DES­TA­CA­DOS

Trail Run - - PIONEROSDELTRAIL -

Una run­ner mí­ti­ca

Cuen­tan que Odi­seo se ga­nó la mano de Pe­né­lo­pe en un con­cur­so pe­des­tre… Más com­pli­ca­do se lo pu­so Ata­lan­ta a sus pre­ten­dien­tes, que no so­lo de­bían com­pe­tir por ella, ¡sino con­tra ella! «Po­seí­da no he de ser, sal­vo ven­ci­da pri­me­ro en la ca­rre­ra —de­cre­tó la úni­ca mu­jer en­ro­la­da en los Ar­go­nau­tas—. Con los pies con­ten­ded con­mi­go. De pre­mios al ve­loz, es­po­sa y tá­la­mos se le da­rán; la muer­te, el pre­cio pa­ra los tar­dos. Tal la ley del cer­ta­men sea». Rá­pi­da a la par que be­lla, de­rro­ta­ba a sus enamo­ra­dos aun dán­do­les ven­ta­ja. Y si Hi­pó­me­nes le ga­nó, fue por­que hi­zo tram­pas. Es una lar­ga his­to­ria; que Ovi­dio ter­mi­ne de con­tá­ros­la.

«So­lo con­fío en mis pier­nas; ella son mi úni­co ami­go». Ge­ró­ni­mo

Es­tar en ple­na for­ma es cues­tión de vi­da o muer­te cuan­do ofre­cen por tu ca­be­lle­ra dos mil dó­la­res de re­com­pen­sa y tie­nes a cin­co mil sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses al ga­lo­pe pi­sán­do­te los ta­lo­nes. Buen co­rre­dor co­mo era, el je­fe apa­che lo­gró dar­les es­qui­na­zo du­ran­te dé­ca­das, pues, al con­tra­rio que los ros­tros blan­cos, su pue­blo no de­pen­día de ca­ba­llos que se pa­ran a repostar ca­da cuán­to. An­tes de que los es­pa­ño­les in­tro­du­je­ran es­ta nue­va tec­no­lo­gía en Amé­ri­ca, los na­ti­vos ca­bal­ga­ban a zan­ca­das y se en­tre­na­ban des­de pe­que­ños con ar­dor gue­rre­ro. Uno de los ejer­ci­cios con­sis­tía en co­rrer con la bo­ca lle­na de agua, ¡y no va­le tra­gár­se­la! El pro­pó­si­to era apren­der a res­pi­rar por la na­riz, pa­ra no des­hi­dra­tar­se en las lla­nu­ras de­sér­ti­cas de Ari­zo­na y Nue­vo Mé­xi­co.

Com­pe­ti­cio­nes fa­raó­ni­cas del An­ti­guo Egip­to

Fa­rao­nes co­mo Ram­sés II te­nían que re­va­li­dar su man­da­to ca­da trein­ta años so­me­tién­do­se a unas prue­bas de re­sis­ten­cia mí­ni­mas que in­cluían una ca­rre­ra ce­re­mo­nial don­de el mo­nar­ca en cues­tión re­co­rría la dis­tan­cia es­ta­ble­ci­da en­tre dos se­mi­lu­nas di­bu­ja­das en el sue­lo, lo cual ve­nía a re­pre­sen­tar que se­guía en ple­na for­ma pa­ra go­ber­nar.

1925

El Club Al­pino Es­pa­ñol or­ga­ni­za el pri­mer «con­cur­so pa­ra se­ño­ri­tas» co­no­ci­do en la Sie­rra de Gua­da­rra­ma, una ca­rre­ra en que po­dían par­ti­ci­par mu­je­res, aun­que con un re­co­rri­do me­nos exi­gen­te que el de los ca­ba­lle­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.