El rin­cón del co­rre­dor del mon­tón

Trail Run - - SUMARIO -

El­jas, 6 de ma­yo, Cam­peo­na­to de Ex­tre­ma­du­ra de Trail. 33 ki­ló­me­tros con 2.000 me­tros de des­ni­vel po­si­ti­vo en el co­ra­zón de la Sie­rra de Ga­ta. Ingredientes per­fec­tos pa­ra vi­vir una jornada ideal en la mon­ta­ña. 48 ho­ras des­pués, con un to­bi­llo in­mo­vi­li­za­do y en­vuel­to en hie­lo, aga­rro un bo­lí­gra­fo y com­par­to mi ex­pe­rien­cia. Tro­pe­zar en la ba­ta­lla es al­go ha­bi­tual en las ca­rre­ras por mon­ta­ña. Aban­do­nar con el dor­sal pues­to, son ya pa­la­bras ma­yo­res. El con­cep­to de lle­gar y cru­zar el ar­co de me­ta co­mo sea, en­tran­do ver­da­de­ra­men­te destrozado, es un com­por­ta­mien­to he­roi­co, ca­si es­par­tano, que tie­nen mu­chos trail­run­ners y que a ve­ces se aplau­de y en­sal­za. No es más que un error. A las 9:00 de la mañana, con pun­tua­li­dad ex­qui­si­ta, se en­cien­den las ben­ga­las y se da la sa­li­da a uno de los even­tos más im­por­tan­tes de la tem­po­ra­da. Mu­chos ha­bían de­di­ca­do me­ses a pre­pa­rar esta ci­ta. En­tre­na­mien­tos, ali­men­ta­ción, tác­ti­ca de ca­rre­ra, ma­te­rial apro­pia­do... Pe­ro no siem­pre se cum­plen las ex­pec­ta­ti­vas y más en la mon­ta­ña. Los de­por­tes de aven­tu­ra se di­fe­ren­cian de los tra­di­cio­na­les por­que el me­dio fí­si­co en el que nos mo­ve­mos es cam­bian­te y ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre. Mi­rar y pen­sar que me es­pe­ra cuan­do lle­gue a aque­lla zo­na de ár­bo­les, o tras ba­jar una zo­na téc­ni­ca, o al cru­zar un río... no pa­sa en un cam­po de fút­bol, can­cha de te­nis o pis­ta de atle­tis­mo. Y ese desafío es el que nos mue­ve. La "tram­pa" que esta vez me te­nía pre­pa­ra­da era una zo­na de ro­cas. A los 3 ki­ló­me­tros el des­tino, la fa­ta­li­dad, se cru­za en mi ca­mino. El to­bi­llo ca­yó en la em­bos­ca­da y no la su­peró. Lle­ga el mo­men­to más di­fí­cil de cual­quier de­por­tis­ta. ¿Qué ha­go?, es­toy le­sio­na­do, ten­go un es­guin­ce y me que­dan más de 3 ho­ras pa­ra lle­gar a me­ta. Es­tás só­lo ahí arri­ba y en tu ca­be­za se acu­mu­lan el sen­ti­mien­to de cul­pa por no ha­ber es­ta­do más con­cen­tra­do en ese ate­rri­za­je y la ra­bia con­te­ni­da por ha­ber echa­do al tras­te tan­tos días de preparación. En ese mo­men­to el do­lor aními­co su­pera al fí­si­co y a mu­chos se les vie­ne el flash de "proezas" he­chas en la mon­ta­ña. Aban­do­nar esa ca­rre­ra fue una de­ci­sión in­te­li­gen­te.

ACABADOR DE CA­RRE­RAS, ¿PRO­FE­SIÓN DE RIESGO?

Te­ne­mos que mi­rar más allá de fi­na­li­zar una prue­ba y aca­bar el en­treno que me pro­pu­se al sa­lir de ca­sa. Hoy só­lo ten­go un es­guin­ce de to­bi­llo, un obs­tácu­lo li­viano que po­dría ha­ber­se con­ver­ti­do en in­fran­quea­ble si hu­bie­se de­ci­di­do con­ti­nuar. Me­nu­da lec­ción me en­se­ñó la mon­ta­ña, apren­dí que no se pue­de ju­gar con ella. Pa­ra po­der su­pe­rar los re­tos que nos pro­po­ne hay que es­tar bien pre­pa­ra­do. Se equi­vo­ca tan­to el que, ab­sor­bi­do por el boom del trail run­ning se com­pra unas za­pa­ti­llas y la equi­pa­ción de sus ído­los, sa­le unos días al ca­mino y ya se co­lo­ca en la lí­nea de sa­li­da de una de las mu­chas ca­rre­ras que ca­da fin de se­ma­na ti­ñen de co­lor nues­tras mon­ta­ñas, co­mo el que du­ran­te el esfuerzo des­fa­lle­ce y li­mi­ta­do su es­ta­do fí­si­co desea fi­na­li­zar cues­te lo que cues­te. Hay que te­ner­le res­pe­to, ella nos ne­ce­si­ta al 100% pa­ra que la po­da­mos dis­fru­tar. Aho­ra es­toy en es­te pun­to y co­mien­za la se­gun­da par­te de esta his­to­ria que se­gu­ro que a vo­so­tros tam­bién os ha pa­sa­do o pa­sa­rá. Vol­ver, re­gre­sar, re­to­mar... In­fi­ni­dad de si­nó­ni­mos pa­ra re­cu­pe­rar eso que me qui­tas­te el pa­sa­do do­min­go. Ben­di­ta pa­cien­cia que se nos da cuan­do na­cen nues­tros hi­jos y que a ve­ces se nos re­ti­ra cuan­do apa­re­ce un con­tra­tiem­po. Es­te es otro de los pe­ca­dos que co­me­te­mos, re­apa­re­cer an­tes de tiem­po. Ca­si siem­pre, cuan­do nos le­sio­na­mos, pen­sa­mos en las ca­rre­ras que me voy a per­der, los días que voy a es­tar sin sa­lir y no en lo que ver­da­de­ra­men­te im­por­ta aho­ra. Cu­rar­me y bien, sin es­ca­ti­mar el tiem­po que ne­ce­si­te. Me que­dan mu­chos años de subidas, ba­ja­das, cres­teos en la mon­ta­ña y por ello ten­go que cui­dar­me. Ta­rea di­fí­cil la de pa­rar y de­jar de ha­cer to­das esas co­sas que lle­vas ha­cien­do día tras día. Si no se es­tá pre­pa­ra­do no se go­za en la mon­ta­ña. Cum­pli­ré pla­zos, sin acor­tar­los pa­ra reanu­dar la mar­cha con ilu­sio­nes y fuer­zas re­no­va­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.