SCANIA G410: CUES­TIÓN DE CON­SU­MO

Acos­tum­bra­dos a pro­bar ca­mio­nes de lar­gas ru­tas, la po­ten­cia de es­ta trac­to­ra Scania G410 pue­de pa­re­cer­nos es­ca­sa en un pri­mer mo­men­to, aun­que em­plea­da en tra­ba­jos ade­cua­dos de cor­ta y me­dia dis­tan­cia nos ofre­ce­rá un buen equi­li­brio en­tre con­su­mo, ve­lo­cid

Transporte Mundial - - SUMARIO - IÑAQUI NÚÑEZ (Tex­to) IS­RAEL GARDYN (Fotos)

Una trac­to­ra de ba­ja po­ten­cia pen­sa­da por pres­ta­cio­nes y ca­bi­na pa­ra la rea­li­za­ción de trans­por­tes en cor­to y me­dio re­co­rri­do, un ca­mión con un más que equi­li­bra­do con­su­mo.

Tal cual es­tán las co­sas en el trans­por­te y en la po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca, el con­su­mo de com­bus­ti­ble re­pre­sen­ta un bo­ca­do im­por­tan­te a la ho­ra de cuan­ti­fi­car los cos­tes de ex­plo­ta­ción de un ca­mión.

Una cues­tión que mar­ca de for­ma acu­sa­da la ri­va­li­dad en­tre los prin­ci­pa­les fa­bri­can­tes, que apu­ran to­do el ta­len­to de sus equi­pos de in­ge­nie­ría en lo re­fe­ren­te a la op­ti­mi­za­ción me­cá­ni­ca y de to­dos aque­llos as­pec­tos que afec­tan a la efi­cien­cia.

Pa­ra ob­te­ner un buen re­sul­ta­do fi­nal en el apar­ta­do de con­su­mo es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar en dis­tin­tas fa­ce­tas, co­mo

por ejem­plo la ae­ro­di­ná­mi­ca, así co­mo con­se­guir una ges­tión efi­cien­te de otros dis­po­si­ti­vos, co­mo pue­den ser el Crui­se Con­trol o el sis­te­ma de fre­na­do, so­bre to­do en la in­ter­ven­ción de la ca­de­na ci­ne­má­ti­ca a la ho­ra de de­te­ner el ca­mión.

Pe­ro te­nien­do en cuen­ta la nor­ma­ti­va de tiem­pos de con­duc­ción y des­can­so en un ca­mión no só­lo es im­por­tan­te el con­su­mo, sino que la ve­lo­ci­dad co­mer­cial tam­bién jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal en la ex­plo­ta­ción, de ahí que lo desea­ble sea un óp­ti­mo equi­li­brio en­tre con­su­mo y pres­ta­cio­nes.

Es­ta armonía la he­mos en­con­tra­do en la trac­to­ra Scania G410 pro­ta­go­nis­ta de es­ta prue­ba, que mon­ta un blo­que de 13 li­tros que el fa­bri­can­te sue­co ofre­ce en otros tres ni­ve­les de po­ten­cia: 370, 450 y 500 CV.

Scania plan­tea es­ta uni­dad co­mo un vehícu­lo idó­neo pa­ra rea­li­zar trans­por­te a cor­ta y me­dia dis­tan­cia, por lo que in­cor­po­ra una ca­bi­na de ta­ma­ño in­ter­me­dio en lo que a la al­tu­ra de te­cho se re­fie­re y cu­ya do­ta­ción in­clu­ye una li­te­ra de un me­tro de an­chu­ra en la par­te cen­tral.

Un ha­bi­tácu­lo bien adap­ta­do a es­tas ta­reas ya que ofre­ce el es­pa­cio y los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra la per­noc­ta. Por el con­tra­rio por su po­si­ción so­bre el bas­ti­dor pre­sen­ta un tú­nel mo­tor que di­vi­de los dos la­dos de la ca­bi­na y que di­fi­cul­ta el trán­si­to in­te­rior.

La par­te su­pe­rior de es­te es­pa­cio se pre­sen­ta co­mo una zo­na pla­na de tra­ba­jo que in­te­gra una am­plia re­pi­sa con una zo­na más ele­va­da ba­jo la cual se si­túa un ca­jón ex­tra­íble de gran for­ma­to, to­mas de co­rrien­te a 12 y 24 vol­tios y un por­ta­va­sos que se com­ple­men­ta con los dos si­tua­dos en el la­do más pró­xi­mo al con­duc­tor.

Tras el pues­to de con­duc­ción en­con­tra­mos tres ar­ma­rios so­bre la zo­na de des­can­so y otros dos co­lo­ca­dos en la par­te al­ta del pa­ra­bri­sas, con el su­fi­cien­te es­pa­cio co­mo pa­ra al­ber­gar los ob­je­tos ha­bi­tua­les en re­co­rri­dos de cor­to al­can­ce, pe­ro es­ca­sos pa­ra “lar­gar tra­ve­sías”. El equi­pa­mien­to de se­rie in­clu­ye tam­bién una ne­ve­ra si­tua­da ba­jo la li­te­ra in­fe­rior y a la que se ac­ce­de des­li­zán­do­la ha­cia de­lan­te o ele­van­do la ca­ma.

Co­mo asien­to de acom­pa­ñan­te se re­cu­rre a un mo­de­lo sen­ci­llo con las re­gu­la­cio­nes bá­si­cas, pe­ro que pue­de ple­gar­se de for­ma in­de­pen­dien­te tan­to la ban­que­ta co­mo el res­pal­do. Es­ta so­lu­ción per­mi­te ga­nar es­pa­cio en mo­men­tos pun­tua­les, mien­tras que en la guan­te­ra fron­tal se es­con­de una pe­que­ña me­sa que pue­de re­sul­tar útil a la ho­ra de co­mer, tra­ba­jar, des­can­so, etc, da­do que pue­de so­por­tar un por­tá­til.

En el ca­so del asien­to del con­duc­tor se em­plea una bu­ta­ca muy có­mo­da

Fren­te al con­duc­tor el pa­nel de con­trol ofre­ce mu­cha in­for­ma­ción y su lec­tu­ra e in­ter­pre­ta­ción, en es­pe­cial la mos­tra­da en las es­fe­ras, no pre­sen­ta pro­ble­mas. Por el con­tra­rio la de la pan­ta­lla re­quie­re deu­na cier­ta prác­ti­ca pa­ra mo­ver­nos en­tre los di­fe­ren­tes me­nús que nos ofre­ce el or­de­na­dor de a bor­do.

De­ma­sia­dos bo­to­nes si­tua­dos en el mar­co de la puer­ta cu­yo ma­ne­jo re­quie­re apar­tar la vis­ta de la ca­rre­te­ra, aun­que tam­bién co­rres­pon­den a fun­cio­nes que no se re­gu­lan con cier­ta fre­cuen­cia.

El ha­bi­tácu­lo cuen­ta con un con­si­de­ra­ble nú­me­ro de ar­ma­rios y hue­cos por­taob­je­tos, aun­que su ta­ma­ño de­no­ta que no se tra­ta de un mo­de­lo des­ti­na­do a ru­tas de lar­ga dis­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.