Sal­va­do de la cha­ta­rra.

Transporte Mundial - - SUMARIO - IÑA­KI PA­LA­CIOS (Tex­to y fotos)

Cris­tó­bal Ramírez nos pre­sen­ta su res­tau­ra­do y muy atrac­ti­vo Pe­ga­so 1095 DR Su­pe­rCo­met.

El ga­di­tano Cris­tó­bal Ramírez es la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de una es­tir­pe de pro­fe­sio­na­les del vo­lan­te que inau­gu­ró su abue­lo pa­terno en 1929 y el ar­tí­fi­ce de la res­tau­ra­ción de un Pe­ga­so Su­pe­rCo­met que des­pués de cua­tro años de du­ro tra­ba­jo ha con­ver­ti­do una cha­ta­rra en un ca­mión que pa­re­ce re­cién sa­li­do de la plan­ta de Ba­ra­jas.

El pa­dre de Cris­tó­bal qui­so evi­tar­le las pe­nu­rias de la pro­fe­sión y por ello al prin­ci­pio no qui­so que se de­di­ca­ra a ella, pe­ro él ya lo lle­va­ba en la san­gre y al cum­plir la edad ob­tu­vo el per­mi­so de con­du­cir y su pri­mer ca­mión fue un Pe­ga­so tres ejes de ca­bi­na cua­dra­da que le ce­dió su pa­dre.

Pe­ro ade­más de los ca­mio­nes Cris­tó­bal te­nía la pa­sión de res­tau­rar un vie­jo Pe­ga­so Comet que ha­bía per­te­ne­ci­do a su pa­dre, pe­ro cuan­do qui­so re­cu­pe­rar­lo el ca­mión ya ha­bía si­do des­gua­za­do y des­de ese mo­men­to se pro­pu­so que al­gún día res­tau­ra­ría un ca­mión que se le pa­re­cie­ra.

En 2013 en me­dio de una con­ver­sa­ción con un ami­go sa­lió el te­ma de la res­tau­ra­ción y es­te le ofre­ció gra­tui­ta­men­te un Su­pe­rCo­met que des­pués de mu­chos años trans­por­tan­do ha­ri­na en­ve­je­cía las­ti­mo­sa­men­te en me­dio de un oli­var.

Cris­tó­bal qui­so co­rres­pon­der a su ami­go que no que­ría co­brar­le na­da por el Pe­ga­so y le su­gi­rió que fue­se a cual­quier tien­da de ro­pa pa­ra ele­gir lo que le ape­te­cie­ra. Hoy Cris­tó­bal nos co­men­ta di­ver­ti­do que lo úni­co que tu­vo que pa­gar fue­ron 15 eu­ros por al­qui­lar un trac­tor pa­ra su­bir­lo a su gón­do­la y otros 38 eu­ros de los sen­ci­llos pan­ta­lo­nes te­ja­nos que eli­gió su ge­ne­ro­so (y de­sin­te­re­sa­do) ami­go.

Com­pe­ti­dor de Ba­rrei­ros

Obli­ga­da por la fuer­te com­pe­ten­cia de Ba­rrei­ros y el ele­va­do pre­cio del Ba­ra­jas, Ena­sa desa­rro­lló el 1090 Comet que con el tiem­po evo­lu­cio­nó ha­cia el Su­pe­rCo­met, un mo­de­lo que mon­ta­ba un mo­tor Ley­land me­nos avan­za­do pe­ro más fia­ble que su pre­de­ce­sor, ade­más de más ba­ra­to de pro­du­cir y con me­nor man­te­ni­mien­to.

El pro­ta­go­nis­ta de es­te re­por­ta­je es un Pe­ga­so 1095 DR (Do­ble Re­duc­ción) ma­tri­cu­la­do en 1971, con un mo­tor 9020 de 125 CV sin tur­bo a 2.400 rpm que cu­bi­ca 6.550 cc y con 8.000 kg de car­ga útil. El fa­bri­can­te anun­cia­ba una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 98 km/h que nun­ca al­can­za­ba, pe­ro a cam­bio era ca­paz de so­por­tar mu­chos más ki­los de los au­to­ri­za­dos.

Co­mo es na­tu­ral es­ta uni­dad pre­sen­ta­ba un as­pec­to de­plo­ra­ble tras su pro­lon­ga­da ex­po­si­ción a las in­cle­men­cias del tiem­po y tras un pro­fun­do exa­men Cris­tó­bal com­pren­dió que se en­fren­ta­ba a una ar­dua y lar­ga ta­rea de res­tau­ra­ción

Lo pri­me­ro fue des­mon­tar­lo por com­ple­to y una vez que tu­vo el cha­sis a la vis­ta con cho­rro de are­na eli­mi­nó la su­cie­dad y pre­pa­ró to­da la es­truc­tu­ra pa­ra su pos­te­rior pin­ta­do. Na­da fue de­ja­do al azar. La sus­pen­sión fue re­pa­sa­da, al igual que to­do el sis­te­ma de fre­na­do, sus­ti­tu­yen­do o re­pa­ran­do to­das las pie­zas que lo pre­ci­sa­ban y el mo­tor tam­bién su­frió una pro­fun­da re­vi­sión que abar­có de cas­qui­llos a vál­vu­las y equi­po de in­yec­ción, re­gla­jes, fil­tros, etc.

La ca­bi­na fue des­mon­ta­da y re­no­va­da cui­da­do­sa­men­te an­tes de ser im­pri­ma­da y pin­ta­da de nue­vo. Cuan­do es­tu­vo lis­ta fue en­via­da a un ta­pi­ce­ro pro­fe­sio­nal pa­ra que de­co­ra­se su in­te­rior al es­ti­lo de la épo­ca. Por úl­ti­mo, la ca­ja ori­gi­nal fue desecha­da y sus­ti­tui­da por otra rea­li­za­da en ma­de­ra nue­va y de ca­li­dad.

Tra­ba­jo en so­li­ta­rio

To­dos los días des­pués de su tra­ba­jo, fi­nes de se­ma­na in­clui­dos, Cris­tó­bal se de­di­có en cuer­po y al­ma a la res­tau­ra­ción del Su­pe­rCo­met, fi­na­li­zan­do ca­si cua­tro años des­pués en 2017. “Te­nía tan­to tra­ba­jo por de­lan­te que qui­se ter­mi­nar­lo cuan­to an­tes por si aca­so mo­ría en el in­ten­to”, nos co­men­ta rien­do.

A pe­sar del abru­ma­dor tra­ba­jo Cris­tó­bal nos ase­gu­ra que no se en­fren­tó a di­fi­cul­ta­des des­ta­ca­bles, aun­que en al­gu­nos ca­sos, co­mo su­ce­dió con los espejos re­tro­vi­so­res y los de­ri­va­bri­sas, tar­dó tres años en con­se­guir­los, o las fal­di­llas guar­da­ba­rros ori­gi­na­les Pe­ga­so que tam­bién le cos­ta­ron lo su­yo. Otros ele­men­tos co­mo los em­be­lle­ce­do­res cro­ma­dos de la ca­rro­ce­ría fue­ron ela­bo­ra­dos a mano por él mis­mo.

A ex­cep­ción de al­gu­na ayu­da pun­tual de ami­gos y pro­fe­sio­na­les ca­si to­do el tra­ba­jo de res­tau­ra­ción es obra de Cris­tó­bal y a la vis­ta del re­sul­ta­do fi­nal el es­fuer­zo ha me­re­ci­do la

pe­na. Po­de­mos ase­gu­rar que la ca­li­dad de al­gu­nos de­ta­lles es so­bre­sa­lien­te, co­mo el im­pre­sio­nan­te tra­ba­jo de car­pin­te­ría de la ca­ja con de­ta­lles pin­ta­dos a mano o la par­te me­cá­ni­ca de im­pe­ca­ble fac­tu­ra y el in­te­rior de la ca­bi­na pro­fu­sa­men­te de­co­ra­do y cu­yo aca­ba­do es­tá cui­da­do al má­xi­mo, sin ol­vi­dar el am­plio des­plie­gue de de­ta­lles y ac­ce­so­rios muy al gus­to de los pro­fe­sio­na­les de la épo­ca que siem­pre que po­dían tu­nea­ban sus vehícu­los.

Hoy co­mo ayer

Fue­ra de la na­ve don­de el Su­pe­rCo­met duer­me ha­bi­tual­men­te y tras un par de mi­nu­tos de ca­len­ta­mien­to su vo­lun­ta­rio­so mo­tor co­mien­za a mover con sol­tu­ra sus seis to­ne­la­das con un sua­ve ron­ro­neo.

A ple­na luz del día po­de­mos apre­ciar me­jor el ex­ce­len­te tra­ba­jo rea­li­za­do por Cris­tó­bal, que nos mues­tra or­gu­llo­so to­dos y ca­da uno de los de­ta­lles, co­mo por ejem­plo el mu­ñe­co de Mi­che­lin ins­ta­la­do en cen­tro del te­cho de la ca­bi­na y ele­men­to muy co­rrien­te en la épo­ca, jun­to a la fiel re­pro­duc­ción de la ca­ja de he­rra­mien­tas y la ba­ca to­tal­men­te de ma­de­ra.

A fi­na­les del pa­sa­do año, re­cién ter­mi­na­da la res­tau­ra­ción, Cris­tó­bal aún tu­vo tiem­po de acu­dir a la con­cen­tra­ción de ca­mio­nes clá­si­cos de Mo­rón de la Fron­te­ra (Cá­diz), don­de ob­tu­vo un pri­mer pre­mio que es­ta­mos se­gu­ro que no se­rá el úl­ti­mo de los ga­lar­do­nes que ob­ten­ga.

Su afi­ción por la res­tau­ra­ción no ter­mi­na con el Su­pe­rCo­met, pues­to que tam­bién ha res­tau­ra­do una Mon­te­sa En­du­ro de los años se­ten­ta, que vién­do­la pa­re­ce re­cién sa­li­da de fá­bri­ca, y su pro­yec­to ac­tual es la res­tau­ra­ción de un Ci­tröen 2CV que aca­ba de co­men­zar.

La di­la­ta­da his­to­ria pro­fe­sio­nal y fa­mi­liar de Cris­tó­bal da pa­ra mu­chas anéc­do­tas, co­mo cuan­do tras el es­ta­lli­do de la Gue­rra Ci­vil a su abue­lo le re­qui­sa­ron los dos Reo que po­seía. Po­co tiem­po des­pués lo­ca­li­zó a uno de ellos y echán­do­le al­go más que au­da­cia lo co­gió por su cuen­ta y se lo lle­vó de vuelta a Bor­nos (Cá­diz), don­de lo ocul­tó y des­mon­tó las seis rue­das re­par­tién­do­las por to­do el pue­blo pa­ra di­fi­cul­tar que fue­ra re­qui­sa­do de nue­vo.

Gracias a Cris­tó­bal y a per­so­nas co­mo él po­de­mos dis­fru­tar de es­tos tro­zos de la his­to­ria re­cien­te de la automoción de nues­tro país, desean­do fer­vien­te­men­te que la afi­ción no de­cai­ga. Pa­ra los más cu­rio­sos exis­te un ví­deo en You­Tu­be (https:// www.you­tu­be.com/watch?v=POic­sUCUW14) en el que se pue­de ver de for­ma re­su­mi­da el pro­ce­so de res­tau­ra­ción del Pe­ga­so Su­per Comet pro­ta­go­nis­ta de es­te re­por­ta­je.

Por cier­to, que el fon­do mu­si­cal del ví­deo es el te­ma “Wish You We­re He­re” (Ója­la es­tu­vie­ras aquí) de Pink Floyd, ele­gi­do en ho­me­na­je a aquel ca­mión del pa­dre de Cris­tó­bal que no pu­do res­tau­rar en su mo­men­to. Me­re­ce la pe­na ver­lo.

Cua­tro años tar­dó Cris­tó­bal en res­tau­rar es­te Pe­ga­so Su­pe­rCo­met. Lo más di­fí­cil de con­se­guir fue­ron los re­tro­vi­so­res y los de­ri­va­bri­sas, pe­ro co­mo se apre­cia en las imá­ge­nes el tra­ba­jo ha si­do es­cru­pu­lo­so y en el pro­ce­so se han cui­da­do to­dos los de­ta­lles.

El in­te­rior de la ca­bi­na fue ta­pi­za­do por un pro­fe­sio­nal de acuer­do con la es­té­ti­ca y los ma­te­ria­les que eran ha­bi­tua­les en aque­lla épo­ca, mien­tras que la ca­rro­ce­ría de ma­de­ra es to­tal­men­te nue­va e idén­ti­ca a la que el ca­mión mon­ta­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.