Zan­ca­das con gus­to: Es­tre­la Gran Trail

Trail Run - - SUMARIO - POR: ZIGOR ITU­RRIE­TA, CO­RRE­DOR Y CO­CI­NE­RO FOTOS: JOAO M. FA­RIA Y PAU­LO NU­NES/ EGT

Nos mar­cha­mos a Coim­bra, la ciu­dad uni­ver­si­ta­ria de Portugal y villa de ai­res me­die­va­les con mu­chos se­cre­tos gas­tro­nó­mi­cos por des­cu­brir. Via­je sen­ci­llo y pla­cen­te­ro. ¿La ca­rre­ra? Un ul­tra cor­to, de ape­nas 50 ki­ló­me­tros, con un tra­za­do va­ria­do y bello que nos lle­vó has­ta el pun­to más al­to de la Portugal con­ti­nen­tal: 2.000 m de al­ti­tud.

Si­guien­te ca­pí­tu­lo de nues­tra aven­tu­ra al­re­de­dor del mun­do y esta vez la elec­ción del des­tino fue sen­ci­lla. La tem­po­ra­da em­pe­zó en Po­lo­nia, co­rrien­do so­bre nie­ve, y des­pués vi­nie­ron Mé­xi­co, Ale­ma­nia, Bre­ta­ña y Gre­cia. Tras 5 ca­rre­ras, y sus res­pec­ti­vos via­jes con días de gra­ba­cio­nes de 12 ho­ras (esta es la par­te “fea” de gra­bar un pro­gra­ma de via­jes pa­ra te­le), mi cuer­po no es­ta­ba pa­ra mu­chos tro­tes, por lo que ape­te­cía al­go cercano. Fue mi­rar el ma­pa y… ¡lis­to! Portugal, un país cercano pe­ro des­co­no­ci­do to­tal­men­te pa­ra mí. Aho­ra to­ca­ba bus­car un ul­tra trail en las fe­chas que íba­mos a ir. Ahí la elec­ción fue más sen­ci­lla. Si el gran Ar­man­do Tei­xei­ra es­tá co­mo or­ga­ni­za­dor en una ca­rre­ra se­gu­ro que es es­pec­ta­cu­lar, por lo que te­ne­mos des­tino y te­ne­mos ca­rre­ra. Ha­ga­mos la ma­le­ta.

DEL MAR A LA MON­TA­ÑA

Ese se­rá el rum­bo que se­gui­re­mos en es­te via­je, par­ti­re­mos de 0 me­tros y ter­mi­na­re­mos en el pun­to más al­to del Portugal con­ti­nen­tal. Por lo que, tras un bre­ve y có­mo­do vue­lo, nos plan­ta­mos en Opor­to, don­de nos es­pe­ra un vehícu­lo que nos lle­va­rá ha­cia nues­tro pri­mer des­tino, la be­lla Avei­ro, tam­bién co­no­ci­da co­mo la “Ve­ne­cia de Portugal” por sus ca­na­les que atra­vie­san su cen­tro. Avei­ro es una pre­cio­sa ciu­dad que in­vi­ta al via­je­ro a aden­trar­se en­tre sus ca­lle­jue­las lle­nas de his­to­ria y olor a mar. Co­mo buen co­ci­ne­ro, no pu­de aguan­tar la ten­ta­ción de acer­car­me a la Praça do Pei­xe, don­de pu­de ver una gran variedad de pes­ca­do fres­co en ven­ta y por pri­me­ra vez en mi vi­da las an­gui­las. ¡Cuán­tas ve­ces es­cu­ché a mi pa­dre con­tar que él las pes­ca­ba a mano en el río de nues­tro pue­blo! Aun­que nun­ca la he pre­pa­ra­do, sí ten­go pro­ba­da la an­gui­la, lo que no sa­bía era que las ven­dían vi­vas y que cuan­do un clien­te las pi­de te las pre­pa­ran en el mo­men­to. Muy cu­rio­so. Tras pa­sar la mañana pa­sean­do por Avei­ro, nos mon­ta­mos en el co­che y si­guien­do las in­di­ca­cio­nes de nues­tro guía nos acer­ca­mos al res­tau­ran­te don­de íba­mos a te­ner nues­tra pri­me­ra ex­pe­rien­cia gastronómica en es­te via­je, el res­tau­ran­te "Be­la Ria", en Il­ha­vo. Esta es la tí­pi­ca tas­ca de pue­blo, le­jos de los cir­cui­tos

tu­rís­ti­cos, pe­ro que to­dos los na­ti­vos co­no­cen, que cuan­do pa­sas por de­lan­te la ves lle­na de tra­ba­ja­do­res y gen­te co­mien­do y di­ces: ¡Se­gu­ro que aquí se co­me de ma­dre! Además, es­tan­do en Portugal y en el res­tau­ran­te que per­te­ne­ce al co­ci­ne­ro ofi­cial de la Cofradía del Ba­ca­lao, po­déis ima­gi­na­ros cuál es su es­pe­cia­li­dad, ¿no? Pues sí, co­mo bien di­ce la pá­gi­na ofi­cial del ayun­ta­mien­to a la ho­ra de re­co­men­dar los res­tau­ran­tes de la zo­na, en el "Be­la Ria" se co­me ba­ca­lao y de­ri­va­dos de ba­ca­lao. Di­cho es­to, cho­rra­das las jus­tas. Así es el me­nú del "Be­la Ria", ba­ca­lao pre­pa­ra­do de mil for­mas, sen­ci­llo pe­ro de­li­cio­so. Re­co­men­da­ble al 100%. Tras la co­mi­da, y una vez he­cha la di­ges­tión, sa­li­mos a tro­tar por la pla­ya de Cos­ta No­va, un lu­gar per­fec­to pa­ra co­rrer un po­co, lue­go dar­te un ba­ño y ter­mi­nar pa­sean­do vien­do sus bo­ni­tas ca­sas.

COIM­BRA, LA CIU­DAD UNI­VER­SI­TA­RIA

Po­co a po­co em­pe­za­mos a de­jar el mar atrás y de una ciu­dad uni­ver­si­ta­ria co­mo Avei­ro nos di­ri­gi­mos a la ciu­dad uni­ver­si­ta­ria por ex­ce­len­cia, Coím­bra. Ciu­dad que vio na­cer a seis re­yes por­tu­gue­ses y don­de es­ta­ba si­tua­do el pa­la­cio real de la co­ro­na. Tam­bién vio na­cer la pri­me­ra uni­ver­si­dad de Portugal, una de las más an­ti­guas de to­da Eu­ro­pa. La uni­ver­si­dad se en­cuen­tra si­tua­da en el an­ti­guo pa­la­cio real y es uno de los gran­des re­cla­mos tu­rís­ti­cos de la ciu­dad. Mien­tras vi­si­tá­ba­mos la uni­ver­si­dad con ayuda del vi­ce­rrec­tor, con el cual nos aden­tra­mos has­ta las mis­mas en­tra­ñas de la mis­ma, tu­vi­mos la suer­te de asis­tir a la pre­sen­ta­ción de un dul­ce que te­nía una bo­ni­ta his­to­ria de­trás. Una pro­fe­so­ra de la uni­ver­si­dad en­con­tró en el li­bro de re­ce­tas más an­ti­guo de Portugal (año 1902) una receta que ha­cía re­fe­ren­cia a la uni­ver­si­dad y que se lla­ma­ba “Bis­coi­tos Aca­de­mi­cos”. En­ton­ces se les ocu­rrió po­ner­se en con­tac­to con un co­no­ci­do re­pos­te­ro de Coím­bra y ti­ran­do de la receta - mo­di­fi­ca­da un po­co, ya que según me con­tó el re­pos­te­ro más que ga­lle­tas aque­llo pa­re­cían ar­mas arro­ja­di­zas de lar­go al­can­ce- han co­mer­cia­li­za­do una ga­lle­ta re­lle­na de com­po­ta de man­za­na que a par­tir de aho­ra se­rá el dul­ce que re­pre­sen­ta­rá a la uni­ver­si­dad. Pe­ro Coím­bra no só­lo es la uni­ver­si­dad. Sus ca­lles es­tre­chas, pa­tios, es­ca­le­ras y ar­cos me­die­va­les in­vi­tan a per­der­se en esta lo­ca­li­dad lle­na de mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos. Mien­tras pa­seáis, a po­cos mi­nu­tos del cen­tro, po­déis acer­ca­ros a Quin­ta das La­gri­mas, es­ce­na­rio de la his­to­ria de amor más fa­mo­sa de Portugal, don­de el prín­ci­pe Pe­dro e Inés te­nían sus en­cuen­tros amo­ro­sos. De vuel­ta al cen­tro os re­co­mien­do que en­tréis en al­gu­na pas­te­le­ría del cas­co vie­jo y pro­béis sus pas­te­les de na­ta. ¡Pu­ro vi­cio! Des­pués, y si os sen­tís mal por ha­be­ros me­ti­do esas ca­lo­rías al cuer­po, siem­pre po­déis su­bir un par de ve­ces has­ta la uni­ver­si­dad por la ca­lle de Que­bra Cos­tas y os ase­gu­ro que las que­ma­reis to­das. Por úl­ti­mo, y pa­ra ter­mi­nar la jornada, acer­ca­ros a al­guno de los ba­res de la ciu­dad al ano­che­cer a oír el Fa­do de Coím­bra, la mú­si­ca que mar­ca el rit­mo del co­ra­zón de la ciu­dad de los es­tu­dian­tes.

CA­SA IN­SUA, MU­SEO DEL PAN Y FÁ­BRI­CA DE BU­REL

Tras pa­sar la no­che en Coím­bra, na­da más ama­ne­cer, nos po­ne­mos ca­mino a nues­tro des­tino fi­nal, el Par­que Na­tu­ral da Se­rra da Es­tre­la. Nos es­pe­ra un lar­go via­je, pe­ro te­ne­mos pro­gra­ma­das tres pa­ra­das en el tra­yec­to que se­gu­ro ame­ni­za­rán nues­tro pe­ri­plo. La pri­me­ra de ellas es en el pue­blo Pe­nal­va do Cas­te­llo, a 25 km de Vi­seu, en el Pa­ra­dor Ca­sa da In­sua. Es­te ma­jes­tuo­so pa­la­cio de es­ti­lo ba­rro­co cons­trui­do en el si­glo XVIII por or­den de Luis de Al­bu­quer­que de Me­llo Pe­rei­ra y Ca­ce­res ( ya se com­pli­ca­ban con los nom­bres los ri­cohom­bres de ha­ce unos años, ¿eh?) es el ti­po de es­ta­ble­ci­mien­to que voy a fre­cuen­tar en mis via­jes cuan­do me ha­ga fa­mo­so y ri­co con es­to de la te­le­vi­sión y los ar­tícu­los en re­vis­tas, sí se­ñor. Esta gran man­sión es hoy en día un lu­jo­so ho­tel de 5 es­tre­llas que es­tá den­tro de la red de Pa­ra­do­res Na­cio­na­les. Aun­que no os hos­pe­déis aquí, me­re­ce la pe­na pa­sar una mañana en al­gu­na vi­si­ta guia­da don­de os en­se­ña­rán có­mo pro­du­cen su pro­pio que­so (sus ove­jas pas­tan en los cam­pos cer­ca­nos a la man­sión), po­dréis visitar sus vi­ñe­dos y bo­de­gas, don­de ela­bo­ran sus pro­pios vi­nos (muy bue­nos, por cier­to), ve­réis sus man­za­nos bien ali­nea­dos con los que pro­du­cen sus mer­me­la­das y com­po­tas, pa­sea­réis por su jar­dín... Y, có­mo no, si po­déis, que­da­ros a co­mer allí y sa­lu­dad al co­ci­ne­ro Pau­lo Car­do­so de mi par­te, un tío más ma­jo que las pe­se­tas. En de­fi­ni­ti­va, de ma­yor quie­ro ser ri­co. Tras pa­sar una mañana muy agra­da­ble en la Ca­sa do In­sua nos fui­mos a visitar un mu­seo muy pe­cu­liar, pe­ro que bien me­re­ce pa­sar en él más de me­dio día: el Mu­seo del Pan. Ya nos en­con­tra­mos den­tro de los lí­mi­tes del Par­que Na­tu­ral do Se­rra do Es­tre­la, jus­ta­men­te en el pue­blo de Seia, a me­nos de una ho­ra de don­de se­rá nues­tra ca­rre­ra. El ob­je­ti­vo de es­te mu­seo tan in­tere­san­te es el de re­co­ger y ex­hi­bir los ob­je­tos del pan por­tu­gués en sus ver­tien­tes et­no­grá­fi­ca, po­lí­ti­ca, so­cial, his­tó­ri­ca, re­li­gio­sa y ar­tís­ti­ca. Lo que ve­re­mos en es­te mu­seo es la im­por­tan­cia del ne­go­cio del pan, un ali­men­to tan sim­ple pe­ro que, si a más de uno se lo qui­tas de su me­sa un par de días, ma­ta. El pan es al­go muy im­por­tan­te en la gas­tro­no­mía por­tu­gue­sa y no re­cuer­do nin­gún via­je don­de ha­ya­mos co­mi­do pan tan bueno co­mo aquí. Ese es el ob­je­ti­vo de es­te lu­gar, dar­le el va­lor que se me­re­ce a un ali­men­to im­pres­cin­di­ble en nues­tras ca­sas y que po­co a po­co he­mos ido de­jan­do de la­do. No es­toy di­cien­do que ha­ya­mos de­ja­do de la­do al pan, si es que se le pue­de lla­mar pan a esas ba­rras de chi­cle que hoy en día nos ven­den en las ga­so­li­ne­ras y su­per­mer­ca­dos, si no al ver­da­de­ro pan de to­da la vi­da, que lo com­pra­bas hoy y lo po­días co­mer mañana o pa­sa­do. Siem­pre re­cuer­do lo que di­jo una vez un gran re­pos­te­ro y pa­na­de­ro en mi pro­gra­ma de co­ci­na: “Yo no ven­do ga­so­li­na en mi lo­cal. Por fa­vor, no ha­gan y ven­dan pan en las ga­so­li­ne­ras”. Y con eso me re­fie­ro al pan pre­co­ci­do, no al que han ela­bo­ra­do en una pa­na­de­ría y des­pués lo ven­den en ellas. Cuan­do sea ri­co, mon­ta­ré un mu­seo co­mo es­te en mi pue­blo. Ya he­mos lle­na­do nues­tro cuer­po de bue­nos hi­dra­tos de car­bono, co­mien­do buen pan cla­ro es­tá, y por fin he­mos lle­ga­do a Man­tei­gas, en pleno co­ra­zón de la Se­rra do Es­tre­la. Mañana par­ti­ci­pa­ré en el Es­tre­la Gran­de Trail, pe­ro an­tes de ir a por el dor­sal ten­go otro lu­gar pe­cu­liar apun­ta­do en mi cua­derno de via­je: la fá­bri­ca de Bu­rel. Por to­dos son co­no­ci­das las man­tas y toa­llas por­tu­gue­sas. ¡Cuán­tas ve­ces ha­bre­mos oí­do esa fra­se de “si vas a Portugal, tráe­me unas toa­llas”! Bueno, pues el Bu­rel es un te­ji­do rús­ti­co 100% la­na que si­guen ela­bo­ran­do si­guien­do los mis­mos pa­tro­nes de an­ta­ño. De eso se preo­cu­pan en la fá­bri­ca que tie­nen en Man­tei­gas. Re­cu­pe­ra­ron y re­abrie­ron una an­ti­gua fá­bri­ca de la­na que en sus días de es­plen­dor tu­vo en su in­te­rior a más de 300 tra­ba­ja­do­res, y con las mis­mas má­qui­nas de 1950

y 30 tra­ba­ja­do­res ela­bo­ran es­te pre­cia­do te­ji­do que ven­den a to­dos los con­fi­nes del mun­do. Pa­ra ela­bo­rar los di­fe­ren­tes te­ji­dos uti­li­zan los más de 2.000 pa­tro­nes que guar­dan des­de ha­ce más de me­dio si­glo y han con­se­gui­do que es­te te­ji­do, el cual se em­plea­ba pa­ra ela­bo­rar las du­ras cha­que­tas de los pas­to­res de Se­rra do Es­tre­la, hoy en día sea un ma­te­rial que nu­me­ro­sos ar­tis­tas de to­do el mun­do uti­li­zan pa­ra con­fec­cio­nar ro­pa, man­tas, ta­pe­tes, al­fom­bras, e in­clu­so obras de arte. Eso sí, ca­lien­ta y abri­ga de la le­che, pe­ro, en­tre no­so­tros, pi­ca.

ES­TRE­LA GRAN­DE TRAIL

Por fin lle­ga­mos a la ca­rre­ra. Pa­re­ce men­ti­ra que esta sea una re­vis­ta de trail. Va­mos al grano. Tras visitar la fá­bri­ca de Bu­rel va­mos a re­co­ger los dor­sa­les y sa­lu­dar a mi gran ami­go Ar­man­do Tei­xei­ra, al­ma má­ter del even­to. Tras ce­nar y dor­mir en la "Ca­sa das Pen­has Dou­ra­das", por don­de pa­sa­rá la ca­rre­ra ( y don­de os re­co­mien­do al 100% pa­sar unos días de mon­ta­ña y des­can­so), ya es­ta­mos to­dos lis­tos pa­ra em­pe­zar el ul­tra. A las 24:00 ho­ras han sa­li­do los par­ti­ci­pan­tes de la ca­rre­ra rei­na, a los cua­les les es­pe­ran por de­lan­te 109 km y 6.300 me­tros de des­ni­vel po­si­ti­vo. Ellos ya lle­van 8 ho­ras de mon­ta­ña pa­ra cuan­do no­so­tros, los de la ca­rre­ra Es­tre­la Orion Belt (49 km, 2.500 D+), nos po­ne­mos en mar­cha. Na­da más em­pe­zar me ex­tra­ña el rit­mo. Hay gen­te muy bue­na en­tre los co­rre­do­res, pe­ro no sa­li­mos es­co­pe­ta­dos co­mo sue­le ser ha­bi­tual úl­ti­ma­men­te en los ul­tra-trails. La cues­ta que

veo de­lan­te de mí lo ex­pli­ca to­do. Te­ne­mos más de 800 me­tros de des­ni­vel en los si­guien­tes 7 ki­ló­me­tros y por muy bue­nos que sea­mos to­dos la ca­rre­ra nos po­ne en nues­tro si­tio y en­se­gui­da amol­da­mos el rit­mo a la si­tua­ción. Pa­ra ca­len­tar an­tes de em­pe­zar he he­cho es­tos 7 km ba­jan­do al tro­te des­de mi ho­tel, por lo que ya sé lo que nos es­pe­ra: ma­nos a las ro­di­llas y piano-piano, que es­to es muy lar­go. Al fi­nal de la pri­me­ra subida es cuan­do veo a Íñi­go, nues­tro cá­ma­ra. Has­ta aquí he ido gra­ban­do yo con la GoP­ro. Me di­ce que voy en­tre los 20 pri­me­ros y que la ca­be­za de ca­rre­ra me lle­va un par de mi­nu­tos so­la­men­te. No es­tá mal, es­pe­ra­ba per­der más en la pri­me­ra subida, de to­das for­mas tam­po­co voy for­zan­do mu­cho, di­ría que he subido bas­tan­te “có­mo­do”. Aho­ra to­ca una pe­que­ña ba­ja­da y en es­te tra­mo es don­de ve­mos al­gu­nos de los res­tos del gran in­cen­dio que aso­ló Portugal en ju­nio del año pa­sa­do. Du­ran­te to­do el via­je he­mos ido vien­do hec­tá­reas y hec­tá­reas de mon­tes y te­rre­nos arra­sa­dos por aquel in­cen­dio y nues­tro guía nos ha ido con­tan­do las si­tua­cio­nes de tra­ge­dia que los ha­bi­tan­tes de la zo­na vi­vie­ron. Al­go te­rri­ble y, si fue in­ten­cio­na­do, in­com­pren­si­ble. Los pi­lla­ba yo de las pe­lo­tas y los te­nía to­do el año so­bre un so­fá lleno de bra­sas can­den­tes y vien­do el pro­gra­ma de Ana Ro­sa ( bueno, igual me he pa­sa­do, con las bra­sas ya va­le). Tras es­te de­sola­dor tra­mo lle­ga el pri­mer avi­tua­lla­mien­to. Lle­na­mos bo­te­lli­nes de agua y sa­les y ti­ra­mos ha­cia lo que se­rá el te­cho de la ca­rre­ra, La Torre, que con sus 1.993 m es el pun­to más al­to de la Portugal con­ti­nen­tal. Es­tos 15 km son lo más bo­ni­to del tra­za­do. Qui­zá sea uno de los tra­mos más bo­ni­tos que nun­ca he co­rri­do en una ca­rre­ra. Un sen­de­ro pre­cio­so en as­cen­sión por el que pa­sa­mos tra­mos de pra­de­ras, tra­mos téc­ni­cos de ro­ca, unos cuan­tos ne­ve­ros y, so­bre to­do, por una zo­na de pe­que­ños la­gos que pa­re­cen sa­ca­dos de una pos­tal. Cuan­do lle­go al avi­tua­lla­mien­to de la Torre, km 23, ya me en­cuen­tro en­tre los quin­ce pri­me­ros de la ca­rre­ra y es­te es el lu­gar don­de veo los pri­me­ros co­rre­do­res de la lar­ga, pa­ra los cua­les es­te es el km 58. Aho­ra empieza mi te­rreno, por fin una ba­ja­da lar­ga. Em­pie­zo ba­jan­do so­bre nie­ve y al po­co en­tra­mos en una zo­na téc­ni­ca de ro­cas y ar­bus­tos. Voy con muy bue­nas sen­sa­cio­nes, te­rreno es­pec­ta­cu­lar y di­vir­tién­do­me. ¿Qué más se pue­de pe­dir? Bueno, sí, ser ri­co, pe­ro eso ya lle­ga­rá. Po­co a po­co em­pie­zo a pa­sar gen­te y ten­go que fi­jar­me en el co­lor de sus dor­sa­les pa­ra sa­ber si son de nues­tra ca­rre­ra o de la lar­ga. Tras la ba­ja­da, en el km 31, me en­cuen­tro ani­man­do a Yo­lan­da Fernández del Cam­po, sim­pá­ti­ca co­mo siem­pre y va­ci­lán­do­me al ver que su­bía esa cues­ta an­dan­do. Pues sí, pe­da­zo de cues­ta que nos aguar­da­ba des­pués del ter­cer avi­tua­lla­mien­to. Cor­ti­ta, pe­ro de las que se aga­rran. Tras es­to, 6 ki­ló­me­tros de pis­tas y sen­de­ros pa­ra co­rrer y sol­tar un po­co pier­nas. Van ca­yen­do los ki­ló­me­tros y pa­ra cuan­do em­pie­zo a su­bir la úl­ti­ma cues­ta del día, o eso creía yo, ya voy dé­ci­mo de la ge­ne­ral. Voy bien pe­ro tam­po­co me so­bra de­ma­sia­do. Veo los úl­ti­mos me­tros de la subida cuan­do de­trás mío oi­go al pú­bli­co que ani­ma a al­guien. No pue­de ser. ¡De dón­de le­ches sa­le ese! Ya me ha­bía he­cho a la idea de en­trar en el top 10 y pa­re­ce que lo va­mos a te­ner que dispu­tar. No pa­sa na­da Itu­rrie­ta, es­te es tu te­rreno. ¡Gassssss! Me lan­zo en ba­ja­da y po­co a po­co veo co­mo le em­pie­zo a me­ter me­tros. Es una ba­ja­da téc­ni­ca por una es­pe­cie de cal­za­da, de las que a mí me gus­tan, y a la vez que me dis­tan­cio de él, voy dis­fru­tan­do. De re­pen­te… ¡zas!, mi to­bi­llo se tuer­ce y cai­go ro­dan­do al sue­lo. In­ten­to le­van­tar­me pe­ro me due­le mu­cho. Po­co a po­co em­pie­zo a pi­sar el sue­lo y con­si­go ca­mi­nar. Lle­ga el si­guien­te co­rre­dor y me pregunta qué tal es­toy, si ne­ce­si­to ayuda. Es­to es lo bo­ni­to de nues­tro deporte, el com­pa­ñe­ris­mo. Le di­go que no, que va­ya ti­ran­do, que po­co a po­co iré avan­zan­do. Em­pie­zo ca­mi­nan­do, a es­to le si­gue un pe­que­ño tro­te y al de un mi­nu­to ya es­toy ga­lo­pan­do de nue­vo. Me molesta, pe­ro creo que me que­da otra tra­ca fi­nal. A me­nos de un ki­ló­me­tro de ter­mi­nar la ba­ja­da ya le he co­gi­do de nue­vo y lo de­jo de­trás. Des­de aquí po­de­mos oír la me­ga­fo­nía de me­ta, ya veo el pue­blo, pe­ro Ar­man­do nos tie­ne otra sor­pre­sa guar­da­da pa­ra el fi­nal de ca­rre­ra: en los úl­ti­mos 500 me­tros de tra­za­do ca­si te­ne­mos 100 me­tros de subida… Cuan­do pi­lle a Ar­man­do le voy a arre­glar esa na­riz de bo­xea­dor que tie­ne de un pu­ñe­ta­zo. No sé de dón­de, pe­ro sa­co fuer­zas pa­ra su­bir la úl­ti­ma cues­ta co­rrien­do y al fi­nal en­tro en no­ve­na po­si­ción. Al pa­re­cer me ha­bían di­cho mal e iba no­veno en vez de dé­ci­mo… Y yo de­ján­do­me los cuer­nos pa­ra en­trar en el top 10. En de­fi­ni­ti­va, una au­tén­ti­ca ca­rre­ra Pa­ta Ne­gra que te­néis que ha­cer al­gu­na vez en la vi­da. Re­co­rri­do im­pre­sio­nan­te, muy bien mar­ca­do, avi­tua­lla­mien­tos per­fec­tos y una or­ga­ni­za­ción de diez. Con­ten­to de ha­ber subido al pó­dium co­mo ter­cer ve­te­rano y muy fe­liz por las sen­sa­cio­nes que tu­ve du­ran­te to­da la ca­rre­ra. En cuan­to al via­je, se­gu­ro que vol­ve­ré, no ten­gáis nin­gu­na du­da. ¡Portugal en­gan­cha!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.