Tran­sal­pi­ne

Trail Run - - SUMARIO - POR: FO­TOS:

Nues­tra com­pa­ñe­ra Ele­na Mo­ro re­gre­só a su ca­rre­ra ta­lis­mán: la Go­re-Tex Tran­sal­pi­ne Run. Nos cuen­ta su ex­pe­rien­cia tras una se­ma­na su­bien­do y ba­jan­do cum­bres por los Al­pes a lo lar­go de ca­si 300 km y 33.000 des­ni­vel. Un desafío que, pa­ra mu­chos co­rre­do­res igual que ella, es "Un atra­cón de emo­cio­nes".

La Go­re-Tex Tran­sal­pi­ne Run es la prue­ba por eta­pas y por pa­re­jas más fa­mo­sa del mun­do, y una de las más es­pe­cia­les que un co­rre­dor de mon­ta­ña pue­de ha­cer en su vi­da de­por­ti­va. Sie­te días, tres paí­ses, dos co­rre­do­res y un sue­ño co­mún: ser fi­nis­hers tras ca­si 300 km y 33.000 m de des­ni­vel acu­mu­la­do por las es­pec­ta­cu­la­res mon­ta­ñas de los Al­pes.

Eres co­mo una mu­jer per­fu­ma­di­ta de brea, Que se año­ra y que se quie­re, Que se co­no­ce y se te­me”… ¡Ay!… las poé­ti­cas pa­la­bras de­di­ca­das al Me­di­te­rrá­neo de Se­rrat se me vi­nie­ron a la ca­be­za cuan­do me pro­pu­se co­rrer por ter­ce­ra vez la Go­re-Tex Tran­sal­pi­ne Run. Y es que es­ta prue­ba por ca­rre­ras y por eta­pas es qui­zás la ca­rre­ra de mon­ta­ña que más me ha lle­va­do al lí­mi­te fí­si­ca y men­tal­men­te, y al mis­mo tiem­po, la que más me ha lle­na­do de ex­pe­rien­cias inol­vi­da­bles. La quie­ro por eso, pe­ro tam­bién la te­mo… por­que en­fren­tar­se a sie­te días co­rrien­do por los te­rre­nos ver­ti­ca­les de los Al­pes ale­ma­nes, aus­tria­cos e ita­lia­nos, su­man­do un to­tal de 257,6 ki­ló­me­tros, 16.446 me­tros de des­ni­vel po­si­ti­vo y otros tan­tos de ne­ga­ti­vo, re­co­rrien­do una me­dia de 40 km al día, no es pre­ci­sa­men­te un pa­seo, no... aun­que la ma­yo­ría de los mor­ta­les que par­ti­ci­pe­mos la ha­ga­mos en mo­do CaCo (Ca­mi­na­rCo­rrer) y no só­lo en Co.

Una de las ca­rre­ras más du­ras del mun­do, di­cen. Por su­pues­to al­gu­nos re­ba­ti­réis es­ta má­xi­ma po­nien­do so­bre la me­sa las nu­me­ro­sas prue­bas de ul­tra­dis­tan­cia ac­tua­les en las que tie­nes que ha­cer esos 250 ki­ló­me­tros de una ta­ca­da, y no re­par­ti­dos por eta­pas con po­si­bi­li­dad de des­can­sar, y que por en­de, la Tran­sal­pi­ne no es tan du­ra co­mo la pin­ta- ban… Mu­chos me han he­cho la pre­gun­ta de qué mo­da­li­dad es más heavy, si la “non stop” o la ver­sión por eta­pas, y no sé qué res­pon­der, pri­me­ro por­que no he co­rri­do más de 60 km se­gui­dos en un so­lo día, y se­gun­do por­que no me gus­ta me­dir las ca­rre­ras por su gra­do de du­re­za. Me gus­ta va­lo­rar­las por aque­llo por lo que te apor­tan, no só­lo de­por­ti­va­men­te, sino, y so­bre to­do, per­so­nal­men­te, y la TAR en es­to, ami­gos, es pa­ra mí la me­jor del mun­do. Lo que ha­ce es­pe­cial y úni­ca a es­ta prue­ba, ade­más de los pai­sa­jes es­pec­ta­cu­la­res, es que se ha­ce por pa­re­jas. Al re­to fí­si­co y men­tal de co­rrer du­ran­te una se­ma­na a una me­dia de ca­si ma­ra­tón por día se une el de tra­ba­jar en equi­po –al­go ca­si con­tra­dic­to­rio en un de­por­te mar­ca­da­men­te in­di­vi­dua­lis­ta co­mo es el co­rrer-, en un au­tén­ti­co ejer­ci­cio de com­pa­ñe­ris­mo y ge­ne­ro­si­dad. Co­rrer con al­guien ( hay que pa­sar los pun­tos de con­trol jun­tos) su­po­ne acep­tar tus de­bi­li­da­des y for­ta­le­zas y las de tu pa­re­ja, y al igual que hay tra­mos en los que tie­nes que ca­mi­nar por una afi­la­da aris­ta, tam­bién hay que ha­cer equi­li­brios emo­cio­na­les y ejer­cer de psi­có­lo­go o pa­cien­te se­gún el es­ta­do de áni­mo de ca­da miem­bro de esa en­ten­te. Y quie­nes su­pe­ran la prue­ba y lle­gan a la me­ta más uni­dos que al prin­ci­pio, for­ja­rán un víncu­lo es­pe­cial pa­ra siem­pre en­tre ellos. Sé de lo que ha­blo…

PRI­ME­RA ETA­PA:

GAR­MISCH­PAR­TEN­KIR­CHEN (ALE­MA­NIA) A NAS­SE­REITH (AUS­TRIA)

43,7 KM 2.378 M 2.239 M - SE­GUN­DA ETA­PA:

NAS­SE­REITH (AUT) A IMST (AUT)

28,1 km 1.914 M 1.734 M 1.691 m 1.734 -

TER­CE­RA ETA­PA:

IMST (AUT)A MAN­DAR­FEN(AUT)

47,9 KM 3.161 M 2.284 M CUAR­TA ETA­PA: MAN­DAR­FEN(AUT)A SÖL­DEN (AUT)

28,1 KM 2.296 M 2.622 M - - - -

QUIN­TA ETA­PA:

SÖL­DEN (AUT) A ST. LEON­HARD IN PAS­SIER (ITA)

39,6 KM 2.286 M 2.956 M - -

SEX­TA ETA­PA:

ST. LEON­HARD IN PAS­SIER (ITA)A SA­REN­TINO (ITA)

34,2 KM 2.524 M 2.223 M - -

SÉP­TI­MA ETA­PA:

SA­REN­TINO (ITA) A BRE­SA­NO­NA (ITA)

36 KM 2.118 M 2.532 M - -

Una mon­ta­ña ru­sa de emo­cio­nes

La TAR es co­mo un fes­tín de esos pan­ta­grué­li­cos, un abun­dan­te ban­que­te de ki­ló­me­tros, des­ni­ve­les ex­ce­si­vos y es­pec­ta­cu­la­res pai­sa­jes que bien pue­den col­mar tu ham­bre y sed de mon­ta­ña du­ran­te me­ses, pe­ro so­bre to­do, es un atra­cón de emo­cio­nes en­con­tra­das. Una mon­ta­ña ru­sa que te lle­va por to­dos los es­ta­dos de áni­mo du­ran­te una se­ma­na. Tu ener­gía os­ci­la arri­ba y aba­jo tan­to co­mo las pen­dien­tes al­pi­nas por las que tran­si­tas. Ba­jas: los ma­dru­go­nes, los do­lo­res mus­cu­la­res que se mul­ti­pli­can ca­da día que pa­sa, los ma­los pen­sa­mien­tos, las le­sio­nes, el can­san­cio acu­mu­la­do… Subes: los in­creí­bles lu­ga­res que des­cu­bres a ca­da pa­so, la sen­sa­ción de li­ber­tad, la com­pli­ci­dad con tu pa­re­ja y la ca­ma­ra­de­ría con el res­to de par­ti­ci­pan­tes, pro­ve­nien­tes de to­das las par­tes del glo­bo: Ale­ma­nia, Es­pa­ña, Ita­lia, Fin­lan­dia, Ar­gen­ti­na, Chi­na, Ne­pal o Ru­sia…

Y es­te es otro de los en­can­tos de la Tran­sal­pi­ne, fru­to de la glo­ba­li­za­ción, aquí no hay fron­te­ras ni na­cio­na­li­da­des, só­lo una co­mu­ni­dad que tie­ne un ob­je­ti­vo co­mún: dis­fru­tar de esos 7 días co­rrien­do en equi­po y lle­gar a la me­ta en las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles. Es­ta ca­rre­ra crea la­zos in­vi­si­bles en­tre los par­ti­ci­pan­tes y te con­vier­te en miem­bro de ho­nor de un club in­ter­na­cio­nal de run­ners que dis­fru­ta del sen­ci­llo he­cho de co­rrer por la mon­ta­ña en­tre ami­gos, más que ser fa­ná­ti­cos de los ré­cords y del tiem­po. Esa es la esen­cia de la TAR, fi­lo­so­fía que no ha aban­do­na­do en es­tos 14 años de vi­da. La quie­ro, la te­mo… y la vol­ve­ría a ha­cer. Y es que, os ase­gu­ro, que la Tran­sal­pi­ne crea adic­ción. Keep on Run­ning!

LA TAR 2018 ETA­PA POR ETA­PA

El re­co­rri­do de es­ta de­ci­mo­cuar­ta edi­ción, que se ce­le­bró del 2 al 8 de sep­tiem­bre, cam­bia­ba con res­pec­to a las an­te­rio­res: la Ru­ta Es­te com­ple­ta­men­te re­di­se­ña­da en 2016 (an­tes de 2016 la TAR al­ter­na­ba una ru­ta Es­te con la Oes­te) se ha adap­ta­do aún más a las exi­gen­cias al­pi­nas de los co­rre­do­res y del nue­vo di­rec­tor téc­ni­co, Mar­tin Ha­fen­mair, que ba­jo su as­pec­to de án­ge­li­to es­con­día una ma­la le­che inusi­ta­da a la ho­ra de di­se­ñar los re­co­rri­dos… Bueno, es bro­ma. Mar­tin es un tío es­tu­pen­do, que se cu­rró los tra­za­dos de las sie­te eta­pas pa­ra ha­cer­los di­fe­ren­tes, real­men­te al­pi­nos, be­llos y dis­fru­to­nes pa­ra los co­rre­do­res, sin te­ner que pi­sar ca­si as­fal­to. As­cen­sos –y des­cen­sos- in­ter­mi­na­bles, pre­cio­sos sen­de­ros por bos­ques de cuen­to, des­fi­la­de­ros, pa­sos aé­reos, gla­cia­res, agua, ro­ca, tie­rra… vis­tas que te de­jan sin alien­to y que te mo­ti­van a se­guir ade­lan­te, que te dan las ra­zo­nes cuan­do te pre­gun­tas qué na­ri­ces ha­ces ahí… ¡Un au­tén­ti­co pa­raí­so pa­ra los aman­tes de la mon­ta­ña! Aun­que pue­de con­ver­tir­se en un in­fierno (de los 570 equi­pos de es­te año aca­ba­ron 467). Sie­te eta­pas en las que sa­les co­rrien­do ba­jo los acor­des del “Keep on Run­ning”, el himno roc­ke­ro de la Tran­sal­pi­ne -com­pues­to es­pe­cial­men­te pa­ra la ca­rre­ra- y el “High­way to Hell” de ACDC. Sie­te días en los que tie­nes que cum­plir el “ABCD” de la TAR pa­ra lle­gar ser fi­nis­her: An­dar-Be­ber-Co­mer-Des­can­sar. Sie­te días en los que tu ru­ti­na se con­vier­te en ma­dru­gar-co­rrer-es­ti­rar-pas­ta­party-des­can­sar. Sie­te días en los que es­tás en una bur­bu­ja, en un mun­do apar­te, en un SUE­ÑO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.