Ca­mio­nes pe­re­gri­nos

RO­ME­RÍA DE LA VIR­GEN DEL ACE­BO

Transporte Mundial - - REPORTAJE - AL­BER­TO PUER­TA (Tex­to y fotos)

Col­ga­da en el cie­lo de la mon­ta­ña de Can­gas del Nar­cea a más de 1.200 me­tros de al­tu­ra se en­cuen­tra el San­tua­rio de la Vir­gen del Ace­bo, un lu­gar de tra­di­cio­nal pe­re­gri­na­ción que año tras año es pun­tual­men­te vi­si­ta­do por los ca­mio­nes clá­si­cos de As­tu­rias.

En­cla­va­da en la Sierra Oc­ci­den­tal del Ace­bo a más de 1.200 me­tros de al­tu­ra, la er­mi­ta de Nues­tra Se­ño­ra del Ace­bo se yergue or­gu­llo­sa y desafian­te de vien­tos y tem­pes­ta­des pa­ra dar co­bi­jo al pe­re­grino y ayuda es­pi­ri­tual a los cre­yen­tes.

Pa­ra los Ami­gos As­tu­ria­nos de los Ca­mio­nes Clá­si­cos su par­ti­cu­lar ro­me­ría pa­ra vi­si­tar a la Vir­gen es ya una tra­di­ción anual. Ade­más del res­pe­to a la San­ta tam­bién es un buen mo­ti­vo pa­ra sa­car a re­lu­cir los vie­jos tras­tos, com­par­tir una jor­na­da fes­ti­va y, co­mo no, de­lei­tar­se con las ma­ra­vi­llas gas­tro­nó­mi­cas de es­ta par­te de As­tu­rias.

Per­fec­ta­men­te or­ga­ni­za­da por Al­fre­do Ries­co, ade­más de los tra­di­cio­na­les asis­ten­tes en es­ta oca­sión hi­zo ac­to de pre­sen­cia el “Co­man­do Ga­lai­co” con Pe­dro y Antolín y se­ño­ras de la fa­mi­lia Seoane es­col­ta­dos por Lu­cía, Pe­dro y Alex.

En el bu­có­li­co pa­ra­je del pan­tano de Pi­lo­tuer­to se pro­du­jo el agru­pa­mien­to de la tro­pa, pa­ra más tar­de lle­gar a la vi­lla de Can­gas del Nar­cea en ale­gre ca­ra­va­na. Allí la hos­pi­ta­la­ria po­li­cía mu­ni­ci­pal te­nía pre­pa­ra­do el par­king en la zo­na de los juz­ga­dos, un buen lu­gar pa­ra co­ger fue­lle con la rica em­pa­na­da y el fuer­te vino tin­to “can­gués”, tan du­ro co­mo olo­ro­so y ori­gi­nal.

Subida en pe­lo­tón

La du­re­za y exi­gen­cia del as­cen­so a la Vir­gen del Ace­bo ha­ce que ha­ya si­do ele­gi­do va­rias ve­ces co­mo fi­nal de eta­pa en la Vuel­ta Ci­clis­ta a Es­pa­ña.

En un re­co­rri­do de 9,2 ki­ló­me­tros se as­cien­den 850 me­tros con una gra­dien­te me­dia del 8,7%. ¡¡Ca­si na­da!! Des­pués vie­nen otros 3,5 km son de llano, sien­do el tra­mo fi­nal el mas du­ro del re­co­rri­do. No re­sul­ta pues extraño que los vie­jos co­ra­zo­nes de

es­tos ve­te­ra­nos s tras­tos se pu­sie­ran a to­pe de re­vo­lu­cio­nes pa­ra po­der con­se­guir lle­gar a la me­ta si­tua­da en la ci­ma del mon­te.

En un día es­plen­do­ro­so y so­lea­do la co­mi­ti­va fue lle­gan­do con el re­sue­llo a to­pe a los pies de la er­mi­ta que da­ta del si­glo XVI, muy vi­si­ta­da por los mi­la­gros que a la Vir­gen del Ace­bo se le atri­bu­yen des­de 1575. La es­tre­cha ru­ta hi­zo que to­dos cir­cu­la­ran con los cin­co sen­ti­dos has­ta lle­gar a la me­se­ta don­de se hi­zo una pa­ra­da “téc­ni­ca” en la ca­pi­lla de La Pi­la­ri­na.

El úl­ti­mo tra­mo fue el más exi­gen­te pa­ra las me­cá­ni­cas pe­ro el pai­sa­je de al­ta mon­ta­ña que se abría an­te no­so­tros me­re­cía la pe­na de ser con­tem­pla­do. Una vez en la ci­ma los ca­mio­nes se co­lo­ca­ron al pie de la er­mi­ta.

Co­mo bue­nos de­vo­tos y una vez pre­sen­ta­dos los res­pe­tos a la Se­ño­ra los par­ti­ci­pan­tes to­ma­ron asien­to en el res­tau­ran­te El Río, que avi­tua­lló a los ro­me­ros me­ca­ni­za­dos con lo me­jor de su co­ci­na y a los pos­tres se en­tre­gó una pla­ca con­me­mo­ra­ti­va al “Co­man­do Ga­li­cia” en la per­so­na de Pe­dro Seoane, co­mo re­co­no­ci­mien­to a su es­fuer­zo en par­ti­ci­par en es­ta jor­na­da fes­ti­va.

Y an­tes de que “ba­ja­ra la nu­be”, co­mo di­cen los lu­ga­re­ños, la co­mi­ti­va ini­ció el re­gre­so a sus la­res con un al­to en el ca­mino, otra vez en Pi­lo­tuer­to, pa­ra las despedidas y los abra­zos y así se con­su­mó un año más la tra­di­ción “ma­ria­na” de la Aso­cia­ción.

La cum­bre del Ace­bo con su co­que­ta er­mi­ta re­ci­bió la tra­di­cio­nal vi­si­ta ro­me­ra de los ca­mio­nes clá­si­cos, que go­za­ron en es­ta oca­sión de una cli­ma­to­lo­gía be­nig­na en es­tas la­ti­tu­des y al­tu­ras.

Tras la co­mi­da y los ca­fés de ri­gor se hi­zo en­tre­ga de una pla­ca con­me­mo­ra­ti­va al “Co­man­do Ga­li­cia” en la per­so­na de Pe­dro Seoane.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.