LA LIMUSINA DE D. EDUAR­DO

Po­co se po­día ima­gi­nar el vie­jo Ba­rrei­ros 300 que des­pués de una pro­lon­ga­da y aje­trea­da vi­da en el trans­por­te -pri­me­ro- y más tar­de ejer­cien­do co­mo vehícu­lo de for­ma­ción de jó­ve­nes con­duc­to­res aca­ba­ría trans­for­ma­do en ca­rro­za nup­cial pa­ra un “tif­fo­si” de

Transporte Mundial - - SUMARIO - ALBERTO PUER­TA (Tex­to y fotos)

Raúl qui­so ir a su bo­da en ca­mión y lo que en­con­tró fue un Tur­bo 300 “ma­de in Ba­rrei­ros”.

En el fér­til pá­ra­mo leo­nés re­ga­do por el río Ór­bi­go ha­ce on­ce años que un tal Cu­pi­do sol­tó dos fle­chas que fue­ron di­rec­ta­men­te a los co­ra­zo­nes de Au­ri y Raúl. Des­de en­ton­ces for­man uno so­lo y la for­tu­na hi­zo que la ci­güe­ña les vi­nie­ra a vi­si­tar en for­ma de un pe­que­ño tro­ci­to de cie­lo bau­ti­za­do con el nom­bre de la fe­liz ma­má.

El fuer­te víncu­lo fa­mi­liar no ne­ce­si­ta­ba re­fren­dos ni con­tra­tos, pe­ro un buen día el trío de­ci­dió pa­sar por la vi­ca­ría y po­ner en cla­ro su si­tua­ción an­te Dios y an­te los hom­bres. Y di­cho y he­cho. Los es­pon­sa­les que­da­ron fi­ja­dos pa­ra el mes de agos­to en su pue­blo de re­si­den­cia, Vi­lla­re­jo de Ór­bi­go, un plá­ci­do y re­co­le­to lu­gar en las cer­ca­nías de La Ba­ñe­za.

Des­de crío Raúl tie­ne que­ren­cia por los ca­mio­nes y pe­se a que tra­ba­ja co­mo res­pon­sa­ble de man­te­ni­mien­to en una fá­bri­ca pró­xi­ma a su do­mi­ci­lio, su pa­sión siem­pre han si­do los pe­sa­dos gracias a la pro­fe­sión que su pa­dre ejer­ció es­po­rá­di­ca­men­te du­ran­te al­gu­nas eta­pas de su vi­da.

Sin an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res que la li­guen al ofi­cio Aú­rea ejer­ce su pro­fe­sión de in­ge­nie­ra en un bu­fe­te pro­pio re­la­cio­na­do con te­mas de ho­mo­lo­ga­cio­nes, ve­ri­fi­ca­cio­nes y pro­yec­tos so­bre vehícu­los li­ge­ros o pe­sa­dos, al tiem­po que ge­ne­ra pro­yec­tos de obras y cons­truc­cio­nes va­rias.

Sur­gió en un due­lo

La idea de lle­gar a la igle­sia a lo­mos del “Be­rrin­che” se le ocu­rrió a Raúl du­ran­te la “que­da­da” que TM reali­zó en Vi­lla­ma­nín (León) pa­ra la rea­li­za­ción del “Due­lo de Gi­ta­nos”. Fue en aquel mo­men­to cuan­do de­ci­dió que el día de su bo­da sal­dría de ca­sa y lle­ga­ría a la pa­rro­quia mon­ta­do en un ca­mión y pa­ra él nin­guno me­jor que el ve­te­rano Tur­bo 300.

El sá­ba­do de los es­pon­sa­les lle­ga­mos a la ciu­dad ba­ñe­za­na pa­ra acom­pa­ñar a los no­vios y “ce­der” a Raúl el con­trol de su par­ti­cu­lar limusina, aun­que no to­do fue­ron mie­les ya que el vie­jo co­ra­zón del “pen­co” co­men­zó a sol­tar al­go de ga­soil por un tu­bo de in­yec­tor. Na­da que nues­tro par­ti­cu­lar me­cá­ni­co y ami­go Ama­dor Mi­gué­lez no pu­die­ra re­sol­ver en po­cos mi­nu­tos.

Cuan­do fue lle­gan­do la ho­ra del “mar­ti­rio” y pun­tua­les co­mo re­lo­jes lle­ga­mos a la ca­sa del no­vio don­de to­da la fa­mi­lia re­ci­bió con sim­pa­tía a la “es­tre­lla de Villaverde”. En ese mo­men­to ce­di­mos los man­dos a Raúl pa­ra que hi­cie­ra su en­tra­da triun­fal en Vi­lla­re­jo de Ór­bi­go pi­lo­tan­do su “ca­mión nup­cial”. Fue to­do un es­pec­tácu­lo de son­ri­sas, bo­ci­na­zos y con­fe­ti.

Pe­ro las sor­pre­sas no se cir­cuns­cri­bie­ron al ena­mo­ra­do, ya que la no­via no qui­so ser me­nos e hi­zo su apa­ri­ción en un re­lu­cien­te Seat 1430 clá­si­co con li­brea de ra­llie.

To­do un acon­te­ci­mien­to es­ta bo­da mo­to­ri­za­da que con­clu­yó co­mo no po­día ser de otro mo­do con un sa­bro­so y com­ple­to ága­pe y jol­go­rio pos­te­rior que se pro­lon­gó has­ta al­tas ho­ras de la no­che, con el Ba­rrei­ros mon­tan­do fiel guar­dia a la puer­ta del res­tau­ran­te.

A buen se­gu­ro que cuan­do es­ta uni­dad sa­lió de la fac­to­ría de Villaverde ni los más ima­gi­na­ti­vos res­pon­sa­bles de la mar­ca, en­ca­be­za­dos por el crea­dor de es­ta ca­bi­na, Ma­rio Ga­ma­rra, pu­die­ron pen­sar que al­gún día el Ba­rrei­ros que es­tre­nó Ma­no­lín “el Mu­du” ha­ría las ve­ces de ca­rro­za nup­cial pa­ra es­tos cha­va­les aman­tes del ca­mión y las tra­di­cio­nes.

Co­mo era su ilu­sión el no­vio -Raúl- acu­dió a su bo­da a los man­dos de un Ba­rrei­ros Tur­bo 300, mien­tras que la no­via -Aú­rea- no fue me­nos y lle­gó a la igle­sia a bor­do de un clá­si­co Seat 1430 con aca­ba­do ra­llie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.