AR­NAU CA­SES

Trail Run - - LA CANTERA DEL TRAIL -

« Po­cos cha­va­les tie­nen una es­ca­la de prio­ri­da­des tan or­de­na­da co­mo Ar­nau Ca­ses. Se de­fi­ne co­mo es­tu­dian­te an­tes que de­por­tis­ta, y por eso se aca­ba de ins­ta­lar en Lé­ri­da pa­ra ir a la Uni­ver­si­dad. Ha em­pe­za­do sus es­tu­dios de INEF. “Yo ini­cial­men­te que­ría ir a Font Ro­meu, por­que es un pa­raí­so pa­ra en­tre­nar, pe­ro no me con­ven­cía el plan­tea­mien­to de las con­va­li­da­cio­nes y al fi­nal de­ci­dí que me­jor aquí. Ya ten­dré tiem­po de ir­me a otros lu­ga­res pen­san­do en co­rrer”, nos cuen­ta. Lo pri­me­ro es lo pri­me­ro.

An­tes de co­rrer pro­bó con otros de­por­tes. De he­cho, fue su pro­pio en­tre­na­dor de fút­bol quien, por pe­ti­ción ex­pre­sa de su ma­dre, creó una ac­ti­vi­dad ex­tra­es­co­lar de ca­rre­ras por mon­ta­ña. Al chi­co se le da­ba bien. Ar­nau em­pe­zó a en­tre­nar con re­gu­la­ri­dad y a com­pe­tir en prue­bas de la co­mar­ca. Has­ta que el pa­sa­do ve­rano se pro­cla­ma­ba sub­cam­peón del mun­do ca­de­te en la mo­da­li­dad de Ki­ló­me­tro Ver­ti­cal.

El éxi­to no se le sube a la ca­be­za. En su tiem­po li­bre se bus­ca la vi­da y tra­ba­ja co­mo ca­ma­re­ro o pro­fe­sor de re­fuer­zo, lo que va­ya sur­gien­do. “Tam­bién me gus­ta pa­sar tiem­po con los ami­gos. Ten­go 17 años y me pe­go mis juer­gas. Pa­re­ce que el de­por­tis­ta se tie­ne que es­con­der y no es­toy de acuer­do con eso. Guar­dan­do un equi­li­brio se pue­de ha­cer de to­do y ha­cer­lo bien”.

Ha­bla un hom­bre me­ti­do en un cuer­po ca­si ado­les­cen­te. Y lo vuel­ve a de­mos­trar: “Ha­ce dos in­vier­nos me qui­se pre­pa­rar bien el Mun­dial de Es­quí y prác­ti­ca­men­te vi­vía só­lo pa­ra en­tre­nar. Así te sa­len muy bien las co­sas pe­ro no com­pen­sa, te que­mas de­ma­sia­do por­que te con­di­cio­na mu­cho lle­var un es­ti­lo de vi­da de pro­fe­sio­nal del de­por­te. Hay más co­sas que ha­cer”.

Ar­nau se mue­ve por im­pul­sos y no por obli­ga­cio­nes. Di­ce que aho­ra tie­ne mono de nie­ve y a eso de­di­ca el tiem­po. Ad­mi­ra a Ki­lian, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, y en sus me­mo­rias guar­da una anéc­do­ta que di­fí­cil­men­te ol­vi­da­rá. “Ha­ce un par de años en el Mun­dial de Es­quí de los Do­lo­mi­tas ita­lia­nos coin­ci­dí con él. Ca­mi­na­ba por el pa­si­llo y te­nía­mos la puer­ta de la ha­bi­ta­ción abier­ta. Se pa­ró, en­tró, se sen­tó en la ca­ma y em­pe­zó a char­lar con no­so­tros. Lo nor­mal, en pleno Mun­dial, es pa­rar­te a ver quié­nes se­rán tus ri­va­les y se­guir. Nos con­tó que ese in­vierno ha­bía sa­li­do so­la­men­te dos días a la nie­ve pa­ra en­tre­nar. No va a exis­tir otro co­mo él, só­lo hay que mi­rar su prue­ba de es­fuer­zo, tie­ne un VO2máx de los me­jo­res re­gis­tra­dos nun­ca. Lo que ha he­cho Ki­lian es com­pa­ra­ble a lo de Kip­cho­ge en Ber­lín”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.