Mo­ti­va­ción pa­ra el in­vierno

CÓ­MO MAN­TE­NER LA MO­TI­VA­CIÓN EN IN­VIERNO

Trail Run - - SUMARIO - POR: AN­NA CO­MET

De­ja­mos atras el ve­rano y nos en­fren­ta­mos a la lle­ga­da del frio, los dias mas cor­tos, la fal­ta de ener­gia... ¡pe­ro no es cues­tion de hi­ber­nar! Aqui te­neis cin­co es­tra­te­gias pa­ra man­te­ner la mo­ti­va­cion en in­vierno.

Pa­re­ce que ha pa­sa­do ya una eter­ni­dad des­de aque­llos días glo­rio­sos, a lo me­jor ex­ce­si­va­men­te ca­lu­ro­sos, pe­ro que tam­po­co nos im­por­ta­ba de­ma­sia­do, en los que los en­tre­na­mien­tos no te­nían ho­ra­rio. Que los aca­bá­ba­mos con unas cer­ve­ci­tas con los co­le­gas de fa­ti­gas, con una bue­na co­mi­lo­na de pae­lla o car­ne a la bra­sa. De aque­llos en­tre­na­mien­tos du­ran­te los atar­de­ce­res tar­díos con el sol po­nién­do­se y el cie­lo anaran­ja­do, sa­bien­do que en la ne­ve­ra nos es­pe­ra­ba una be­bi­da fres­qui­ta, una ce­na en la te­rra­za y un buen he­la­do de pos­tre…

Y, aun­que no tan le­jano, pe­ro si ya de­ja­do atrás, aque­llas ca­rre­ras o en­tre­na­mien­tos de fin de se­ma­na que se ter­mi­na­ban al­re­de­dor de una bar­ba­coa con to­da la fa­mi­lia y ami­gos, du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas de oto­ño. Con no­ches ya más fres­qui­tas y días un po­co más cor­tos, pe­ro to­da­vía al­ta­men­te ape­te­ci­bles.

Son jor­na­das y mo­men­tos que sa­bo­rea­mos, tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da, cons­cien­tes o no de que el cru­do y lar­go in­vierno nos ace­cha –en al­gu­nos lu­ga­res más que en otros– pe­ro de lo que no se es­ca­pa na­die es de las jor­na­das cor­tí­si­mas de luz en las que nor­mal­men­te nos va­mos al tra­ba­jo cuan­do ape­nas ha sa­li­do el sol y sa­li­mos cuan­do ya es­tá to­do os­cu­ro.

Los pri­me­ros días tras el cam­bio ho­ra­rio de in­vierno son du­ros. Per­so­nal­men­te, a las sie­te de la tar­de ce­na­ría y me me­te­ría en la ca­ma. El in­vierno se acer­ca sin re­me­dio y lo dra­ma­ti­za­mos psi­co­pá­ti­ca­men­te y en­con­tra­mos mil ex­cu­sas pa­ra aban­do­nar­nos un po­co.

Se aca­ba aque­lla co­mo­di­dad de sa­lir de ca­sa con la mí­ni­ma ex­pre­sión de ro­pa, ya sea pues­ta o en la mo­chi­la del gim­na­sio. No po­de­mos ol­vi­dar la cha­que­ta, las ma­llas lar­gas, la ca­mi­se­ta tér­mi­ca, el go­rro, la bra­ga, los guantes, el fron­tal… ¡Qué dra­ma­tis­mo, por fa­vor!

Con los años he lle­ga­do a la con­clu­sión de que la me­jor for­ma de com­ba­tir­lo es se­guir en­tre­nan­do. Es una ex­ce­len­te ma­ne­ra de dis­traer la ca­be­za y que pa­se más rá­pi­da­men­te, que lo ha­ga­mos más di­ver­ti­do y, so­bre to­do, que de­je­mos de la­do los re­mor­di­mien­tos que to­dos te­ne­mos, aun­que los es­con­da­mos, si nos apa­lan­ca­mos de­ma­sia­do.

Sin dar­nos cuen­ta… lle­ga­rá la pri­ma­ve­ra y, con ella el co­lor, los días lar­gos, la bue­na tem­pe­ra­tu­ra, las ca­rre­ras ilu­sio­nan­tes… ¡Mo­ti­va­ción de la bue­na!

Pe­ro co­mo no nos lo po­de­mos sal­tar, de­be­mos pa­sar­lo y com­ba­tir­lo, así que en es­te nú­me­ro me ape­te­ce com­par­tir al­gu­nas es­tra­te­gias que a mí me sir­ven y con­si­go su­pe­rar, in­vierno tras in­vierno, con me­jor sa­bor de bo­ca. Yo que soy una aman­te ab­so­lu­ta del ca­lor, del co­lor, de los días lar­gos, de las te­rra­ci­tas, de las pae­llas, de las cer­ve­ci­tas fres­cas, de los atar­de­ce­res ro­ji­zos, de las co­mi­das en el ex­te­rior con la fa­mi­lia y ami­gos…

Así que, sin más de­mo­ra ni épi­ca emo­ti­va, va­mos allá con las cin­co es­tra­te­gias que os quie­ro con­tar.

1. Es un buen mo­men­to pa­ra cam­biar o aña­dir ac­ti­vi­da­des di­fe­ren­tes.

Pue­den ser in­door co­mo spin­ning, cross­fit, cla­ses di­ri­gi­das, na­ta­ción, un buen tra­ba­jo de fuer­za en sa­la… Du­ran­te el res­to del año, la ma­yo­ría de es­tas ac­ti­vi­da­des nos dan mu­cha pe­re­za por­que son si­nó­ni­mo de en­ce­rrar­nos y lo que más nos ape­te­ce es sa­lir a co­rrer, que nos to­que el ai­re. Pe­ro es­tos días fríos y os­cu­ros pue­den con­ver­tir­se en una bue­na oca­sión pa­ra in­ver­tir nues­tro tiem­po de en­tre­na­mien­to en es­tas ta­reas tan ne­ce­sa­rias. Se­rá la ma­ne­ra de des­car­gar al­gu­nas zo­nas mus­cu­la­res con el cam­bio de ac­ti­vi­dad, de pre­pa­rar la tem­po­ra­da a ni­vel mus­cu­lar, de so­lu­cio­nar aque­llas mo­les­tias que ha­ce al­gu­nos me­ses que arras­tra­mos…

Es esen­cial en­con­trar el en­torno que nos ha­ga sen­tir con­for­ta­bles. Pue­de que sea el gim­na­sio de las pis­tas de atle­tis­mo don­de en­tre­na­mos, el gim­na­sio del ba­rrio, en ca­sa o en al­gún cen­tro es­pe­cia­li­za­do… ca­da cual de­be en­con­trar el lu­gar que le pa­rez­ca sim­pá­ti­co y le dé buen ro­llo o le sea prác­ti­co des­pla­zar­se has­ta allí.

Otra pre­mi­sa bá­si­ca es en­con­trar un am­bien­te agra­da­ble, ya sea en com­pa­ñía o gru­po, por­que eres una per­so­na que ne­ce­si­ta el res­pal­do so­cial o so­lo por­que lo que ne­ce­si­tas es cal­ma des­pués de un día de mu­cho aje­treo. Lo im­por­tan­te es que sea cuan­do sea, don­de sea y con quien sea, con­si­ga­mos ha­cer de es­tos ra­tos: “nues­tro mo­men­to”.

Y si he­mos ha­bla­do de las ac­ti­vi­da­des in­door, que ma­yo­ri­ta­ria­men­te prac­ti­ca­re­mos en­tre se­ma­na, tam­bién va­le la pe­na te­ner en cuen­ta las out­door, más pro­pi­cias pa­ra los fi­nes de se­ma­na o las jor­na­das en las que go­za­mos de más tiem­po. En­tre ellas, las top de la lis­ta pa­san por apar­car unos me­ses la bi­ci­cle­ta de ca­rre­te­ra y co­ger la de mon­ta­ña, prac­ti­car es­quí de mon­ta­ña, pro­bar al­gu­na com­pe­ti­ción de cross, cor­ta y ex­plo­si­va.

Del es­quí de mon­ta­ña y del cross os he ha­bla­do am­plia­men­te en otros nú­me­ros de la re­vis­ta, el 19 y 27 res­pec­ti­va­men­te, que os ani­mo a re­cu­pe­rar.

2. Es­cu­char mú­si­ca, ba­jar­te pod­casts o es­cu­char au­dio­li­bros.

Pa­re­ce ob­vio, in­clu­so una ton­te­ría, pe­ro ayu­da a dis­traer la men­te. Bus­ca la mú­si­ca que te mo­ti­va. Aquel pro­gra­ma de ra­dio di­ver­ti­do o in­tere­san­te que no pue­des es­cu­char por­que es­tás en el tra­ba­jo, con la fa­mi­lia o ha­cien­do cual­quier co­sa que no te per­mi­te oír­lo. Des­cár­ga­te au­dio­li­bros, la ofer­ta es ca­da vez más am­plia e in­tere­san­te y con lo jus­to que va­mos de tiem­po, siem­pre te­ne­mos que sa­cri­fi­car co­sas y, en mu­chas oca­sio­nes, es la lec­tu­ra. In­clu­so pue­de ser un buen mo­men­to pa­ra des­car­gar­te un au­dio­li­bro en in­glés y apro­ve­char pa­ra “es­tu­diar”. Eso sí, es­ta úl­ti­ma pro­pues­ta te la acon­se­jo pa­ra los días de ro­da­je y re­cu­pe­ra­ción, ya que si ya es di­fí­cil pen­sar con cohe­ren­cia en me­dio de una se­rie, in­ten­tar en­ten­der a un nor­te­ame­ri­cano en in­glés… ¡ni te cuen­to!

3. In­vier­te en un buen fron­tal.

Sa­lir cuan­do es os­cu­ro, ya sea a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na o por la tar­de, tie­ne su en­can­to. Los que ya lo co­no­céis me da­réis la ra­zón y quie­nes to­da­vía no, os ani­mo a que lo pro­béis. Avi­so, en­gan­cha esa so­le­dad, esa cal­ma, esa tran­qui­li­dad.

Con un buen fron­tal se pue­de ha­cer des­de co­rrer, has­ta mon­tar en bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña o prac­ti­car es­quí de mon­ta­ña, ya sea en so­li­ta­rio o en gru­po. Ade­más, si al­gu­na de las ca­rre­ras que te man­tie­nen ac­ti­vo y mo­ti­va­do es una ul­tra pa­ra el pró­xi­mo ve­rano, prac­ti­car la par­te noc­tur­na te irá de per­las, cuan­do lle­gue la no­che en ca­rre­ra, es­ta­rás co­mo pez en el agua y a ni­vel psi­co­ló­gi­co es­to es muy po­ten­te.

Per­mi­tid­me que me pon­ga un po­co ro­mán­ti­ca, pe­ro uno de mis mo­men­tos pre­fe­ri­dos en in­vierno es cuan­do sal­go a ha­cer el ro­da­je de la ma­ña­na. Es­tá el pue­blo ca­lla­do, ape­nas pa­san co­ches por la ca­lle prin­ci­pal y, en cuan­to de­jo la guía del alum­bra­do pú­bli­co, me que­do en me­dio de los cam­pos a os­cu­ras, si­guien­do úni­ca­men­te la luz de mi fron­tal. Em­pie­zo muy dor­mi­da, con frío has­ta el úl­ti­mo rin­cón de mi cuer­po, voy ta­pa­da has­ta arri­ba y mi or­ga­nis­mo me pi­de que em­pie­ce a rit­mos muy ba­jos. Pe­ro en diez mi­nu­tos to­das esas sen­sa­cio­nes se han des­va­ne­ci­do y voy sin­tien­do có­mo el ca­lor se apo­de­ra de las dis­tin­tas par­tes del cuer­po –ex­cep­to de mis ma­nos–, el rit­mo va au­men­tan­do im­per­tur­ba­ble y, de pron­to, me doy cuen­ta de que ya no dis­tin­go la luz de mi fron­tal, que se ha igua­la­do a mi al­re­de­dor, y le­van­to la ca­be­za ha­cia don­de sé que me en­con­tra­ré los sua­ves ra­yos de sol de un na­ran­ja muy po­ten­te sa­lien­do de de­trás de las mon­ta­ñas que abra­zan la lla­nu­ra don­de vi­vo y me dan esa ener­gía que trans­por­ta­ré du­ran­te to­da la jor­na­da. Apa­go el fron­tal y me de­jo aca­ri­ciar por la li­ge­ra fuer­za del sol ma­tu­tino de in­vierno, pen­san­do en la du­cha ca­lien­te, en el olor a ca­fé y a tos­ta­das con el que me en­con­tra­ré cuan­do en­tre en ca­sa. ¡Otro en­treno más su­ma­do!

4. Usa el pul­só­me­tro.

Aun­que no sea­mos muy aman­tes de es­tar pen­dien­tes del re­loj du­ran­te nues­tros en­tre­na­mien­tos, no es una ma­la op­ción pa­ra es­tos días en que emo­cio­nal y psi­co­ló­gi­ca­men­te to­do nos cues­ta un po­co más. El he­cho de ir si­guien­do las pau­tas de unas pul­sa­cio­nes, de es­tar pen­dien­tes de los la­ti­dos de nues­tro co­ra­zón, si suben lo su­fi­cien­te, si nos man­te­ne­mos o nos pa­sa­mos, nos man­tie­ne la men­te dis­traí­da y ter­mi­na­re­mos el fartlek, el me­xi­cano o las se­ries en cues­tión, mu­cho an­tes de lo que nos es­pe­rá­ba­mos.

Es una bue­na épo­ca pa­ra in­ver­tir en en­tre­na­mien­tos cor­tos y ex­plo­si­vos. Al igual que el tra­ba­jo de fuer­za en gim­na­sio. Am­bas op­cio­nes van a ser unas de las ba­ses pa­ra la si­guien­te tem­po­ra­da. ¿Lo prue­bas?

5. Fí­ja­te ob­je­ti­vos que te ilu­sio­nen.

A es­tas al­tu­ras del año, hay que te­ner dos ti­pos de ob­je­ti­vos: uno o va­rios im­por­tan­tes y po­ten­tes pa­ra la pri­ma­ve­ra o ve­rano. Ob­je­ti­vos que te mo­ti­ven, que te apa­sio­nen, que te ilu­sio­nen. Te man­ten­drán aler­ta y ac­ti­vo y con mo­ti­vos pa­ra se­guir en­tre­nan­do y no ba­jar la guar­dia.

Y, por otra par­te, ob­je­ti­vos se­cun­da­rios du­ran­te el in­vierno. Ca­rre­ras a las que les de­mos me­nos im­por­tan­cia, que nos sir­van pa­ra dis­fru­tar, pa­ra su­mar ki­ló­me­tros de ca­li­dad, pa­ra man­te­ner el rit­mo pe­ro que en nin­gún ca­so nos creen pre­sión. Es tan im­por­tan­te man­te­ner­nos ac­ti­vos co­mo aflo­jar la pre­sión psi­co­ló­gi­ca que nos po­ne­mos no­so­tros mis­mos cuan­do com­pe­ti­mos. El in­vierno es épo­ca de siem­bra pa­ra re­co­ger los fru­tos en pri­ma­ve­ra y ve­rano. Si una co­sa me gus­ta del de­por­te es que no exis­ten los mi­la­gros. Hay que cu­rrár­se­lo pa­ra dis­fru­tar­lo y los en­tre­na­mien­tos de in­vierno son bá­si­cos pa­ra po­der dis­fru­tar de lo lin­do el res­to del año.

Si es que no hay mal que por bien no ven­ga, di­cen. Así que al fi­nal, es­tos días fríos y os­cu­ros no se­rán tan ma­la in­ver­sión:

Son una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra des­co­nec­tar, pa­ra cam­biar de ac­ti­vi­da­des, de lu­gar, de com­pa­ñía.

Son un buen mo­men­to pa­ra apre­ciar pe­que­ños pla­ce­res co­mo co­rrer de no­che o ver sa­lir el sol.

Es una bue­na épo­ca pa­ra ha­cer aque­llos tra­ba­jos co­mo el de fuer­za, de se­ries, de cues­tas, etc., que du­ran­te el res­to del año nos dan tan­ta pe­re­za y que aho­ra ten­dre­mos la sen­sa­ción de es­tar apro­ve­chan­do el tiem­po y nos ayu­da­rán a pro­te­ger­nos de po­si­bles fu­tu­ras le­sio­nes.

E in­clu­so, al fi­nal… ¡va a ser una bue­na oca­sión pa­ra apren­der y prac­ti­car nues­tro in­glés!

¡A por el in­vierno! Que no nos da­re­mos ni cuen­ta y, en nues­tros ro­da­jes ma­tu­ti­nos, de pron­to, es­cu­cha­re­mos a los pá­ja­ros can­tar con fuer­za, el pre­lu­dio de que es­ta épo­ca os­cu­ra y fría va lle­gan­do a su fin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.