Un op­ti­mi­za­do Crui­se Con­trol Pre­dic­ti­vo

Transporte Mundial - - PRUEBA -

Una de las no­ve­da­des de es­te mo­de­lo es la nue­va pro­gra­ma­ción del sis­te­ma del Crui­se Con­trol Pre­dic­ti­vo, que aho­ra in­cor­po­ra tres nue­vas fun­cio­nes. La pri­me­ra am­plia el ran­go in­fe­rior del Crui­se Con­trol, per­mi­tién­do­nos es­ta­ble­cer un mar­gen más al­to y pró­xi­mo a la ve­lo­ci­dad má­xi­ma pro­gra­ma­da.

Es­ta mo­di­fi­ca­ción pre­ten­de in­cen­ti­var el uso del sis­te­ma en ru­tas con des­ni­ve­les, da­do que en las en­cues­tas rea­li­za­das un ele­va­do nú­me­ro de con­duc­to­res afir­ma­ba no uti­li­zar­lo en di­chos tra­mos pa­ra no per­ju­di­car la ve­lo­ci­dad co­mer­cial. El nue­vo ca­li­bra­do per­mi­te ajus­tar la ve­lo­ci­dad in­fe­rior en mo­do es­tán­dar a -2% y en pro­gra­ma­ción eco­nó­mi­ca a –8% res­pec­to a la ve­lo­ci­dad má­xi­ma es­ta­ble­ci­da.

Al pres­cin­dir del Crui­se Con­trol se re­nun­cia tam­bién a di­fe­ren­tes fun­cio­nes que ayu­dan al aho­rro de com­bus­ti­ble, co­mo el Ac­ti­ve Pre­dic­tion (CCAP), que me­dian­te el po­si­cio­na­mien­to GPS ges­tio­na los re­cur­sos de mo­tor y del cam­bio en fun­ción de la oro­gra­fía del te­rreno. Tam­bién se han re­con­fi­gu­ra­do el con­trol de ve­lo­ci­dad de des­cen­so Ac­ti­ve Pre­dic­tion, pa­ra evi­tar que el con­duc­tor ten­ga que re­du­cir el rit­mo en una ba­ja­da pa­ra evi­tar su­pe­rar la ve­lo­ci­dad má­xi­ma y de­jar con ello una mar­ca en el ta­có­gra­fo.

El sis­te­ma pre­dic­ti­vo de­tec­ta aho­ra si el vehícu­lo su­pe­rará la ve­lo­ci­dad du­ran­te un des­cen­so, de for­ma que re­du­ci­rá el em­pu­je al ini­cio de la ba­ja­da man­te­nien­do la ve­lo­ci­dad du­ran­te el des­cen­so y ace­le­ran­do al fi­nal pa­ra apro­ve­char la ener­gía ci­né­ti­ca, con­tro­lan­do en to­do mo­men­to el tiem­po es­ta­ble­ci­do du­ran­te el cual sé per­mi­te le­gal­men­te re­ba­sar la ve­lo­ci­dad má­xi­ma y apli­can­do los fre­nos an­tes de su­pe­rar­lo.

Por úl­ti­mo se ha in­clui­do el sis­te­ma Pul­se & Gil­de (Pul­sar y Des­li­zar) que per­mi­te ma­ne­jar de ma­ne­ra ma­nual el sis­te­ma Eco-roll que des­co­nec­ta la ca­de­na ci­ne­má­ti­ca cuan­do la ru­ta pre­sen­ta un des­ni­vel, fa­ci­li­tan­do que el ca­mión des­li­ce sin ne­ce­si­dad de em­pu­je y sin so­por­tar ell ro­za­mien­to de los ele­men- tos me­cá­ni­cos.

Es­ta trac­to­ra cuen­ta tam­bién con freno de es­ta­cio­na­mien­to elec­tro­neu­má­ti­co que se ac­ti­va me­dian­te una te­cla si­tua­da en el ta­ble­ro y que des­co­nec­ta el freno de mano au­to­má­ti­ca­men­te al ini­ciar la mar­ca si la lla­ve de con­tac­to es­ta en mo­do con­duc­ción, el mo­tor arran­ca­do, el pe­dal del freno de ser­vi­cio pre­sio­na­do, una mar­cha en­gra­na­da y se pi­sa el ace­le­ra­dor.

El freno de es­ta­cio­na­mien­to au­to­má­ti­co se ac­ti­va cuan­do la lla­ve de con­tac­to es­tá en mo­do blo­queo, se abre la puer­ta del con­duc­tor o se des­co­nec­ta la ten­sión de la ba­te­ría.

Una trac­to­ra muy ade­cua­da pa­ra ru­tas de cor­ta y me­dia dis­tan­cia.

que dis­po­ne de múl­ti­ples re­gu­la­cio­nes, in­clui­da la sus­pen­sión. Fren­te al chó­fer se pre­sen­ta un ta­ble­ro en el que to­dos los ele­men­tos se en­cuen­tran al al­can­ce de la mano y de la vis­ta.

La in­for­ma­ción esen­cial se pre­sen­ta de una ma­ne­ra sen­ci­lla con un par de es­fe­ras de gran for­ma­to a am­bos la­dos, una con el ve­lo­cí­me­tro y la otra con el ré­gi­men del mo­tor, mien­tras que en la par­te cen­tral se si­túa una pan­ta­lla en la que se vuel­can una can­ti­dad abru­ma­do­ra de datos re­la­ti­vos a tiem­pos de con­duc­ción, ni­ve­les y man­te­ni­mien­to, sis­te­ma de se­gu­ri­dad, etc.

A es­te sis­te­ma de in­for­ma­ción po­de­mos ac­ce­der a tra­vés de los di­fe­ren­tes me­nús que nos ofre­ce el or­de­na­dor de a bor­do y cu­yo sal­to en­tre pantallas rea­li­za­mos me­dian­te una de las bo­to­ne­ras si­tua­das en el vo­lan­te.

Con el res­to de los man­dos po­de­mos ma­ne­jar otros ele­men­tos co­mo el con­trol de la ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro, de des­cen­so o de pro­xi­mi­dad al vehícu­lo que nos pre­ce­de, ade­más de los man­dos con los que se ac­cio­na el equi­po de mú­si­ca, el te­lé­fono y otros dis­po­si­ti­vos.

Co­mo es ha­bi­tual en Scania, el man­do con el que se ma­ne­ja el cam­bio Op­ti­crui­se en ma­nual y el sis­te­ma de fre­nos au­xi­lia­res, que in­clu­ye el re­tár­der, se agru­pa en una pa­lan­ca co­lo­ca­da en el la­do de­re­cho del vo­lan­te, mien­tras que los que ges­tio­nan los ele­va­lu­nas, el cie­rre cen­tra­li­za­do, el ajus­te de los espejos re­tro­vi­so­res e in­clu­so el que ac­cio­na las lu­ces de­lan­te­ras y el ajus­te de al­tu­ra de es­tas es­tán en la par­te in­fe­rior del mar­co de la puer­ta.

Pa­ra un día y al­go más

El ac­ce­so a la ca­bi­na no pre­sen­ta nin­gu­na com­pli­ca­ción da­da la po­ca al­tu­ra con res­pec­to al sue­lo y se sol­ven­ta sal­van­do dos pel­da­ños ex­te­rio­res y un ter­ce­ro que que­da ca­re­na­do de­trás de la puer­ta. Co­mo ayu­da a la ma­nio­bra dis­po­ne­mos de sen­dos asi­de­ros en for­ma de ba­rra de gran for­ma­to si­tua­dos a am­bos la­dos de la puer­ta.

Aun­que es­ta trac­to­ra Scania G410 pue­de desem­pe­ñar un am­plí­si­mo aba­ni­co de ac­ti­vi­da­des, ob­ser­van­do su ca­bi­na y pres­ta­cio­nes nos pa­re­ce es­pe­cial­men­te in­di­ca­da pa­ra ti­rar de una cis­ter­na, una pla­ta­for­ma por­ta­con­te­ne­do­res o un fur­gón pa­que­te­ro, aun­que se­gu­ra­men­te tam­po­co se ami­la­na­rá a la ho­ra de par­ti­ci­par en cual­quier otro ti­po de trans­por­te don­de una me­cá­ni­ca de 410 CV pue­da sen­tir­se có­mo­da.

Co­mo he­mos po­di­do apre­ciar du­ran­te el re­co­rri­do de prue­bas, sal­vo en los ascensos más ra­di­ca­les, es­te ca­mión no ha ma­ni­fes­ta­do nin­gu­na “mi­nus­va­lía” fren­te a mo­de­los con una ma­yor po­ten­cia en la sa­la de má­qui­nas.

Buen tra­ba­jo el que rea­li­za la ca­ja de cam­bios Op­ti­crui­se, equi­pa­da con sis­te­ma de freno de con­tra­eje, a la ho­ra de ges­tio­nar el múscu­lo dis­po­ni­ble, a lo que tam­bién con­tri­bu­ye sin du­da el nue­vo soft­wa­re que in­cor­po­ra el sis­te­ma de ges­tión del mo­tor.

El freno de con­tra­eje es una ayu­da que sin­cro­ni­za el eje in­ter­me­dio y el prin­ci­pal de una ma­ne­ra más rá­pi­da, en­gra­nan­do el si­guien­te de­sa­rro­llo en me­nor tiem­po pa­ra man­te­ner cons­tan­te el em­pu­je, a la vez que per­mi­te que el tur­bo se man­ten­ga siem­pre “en car­ga” y con una pre­sión de so­pla­do cons­tan­te.

En los mo­men­tos de ma­yor es­fuer­zo el tiem­po muer­to en­tre mar­cha y mar­cha es mí­ni­mo, una cir­cuns­tan­cia que en mo­de­los equi­pa­dos con pro­pul­so­res de po­ten­cia me­dio-ba­ja, co­mo es el ca­so, re­sul­ta un fac­tor de­ter­mi­nan­te.

En es­tas con­di­cio­nes el mo­tor ba­ja has­ta las 1.050 rpm y de ma­ne­ra in­me­dia­ta re­du­ce un de­sa­rro­llo, lo que le per­mi­te ga­nar en­tre 150 y 200 rpm­con un cam­bio en­tre mar­chas muy rá­pi­do man­te­nien­do de es­ta ma­ne­ra la ve­lo­ci­dad en ese mo­men­to y ga­nan­do rit­mo pro­gre­si­va­men­te.

Al fi­nal del test los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos son de 26,83 Li­tros/100 km en lo que a con­su­mo de ga­só­leo y con­ta­bi­li­zan­do el AdBlue. La ve­lo­ci­dad me­dia ha si­do de 81,68 km/h, lo que su­po­ne una ci­fras más que ra­zo­na­bles pa­ra una trac­to­ra de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas y con es­ta po­ten­cia me­cá­ni­ca.

El puen­te in­te­rior quedi­vi­de la ca­bi­na im­pi­de el trán­si­to en­tre am­bas puer­tas y di­fi­cul­ta la ha­bi­ta­bi­li­dad, aun­que se le han en­con­tra­do otra fun­ción co­mo la de ser­vir de me­sa.

Uno de los mu­chos atrac­ti­vos de es­ta trac­to­ra es que el ac­ce­so a la ca­bi­na es­tá si­tua­do a ba­ja al­tu­ra, lo que por el con­tra­rio im­pli­ca en el in­te­rior un vo­lu­mi­no­so tú­nel mo­tor.

El for­ma­to de es­ta ca­bi­na es el ha­bi­tual de los mo­de­los des­ti­na­dos a ru­tas de cor­ta y me­dia dis­tan­cia, en las que el con­duc­tor ha­ce no­che de ma­ne­ra es­po­rá­di­ca. Có­mo­da y bien in­so­no­ri­za­da cuen­ta con to­do lo ne­ce­sa­rio, in­clui­da una ne­ve­ra y la po­si­bi­li­dad de ple­gar el asien­to del co­pi­lo­to pa­ra ga­nar es­pa­cio.

Iñaqui Nuñez Re­dac­tor je­fe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.