Isa­bel He­via es un buen ejem­plo de que el ca­mión es tam­bién co­sa de mu­je­res.

No re­sul­ta fá­cil ganarse la vi­da al vo­lan­te de un ca­mión, pe­ro mu­cho me­nos cuan­do eres mu­jer. Isa­bel He­via tra­ba­ja al en­gan­che con su Ive­co Stra­lis 510 para el Gru­po As­tur­mo­vi, lu­chan­do día a día por es­tar en­tre los mejores. Des­pués de mu­chos años de buen

Transporte Mundial - - SUMARIO - AL­BER­TO PUER­TA (Texto y fotos)

Mu­chas ve­ces se ha ta­cha­do a nues­tro sec­tor de ma­chis­ta y ce­rra­do a las mu­je­res, pe­ro aun­que pue­da pa­re­cer un tó­pi­co ellas es­tán co­men­zan­do a de­rri­bar los ta­bús que ha­cen de la ca­rre­te­ra un co­to de los hom­bres.

Es cier­to que las pro­fe­sio­nes li­ga­das al mar, la mi­na, la cons­truc­ción y la ca­rre­te­ra exi­gen un plus de for­ta­le­za, vo­lun­tad y sa­cri­fi­cio que qui­zá no son re­qui­si­tos tan ne­ce­sa­rios en otros ofi­cios, pe­ro ya son mu­chas las mu­je­res que rom­pen ama­rras con un pa­sa­do don­de su presencia en el trans­por­te de gran ru­ta no era bien acep­ta­da. Un buen ejem­plo es Isa­bel

“Co­ra­je” He­via. Es­ta as­tu­ria­na re­cia y for­mal ha lu­cha­do y pe­lea­do a bra­zo par­ti­do para ha­cer­se un hue­co en el sec­tor y des­de ha­ce vein­te años sa­ca a su fa­mi­lia ade­lan­te ha­cien­do lo que más le gus­ta: el trans­por­te.

Em­pe­zó muy jo­ven echán­do­le una mano a su ma­ri­do y los dos lle­ga­ron a lle­var sus res­pec­ti­vos trái­ler has­ta el fa­tí­di­co día en que Ar­se­nio se sa­lió de la cal­za­da per­dien­do la vi­da en el ac­ci­den­te. Isa­bel se que­dó so­la y con dos gua­jes a los que criar,

for­mar y ha­cer­los hom­bres, pe­ro con la fuer­za y vo­lun­tad que la ca­rac­te­ri­zan al­can­zó esos ob­je­ti­vos sin per­der un via­je y sin pe­dir na­da a na­die.

Re­co­gi­da y re­par­to

Los ini­cios en el trans­por­te de es­ta re­cia na­ve­ta, gen­ti­li­cio de los na­ci­dos en la vi­lla de Nava, co­mien­zan con la re­co­gi­da de le­che para una de las gran­des cen­tra­les lác­teas de As­tu­rias.

En ca­sa ha­bía dos ca­mio­nes, uno para re­co­gi­da de le­che y otro para el re­par­to de pien­sos, ta­rea que por su du­re­za rea­li­za­ba Ar­se­nio su ma­ri­do y la sa­na am­bi­ción les lle­vó a in­ten­tar­lo con una trac­to­ra en trans­por­te convencional a cu­yos man­dos se pu­so el ca­be­za de fa­mi­lia.

El re­par­to de pien­so que­dó en­ton­ces para Isa­bel: “Fue una eta­pa muy du­ra -nos ex­pli­ca­por­que en oca­sio­nes tu­ve que des­car­ga el ca­mión sa­co a sa­co”. Pe­ro na­da arre­dró a nues­tra par­ti­cu­lar Isa­bel “Co­ra­je”, que día tras día cum­plía con su co­me­ti­do al vo­lan­te de un co­que­to Pegaso Tro­ner de tres ejes.

Por aque­llas fe­chas su pa­dre, un hom­bre de la vie­ja es­cue­la, no lle­va­ba muy bien que su hi­ja con dos chu­rum­be­les pe­que­ños se pu­sie­ra a tra­ba­jar con un ca­mión. “Al prin­ci­pio lo lle­va­ba muy mal -apun­ta Isa­bel-. No en­ten­día que su hi­ja se

ga­na­ra así la vi­da, aun­que lue­go era mi gran de­fen­sor y se mos­tra­ba muy or­gu­llo­so de mí”

Des­pués de al­gún tiem­po ha­cien­do re­par­to de pien­sos el ma­tri­mo­nio de­ci­de com­prar una se­gun­da ca­be­za trac­to­ra para Isa­bel, por­que ha­bían en­con­tra­do pla­za al en­gan­che para una empresa de­di­ca­da al trans­por­te de mer­can­cías pe­li­gro­sas y con dos “ive­qui­llos” se po­nen a re­mol­car cis­ter­nas para el Gru­po As­tur­mo­vi, aca­rrean­do naf­ta­li­na y otros de­ri­va­dos de la hu­lla des­ti­la­da por Es­pa­ña y Eu­ro­pa.

Las co­sas les van sa­lien­do bien has­ta el día del ac­ci­den­te de Ar­se­nio, tras el cual Isa­bel se que­da so­la. Con la com­pren­sión de la empresa de­ja el in­ter­na­cio­nal, a no ser que sea im­pres­cin­di­ble, y cuen­ta con un fan­tás­ti­co alia­do en su pa­dre, que en su au­sen­cia se en­car­ga de cui­dar a sus “gua­jes” Ru­bén y Pa­blo.

Nues­tra par­ti­cu­lar he­roí­na lu­cha sin tre­gua para cum­plir con sus ob­je­ti­vos y de es­ta lu­cha son cons­cien­tes en la empresa de trans­por­tes. “Nun­ca tu­ve nin­gún ti­po de pri­vi­le­gio, nos

acla­ra. Aquí es­ta­mos tres chi­cas y so­mos “unos” más a la ho­ra de re­par­tir y rea­li­zar los via­jes sin te­ner en cuen­ta su du­re­za”.

Tra­yec­to­ria in­ma­cu­la­da

A día de hoy Isa­bel “Co­ra­je” He­via lle­va die­ci­nue­ve años tra­ba­jan­do al en­gan­che para As­tur­mo­vi, sin nin­gún “bo­rrón” en su di­la­ta ho­ja de ser­vi­cios y con el ge­ne­ral re­co­no­ci­mien­to de

to­dos sus com­pa­ñe­ros por su pro­fe­sio­na­li­dad y en­tre­ga y en re­co­no­ci­mien­to a sus mé­ri­tos fue des­ta­ca­da por la Aso­cia­ción Ami­gos por la Sa­lud en la Ca­rre­te­ra en su fies­ta anual coin­ci­den­te con San Cris­tó­bal.

En un sec­tor po­co da­do a las flo­ri­tu­ras y a las li­son­jas la presencia de es­ta mu­jer en la ca­rre­te­ra ha des­per­ta­do más ex­tra­ñe­za que re­cha­zo fron­tal. “En to­dos es­tos años ten­go que re­co­no­cer que na­die me ha fal­ta­do al res­pe­to -nos con­fie­sa

Isa­bel-. To­do el mundo se ha por­ta­do bien con­mi­go y en es­te sen­ti­do no pue­do que­jar­me. Tam­po­co lo hu­bie­ra con­sen­ti­do”.

Los hi­jos sa­lie­ron ade­lan­te, fi­na­li­za­ron sus es­tu­dios y aho­ra su ma­dre es­tá más li­bre para de­di­car­se a su afi­ción pre­fe­ri­da: el ca­mión. Fiel se­gui­do­ra y clien­te de Ive­co, Isa­bel ha re­no­va­do con un nuevo Stra­lis 510 que tie­ne apar­ca­do de­lan­te de su ca­sa, en un lu­gar don­de po­cos pai­sa­nos se­rían ca­pa­ces de me­ter el ca­mión sin ro­zar en al­gu­na par­te. Es una au­tén­ti­ca

“fi­li­gra­nas” ha­cién­do­nos una de­mos­tra­ción de pi­lo­ta­je sa­lien­do a la ca­rre­te­ra para rea­li­zar la se­sión fo­to­grá­fi­ca.

To­do un tem­pe­ra­men­to de mu­jer que se ba­te el co­bre día tras día en un sec­tor do­mi­na­do cla­ra­men­te por los hom­bres, pe­ro que se es­tá abrien­do ca­da vez más al mal lla­ma­do “se­xo dé­bil” y que en mu­chas oca­sio­nes, co­mo es el ca­so de Isa­bel, de­mues­tran te­ner tan­tos o más arres­tos que ellos para sa­car la fa­mi­lia ade­lan­te en es­te ofi­cio tan sa­cri­fi­ca­do y exi­gen­te.

Por ello sus ami­gas del Con­se­jo Co­mar­cal de las Mu­je­res de la Co­mar­ca de la Si­dra de Nava le rin­die­ron un cá­li­do y me­re­ci­do homenaje el pa­sa­do 8 de mar­zo coin­ci­dien­do con el Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer Tra­ba­ja­do­ra.

Des­de TM que­re­mos unir­nos con es­te re­por­ta­je al re­co­no­ci­mien­to a una gran mu­jer, una gran ma­dre y tam­bién una gran pro­fe­sio­nal del trans­por­te.

El par­king de­lan­te de la ca­sa fa­mi­liar es to­do un re­to de ha­bi­li­dad para un buen chó­fer. En­trar y sa­lir del mis­mo es un ejer­ci­cio del “ma­la­ba­ris­mo” que Isa­bel eje­cu­ta a la per­fec­ción.

Des­de ha­ce ca­si vein­te años Isa­bel “trac­cio­na” para la empresa As­tur­mo­vi, que se de­di­ca al trans­por­te na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal de ma­te­rias pe­li­gro­sas co­mo pue­den ser en su ca­so la naf­ta­li­na y los de­ri­va­dos de la des­ti­la­ción de la hu­lla. Fiel se­gui­do­ra en el pa­sa­do de Pegaso y más re­cien­te­men­te de la mar­ca Ive­co, ha­ce po­co más de un año que Isa­bel He­via re­no­vó la pre­cio­sa trac­to­ra con la que tra­ba­ja. Su mon­tu­ra es aho­ra un im­pe­ca­ble Stra­lis 510 “full equip” con el que es­ta mu­jer de vo­lun­tad de ace­ro re­co­rre las ca­rre­te­ras es­pa­ño­las y eu­ro­peas.

Pe­se a que­dar viu­da muy jo­ven es­ta mu­jer “Co­ra­je” sa­có a sus críos ade­lan­te has­ta fi­na­li­zar sus es­tu­dios, para lo que con­tó con la ines­ti­ma­ble ayu­da de su pa­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.