LOS CA­MIO­NES IN­VA­DEN ARIJA

Transporte Mundial - - SUMARIO - MA­NUEL PÉ­REZ PA­LA­CIOS (Tex­to y fotos)

Una vez al año es­ta pe­que­ña lo­ca­li­dad bur­ga­le­sa se ve “in­va­di­da” por ca­mio­nes y vehícu­los clá­si­cos.

Ha­ce tres años que “co­pian­do” la ini­cia­ti­va de Son­ci­llo unos en­tu­sias­tas pu­sie­ron en mar­cha la Fe­ria del Mo­tor en Arija (Bur­gos), un pe­que­ño pue­blo de Las Me­rin­da­des de tan só­lo 137 ha­bi­tan­tes y don­de es­te año se reunie­ron ca­si dos­cien­tos vehícu­los de to­do ti­po.

Es­pa­ña es un país de ba­res, eso lo sa­be­mos no­so­tros y los mi­llo­nes de tu­ris­tas que nos vi­si­tan ca­da año. En esos lu­ga­res tan en­tra­ña­bles es don­de sur­gen y re­ma­tan mu­chos ne­go­cios, se con­cier­tan ci­tas, se ha­bla de lo ocu­rri­do du­ran­te el día, de lo lo­co que es­tá el tiem­po, de lo que ha he­cho el pue­blo ve­cino en sus fies­tas y, por cier­to, ha­blan­do de lo que han he­cho los ve­ci­nos ¿por qué no ha­ce­mos no­so­tros lo mis­mo…?

Es­ta ven­dría sien­do, más o me­nos, la con­ver­sa­ción que ha­ce tres años man­tu­vie­ron Lolo y un gru­po de ami­gos de­lan­te de unas cer­ve­zas bien frías en al­gún bar de Arija, pe­que­ño pue­ble­ci­to del nor­te de Bur­gos si­tua­do en la co­mar­ca de las Me­rin­da­des, al bor­de mis­mo de la ver­de Can­ta­bria y muy cer­qui­ta de Rei­no­sa.

Y tres años es el tiem­po que Lolo y sus ami­gos lle­van or­ga­ni­zan­do la Fe­ria del Mo­tor de Arija, una ini­cia­ti­va que aca­ba de ce­le­brar su ter­ce­ra edi­ción y que sur­gió des­pués de ver co­mo sus ve­ci­nos y ami­gos del pe­que­ño mu­ni­ci­pio de Son­ci­llo or­ga­ni­za­ban con muy bue­na aco­gi­da su par­ti­cu­lar fies­ta del ca­mión.

Mien­tras el cuer­po aguan­te

Di­ce el re­frán que a la ter­ce­ra va la ven­ci­da, pe­ro en el ca­so de Arija mien­tras ha­ya ga­nas, el cuer­po aguan­te y el ayun­ta­mien­to, ve­ci­nos y em­pre­sas brin­den su apo­yo, es­to se­gui­rá ade­lan­te, por­que aun­que Arija no es Fuen­teo­ve­ju­na, ca­si.

Es­te año han si­do cer­ca de cien­to no­ven­ta los vehícu­los de to­do ti­po par­ti­ci­pan­tes en es­ta con­cen­tra­ción. Un po­pu­rrí de to­do lo que tu­vie­ra rue­das y ca­pa­ci­dad de mo­ver­se con es­pec­tácu­los pa­ra to­dos los gus­tos.

Los aman­tes del to­do­te­rreno vie­ron su­dar a los pi­lo­tos en un di­fí­cil cir­cui-

to con mu­cho ba­rro; tam­bién hu­bo más de cien co­ches clá­si­cos a cual me­jor cui­da­do, en­tre ellos un pre­cio­so Mor­gan des­ca­po­ta­ble y un es­pec­ta­cu­lar Zim­mer ame­ri­cano del 86 con 5.000 cc y más lar­go que un ca­mión.

Tan­to An­to­nio Be­rrio, due­ño del Mor­gan, co­mo Emi­lio Gar­cía Va­ro­na, pro­pie­ta­rio del Zim­mer, po­sa­ron or­gu­llo­sos de sus vehícu­los de­lan­te de los ca­mio­nes, un sec­tor pro­fe­sio­nal que ellos co­no­cen muy bien.

En es­ta edi­ción de la con­cen­tra­ción de Arija los asis­ten­tes pu­di­mos dis­fru­tar del tra­ba­jo con la ma­de­ra de Lo­ren­zo Garrido, Ja­mes Bond pa­ra los ami­gos, un es­cul­tor za­mo­rano que en vez de mar­ti­llos, gu­mias o cin­ce­les uti­li­za una mo­to­sie­rra co­mo úni­ca he­rra­mien­ta.

Lo­ren­zo apro­ve­chó los ár­bo­les par­ti­dos por los fuer­tes vien­tos del pa­sa­do in­vierno pa­ra es­cul­pir fi­gu­ras de ani­ma­les, to­do un ar­tis­ta y un diez

pa­ra el ayun­ta­mien­to por la ma­ne­ra tan ori­gi­nal y ar­tís­ti­ca de re­ci­clar los ár­bo­les.

Co­mer de ca­jón

En to­da con­cen­tra­ción que se pre­cie tie­ne que ha­ber bue­nos fo­go­nes, por­que na­die se va a ir a ca­sa con ham­bre. Char­li -con­ce­jal de Arija- y Lolo fue­ron los en­car­ga­dos de cal­cu­lar el me­nú pa­ra más de 350 co­men­sa­les, pa­ra lo que con­ta­ron con la co­la­bo­ra­ción de Javier -el de la es­ta­ción de Son­ci­llo- to­do un ex­per­to en co­ci­nar con olla fe­rro­via­ria o pu­che­ra, cu­rio­so in­ven­to de los an­ti­guos ma­qui­nis­tas y guar­da­fre­nos de la an­ti­gua lí­nea fé­rrea Bil­bao-La Ro­bla.

Co­mo ve­mos es­to de “co­mer de ca­jón” no lo han in­ven­ta­do los con­duc­to­res de aho­ra, por­que el con­cep­to vie­ne de le­jos. El pri­mer día co­mi­mos pa­ta­tas con car­ne y por la no­che, des­pués de sa­car a las bes­tias de pa­seo por los al­re­de­do­res, fies­ta hip­pie y “bo­llu pre­ñau” com­pues­to de pan ca­se­ro re­lleno de cho­ri­zo. El do­min­go vol­vie­ron a ti­rar de olla fe­rro­via­ria, es­ta vez pa­ta­tas con ba­ca­lao.

En la con­cen­tra­ción de Arija los asis­ten­tes pue­den en­con­trar un po­co de to­do y eso ha­ce de es­te even­to al­go di­fe­ren­te y atrac­ti­vo a la vez. Los que acu­den un año re­pi­ten al si­guien­te y eso es bue­na se­ñal. Lo de Arija es co­mo una tar­ta de va­rios pi­sos,

don­de ca­da plan­ta tie­ne un sa­bor di­fe­ren­te y es la unión fi­nal la que ha­ce que el pro­duc­to sea dul­ce y sa­bro­so.

Has­ta los me­ga­truck

So­bre el pa­pel pue­de que el nú­me­ro de ca­mio­nes que acu­den a la lla­ma­da de Lolo pue­da pa­re­cer po­ca co­sa, pe­ro hay que apre­ciar y re­co­no­cer el tra­ba­jo de ti­ta­nes que su­po­ne mon­tar una mo­vi­da co­mo es­ta en un pue­blo de tan só­lo 137 ha­bi­tan­tes.

Si­bel­co (Are­nas de Arija) es la em­pre­sa más im­por­tan­te y gran­de del lu­gar y uno de los co­la­bo­ra­do­res esen­cia­les en es­ta fies­ta. Su es­pa­cio­sa ex­pla­na­da, que du­ran­te to­do el año es un cam­po de fut­bol, se con­vier­te du­ran­te un fin de se­ma­na en el lu­gar de aco­gi­da de to­do es­te “lío”.

Vol­vien­do a los ca­mio­nes es­te año la or­ga­ni­za­ción qui­so es­tar a la úl­ti­ma y en Arija tu­vie­ron uno de los dos gi­gan­tes me­ga­truck que cha­ta­rras y des­gua­ces An­to­nio Be­rrio tie­ne en San­tia­go de Car­tes (Can­ta­bria) y a cu­yo la­do los de­más ca­mio­nes pa­re­cen de ju­gue­te.

Por sus di­men­sio­nes to­da es­ta mo­vi­da no ca­bía en el ob­je­ti­vo de una cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca, así que pa­ra dar otro en­fo­que vi­sual al even­to la or­ga­ni­za­ción con­tra­tó a Jor­ge Ci­meano, un pro­fe­sio­nal de la ima­gen que con sus dro­nes nos hi­zo ver la fies­ta a vis­ta de pá­ja­ro.

Uno que no fa­lla­ba en la con­cen­tra­ción del pri­mer pue­blo del pan­tano del Ebro era Ro­ge­lio Ce­re­za­les, al que la or­ga­ni­za­ción rin­dió un sen­ti­do ho­me­na­je con la suel­ta de glo­bos con los co­lo­res, azu­les y blan­cos, de su querida Pon­fe­rra­di­na. Re­cor­dar que es­ta re­vis­ta le hi­zo un úl­ti­mo re­por­ta­je a Ro­ge­lio el año pa­sa­do aquí mis­mo en Arija. Buen via­je ami­go Ro­ge­lio allí don­de es­tés.

Y así un año más pu­si­mos el pun­to y fi­nal a una con­cen­tra­ción en la que nos en­con­tra­mos co­mo en ca­sa. Has­ta otra ami­gos.

En la fo­to su­pe­rior los atrac­ti­vos Zim­mer y Mor­gan po­san en la ex­pla­na­da jun­to a los ca­mio­nes, mien­tras en la fo­to in­fe­rior po­de­mos ver un mo­men­to del me­re­ci­do ho­me­na­je al ber­ciano Ro­ge­lio Ce­re­za­les.

Du­ran­te el pa­seo por las ori­llas del pan­tano del Ebro las nu­bes ame­na­za­ron con tor­men­ta. En una de las imá­ge­nes po­de­mos ver al es­cul­tor Lo­ren­zo Garrido en pleno tra­ba­jo ar­tís­ti­co y en otra a Jor­ge Ci­meano ope­ran­do el dron equi­pa­do con cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.