#Run­fo­rLeu­ce­mia en Alas­ka

En bus­ca de la es­pe­ran­za

Trail Run - - SUMARIO -

Ima­gino bos­ques, ár­bo­les altos, al­ces a mi pa­so, y a lo le­jos osos en fa­mi­lia bus­can­do co­mi­da cer­ca de un la­go. Yo co­rro pa­ra ha­cer lle­gar un men­sa­je sim­ple: do­nar mé­du­la es una lla­ve de sa­li­da. Es la bús­que­da de un en­cuen­tro con la es­pe­ran­za. Des­pués de un año y me­dio de preparación de esta idea, mu­chas no­ches sin dor­mir, mu­chos días di­bu­jan­do en un cua­derno de no­tas y reunio­nes con el grupo que me ayu­da­rá a for­jar esta ini­cia­ti­va, se va acer­can­do la fe­cha. An­to­nio Do­min­go (cá­ma­ra), Mar­cos Ca­bre­ra (fo­tó­gra­fo), Ed­gar Gra­na­dos (ope­ra­dor de dro­ne), Sara So­lano (mé­di­co), Eoin Flynn (apo­yo lin­güís­ti­co), Ma­gec Mon­tes­deo­ca (pe­rio­dis­ta), Ma­ri­mar Ve­ga (pro­duc­ción), Na­ni Via­de­ro (pro­duc­ción) y Mon­tse Gon­zá­lez (pro­duc­ción), to­dos ellos se­rán mi grupo pa­ra ayu­dar­me a man­te­ner esta idea y lle­var­la a ca­bo. Al­guien me di­jo una vez que el tí­tu­lo más va­lio­so que pue­des con­se­guir en esta vi­da es el de bue­na per­so­na. No lo con­ce­den las uni­ver­si­da­des, só­lo lo otor­gan los va­lo­res. Y to­dos ellos tie­nen ese gran va­lor otor­ga­do. Son per­so­nas que a sim­ple vi­sta se les huele ese va­lor y te lo trans­mi­ten de una ma­ne­ra sen­ci­lla. Se­rá un via­je de cin­co es­ca­las de avión y más de 30 ho­ras de du­ra­ción. Des­de Gran Ca­na­ria, don­de vivo, has­ta An­cho­ra­ge (Alas­ka). Allí me es­pe­ran Ch­risty y Eric. Una pa­re­ja con mu­cho en­can­to que he co­no­ci­do sie­te me­ses atrás, a tra­vés de una web es­ta­dou­ni­den­se.

Una web que ha­bla de his­to­rias de su­pera­ción. Gen­te que ha­bía pa­de­ci­do al­gún ti­po de cán­cer en la san­gre. Al­go co­mo lo que ocu­rrió a mi pa­dre. Mi pa­dre, al con­tra­rio que mu­chas de es­tas his­to­rias, tu­vo un fi­nal tris­te y fa­lle­ció. Leí to­das y ca­da una de aque­llas his­to­rias. Pu­ra ins­pi­ra­ción. Con una de ellas, la de Ch­risty, tu­ve un víncu­lo muy es­pe­cial... Una jo­ven de Alas­ka de 33 años a la que su vi­da le ha­bía co­lo­ca­do de fren­te a un lin­fo­ma no Hodg­kin que su­pe­rar ha­cía dos años. Según ella, lo úni­co cons­tan­te que en­cuen­tras en ese pro­ce­so tan du­ro es “el cam­bio”. La du­re­za con la que la vi­da te aga­rra y no te suel­ta. El en­cuen­tro en­tre tu yo in­terno y un mons­truo que en­tra por tus cé­lu­las, pen­san­do que nun­ca sal­drá. Lo cier­to es que des­de que leí su nom­bre me pro­pu­se es­cri­bir­le un men­sa­je vía Fa­ce­book Mes­sen­ger, con el úni­co fin de man­dar­le to­das mis ener­gías pa­ra que si­guie­ra lu­chan­do. Su ra­pi­dez al con­tes­tar­me hi­zo que le di­je­ra que que­ría con­tar su his­to­ria al mun­do. Com­par­tí con ella mi in­ten­ción de ir a Alas­ka y co­rrer pa­ra ayu­dar a la do­na­ción de mé­du­la. La gen­te tie­ne que sa­ber que es un pro­ce­so sen­ci­llo, in­do­lo­ro y que ayuda a sal­var vi­das. “Mar­cos, ¿pe­ro de qué ma­ne­ra te pue­do yo ayu­dar?”, me pre­gun­tó. “Ch­risty, quie­ro que co­rras con­mi­go lo que tu cuer­po y men­te te de­jen. Quie­ro que jun­tos lan­ce­mos al mun­do un mis­mo men­sa­je y po­da­mos con­se­guir mu­chos do­nan­tes de mé­du­la. Es­toy se­gu­ro de que lo po­dre­mos con­se­guir”, le res­pon­dí con mu­cha efu­si­vi­dad. “No de­jo de pen­sar en ello, me gus­ta­ría ayu­dar­te a tu pro­yec­to. Jun­tos lo lo­gra­re­mos”, me di­jo. Lle­ga­mos a Alas­ka. Es la 1:30 AM. Muy can­sa­dos co­ge­mos nues­tras ma­le­tas. Ve­mos a Ch­risty y su ma­ri­do Eric re­ci­bién­do­nos con un car­tel “Wel­co­me to Alas­ka!”. Nos fun­di­mos en un abra­zo. Lle­ga­mos a su ca­sa. Un pa­raí­so de cal­ma, ener­gía po­si­ti­va, y có­mo no, pla­ga­do de fo­to­gra­fías de ani­ma­les sal­va­jes.

In­to the wild

Cin­co eta­pas, un to­tal de 300 km, o lo que es lo mis­mo, una me­dia de 55 km al día, con el úni­co ob­je­ti­vo de con­se­guir 3.000 do­nan­tes de mé­du­la ósea en el mun­do. Bau­ti­zo al pro­yec­to un año an­tes de lle­gar a Alas­ka #Run­fo­rleu­ce­mia. Se­rán eta­pas du­ras. En lo más sal­va­je del país. Y con fi­nal en el au­tén­ti­co “The Ma­gic Bus”, allí don­de Ch­ris­top­her McCand­less jus­ti­fi­có su esen­cia de la bús­que­da de su yo in­te­rior pa­ra ha­cer que otros si­guié­ra­mos bus­can­do nues­tros sue­ños. Allí don­de mu­chos han lle­ga­do con ins­pi­ra­ción de él, don­de la vi­da se pa­ra­rá pa­ra los que lle­gue­mos con nues­tra pro­pia vo­lun­tad. Pre­pa­ro to­dos mis en­se­res de na­tu­ra­le­za sal­va­je. Mi spray an­ti osos, mis cas­ca­be­les, mi wal­kie tal­kie pa­ra ha­blar con el co­che de asis­ten­cia don­de irán Sara la mé­di­co y el grupo, mi te­lé­fono sa­té­li­te, mi hi­dra­ta­ción y mis pe­que­ñas ba­rri­tas. Además de mis za­pa­ti­llas, mis me­dias de com­pre­sión, mi chu­bas­que­ro, va­ya, to­do lo que un co­rre­dor usa en una ca­rre­ra de lar­ga dis­tan­cia. Pe­ro esta vez, con al­gu­nos ma­te­ria­les dis­tin­tos. Pro­pio de una aven­tu­ra sal­va­je. Des­de el la­go Eklut­na La­ke has­ta Wolf La­ke. Se­rán 57 km si mis cálcu­los no me fa­llan. Em­pie­zo una nue­va aven­tu­ra. Un nue­vo gri­to al mun­do. Un nue­vo sue­ño. Un lu­gar pa­ra en­mar­car, co­mo si de un lien­zo de Van Gogh se tra­ta­ra. Los Twin Peaks se­rán las pri­me­ras mon­ta­ñas a cru­zar. Va­mos su­bien­do ha­cia ellas Eoin y yo. Él va con­mi­go co­mo co­rre­dor de seguridad pa­ra que to­dos es­te­mos más tran­qui­los. Vi­sual­men­te al­go me di­ce que he­mos to­ma­do el ca­mino que no era en me­dio de las mon­ta­ñas. Por tan­to te­ne­mos que re­tro­ce­der has­ta don­de co­gi­mos el cam­bio de ru­ta. La nie­ve es más al­ta de lo que creía­mos a 1.800 m. El ca­mino no se ve. He­mos da­do con un río que no es­ta­ba en esta ru­ta ini­cial. “Mar­cos, lo me­jor es re­tro­ce­der. Ha­re­mos más des­ni­vel. Hay que avi­sar al grupo que nos he­mos per­di­do. No

per­da­mos los ner­vios, man­ten­ga­mos la cal­ma”, me di­jo Eoin. “Sí Eoin, te­ne­mos suer­te de que so­mos per­so­nas muy po­si­ti­vas y sal­dre­mos bien. Avi­se­mos al grupo y re­gre­se­mos” le co­men­té. Ese día re­cor­ta­mos a la eta­pa ini­cial unos 15 km, pe­ro hi­ci­mos el do­ble de des­ni­vel. Con lo cual 9 ho­ras en la mon­ta­ña. Un can­san­cio que se nos no­ta­ba. La se­gun­da eta­pa tu­vi­mos que re­ajus­tar­la. Des­de el Lazy Moun­tain Peak has­ta Hat­cher Pass Lod­ge. Los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra avi­san. El te­rreno empieza muy du­ro con un ki­ló­me­tro ver­ti­cal. Lue­go un as­fal­to in­men­so. Mis pier­nas por un mo­men­to no me res­pon­den. Re­cuer­dan el día de ayer. Mi re­sa­ca de can­san­cio es lla­ma­ti­va. El sol me es­tá dan­do muy fuer­te y Sara me re­cuer­da que no se me ocu­rra ol­vi­dar que me ali­men­te y que no pa­re de hi­dra­tar­me. En­tra­mos en un va­lle muy ma­jes­tuo­so, don­de el ver­de del va­lle se en­fun­de con el blan­co y enor­me man­to de nie­ve. Una es­tam­pa ma­ra­vi­llo­sa. La lle­ga­da al fi­nal de esta eta­pa ha si­do un su­pli­cio. Mu­cho can- san­cio pe­ro con el co­ra­zón en paz. Pa­ro mi re­loj en 8 ho­ras. He ba­ja­do 2,5 kg en esta eta­pa. Sara me ayuda con mis pau­tas de ali­men­ta­ción. Da­vid Ro­drí­guez tam­bién me man­da con­se­jos des­de Gran Ca­na­ria pa­ra que co­ma más. La asig­na­tu­ra pendiente de ca­si to­dos los co­rre­do­res que co­rre­mos mu­chos ki­ló­me­tros. Me­jo­rar las se­cuen­cias de co­mi­da y be­ber mu­cho más. He pa­sa­do de 28ºC a 0 gra­dos en ape­nas 10 km, y eso el cuer­po lo no­ta.

Mi­nas de oro

La ter­ce­ra eta­pa se­rá a tra­vés de un re­co­rri­do de mi­nas de oro. Un re­co­rri­do que yo mis­mo tra­cé des­de ca­sa. Em­pe­za­rá en Trap­per Creek y aca­ba­rá en una mon­ta­ña cer­ca de Pe­ters­vi­lle. El ca­lor aprie­ta mu­cho hoy. De­ci­do sa­lir en man­ga cor­ta, gafas de sol y vi­se­ra. Wal­kie co­nec­ta­do, y grupo dis­pues­to. Hoy Ch­risty me acom­pa­ña­rá unos po­cos ki­ló­me­tros y me ha di­cho que la cuarta eta­pa la ha­rá con­mi­go. Me ha emo­cio­na­do mu­chí­si­mo. Km 10 y mi ca­be­za no me va. El can­san­cio se apodera de mí. Ten-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.