MI HIS­TO­RIA CON EL PE­QUE­ÑO NI­CO­LÁS

Lo co­no­ció en un ac­to ins­ti­tu­cio­nal y se hi­cie­ron in­se­pa­ra­bles. Juan Mun­gui­ra, di­rec­ti­vo de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res, pu­so en con­tac­to a Francisco Ni­co­lás Gómez Igle­sias con el pre­si­den­te de Ma­nos Lim­pias, el abo­ga­do de los Pu­jol y empr

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS -

Lo co­no­ció en un ac­to ins­ti­tu­cio­nal y se hi­cie­ron in­se­pa­ra­bles. Juan Mun­gui­ra, di­rec­ti­vo de la CNMV, pu­so en con­tac­to al Pe­que­ño Ni­co­lás con el pre­si­den­te de Ma­nos Lim­pias, el abo­ga­do de los Pu­jol y em­pre­sa­rios va­rios. En­tre­vis­ta­mos al hom­bre que lo sa­bía ca­si to­do.

Es sá­ba­do por la ma­ña­na y Juan Mun­gui­ra, 50 años, di­rec­ti­vo del De­par­ta­men­to de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res (CNMV), aca­ba­de ate­rri­zar en un avión que re­gre­sa de Hong Kong, don­de ha par­ti­ci­pa­do en un con­gre- so. No so­lo es­tá can­sa­do des­pués de las ho­ras de via­je. En los úl­ti­mos me­ses ha per­di­do va­rios ki­los. Pura in­tran­qui­li­dad. Mun­gui­ra, un hom­bre sol­te­ro que sue­le ser ameno y ri­sue­ño, an­da es­tos días ca­biz­ba­jo. Su nom­bre no ce­sa de apa­re­cer re­la­cio­na­do con Francisco Ni­co­lás Gómez Igle­sias, co­no­ci­do como “El Pe­que­ño Ni­co­lás”, el jo­ven de 20 años que ha pues­to en ja­que al Go­bierno, al CNI y a la Ca­sa Real y que es­tá acu­sa­do de es­ta­fa, fal­se­dad do­cu­men­tal y usur­pa­ción de fun­cio­nes pú­bli­cas. De Mun­gui­ra se ha di­cho, en­tre otras co­sas, que fue la per­so­na que co­nec­tó a Gómez Igle­sias con el abo­ga­do de los Pu­jol, Cris­tó­bal Mar­tell, y tam­bién que jun­tos tra­ta­ron de dar un “pe­lo­ta­zo” al in­ter­me­diar en­tre una em­pre­sa de se­gu­ri­dad y una en­ti­dad fi­nan­cie­ra. Mun­gui­ra ha de­ci­di­do con­tar por pri­me­ra vez cuán­do, có­mo y de qué ma­ne­ra co­no­ció a Gómez Igle­sias y por qué le ayu­dó y pre­sen­tó a de­ter­mi­na­das per­so­nas pa­ra que rea­li­za­ra los en­car­gos que, se­gún él, le ha­bían en­co­men­da­do al­tas ins­tan­cias del Es­ta­do: “Me di­jo que to­do lo ha­cía por y pa­ra Es­pa­ña y de­mos­tró que te­nía in­for­ma­ción ex­clu­si­va y re­ser­va­da de mu­chas per­so­nas. Una de las ve­ces que es­ta­ba reuni­do con él le di­jo a un al­to car­go del Go­bierno: ‘Tú tie­nes 100.000 eu­ros en un ban­co es­can­di­na­vo y tu mu­jer te­nía un chó­fer de na­cio­na­li­dad cu­ba­na cuan­do es­ta­bas des­ti­na­do en un país del Es­te’. Dis­po­nía de in­for­ma­ción de la gen­te real­men­te in­creí­ble”.

Ha­ce no mu­cho Mun­gui­ra re­ci­bió un avi­so de un téc­ni­co que re­vi­sa sus

equi­pos in­for­má­ti­cos. “Al­guien es­tá to­can­do tu or­de­na­dor des­de fue­ra”. Su mó­vil tam­bién es­ta­ba sien­do hac­kea­do. “No me im­por­ta, por­que no hay na­da com­pro­me­te­dor”, me di­ce. ¿Tie­ne Francisco Ni­co­lás al­gún men­sa­je o correo su­yo que pue­da in­vo­lu­crar­le en el fu­tu­ro?, le pre­gun­to. “No, tan so­lo en una oca­sión le man­dé un Po­wer Point que yo uti­li­zo en las cla­ses que im­par­to en la uni­ver­si­dad por­que es­ta­ba ha­cien­do un tra­ba­jo pa­ra CUNEF, na­da más”.

Mun­gui­ra es hoy cons­cien­te de que Gómez Igle­sias dis­po­nía de un ex­ce­len­te equi­po de gra­ba­ción que le ha­bían pro­por­cio­na­do per­so­nas re­la­cio­na­das con la se­gu­ri­dad y la in­for­ma­ción. Al pa­re­cer, el jo­ven gra­bó ca­da una de las reu­nio­nes que tu­vo con sus in­ter­lo­cu­to­res. “No­me preo­cu­pa, por­que yo no hi­ce na­da ile­gal”. Hay quie­nes sí es­tán ner­vio­sos.

El se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Co­mer­cio, Jai­me Gar­cía- Le­gaz, ha vis­to có­mo sus Whats App más ín­ti­mos con Francisco Ni­co­lás eran pu­bli­ca­dos y el vi­ce­pre­si­den­te­de CEOE, Ar­tu­ro Fernández, se ha des­cu­bier-to a sí mis­mo en una ima­gen dor­mi­tan­do en un so­fá del cha­let del Vi­so que el chico em­plea­ba pa­ra sus ne­go­cios y fies­tas. Una ca­sa vi­gi­la­da por 32 cá­ma­ras de se­gu­ri­dad. La gue­rra aca­ba de em­pe­zar.

—¿Có­mo y cuán­do es­ta­ble­ció re­la­ción con Francisco Ni­co­lás Gó-Francisco Ni­co­lás Gómez Igle­sias?

— Fue el pa­sa­do 21 de ju­nio, con­mo­ti­vo de unas po­nen­cias que di­mos en la Ca­sa de Amé­ri­ca so­bre fi­nan­cia­ción de em­pre­sas mu­ni­ci­pa­les y au­to­nó­mi­cas. En la­me­sa es­ta­ba el al­cal­de de Mia­mi, To­más Pe­dro Re­ga­la­do, el exem­ba­ja­dor es­pa­ñol Me­li­tón Car­do­na y un re­pre­sen­tan­te de Smart City, la pla­ta­for­ma de co­la­bo­ra­ción pú­bli­co- pri­va­da pa­ra ini­cia­ti­vas inno va­do­ras.

— ¿ Qué ha­cía Ni­co­lás allí?

—Fran se en­car­ga­ba de la lo­gís­ti­ca y del trans­por­te del se­ñor Re­ga­la­do. A mí me lo pre­sen­tó aquel día el ex­di­ri­gen­te so­cia­lis­ta en la Asam­blea de Ma­drid Jo­sé Luis Bal­bás. Des­pués co­men­za­mos a ver­nos con al­gu­na fre­cuen­cia y me pi­dió una se­rie de fa­vo­res y con­tac­tos. Ar­gu­men­tó que to­do era “por y pa­ra el bien de Es­pa­ña” y que tra­ba­ja­ba pa­ra “al­tas ins­tan­cias del Es­ta­do”. —¿Y eso bas­tó pa­ra “adoptarlo”? —Yo no lo “adop­té”, fue el gru­po. —¿Qué gru­po? — Un gru­po de ami­gos que so­lía­mos ver­nos con fre­cuen­cia y don­de es­ta­ban, en­tre otros, Bal­bás, el abo­ga­do Juan Un­to­ria, el em­pre­sa­rio Án­gel Mu­ñoz, el pre­si­den­te y abo­ga­do de Ma­nos Lim­pias Mi­guel Ber­nard, el exem­ba­ja­dor Me­li­tón Car­do­na, un ex­je­fe de las Fuer­zas de la Se­gu­ri­dad del Es­ta­do, un di­rec­ti­vo de Smart City y al­gu­nos pe­rio­dis­tas.

— ¿Có­mo con­si­guió in­te­grar­se en el gru­po? ¿Pa­ga­ba las co­mi­das, las co­pas…?

— No, nun­ca pa­gó na­da. Lo que nos de­jó a to­dos im­pre­sio­na­dos fue que un día se di­ri­gió a va­rios de los pre­sen­tes y les fue di­cien­do uno a uno cues­tio­nes per­so­na­les y re­ser­va­das: “Tie­nes 27 re­lo­jes en la ca­ja fuer­te y tu hi­jo, ca­da vez que in­ten­ta en­trar en Es­ta­dos Uni­dos, tie­ne pro­ble­mas por­que lo con­fun­den con al­guien re­la­cio­na­do con el ase­si­na­to de Gian­ni Ver­sa­ce”. Y así si­guió uno tras otro y ter­mi­nó sen­ten­cian­do: “Yo sé much as co­sas de­mu­cha gen­te”. —¿Có­mo reac­cio­na­ron los alu­di­dos? —Rá­pi­da­men­te pre­gun­ta­ron: “¿Có­mo pue­des sa­ber eso y de dón­de lo has sa­ca­do?”. Se li­mi­tó a son­reír. Y pen­sa­mos que Fran sa­bía o po­día sa­ber to­do o ca­si to­do de ca­da uno de no­so­tros y que sus fuen­tes de in­for­ma­ción eran de un al­to ni­vel, de al­gún ser­vi­cio es­pe­cial. —¿Qué más se­cre­tos co­no­cía? —No lo sé, pe­ro creí­mos que tra­ba­ja­ba pa­ra una al­ta ins­tan­cia del Es­ta­do. —¿Y por eso de­ci­dió ayu­dar­le?

— Sí. En cier­to mo­do es así. Le ayu­dé y hoy, cin­co me­ses des­pués, me sien­to en­ga­ña­do y uti­li­za­do. Pa­re­ce que to­do era men­ti­ra.

Va­nity Fair se ha reuni­do en va­rias oca­sio­nes con el gru­po de ami­gos que du­ran­te cin­co me­ses se re­la­cio­na­ron con Francisco Ni­co­lás Gómez Igle­sias.

To­dos ellos coin­ci­den en que: “Fran nos des­lum­bró a to­dos por sus ma­ne­ras, sus vehícu­los, sus es­col­tas, sus con­tac­tos, su la­bia y, so­bre to­do, con la in­for­ma­ción per­so­nal y re­ser­va­da que te­nía de al­gu­nas per­so­nas”. Y to­dos ellos tam­bién coin­ci­den en que Fran “no pa­gó ni una co­mi­da, pe­ro en oca­sio­nes ve­nía acom­pa­ña­do de unas mu­je­res exu­be­ran­tes y ma­yo­res que él”. Uno de los asis­ten­tes in­clu­so re­cuer­da que alar­deó de “co­no­cer y vi­si­tar en El Par­do” a Co­rin­na zu Sayn-Witt­gens­tein, la ami­ga del Rey.

— Ma­nos Lim­pias, ca­so Pu­jol, su­ma-rio Nóos, in­fan­ta Cris­ti­na. En to­dos esos asun­tos es­tu­vo Gómez Igle­sias im­pli­ca­do y us­ted a su la­do. ¿Có­mo y por qué?

—Tras el even­to de la Ca­sa de Amé­ri­ca nos reuni­mos al­gu­nos ami­gos pa­ra ce­le­brar que to­do ha­bía sa­li­do bien y que el ope­ra­ti-vo mon­ta­do por Fran ha­bía fun­cio­na­do a la per­fec­ción. Y en esa con­ver­sa­ción se tra­tó de la si­tua­ción po­lí­ti­co-ju­di­cial que se es­ta­ba vi­vien­do en Es­pa­ña. To­dos coin­ci­die­ron en que era muy im­por­tan­te pre­ser­var la Mo­nar­quía an­te los ata­ques de Ca­ta­lu­ña y apo­yar la lle­ga­da del nue­vo Rey. —¿Y en­ton­ces de­ci­die­ron ac­tuar? — Fran me di­jo que que­ría po­ner­se en con­tac­to con Mi­guel Ber­nard — an­ti­guo miem­bro de Fuer­za Nue­va y De­re­cha Es­pa­ño­la y ac­tual se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ma­nos Lim­pias— pa­ra ha­cer­le una ofer­ta. Sa­bía que es­ta­ba per­so­na­do en el ca­so Nóos como acu­sa­ción par­ti­cu­lar. Yo los co­no­cía y or­ga­ni­cé una reunión en el res­tau­ran­te Lu­cio con Vir­gi­nia Negrete, abo­ga­da de Ma­nos Lim­pias. No fue una co­mi­da es­pe­cial­men­te agra­da­ble. En un mo­men­to de­ter­mi­na­do fui al ba­ño y cuan­do vol­ví la si­tua­ción era muy de­li­ca­da. No sé de qué ha­bla­ron du­ran­te ese pe­rio­do de tiem­po, pe­ro sus ca­ras re­fle­ja­ban cris­pa­ción. —¿Y des­pués? —Hu­bo un se­gun­do en­cuen­tro con Mi­guel Ber­nard. La reunión se lle­vó a ca­bo en las de­pen­den­cias del Club de Cam­po. Re­cuer­do que a Fran lo tra­ta­ban en aquel ex­clu­si­vo club como si fue­ra una au­tén­ti­ca per­so­na­li­dad y to­do el mun­do lo sa­lu­da­ba.

—¿Quién es­ta­ba y qué se tra­tó?

—Es­ta­ban Fran, Mi­guel Ber­nard, una ter­ce­ra per­so­na y yo. Mi pa­pel era el de sim­ple a com­pa­ñan­te y pre­sen­ta­dor. La idea que flo­ta­ba en el am­bien­te era que Fran y Ber­nard te­nían que lle­gar a un prin­ci­pio de acuer­do en el ca­so de la in­fan­ta Cris­ti­na “por y pa­ra el bien de Es­pa­ña”. De­lan­te de mí no se lle­gó a nin­gún acuer­do, pe­ro pos­te­rior­men­te se pro­du­je­ron di­ver­sas reu­nio­nes en­tre ellos. Por lo que he po­di­do sa­ber, Ber­nard pi­dió dos abo­ga­dos del Es­ta­do pa­ra con­sen­suar una pos­tu­ra pro­ce­sal co­mún an­te el jui­cio.

—¿Por qué in­ter­vino us­ted y qué ga­na­ba con esas ges­tio­nes?

— No ga­na­ba na­da. In­ter­vi­ne por amis­tad, siem­pre a ni­vel per­so­nal y nun­ca de ma­ne­ra ins­ti­tu­cio­nal, y por­que es­ta­ba con­ven­ci­do de lo que de­cía Fran: “Hay que ha­cer al­go por y pa­ra Es­pa­ña”. Y eso coin­ci­día con mis con­vic­cio­nes ideo­ló­gi­cas. Ade­más, pro­fe­so gran ad­mi­ra­ción por el rey Juan Carlos.

Mun­gui­ra ha­bla se­rio. Me re­la­ta có­mo du­ran­te el ve­rano el gru­po de ami­gos se dis­per­só y vol­vió a re­en­con­trar­se en los pri­me­ros días de sep­tiem­bre de 2014. Como es­ce­na­rio, dis­tin­tos lo­ca­les de Ma­drid: el Pa­seo de Ro­sa­les 20 y el Ha­van­na 5 pa­ra to­mar unas co­pas, El Men­ti­de­ro y Ten con Ten pa­ra co­mer y la ca­fe­te­ría Em­bassy pa­ra desa­yu­nar o to­mar el ca­fé de me­dia tar­de.

“Un tar­de de sep­tiem­bre, creo que fue el día 3, es­tá­ba­mos en la te­rra­za Ro­sa­les 20 Fran, Mi­guel Ber­nard y yo. Fran, como siem­pre, con su cóc­tel bloody mary. Ber­nard nos con­tó que aca­ba­ba de po­ner una que­re­lla con­tra un hi­jo de Jor­di Pu­jol y que su abo­ga­do, Cris­tó­bal Mar­tell, no se le po­nía al te­lé­fono. De­cía que nun­ca atien­de, por deon­to­lo­gía, a los abo­ga­dos de los clien­tes ri­va­les. Ber­nard y Fran se mi­ra­ron y au­to­má­ti­ca­men­te me di­je­ron: ‘Écha­nos una­mano, tú co­no­ces y pue­des’. Re­cor­dé que te­nía un ami­go co­mún con Mar­tell que po­día ha­cer de puen­te. Acep­té el en­car­go. Lla­mé a mi ami­go y el domingo, día 7 de sep­tiem­bre, es­tá­ba­mos

“FRAN TE DE­CÍA: ‘ TIE­NES 27 RE­LO­JES EN LA CA­JA FUER­TE Y TU HI­JO NO PUE­DE

EN­TRAR EN EE UU. YO SÉ MUCH AS CO­SAS”

en Bar­ce­lo­na. —¿Us­ted y Francisco Ni­co­lás? — Sí. A es­ta pri­me­ra reunión no asis­tió Mi­guel Ber­nard. Via­ja­mos tem­prano, en avión y yo pa­gué los bi­lle­tes. Pri­me­ro tu­ve una reunión per­so­nal y des­pués acom­pa­ñé a Fran al ho­tel Ma­jes­tic, don­de es­pe­ra­ba Cris­tó­bal Mar­tell. —¿Có­mo fue el en­cuen­tro? — Fran se pre­sen­tó como un re­pre­sen­tan­te del Go­bierno, sin es­pe­ci­fi­car, y yo acla­ré que es­ta­ba allí como me­ro in­tro­duc­tor, a ni­vel per­so­nal, y que no per­te­ne­cía a nin­gún ser­vi­cio. Ha­bla­ron y cuan­do aca­bó la reunión co­gi­mos un ta­xi. Fran fa­ci­li­tó al ta­xis­ta una di­rec­ción, se que­dó allí y yo me fui al ae­ro­puer­to. Des­pués su­pe que él con­ti­nuó de reu­nio­nes y que se ha­bía en­con­tra­do con un em­pre­sa­rio ca­ta­lán. —¿ Ahí ter­mi­nó su in­ter­ven­ción? — Quie­ro acla­rar que nun­ca he es­ta­do con la fa­mi­lia o los hi­jos de Jor­di Pu­jol, y que ese fue mi primer y úni­co en­cuen­tro con el abo­ga­do Mar­tell. Sé que des­pués hu­bo más reu­nio­nes, pe­ro na­da más.

— Pe­ro su ase­so­ra­mien­to o acom­pa­ña­mien­to a Francisco Ni­co­lás Gómez Igle­sias con­ti­nuó en fe­chas pos­te­rio­res.

— Sí. Nos reuni­mos, a ins­tan­cia de Ber­nard, con Lorenzo González Díaz, pre­si­den­te de la em­pre­sa de se­gu­ri­dad LP Men el ho­tel Me­liá Cas­ti­lla de Ma­drid. Ber­nard que­ría que Fran le bus­ca­ra fi­nan­cia­ción a su ami­go por­que es­ta­ba en se­rias di­fi­cul­ta­des. Te­nía unos 1.500 tra­ba­ja­do­res y una si­tua­ción eco­nó­mi­ca muy de­li­ca­da.

En cuán­tas reu­nio­nes y por qué lo ase­so­ró? ¿No ga­na­ba us­ted na­da con ello? —Nos vi­mos en el Me­liá Cas­ti­lla y des­pués en el ho­tel Eu­ro bul­ding. En una de ellas es­tu­vo pre­sen­te un pe­rio­dis­ta que era ami­go de Ber­nard. Yo me li­mi­té a in­di­car cuá­les po­drían ser las vías de fi­nan­cia­ción, como bus­car ca­pi­tal ries­go o crowd­fun­ding, pe­ro ja­más par­ti­ci­pé en la bús­que­da del ca­pi­tal. Des­pués su­pe que Fran bus­có el di­ne­ro en al­gún ban­co y que fi­nal­men­te no pros­pe­ró la ope­ra­ción.

Se­gún Mun­gui­ra, Un­to­ria, Bal­bás y el res­to de ami­gos, el em­pre­sa­rio Lorenzo González Díaz y el Pe­que­ño Ni­co­lás ter­mi­na­ron al­gu­na de sus reu­nio­nes en el club de al­ter­ne Pig­ma­lión de Ma­drid. Pe­se a las bue­nas re­la­cio­nes, Francisco Ni­co­lás le echó en ca­ra al em­pre­sa­rio que tra­ta­ba de en­ga­ñar­lo, pues al pa­re­cer las cuen­tas que el ca­ta­lán le ha­bía pre­sen­ta­do no co­rres­pon­dían con la do­cu­men­ta­ción que él te­nía. Una vez más, el Pe­que­ño Ni­co­lás de­mos­tró que te­nía in­for­ma­ción muy ex­clu­si­va de “to­dos o ca­si to­dos”.

— Clu­bes de al­ter­ne, mu­je­res, fies­tas… ¿Par­ti­ci­pó en al­gu­nas de las fies­tas del cha­let del Vi­so?

—No. No es­tu­ve en el cha­let. Cuan­do yo co­no­cí a Fran ya no lo te­nía. Tam­po­co he es­ta­do en nin­gu­na de las fies­tas que or­ga­ni­zó. Fran iba con­mu­je­res exu­be­ran­tes. Le gus­ta­ban ma­yo­res que él.

—¿Co­no­ció a su ami­ga Isabel Ma­teos, co­no­ci­da como “La Pe­cho­tes”?

— Sí. La co­no­cí en el pub Ha­van­na 5 y me pa­re­ció una chi­ca muy in­te­li­gen­te y muy bella. Re­cuer­do que me di­jo que cono- cía a al­gu­nos ju­ga­do­res del Real Ma­drid. Creo que ha­bló de Mar­ce­lo y otros.

—El pa­sa­do­mes de no­viem­bre Francisco Ni­co­lás es­tu­vo en el ho­tel Me­liá bus­can­do una cin­ta de ví­deo que, al pa­re­cer, po­dría com­pro­me­ter a un al­to fun­cio­na­rio del Es­ta­do. ¿Sa­be quién apa­re­cía en el ví­deo? —Ni idea. No sé na­da de esa cin­ta. — ¿ Es cier­to que Fran se reunía con us­ted en las de­pen­den­cias de la CNMV?

—No, no es cier­to. Es ver­dad que vino en va­rias oca­sio­nes a la CNMV a re­co­ger­me pa­ra ir a to­mar un ca­fé en los al­re­de­do­res. Me es­pe­ra­ba en la puer­ta y es po­si­ble que en al­gu­na oca­sión en­tra­ra, pe­ro como má­xi­mo es­tu­vo en las sa­las de re­cep­ción. —¿Era su ase­sor fi­nan­cie­ro? —No. Nun­ca lo he ase­so­ra­do fi­nan­cie­ra­men­te. Ade­más, ra­ra vez lle­va­ba di­ne­ro en­ci­ma o alar­dea­ba de te­ner­lo. Quie­ro acla­rar, una vez más, que mi re­la­ción con Fran era sim­ple­men­te amis­to­sa. Ni la CNMV, ni su pre­si­den­ta, ni nin­gún miem­bro de esa en­ti­dad, que yo se­pa, han te­ni­do, nun­ca, re­la­ción con Francisco Ni­co­lás Gómez Igle­sias. La re­la­ción era con­mi­go y per­so­nal, no pro­fe­sio­nal. Tam­bién quie- ro acla­rar que yo, por mí car­go, no ten­go ac­ce­so a in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da.

— Sin em­bar­go veía de pri­me­ra mano los ne­go­cios de Francisco Ni­co­lás. ¿Sa­be qué re­la­ción eco­nó­mi­ca man­te­nía con el em­pre­sa­rio Ar­tu­ro Fernández?

— Por lo que he po­di­do sa­ber hu­bo una se­rie de reu­nio­nes en­tre el em­pre­sa­rio Ar­tu­ro Fernández y un in­ver­sor de Bar­ce­lo­na, de ori­gen ju­dío y de ape­lli­do Aa­ron, que tra­ba­ja­ba con ca­pi­ta­les de China y Ma­cao. Esos en­cuen­tros se pro­du­je­ron por me­dio de Fran, que in­ten­tó echar una mano al se­ñor Fernández cuan­do es­te se en­con­tra­ba en di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas.

Al pa­re­cer la in­ter­me­dia­ción de Francisco Nicolas Gómez Igle­sias con el re­pre­sen­tan­te de los in­ver­so­res chi­nos y Ar­tu­ro Fernández no lle­gó a buen puer­to y se pro­du­je­ron al­gu­nas di­fe­ren­cias en­tre el res­tau­ra­dor ma­dri­le­ño y el Pe­que­ño Ni­co­lás.

“EL PE­QUE­ÑO NI­CO­LÁS TER­MI­NA BA AL­GU­NA DE SUS REU­NIO­NES EN EL CLUB DE AL­TER­NE PIG­MA­LIÓN DE MA­DRID”

—¿Ga­na­ba Francisco Ni­co­lás di­ne­ro por su in­ter­me­dia­ción en es­tos ca­sos?

—No ten­go ni idea. Lo que sí pue­do de­cir es que de­lan­te de mí Fran nun­ca ha­bló de di­ne­ro ni de por­cen­ta­jes ni yo lo hu­bie­ra per­mi­ti­do. Las reu­nio­nes a las que asis­tí fue por amis­tad y por con­ven­ci­mien­to. Si hu­bo al­go de­trás de mí no lo sé. —¿Nun­ca le di­jo de qué vi­vía? — En to­das las oca­sio­nes que ha es­ta­do con­mi­go nun­ca pa­gó na­da. So­lo en una oca­sión nos in­vi­tó al exem­ba­ja­dor Me­li­tón Car­do­na y a mí a unos cóc­te­les, que eran su de­bi­li­dad, en un bar de la ca­lle Se­rrano.

Na­die ha po­di­do de­mos­trar has­ta aho­ra si el Pe­que­ño Ni­co­lás co­bra­ba o no por sus re­la­cio­nes co­mer­cia­les el por­cen­ta­je ha­bi­tual de los in­ter­me­dia­do­res, que os­ci­la en­tre el 1,5 y el 3 por cien­to de las ope­ra­cio­nes con­so­li­da­das. Pe­ro sí que el agos­to pa­sa­do in­ten­tó abrir una cuen­ta en una su­cur­sal del Ban­co San­tan­der del ba­rrio de Sa­la­man­ca de Ma­drid jus­to cuan­do ne­go­cia­ba con el em­pre­sa­rio de se­gu­ri­dad ca­ta­lán. Qui­zá el Pe­que­ño Ni­co­lás no so­lo tra­ba­ja­ba, como cree Mun­gui­ra, “por y pa­ra Es­pa­ña”.

Francisco Ni­co­lás el día de la co­ro­na­ción de Fe­li­pe VI, ju­nio de 2014.

NE­GO­CIOS Arri­ba, po­nen­cia en la Ca­sa deA­mé­ri­ca en la que se co­no­cie­ro­nMun­gui­ra yNi­co­lás. En la­me­sa, de iz­da. a dcha.: Mun­gui­ra, un re­pre­sen­tan­te de Smart City, el al­cal­de de Mia­mi, Pe­droRe­ga­la­do, y el exem­ba­ja­do­rMe­li­tón Car­do­na. Dcha., la se­de de laCNMV.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.