hos­pi­ta­la­rio, ca­ri­ño­so, ge­ne­ro­so... en­tra­ña­ble. Más si ca­be en es­te mun­di­llo de las ca­rre­ras de mon­ta­ña cuan­do nues­tros pa­dri­nos y an­fi­trio­nes eran per­so­nas co­mo Sa­kis, Mily, Va­si­lis o el gran­dí­si­mo cam­peón, Di­mi­tris Teo­do­ra­ka­kos. Y si a to­do es­to le aña­di­mos la pre­sen­cia de vie­jos y que­ri­dos rockeros co­mo Da­vid “Gu­si”, Jes­sed Her­nán­dez o Da­vid “Vol­tre­gá” pa­ra com­par­tir ex­pe­rien­cias, me­sa y lo que ha­ga fal­ta... Es­to va a ir bien, sí o sí.

Or­ga­ni­za­ción

Des­de pri­me­ra ho­ra de la mañana del vier­nes, el am­bien­te en el pe­que­ño pue­blo de Tse­pe­lo­vo pre­sa­gia­ba lo me­jor. El es­pec­ta­cu­lar e in­ter­mi­na­ble en­torno que nos ro­dea­ba era el mar­co ideal pa­ra to­do lo que allá mon­ta una or­ga­ni­za­ción muy profesional, vol­ca­da en los co­rre­do­res, muy ma­yo­ri­ta­ria­men­te grie­gos, lle­ga­dos de to­das las par­tes del país, ge­ne­ral­men­te en equi­pos, gru­pos o fa­mi­lias. Es bien pa­ten­te que la in­ten­ción del equi­po de Zagori Moun­tain Ra­ce es or­ga­ni­zar mu­cho más que una ca­rre­ra en cua­tro for­ma­tos di­fe­ren­tes, dis­tan­cias y días, su ob­je­ti­vo es pro­po­ner a los co­rre­do­res y acom­pa­ñan­tes, un fin de se­ma­na de fies­ta con un com­ple­to pro­gra­ma de ac­ti­vi­da­des. En es­to tam­bién nues­tros her­ma­nos grie­gos se pa­re­cen bas­tan­te a no­so­tros: si hay bue­na co­mi­da, be­bi­da abun­dan­te y mú­si­ca en di­rec­to, las ga­nas de dis­fru­tar y de pa­sar­lo bien es­tán más que ase­gu­ra­das, es que vie­nen so­las...

Ca­rre­ras

El sá­ba­do 21 de ju­lio, bien tem­prano, co­mien­za la ca­rre­ra más lar­ga, el ul­tra de 80 ki­ló­me­tros par­tía des­de el mis­mo Tse­pe­lo­vo a las 4:30 de la ma­dru­ga­da. La luz del fron­tal es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­ria a esas ho­ras, a pe­sar de que en es­te mo­men­to del año y a es­tas la­ti­tu­des, el sol se ha­ce fuer­te a ho­ra bien tem­pra­na. Los co­rre­do­res aún ten­drán un re­co­rri­do noc­turno de unos 60

mi­nu­tos an­tes de po­der dis­fru­tar de un inol­vi­da­ble ama­ne­cer por en­ci­ma de los 2.300 me­tros del Tsou­ka Ros­sa, pun­to más al­to del tra­za­do. Un des­ni­vel po­si­ti­vo de más de 5.000 me­tros y la du­re­za y tec­ni­ci­dad de al­gu­nos de sus tra­mos do­tan a la prue­ba con 4 pun­tos ITRA acu­mu­la­bles pa­ra po­der par­ti­ci­par en cual­quie­ra de las ca­rre­ras del pro­gra­ma del UTMB. Cuan­do al­guno de los par­ti­ci­pan­tes, los más rá­pi­dos pro­ba­ble­men­te, se en­cuen­tren con la im­po­nen­te vi­sión del Monasterio de Sto­miu, en Tse­pe­lo­vo a 1.050 me­tros so­bre el ni­vel del mar, es­té de nue­vo to­do pre­pa­ra­do pa­ra dar otra sa­li­da, en es­te ca­so a la prue­ba más po­pu­lar de la jornada, la Ma­rat­hon. 44 ki­ló­me­tros y 2.600 me­tros de des­ni­vel po­si­ti­vo que a su vez ofre­ce 3 pun­tos ITRA pa­ra to­dos aque­llos que con­si­gan ter­mi­nar­la. Esta ca­rre­ra tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de que has­ta prác­ti­ca­men­te la mi­tad del re­co­rri­do, ki­ló­me­tro 19, el úni­co des­ni­vel po­si­ti­vo que se acu­mu­la es de 500 me­tros, ya que el tra­za­do dis­cu­rre du­ran­te mu­chos ki­ló­me­tros por el fon­do de un ca­ñón de enor­me be­lle­za y di­ver­si­dad. A par­tir de ese mo­men­to, co­mien­za la fies­ta... El pro­gra­ma de ca­rre­ras del sá­ba­do, la pri­me­ra jornada de es­te fes­ti­val ve­ra­nie­go, se va com­ple­tan­do con las lle­ga­das a me­ta de to­dos los par­ti­ci­pan­tes, con la en­tre­ga de pre­mios, la ce­na de her­man­dad y buen ro­llo y la ac­tua­ción mu­si­cal, aquí tam­bién les gus­tan los gru­pos de ver­sio­nes, que po­ne el co­lo­fón ya en la ma­dru­ga­da del do­min­go. Pe­ro, co­mo os con­té al prin­ci­pio del ar­tícu­lo, el do­min­go tam­bién hay vi­da y hay más ca­rre­ras. ¡No se va­yan to­da­vía, aún hay más! Cam­bia­mos de es­ce­na­rio, no hay que ir­se de­ma­sia­do le­jos, tan so­lo unos 10 ki­ló­me­tros, lo su­fi­cien­te pa­ra to­car otros pue­blos y otros pai­sa­jes den­tro de es­tas mon­ta­ñas de Zagori, pa­ra dar a co­no­cer la variedad na­tu­ral de es­te en­torno. Un po­co más aba­jo, a 750 me­tros de al­ti­tud, es­tá el pue­blo de Ki­pi, que es el es­ce­na­rio pa­ra la sa­li­da y la lle­ga­da de las prue­bas de me­dia maratón (1.090 m de des­ni­vel po­si­ti­vo) y de 10 ki­ló­me­tros (320 m des­ni­vel po­si­ti­vo). Lo que allí se vi­ve es di­fí­cil de creer si no se ve, la fies­ta es­tá por en­ci­ma de to­das las pre­vi­sio­nes. Son las ca­rre­ras más di­ver­ti­das y po­pu­la­res de to­do el pro­gra­ma y el he­cho de dispu­tar­se el do- min­go y no ser de­ma­sia­do exi­gen­tes las con­vier­ten en una ex­ce­len­te for­ma de ter­mi­nar un fin de se­ma­na muy com­ple­to. In­clu­so no re­sul­ta pa­ra na­da des­ca­be­lla­do plan­tear­se par­ti­ci­par en dos prue­bas, ha­cer pro­gra­ma do­ble y co­rrer am­bos días. La com­bi­na­ción de las dis­tan­cias la de­ja­mos a gus­to del con­su­mi­dor.

Mo­ra­le­ja

Que la vi­da te da sor­pre­sas es al­go ya sa­bi­do y has­ta can­ta­do... “sor­pre­sas te da la vi­da”. No hay me­jor co­sa que de­jar­se za­ran­dear de vez en cuan­do por lo que el des­tino po­ne de­lan­te de no­so­tros. En es­te ca­so no eran ni los Al­pes, ni las Ro­co­sas, ni los Pi­ri­neos, ni los Andes, ni el Atlas ni el Hi­ma­la­ya. Se tra­ta­ba de las mon­ta­ñas de Zagori en Gre­cia, ni si­quie­ra el ar­chi­co­no­ci­do (al me­nos de nom­bre) Mon­te Olim­po. ¿Al­guno de vo­so­tros ha­bía oí­do an­tes ha­blar de ellas? Ser­vi­dor, he de re­co­no­cer­lo, no, en nin­gún mo­men­to. Pues el re­sul­ta­do, el apren­di­za­je, la mo­ra­le­ja de es­te via­je y de esta ex­pe­rien­cia grie­ga en la Zagori Moun­tain Ra­ce nos vuel­ve a de­cir que hay mu­chos lu­ga­res en el mun­do, po­co co­no­ci­dos, dig­nos de ser vi­si­ta­dos, pai­sa­jes in­creí­bles, zo­nas de na­tu­ra­le­za sal­va­je, pue­blos per­di­dos con ha­bi­tan­tes hos­pi­ta­la­rios y ama­bles, que hay más ca­rre­ras además de las mun­dial­men­te sa­bi­das, cu­ya or­ga­ni­za­ción pue­de te­ner mu­cho que mos­trar y que la ilu­sión y el buen ha­cer tam­bién son su car­ta de pre­sen­ta­ción y su mar­cha­mo de ca­li­dad. Hay ca­rre­ras que hay que re­co­men­dar por­que sa­bes que no vas a fa­llar, esta, sin du­da al­gu­na, es una de esas. ¡Os la re­co­mien­do!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.