ACTROS 1863 GIGASPACE

Ocu­pan­do la cús­pi­de en el ca­tá­lo­go de Mercedes-Benz para trans­por­te convencional, es­ta trac­to­ra Actros 1863 LS nos ofre­ce las má­xi­mas co­tas de po­ten­cia, con­fort y de ca­li­dad de vi­da a bor­do, y to­do ello sin que el clien­te ten­ga que gas­tar­se más de la cuen

Transporte Mundial - - SUMARIO - AL­BER­TO PUER­TA (Texto) IS­RAEL GARDYN (Fotos)

Nos he­mos pues­to al vo­lan­te de la trac­to­ra más po­ten­te de Mer­ce­de­sBenz, equi­pa­da con la ca­bi­na de pi­so plan in­te­gral más vo­lu­mi­no­sa. ¿Quie­res co­no­cer los re­sul­ta­dos?

En el siem­pre cues­tio­na­do ni­cho de las al­tas po­ten­cias las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ca­mio­nes han con­se­gui­do mi­ni­mi­zar pun­tos de fric­ción co­mo el con­su­mo o la ta­ra, en un seg­men­to con po­cas ven­tas y en el que los cons­truc­to­res “pre­mium” desean es­tar pre­sen­tes por cues­tio­nes de pres­ti­gio.

Las nue­vas tec­no­lo­gías, la ca­li­dad de los nue­vos ma­te­ria­les y so­bre to­do el des­em­bar­co ma­si­vo de la elec­tró­ni­ca y la in­for­má­ti­ca, han pro­pi­cia­do que los “chi­cos muscu­losos” sean al mis­mo tiem­po so­brios, al­can­zan­do co­tas de ren­ta­bi­li­dad y efi­cien­cia que has­ta ha­ce po­co tiem­po so­lo les es­ta­ban per­mi­ti­das a pro­pul­so­res de po­ten­cias más “ci­vi­li­za­das”.

Los trans­por­tes de gran exi­gen­cia ho­ra­ria, el pre­mio al me­jor chó­fer de la empresa o el bien com­pren­di­do nar­ci­sis­mo de un au­tó­no­mo de sa­nea­da economía eran el li­mi­ta­do te­rri­to­rio don­de se desen­vol­vían es­tos au­tén­ti­cos “King of the Road”.

En la ac­tua­li­dad las ten­den­cias es­tán cam­bian­do y el com­prar un “Su­per Truck” ya se li­mi­ta sim­ple­men­te a una cues­tión cre­ma­tís­ti­ca, pues­to que sus cos­tes ope­ra­ti­vos son si­mi­la­res a los que nos pue­den brin­dar mo­to­res de po­ten­cias in­fe­rio­res.

Por otro la­do, en el ca­so de los me­ga­ca­mio­nes nues­tras in­fra­es­truc­tu­ras via­rias cuen­tan con per­fi­les en los que la po­ten­cia mí­ni­ma de 500 CV exi­gi­da para es­tos con­jun­tos de 60 to­ne­la­das se pre­sen­ta cla­ra­men­te in­su­fi­cien­te, lo que abre una puer­ta al em­pleo de es­tas me­cá­ni­cas de ele­va­das pres­ta­cio­nes.

En es­te en­torno Mercedes-Benz nos propone la trac­to­ra 1863 LS co­mo te­cho de su ga­ma Actros. Se tra­ta de un ca­mión equi­pa­do con una sol­ven­te mo­to­ri­za­ción de 625 CV que se com­ple­men­ta con la ca­bi­na GigaSpace, la de ma­yo­res di­men­sio­nes del ca­tá­lo­go de MB.

Es­tra­te­gia de fu­tu­ro

His­tó­ri­ca­men­te el gru­po Daim­ler Trucks siem­pre ha­bía con­fia­do en la ar­qui­tec­tu­ra V6 y V8 a 90º para sus me­cá­ni­cas más po­ten­tes, pe­ro con la lle­ga­da de la nor­ma Eu­ro 6 la es­tra­te­gia de mo­to­res cam­bió ra­di­cal­men­te.

Apo­yán­do­se en la ex­pe­rien­cia de su fi­lial ame­ri­ca­na De­troit, Mer­ce­de­sBenz pa­só sin re­ser­vas a la ar­qui­tec­tu­ra de seis ci­lin­dros en lí­nea en su nue­va sa­ga de mo­to­res de 11, 13 y 16 li­tros, me­cá­ni­cas que ofre­cen una hor­qui­lla de po­ten­cias en­tre 326 y 625 CV.

El “pu­ra­san­gre” de MB es aho­ra un blo­que de 15,6 li­tros y ca­rre­ra lar­ga, cir­cuns­tan­cia que im­pli­ca que siem­pre se­rá una planta mo­triz con bue­nos ba­jos y con un ca­rác­ter pul­sea­dor de pri­me­ra lí­nea. Otra de sus ori­gi­na­li­da­des es que re­cu­rre al sis­te­ma de Tur­bo­com­pound o RETE (Re­cu­pe­ra­ción de Ener­gía por Tur­bi­na de Es­ca­pe) que otros fa­bri­can­tes co­mo Vol­vo o Sca­nia aban­do­na­ron en su día.

Los ga­ses de es­ca­pe pro­ce­den­tes del tur­bo son di­ri­gi­dos a una se­gun­da tur­bi­na que en­gra­na di­rec­ta­men­te con el vo­lan­te motor. Con ello se con­si­gue un mayor apro­ve­cha­mien­to de la tem­pe­ra­tu­ra de los ga­ses an­tes de pa­sar al pos­tra­ta­mien­to en el ca­ta­li­za­dor.

Mon­ta cu­la­ta mo­no­bloc con cua­tro vál­vu­las por ci­lin­dro y dos ár­bo­les de le­vas con sis­te­ma de in­yec­ción por com­mon-rail X-Pul­se de se­gun­da ge­ne­ra­ción, que al­can­za los 1.160 ba­res de pre­sión con­ti­nua en el com­mon­rail y 2.700 ba­res en el mo­men­to de la in­yec­ción.

La tar­je­ta de vi­si­ta de es­te motor nos in­di­ca que rin­de 625 CV a 1.600 rpm, con un par má­xi­mo de 276,1

Mkg a 1.100 rpm, sin ol­vi­dar­nos que incorpora un freno motor de des­com­pre­sión HPEB (High Per­for­man­ce En­gi­ne Bra­ke) que apor­ta 475 kW de re­ten­ción en tres eta­pas a 2.300 rpm.

El re­par­to de es­ta abun­dan­te ca­ba­lle­ría es­tá en­co­men­da­do a la ca­ja de cam­bios au­to­ma­ti­za­da MB Po­we­rShift de ter­ce­ra ge­ne­ra­ción y do­ce re­la­cio­nes ha­cia de­lan­te y dos re­tro­mar­chas, una de ellas con des­mul­ti­pli­ca­ción lar­ga para ma­nio­bras en va­cío. En es­te com­po­nen­te se ha me­jo­ra­do el soft­wa­re de fun­cio­na­mien­to lo­gran­do un sal­to de mar­chas sua­ve, rá­pi­do y con­for­ta­ble.

Lle­va in­te­gra­do un re­tar­da­dor hi­dráu­li­co que fun­cio­na con el re­fri­ge­ran­te del motor y que ac­túa en com­bi­na­ción con el freno motor de des­com­pre­sión. La po­ten­cia de fre­na­do su­pera los 900 kW y es to­da una ga­ran­tía a la ho­ra de en­fren­tar­se a des­cen­sos pro­lon­ga­dos.

Otra no­ve­dad de sin­gu­lar im­por­tan­cia es el gru­po di­fe­ren­cial de lu­bri­ca­ción va­ria­ble, so­lu­ción que mi­ni­mi­za las pér­di­das de po­ten­cia por bar­bo­teo y que apor­ta un aho­rro del 0,50% en el con­su­mo de com­bus­ti­ble. Su desa­rro­llo de 3,154:1, uni­do a la re­la­ción mul­ti­pli­ca­da del cam­bio, nos da un ra­tio fi­nal de 2,49:1 que nos per­mi­te ro­dar a 90 km/h a un ré­gi­men de 1.150 rpm.

De­ta­lles para op­ti­mi­zar el ren­di­mien­to son la bom­ba hi­dráu­li­ca de la di­rec­ción de flu­jo va­ria­ble, así co­mo el com­pre­sor de ai­re que se des­co­nec­ta cuan­do no es pre­ci­so para man­te­ner la pre­sión en los cir­cui­tos neu­má­ti­cos.

Pa­la­cio so­bre rue­das

Equi­pa­da con la GigaSpace es­ta trac­to­ra ofre­ce to­do lo que un “rou­tier” pue­de desear, con es­pa­cio, equi­pa­mien­to, pi­so plano in­te­gral, ca­li­dad en los aca­ba­dos y un en­vi­dia­ble pa­que­te con de­ta­lles de lu­jo.

En pri­mer lu­gar ha­re­mos men­ción de nuevo a la nue­va y po­de­ro­sa ima­gen ex­ter­na que nos ofre­ce la ga­ma Actros, po­ten­cia­da por un agre­si­vo fron­tal don­de la ca­lan­dra es pro­ta­go­nis­ta con sus cin­co “bran­quias” de re­fri­ge­ra­ción cro­ma­das y per­fo­ra­das.

En los re­tro­vi­so­res y vi­se­ra tam­bién dis­tin­gui­mos ele­men­tos cro­ma­dos de ex­clu­si­vi­dad, al tiem­po que fa­ros de ca­rre­te­ra y spoi­ler in­fe­rior apor­tan un to­que de mo­der­ni­dad y di­se­ño avan­za­do. La uni­dad de prue­bas lu­ce, ade­más, un ele­gan­te co­lor ne­gro ob­si­dia­na bri­llan­te muy atrac­ti­vo.

Uno de los pun­tos fuer­tes de es­ta ca­bi­na es su pi­so plano in­te­gral, cues­tión que con­di­cio­na la al­tu­ra del pues­to de con­duc­ción al que se ac­ce­de a tra­vés de cua­tro es­ca­lo­nes an­ti­des­li­zan­tes y ba­rras asi­de­ras en am-

bos la­dos de la puer­ta. Un án­gu­lo de aper­tu­ra pró­xi­mo a los 90º nos fa­ci­li­ta el ac­ce­so al pues­to de con­duc­ción.

Una vez en el in­te­rior las pri­me­ras sen­sa­cio­nes son de am­pli­tud y de dis­po­ner de es­pa­cio a rau­da­les. La au­sen­cia de tú­nel motor es un fac­tor que in­ter­vie­ne po­si­ti­va­men­te en la exis­ten­cia de un gran vo­lu­men in­terno.

El mo­derno di­se­ño del cua­dro de man­dos y del vo­lan­te mul­ti­fun­ción si­guen las pau­tas que MB vie­ne uti­li­zan­do en los tu­ris­mos de la mar­ca y si no fue­ra por la al­tu­ra de con­duc­ción bien se po­dría afir­mar que es­ta­mos al vo­lan­te de una de las lu­jo­sas ber­li­nas de la mar­ca.

La in­for­ma­ción ge­ne­ral es­tá re­co­gi­da en dos gran­des re­lo­jes -ve­lo­cí­me­tro y ta­có­me­tro­con dos más pe­que­ños que in­di­can el ni­vel de com­bus­ti­ble y AdB­lue. En dos pe­que­ñas pan­ta­llas con­ta­mos con da­tos com­ple­men­ta­rios co­mo ki­lo­me­tra­je to­tal, par­cial, tem­pe­ra­tu­ra ex­te­rior y ho­ra.

El res­to de los pa­rá­me­tros del ca­mión, así co­mo los dis­tin­tos pro­gra­mas y me­nús apa­re­cen a cri­te­rio del con­duc­tor en una pan­ta­lla cen­tral de sie­te pul­ga­das que ejer­ce de or­de­na­dor de a bor­do, dis­po­nien­do de to­dos los da­tos exi­gi­bles en una trac­to­ra de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

Aña­dir que tam­bién con­ta­mos con va­rias ayu­das elec­tró­ni­cas a la con­duc­ción, una de ellas la aler­ta de ex­ce­so de ve­lo­ci­dad que s epro­du­ce quince se­gun­dos an­tes de que se re­gis­tre en el ta­có­gra­fo.

Muy prác­ti­co para una con­duc­ción efi­cien­te y re­la­ja­da es el vo­lan­te mul­ti­fun­ción, don­de con los bo­to­nes de la par­te de­re­cha con­tro­la­mos las fun­cio­nes de mar­cha, Crui­se Con­trol, li­mi­ta­dor, te­lé­fono y pan­ta­lla prin­ci­pal, mien­tras que los de la iz­quier­da se re­ser­van para el au­dio y fun­cio­nes au­xi­lia­res.

A la iz­quier­da de la co­lum­na de di­rec­ción se en­cuen­tra el man­do múl­ti­ple de lu­ces, in­ter­mi­ten­tes y lim­pias, ubi­cán­do­se en el la­do de­re­cho el man­do de la ca­ja de cam­bios y del re­tár­der. Es­te ele­men­to es sen­ci­llo, ló­gi­co y eli­mi­na el tí­pi­co man­do en el re­po­sa­bra­zos que en­con­trá­ba­mos en la ga­ma an­te­rior.

Co­mo una pro­lon­ga­ción del cua­dro de man­dos el sal­pi­ca­de­ro se desen­vuel­ve en sua­ve án­gu­lo aco­gien­do la cli­ma­ti­za­ción, la pan­ta­lla de na­ve­ga­ción y au­dio, el freno de es­ta­cio­na­mien­to y los man­dos de lu­ces au­xi­lia­res. El in­te­rrup­tor del alum­bra­do prin­ci­pal se en­cuen­tra si­tua­do a la iz­quier­da del cua­dro de man­dos.

Un pu­ra san­gre

El in­vierno nun­ca ha si­do un buen mo­men­to para rea­li­zar prue­bas y en es­te ca­so de­be­mos ha­cer es­pe­cial men­ción a la ma­la cli­ma­to­lo­gía de­ri­va­da de la presencia en la pe­nín­su­la de la tor­men­ta Fé­lix, que du­ran­te más de dos ter­cios del test nos acom­pa­ñó con abun­dan­te llu­via y un fuer­te vien­to.

Una trac­to­ra de éli­te con un con­su­mo muy si­mi­lar al de otros ca­mio­nes.

Pe­se a ello el Actros 1863 tu­vo un com­por­ta­mien­to no­ble y va­lien­te, ya que en nin­gún mo­men­to le di­mos con­ce­sión al­gu­na re­du­cien­do la ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro. En llano he­mos cir­cu­la­do a 90 km/h y en des­cen­sos a 95 km/h mien­tras el ta­có­gra­fo lo per­mi­tie­ra.

El desa­rro­llo fi­nal de 2,429:1 de la ca­de­na ci­ne­má­ti­ca con­di­cio­na un com­por­ta­mien­to cier­ta­men­te muy ori­gi­nal para es­te ti­po de ca­mio­nes y su ge­ne­ro­so pro­pul­sor ha­ce ga­la de su abun­dan­te ca­ba­lle­ría para man­te­ner las mar­chas, con ex­cep­ción de la 12ª que se le “atra­gan­ta­ba” an­te cual­quier pen­dien­te.

Su tam­bién ori­gi­nal ma­pa de en­tre­ga mo­triz ha­ce que su po­ten­cia má­xi­ma es­té dis­po­ni­ble a 1.600 rpm, con una caí­da en cas­ca­da su­pe­ra­do es­te ré­gi­men y que su­po­ne que pa­sar­se del mis­mo ca­rez­ca de cual­quier sen­ti­do.

En­tre las ayu­das a la con­duc­ción me­re­ce la pe­na des­ta­car el sis­te­ma PPC (Pre­dic­ti­ve Po­wer­train Con­trol) que va de­tec­tan­do la oro­gra­fía exis­ten­te de­lan­te del ca­mión, lo que per­mi­te adap­tar el es­fuer­zo mo­triz con el ob­je­ti­vo de con­se­guir el me­jor ren­di­mien­to de la ca­de­na ci­ne­má­ti­ca.

Los re­sul­ta­dos fi­na­les, pe­se a la llu­via y el vien­to, han si­do muy alen­ta­do­res ya que el Actros 1863 reali­zó nues­tro re­co­rri­do de prue­bas a una ve­lo­ci­dad me­dia de 87,45 km/h y con un con­su­mo de com­bus­ti­ble de 34 Li­tros/100 km. Am­bos da­tos cons­ta­tan que los nue­vos “re­yes del as­fal­to” no tie­nen por qué ser glo­to­nes.

En la nue­va es­té­ti­ca de los Actros tie­ne un gran pro­ta­go­nis­mo su agre­si­va ca­lan­dra fron­tal con sus cin­co “bran­quias” de re­fri­ge­ra­ción, que co­mo de­ta­lle de pres­ti­gio en es­te mo­de­lo1863 van guar­ne­ci­das en cro­mo.

Al­ma­cén de pri­me­ra mano. Ba­jo la li­te­ra prin­ci­pal y muy al al­can­ce del con­duc­tor nos en­con­tra­mos con la ha­bi­tual ubi­ca­ción de la ala­ce­na y de la ne­ve­ra, es­pa­cios que nos fa­ci­li­tan una co­rrec­ta ca­pa­ci­dad para el siem­pre ne­ce­sa­rio aco­pio de en­se­res y...

Para trá­fi­cos con dos chó­fe­res. Pre­pa­ra­da para tra­ba­jar en ser­vi­cios que pre­ci­sen de la presencia de do­ble tri­pu­la­ción, o para mejorar el con­fort du­ran­te los des­can­sos, en la zo­na del acom­pa­ñan­te dis­po­ne­mos de una prác­ti­ca me­si­ta ple­ga­ble.

El pi­so plano in­te­gral no es obs­tácu­lo para ac­ce­der al pues­to de con­duc­ción. El pri­mer es­ca­lón es­tá a ba­ja al­tu­ra y los pel­da­ños y la puer­ta es­tán bien re­suel­tos para con­for­mar un con­jun­to que no afec­te a la ae­ro­di­ná­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.