TAN CER­CA, TAN LE­JOS

Vi­ve en A Co­ru­ña, con­du­ce su pro­pio co­che y en­tre sus po­cas ex­tra­va­gan­cias es­tán in­vi­tar a sus ami­gos al ya­te de su pa­dre y ce­le­brar su bo­da en un al­tar di­se­ña­do por Anish Ka­poor. Ha­bla­mos de la hi­ja del ter­cer hom­bre más ri­co del mun­do. Ca­sa­da con el jin

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS -

En el círcu­lo ín­ti­mo de Mar­ta Or­te­ga

Una jo­ven con­tem­pla fas­ci­na­da có­mo Ka­te Moss en­sa­ya po­ses an­te un fo­tó­gra­fo. Es­ta­mos en un es­tu­dio de Bar­ce­lo­na y un equi­po de vein­te per­so­nas tra­ba­ja en la se­sión. “El di­rec­tor de cam­pa­ña se la pre­sen­tó, pe­ro Ka­te no fue pre­ci­sa­men­te Miss Sim­pa­tía”, cuen­ta un tes­ti­go. Pa­ra la­mo­de­lo aque­lla chi­ca era una ad­mi­ra­do­ra más. Pa­ra el equi­po era la hi­ja de Aman­cio Or­te­ga, el self- ma­de man más fa­mo­so de Es­pa­ña. El je­fe. Ka­te Moss se­ría la pro­ta­go­nis­ta de­lnue­vo ca­tá­lo­go de Za­ra y Mar­ta Or­te­ga Pé­rez (A Co­ru­ña, 1984) que­ría co­no­cer a la top más famosa del mun­do. Esa no­che Moss dur­mió en la me­jor sui­te del Ho­tel Arts. Mar­ta se alo­jó con el res­to del equi­po en un ho­tel de ca­te­go­ría me­dia: “Lle­gó en un vue­lo re­gu­lar y co­mió lo­mis­mo que los de­más”, con­ti­núa nues­tra fuen­te. La hi­ja del hom­bre­más ri­co de Es­pa­ña ha­bía si­do edu­ca­da pa­ra no des­ta­car, a un que mu­chos ana­lis­tas la se­ña­la­ban en­ton­ces como la fir­me can­di­da­ta a su­ce­der a su pa­dre. La ni­ña de los ojos de

Aman­cio te­nía 18 años y es­ta­ba a pun­to de ir­se a es­tu­diar Eco­nó­mi­cas a Lon­dres.

En las ofi­ci­nas cen­tra­les del im­pe­rio In­di­tex, los em­plea­dos vis­ten es­ti­lis­mos de van­guar­dia. Es­mar­tes 25 de no­viem­bre de 2014 y Mar­ta Or­te­ga ha acu­di­do como ca­da día en su pro­pio co­che a tra­ba­jar, ajus­tán­do­se al mis­mo ho­ra­rio que el res­to de em­plea­dos de la com­pa­ñía. De nue­ve a sie­te. “Vis­te de Za­ra, aun­que lle­va com­ple­men­tos ca­ros. Sus fir­mas pre­fe­ri­das son Ba­len­cia­ga, Va­len­tino, Lan­vin o Ch­loé”, cuen­ta un an­ti­guo com­pa­ñe­ro. De su es­ti­lo se sa­be tam­bién que oca­sio­nal­men­te com­pra en una de las tien­das mul­ti­mar­ca más repu­tadas de Ma­drid, Ek­sep­tion.

Sue­na un hi­lo­mu­si­cal om­ni­pre­sen­te y hay una tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­te en los es­pa­cios de tra­ba­jo, diá­fa­nos y ul­tra­mo­der­nos, que con­tras­tan con el en­torno verde y ru­ral. Aquí se con­fec­cio­na bue­na par­te de las pren­das que Za­ra re­par­te a sus 2.026 tien­das. Ca­da ma­ña­na se fo­to­gra­fía a mo­de­los de to­das las na­cio­na­li­da­des que po­san con la ro­pa que se ven­de a tra­vés de la web de la fir­ma a 27 paí­ses. In­di­tex es el primer gru­po de dis­tri­bu­ción del mun­do, con 6.460 tien­das y una fac­tu­ra­ción anual de 16.674 mi­llo­nes de eu­ros, y Ar­tei­xo (A Co­ru­ña) es el co­ra­zón de In­di­tex.

Ha pa­sa­do más de una dé­ca­da des­de su en­cuen­tro con Ka­te Moss y Mar­ta asis­te de nue­vo a una se­sión de fo­tos. Aho­ra tie­ne 31 años, se ha ca­sa­do, ha si­do ma­dre y es ella quien to­ma las de­ci­sio­nes. “Le en­can­tan la fo­to­gra­fía y la mo­da tan­to a ni­vel per­so­nal como pro­fe­sio­nal. Si­gue muy al de­ta­lle to­das las ten­den­cias y es­tá siem­pre muy cer­ca del di­se­ño del pro­duc­to. Su equi­po es se­gu­ra­men­te el me­jor del mun­do”, se­ña­la una com­pa­ñe­ra que tra­ba­ja­mano amano con ella.

Su pa­dre es ya, se­gún For­bes, el ter­cer hom­bre más ri­co del pla­ne­ta (con un pa­tri­mo­nio es­ti­ma­do en 46.000 mi­llo­nes de eu­ros, por de­lan­te del deWa­rren Buf­fet o Ber­nar­dAr­nault) y ella fi­nal­men­te no ha to­ma­do su relevo. En ju­lio de 2011 el mag­na­te del prêt- à-por­ter glo­bal pa­só el tes­ti­go de la pre­si­den­cia de­lG­ru­po In­di­tex a Pablo Is­la, uno de los al­tos eje­cu­ti­vos me­jor va­lo­ra­dos de Es­pa­ña. Los ana­lis­tas es­ta­ban equi­vo­ca­dos. Mar­ta no di­ri­ge la em­pre­sa, pe­ro no se ha ale­ja­do del in­flu­jo de su pa­dre. Su si­tio es­tá en las ofi­ci­nas de Za­raWo­man, el or­gu­llo de In­di­tex. Allí ha cre­ci­do a la som­bra de Bea­triz Pa­dín, una de las pro­fe­sio­na­les más apre­cia­das por su pro­ge­ni­tor. Allí coor­di­na a di­se­ña­do­res, com­pra­do­res, ca­za­do­res de ten­den­cias y co­mer­cia­les de 44 na­cio­na­li­da­des que, con su tra­ba­jo, de­ci­den có­mo se vis­te el mun­do. “Es ama­ble, pe­ro muy se­ria con lo que ha­ce. Su ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je es in­creí­ble”, di­ce un an­ti­guo miem­bro de su equi­po.

Mar­ta, que ha pa­sa­do la ma­yor par­te de su vida in­ten­tan­do no lla­mar la aten­ción, no ha con­se­gui­do su ob­je­ti­vo. Su pa­sión por la hí­pi­ca y su ma­tri­mo­nio con Ser­gio Ál­va­rez Mo­ya, uno de los me­jo­res ji­ne­tes del pa­no­ra­ma na­cio­nal, la han ca­ta­pul­ta­do a la pren­sa del co­ra­zón. “Me sen­tía un po­co cul­pa­ble de ha­ber­le in­cul­ca­do esa afi­ción. Fue al­go que sur­gió ha­ce ya mu­chos años, por ca­sua­li­dad, cuan­do otra ami­ga y yo la con­ven­ci­mos pa­ra ir a mon­tar”, con­fie­sa una ín­ti­ma, quien se­ña­la: “Mar­ta apa­re­ce en las pá­gi­nas de las re­vis­tas muy a su pe­sar”. En ellas se di­sec­cio­nan to­dos sus mo­vi­mien­tos. El úl­ti­mo gran ru­mor al que se en­fren­ta es la cri­sis de su­ma­tri­mo­nio, que ha des­men­ti­do con los he­chos.

En la Ma­drid Hor­se Week hay pa­dres en­go­mi­na­dos con ni­ños que vis­ten Bar­bour, stands con ro­pa de­por­ti­va de fir­mas es­pe­cia­li­za­das y un en­vol­ven­te olor a es­ta­blo. La hí­pi­ca no es pre­ci­sa­men­te un de­por­te de ma­sas. Aquí no hay hin­chas co­rean­do him­nos ni ge­mi­dos aho­ga­dos del de­por­tis­ta al lí­mi­te de sus fuer­zas. En es­te de­por­te rei­na el si­len­cio. En las lis­tas de par­ti­ci­pan­tes se su­ce­den ape­lli­dos de abo­len­go: Quei­po de Llano, En­tre­ca­na­les, López de la Va­ra… En los pal­cos, re­ser­va­dos pa­ra las mar­cas que pa­tro­ci­nan el even­to, se be­be ca­va y se de­gus­tan so­fis­ti­ca­das ta­pas.

En es­te am­bien­te, dis­cre­to pe­ro ex­clu­si­vo, Mar­ta Or­te­ga ha ido crean­do su círcu­lo de amis­ta­des. Jesús Gar­men­dia, Jo­sé Bono Jr, At­hi­na Onas­sis, Ca­ro­li­na Are­su… “Hay mu­cho di­ne­ro en es­te de­por­te. Pe­ro so­mos to­dos igua­les. Co­me­mos jun­tos en el bu­fé y so­mos so­bre to­do com­pa­ñe­ros”, ase­gu­ra Gar­men­dia. “Aquí no quie­res co­mer con At­hi­na [Onas­sis] o con Car­lo­ta [Ca­si­rag­hi] sino con Mar­co Kut­cher o Lud­ger Beer­baum, dos gran­des ji­ne­tes”, aña­de Jo­sé Bono Jr.

So­bre el al­be­ro de la Ma­drid Hor­se Week, Mar­ta, con ges­to se­rio, se pre­pa­ra pa­ra la com­pe­ti­ción. Es tan me­nu­da que pa­re­ce una ado­les­cen­te. Apa­re­ce Ser­gio Ál­va­rez con su hi­jo Aman­cio so­bre los hom­bros. Se acer­ca a su mu­jer, la be­sa en la me­ji­lla. Mar­ta bro­mea con él y ha­ce cos­qui­llas al pe­que­ño. ¿Una fa­mi­lia fe­liz? Eso pa­re­ce.

Es­tas mues­tras de afec­to se dan a me­nu­do, ca­si como una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes, en las com­pe­ti­cio­nes en las que par­ti­ci­pan. Y ca­da di­ciem­bre y ju­lio se re­pi­ten en Ca­sas­No­vas, el es­pec­ta­cu­lar re­cin­to hí­pi­co que Aman­cio Or­te­ga cons­tru­yó en Ar­tei­xo pa­ra su hi­ja. Allí to­do es­tá ba­jo el con­trol del mag­na­te: des­de las ins­ta­la­cio­nes, ges­tio­na­das por In­di­tex, has­ta la ro­pa de la ama­zo­na, di­se­ña­da por Mas­si­mo Dut­ti. “Es un tor­neo cin­co es­tre­llas. La or­ga­ni­za­ción es mag­ní­fi­ca, las ins­ta­la­cio­nes una pa­sa­da, el cés­ped per­fec­ta­men­te cor­ta­do, to­do im­po­lu­to”, des­cri­be Jo­sé Bono Jr. El cer­ta­men de Ca­sas No­vas es la oca­sión que to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción apro­ve­chan pa­ra fo­to­gra­fiar a una de las fa­mi­lias­más pri­va­das de mun­do. Pe­ro hoy, en la Ma­drid Hor­se Week, na­die re­pa­ra en esa mu­jer del­ga­da que deam­bu­la por el re­cin­to aga­rra­da a su mó­vil, sin mi­rar a na­die.

Esa mis­ma sen­sa­ción, la de que na­die se fi­ja en ella, es la que tu­vi­mos una se­ma­na an­tes pa­sean­do por A Co­ru­ña. En El Pa­rro­te, la zo­na del cas­co an­ti­guo don­de re­si­den los Or­te­ga, la in­for­ma­ción se

To­dos los ve­ra­nos in­vi­ta a sus ami­gos a pa­sar

UNA SE­MA­NA EN EL YA­TE

de su pa­dre. Es­te año fue­ron a Tur­quía

fil­tra a cuen­ta­go­tas: “A Aman­cio le he vis­to sa­can­do al pe­rro”, nos cuen­ta un ve­cino. “A Flo­ri [ la es­po­sa de Aman­cio y ma­dre de Mar­ta] me la he en­con­tra­do con su nie­to por los Jar­di­nes de Mén­dez Nú­ñez”, ase­gu­ra otro. “La zo­na es­tá con­tro­la­da por agen­tes de se­gu­ri­dad ves­ti­dos de pai­sano”, ex­pli­ca un ter­ce­ro. Pe­ro de ella, ni ras­tro. “Le he he­cho fo­tos en la ca­bal­ga­ta de Re­yes y no le in­tere­san a na­die”, co­men­ta per­ple­jo un fo­tó­gra­fo. En la ciu­dad don­de Aman­cio es un dios, muy po­ca gen­te sa­be qué as­pec­to tie­ne su hi­ja pe­que­ña. Y eso, a pe­sar de que vi­ven to­dos jun­tos en un edi­fi­cio de cua­tro plan­tas que mi­ra ha­cia la dár­se­na del puer­to. “Aman­cio fue com­pran­do to­dos los pi­sos. El úl­ti­mo que ad­qui­rió fue un lo­cal don­de ha­bía una con­fi­te­ría”, cuen­ta un ve­cino. La ca­sa tie­ne una fa­cha­da in­fe­rior de pie­dra y unos enor­mes y so­brios ven­ta­na­les blan­cos. Es­ta tí­pi­ca cons­truc­ción co­ru­ñe­sa es­tá aco­rra­la­da por una ca­rre­te­ra y no tie­ne jar­dín. Po­co se sa­be de lo que es­con­de en su in­te­rior, ex­cep­to que cuen­ta con una pis­ci­na cli­ma­ti­za­da. En las plan­tas ba­jas vi­ve­nA­man­cio y Flo­ra. En el áti­coMar­ta con su hi­jo y su­ma­ri­do.

Es­ta zo­na se ha con­ver­ti­do en la Mi­lla de Oro de la lo­ca­li­dad, don­de re­si­den nom­bres ilus­tres como Paco Váz­quez, exal­cal­de de A Co­ru­ña, exem­ba­ja­dor del Va­ti­cano e ín­ti­mo ami­go de Aman­cio, o su an­ti­guo so­cio, Jo­sé Ma­ría Cas­te­llano, en­tre otros po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios. “La ciu­dad res­pe­ta mu­cho a In­di­tex y a Or­te­ga. Él siem­pre ha que­ri­do pa­sar lo más des­aper­ci­bi­do po­si­ble”, ex­pli­ca una ami­ga de la fa­mi­lia.

Hay un anecdotario deA­man­cio Or­te­ga que to­do co­ru­ñés co­no­ce: siem­pre vis­te ca­mi­sa blan­ca o azul y pan­ta­lo­nes chi­nos, acu­de a me­nu­do al ma­sa­jis­ta del Ho­tel NH Atlán­ti­co, desa­yu­na ha­bi­tual­men­te en el Club Fi­nan­cie­ro ro­dea­do del mis­mo gru­po de co­le­gas, con­du­ce con fre­cuen­cia su pro­pio co­che has­ta In­di­tex, don­de aún acu­de a dia­rio a pe­sar de es­tar ju­bi­la­do. De sus cos­tum­bres, to­do. De la re­la­ción con su fa­mi­lia, muy po­co. Por­queMar­ta no es su úni­ca des­cen­dien­te. An­tes de enamo­rar­se de Flo­ra Pé­rez Mar­co­te, una de­pen­dien­ta de Za­ra que ha­bía co­men­za­do en las sa­las de plan­cha­do de In­di­tex, Aman­cio Or­te­ga es­tu­vo vein­te años ca­sa­do con Ro­sa­líaMe­ra, la mu­jer que le ayu­dó a crear su im­pe­rio. El ma­tri­mo­nio tu­vo dos hi­jos, San­dra­yMar­cos. Una si­tua­ción fa­mi­liar no siem­pre sen­ci­lla­de la­que lahi­ja pe­que­ña ha vi­vi­do com­ple­ta­men­te aje­na.

“Tu­vo una in­fan­cia fe­liz. Nun­ca le fal­tó el ca­ri­ño de sus pa­dres y el de una fa­mi­lia gran­de. Con los sie­te her­ma­nos de su ma­dre y sus abue­los pa­sa al­gu­nos do­min­gos y mu­chos ve­ra­nos en la al­dea deMe­li­de [en laGa­li­cia­más ru­ral, en la pro­vin­cia de A Co­ru­ña]. Aún se reúnen allí, bien en ca­sa de al­gún fa­mi­liar o en un res­tau­ran­te. Es una tra­di­ción que man­tie­nen”, di­ce una per­so­na de su en­torno más cer­cano. En la educación de Mar­ta, su abue­la ma­ter­na, de 86 años, ha te­ni­do un pa­pel muy im­por­tan­te: “Es una­mu­jer con una per­so- na­li­dad fuer­te y con las co­sas muy cla­ras. Crió ocho hi­jos y pa­só­mu­cho tiem­po con su nie­ta. Le ha­cía los ves­ti­dos de las­mu­ñe­cas, a pe­sar de que ca­si no te­nía me­dios. Tie­ne un gran sen­ti­do de la es­té­ti­ca, igual que Flo­ra”. Flo­ra, la­ma­dre deMar­ta, tras ser de­pen­dien­ta se con­vir­tió en una pie­za esen­cial en el equi­po de di­se­ño de Za­ra y, como su ma­ri­do, ha vi­vi­do vol­ca­da en In­di­tex. “La ni­ña es fí­si­ca­men­te igual que su ma­dre y tie­ne la­mis­ma fuer­za de vo­lun­tad que su pa­dre. De to­das ma­ne­ras, es muy su­ya”, ase­gu­ra un ami­go de la fa­mi­lia que re­su­me en cin­co pa­la­bras la fi­lo­so­fía que Or­te­ga ha trans­mi­ti­do a su hi­ja: “Res­pe­to, ho­nes­ti­dad, hu­mil­dad, sa­cri­fi­cio, sen­si­bi­li­dad. Te ase­gu­ro que cual­quie­ra que co­noz­ca a Or­te­ga sa­be que es­to es así”.

Mien­tras sus pa­dres se afa­na­ban en crear el­mi­la­gro In­di­tex, ella cre­cía en la tran­qui­la zo­na de Za­lae­ta, un ba­rrio con tan­tos em­plea­dos de Aman­cio Or­te­ga por me­tro cua­dra­do que los ve­ci­nos lo apo­da­ron “Za­rae­ta”. Por las ma­ña­nas es­tu­dia­ba en el co­le­gio con­cer­ta­do de San­ta Ma­ría del Mar, un cen­tro ca­tó­li­co, de uni­for­me ymi­sa se­ma­nal. “Fui su com­pa­ñe­ro des­de pár­vu­los has­ta los quin­ce años. Se re­la­cio­na­ba muy bien, pe­ro siem­pre iba pe­ga­da a su pri­ma. No era na­da tí­mi­da, aun­que tam­po­co era una lí­der. Char­la­ta­na, pe­ro tam­bién aplicada. Ja­más la vi­mos como la hi­ja de un se­ñor muy ri­co. Ha­bía hi­jos de for­tu­nas mu­cho me­no­res, como el de un cons­truc­tor ga­lle­go que lle­ga­ba al co­le­gio en un Fe­rra­ri. A ella a ve­ces ve­nía a re­co­ger­la su ma­dre y otras ve­ces su ins­ti­tu­triz, Bri­git­te. Era un per­so­na­je mí­ti­co. Una in­gle­sa ru­bia con ga­fi­tas y pe­lo cor­to”, re­me­mo­ra un an­ti­guo com­pa­ñe­ro.

Por las tar­des, Mar­ta prac­ti­ca­ba ju­do, ju­ga­ba al ba­lon­ces­to o apren­día a na­dar en la pis­ci­na de la So­cie­dad De­por­ti­va Hí­pi­ca. Allí tam­bién co­men­zó su afi­ción a los caballos. En es­te pe­rio­do hi­zo las amis­ta­des que aún con­ser­va. “Es­muy bue­na ami­ga. Siem­pre

Mar­ta es­tu­dió enAi­glo­nCo­lle­ge, don­de se han

FOR­MA­DO DES­DE LOS HI­JOS

de So­fía Lo­re­na­miem­bros de la reale­za bri­tá­ni­ca

es­tá ahí cuan­do tie­nes un pro­ble­ma. Lo pa­sa­mos muy bien jun­tos, pa­sea­mos por el cen­tro de A Co­ru­ña — aho­ra tam­bién con su hi­jo—, sa­li­mos a ce­nar — le en­can­ta la co­mi­da ja­po­ne­sa—, o va­mos al ci­ne. Las co­sas de siem­pre”, ase­gu­ra una de sus ín­ti­mas, quien apun­ta como cu­rio­si­dad lo mu­cho que le gus­ta a Mar­ta leer a Paul Aus­ter, Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi o Irè­ne Né­mi­rovsky. En­tre las “co­sas de siem­pre”, tam­bién se cuen­ta una tra­di­ción me­nos pro­sai­ca: to­dos los ve­ra­nos in­vi­ta a su círcu­lo a na­ve­gar en un ya­te de 30me­tros de es­lo­ra de su pa­dre, el Va­lo­ria. El pa­sa­do año fue­ron a Tur­quía.

Con quin­ce años Mar­ta sa­lió por pri­me­ra vez de su zo­na de con­fort. Sal­tó de los pa­seos por el cen­tro de su ciu­dad a las ver­des pra­de­ras del Aiglon Co­lle­ge, en Sui­za. En es­te her­mé­ti­co in­ter­na­do, a los pies del Mont Blanc, han es­tu­dia­do des­de los hi­jos de So­fía Lo­ren has­ta miem­bros de la reale­za bri­tá­ni­ca. La­ma­trí­cu­la, en­tre 52.000 y 80.000 eu­ros, in­clu­ye equi­po de es­quiar y for­fait pa­ra to­da la tem­po­ra­da. “Los alum­nos se hos­pe­dan en ocho

ca­sas — cua­tro pa­ra chi­cos, cua­tro pa­ra chi­cas—, don­de duer­men, es­tu­dian, com­par­ten y cre­cen”, nos cuen­ta Mark Sil­vers­tein, di­rec­tor de mar­ke­ting del co­le­gio.

Ca­da ca­sa al­ber­ga al­re­de­dor de 50 es­tu­dian­tes, en­tre los que se crean la­zos pa­ra to­da la vida. “Allí coin­ci­dió con una ami­ga ca­ta­la­na y sus días eran es­fuer­zo y es­tu­dio. El po­co tiem­po li­bre que te­nía lo ocu­pa­ba mon­tan­do a ca­ba­llo”, re­la­ta un fa­mi­liar. En Aiglon cam­bió el ga­lle­go y el es­pa­ñol por el in­glés, el fran­cés y el ita­liano: “Mar­ta apren­dió a apre­ciar lo que se de­ja atrás. Le atra­jo mu­cho el re­to de desen­vol­ver­se en un am­bien­te des­co­no­ci­do y mul­ti­cul­tu­ral”, con­ti­núa otra de sus ín­ti­mas. Y aña­de: “¿Si le cos­tó sa­lir de A Co­ru­ña? No, ni ha­blar, ella es­muy de aquí, pe­ro tam­bién muy in­de­pen­dien­te. Siem­pre di­ce que no le im­por­ta­ría vol­ver a vi­vir en Lon­dres, don­de pa­só unos años des­pués de es­tu­diar en Sui­za. Pe­ro, en cual­quier ca­so, nun­ca de­jó de te­ner con­tac­to con la ciu­dad”. De he­cho, su no­vio de en­ton­ces era un co­ru­ñés, Joa­quín Arias, hi­jo del due­ño del Ban­co Pas­tor. Joa­quín y Mar­ta se co­no­cían des­de la in­fan­cia por­que sus pa­dres sa­lían a me­nu­do a na­ve­gar jun­tos. Al la­do de Arias ce­le­bró su ma­yo­ría de edad en 2002, en una fies­ta pri­va­da que ofre­ció en uno de los clubs noc­tur­nos más co­ol de A Co­ru­ña, el Pla­ya Club. “Me pi­dió que pin­cha­se mú­si­ca in­ter­na­cio­nal, por­que ha­bía in­vi­ta­dos de to­do el mun­do”, nos cuen­ta el en­car­ga­do del lo­cal. “En esa épo­ca tam­bién iban jun­tos a la fies­ta del no­va­to del Co­le­gio Ma­yor San Pablo CEU y a las ce­nas de fin de cur­so a las que acu­dían los pa­dres de los alum­nos”, re­cuer­da un ami­go. Con Joa­quín asis­tió a bo­das, bau­ti­zos y fu­ne­ra­les que tu­vie­ron re­per­cu­sión en la pren­sa lo­cal. Fue su de­but como so­cia­li­te.

En Lon­dres le cos­tó más man­te­ner su ano­ni­ma­to. Cuan­do ter­mi­nó su ca­rre­ra en la Eu­ro­pean Bu­si­ness School, se pu­so a do­blar ca­mi­sas en un Za­ra de Ox­ford Street. Mar­ta tam­bién iba a em­pe­zar des­de abajo. Como su pa­dre y su ma­dre. En­ton­ces se co­men­zó a ha­blar de ella como la cla­ra su­ce­so­ra de A man­cio Or­te­ga: “La tien­da es la ex­pe­rien­cia real den­tro de In­di­tex. To­do el res­to de tra­ba­jos es­tá su­bor­di­na­do a es­ta ex­pe­rien­cia. Es mu­cho tra­ba­jo fí­si­co pe­ro es el lu­gar en el que se es­tá en con­tac­to con la­mo­da y el clien­te y de don­de se sa­can las con­clu­sio­nes pa­ra el di­se­ño. Me cons­ta que a Mar­ta le en­can­tó esa ex­pe­rien­cia”, ex­pli­can­des­de el equi­po que tra­ba­ja en la ac­tua­li­dad con ella. Aun­que vi­vía en el ex­clu­si­vo ba­rrio­de Chel­sea, acu­día a fies­tas de españoles que se or­ga­ni­za­ban en Great Portland Street. “Eran muy di­ver­ti­das: pin­cha­ban a Me­cano y sor­tea­ban un ja­món”, co­men­ta un tes­ti­go. La tien­da fue so­lo el prin­ci­pio, lue­go pa­só a las ofi­ci­nas lon­di­nen­ses ymás tar­de pa­só una tem­po­ra­da enMi­lán. Su ob­je­ti­vo era ir su­bien­do pues­tos has­ta lle­gar a ni­ve­les eje­cu­ti­vos y re­gre­sar, des­pués de su pe­ri­plo in­ter­na­cio­nal, con un ex­ce­len­te cu­rrícu­lo a ca­sa. Au­na ciu­dad con un po­ten­te puer­to pes­que­ro, una im­por­tan­te tra­di­ción fi­nan­cie­ra y una in­dus­tria tex­til que es un re­fe­ren­te pla­ne­ta­rio, pe­ro al fin y al ca­bo, una lo­ca­li­dad de 250.000 ha­bi­tan­tes con los usos y cos­tum­bres de cual­quier ciu­dad de provincias. A Co­ru­ña ver­sus el mun­do.

La Bo­da

Fe­bre­ro de 2012. Nos en­con­tra­mos en una cons­truc­ción del si­glo XVI. Lle­gan in­vi­ta­dos ves­ti­dos de ga­la a unos re­co­le­tos jar­di­nes, flan­quea­dos por fuen­tes y es­ta­tuas de pie­dra. Mar­ta Or­te­ga, que se ha cria­do en una fa­mi­lia ca­tó­li­ca y prac­ti­can­te, se ca­sa por la igle­sia en la ca­pi­lla del pa­zo de su pa­dre. Una cons­truc­ción tra­di­cio­nal ga­lle­ga si­tua­da en Anceis, muy cer­ca de Ar­tei­xo. “Mar­ta no es na­da ex­tra­va­gan­te. Po­dría ha­ber ce­le­bra­do su en­la­ce en cual­quier par­te del­mun­do, pe­ro lo hi­zo aquí, con su gen­te y sin nin­gún re­vue­lo”, di­ce una ami­ga ín­ti­ma.

Des­pués de un no­viaz­go de dos años con el ji­ne­te ca­ta­lán Gon­za­lo Tes­ta, Mar­ta em­pe­zó a sa­lir con el as­tu­riano Ser­gio Ál­va­re­zMo­ya, el me­jor joc­key de Es­pa­ña y uno de los­más des­ta­ca­dos de Eu­ro­pa. Él se con­ver­ti­ría en su­ma­ri­do: “Co­noz­co a Ser­gio des­de que era un ni­ño. Es ta­len­to pu­ro. Tie­ne­mu­cha se­gu­ri­dad en sí­mis­mo y es muy fuer­te men­tal­men­te. Con­tro­la bien la pre­sión y es­muy op­ti­mis­ta”, di­ce el ji­ne­te Je­sú­sGar­men­dia, buen ami­go de la pa­re­ja. Ál­va­re­zMo­ya, se crió, co­moMar­ta, en una ciu­dad pe­que­ña y en un en­torno em­pre­sa­rial. Su pa­dre hi­zo di­ne­ro con las má­qui­nas tra­ga­pe­rras y lue­go di­ver­si­fi­có su ne­go­cio en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio. Como Mar­ta, de ni­ño fre­cuen­ta­ba el club hí­pi­co lo­cal y des­de allí dio el sal­to aHo­lan­da y Bél­gi­ca, me­cas de es­te de­por­te. Sus ami­gos nos cuen­tan que Ser­gio es una per­so­na ca­ris­má­ti­ca, con las ideas cla­ras yma­de­ra de lí­der. Y ade­más muy di­ver­ti­do.

A pe­sar de sus evi­den­tes do­tes, so­bre él se cier­ne una du­da. Mu­chos se pre­gun­tan si sus ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos se de­ben a los caballos que se pue­de per­mi­tir gra­cias a la for­tu­na de su es­po­sa. Gar­men­dia lo des­mien­te. “¿ Aca­so los co­ches que con­du­ce Fer­nan­do Alon­so son su­yos? No. Son de un es­pón­sor. En la hí­pi­ca es igual. En el ca­so de Ser­gio hay caballos que son de Mar­ta [su sue­gro le com­pró un pu­ra­san- gre de 12 mi­llo­nes de eu­ros]. Pe­ro cuan­do vi­vía en Ho­lan­da mon­ta­ba caballos de di­fe­ren­tes pro­pie­ta­rios y ya era ex­ce­len­te”.

Gar­men­dia y su es­po­sa, la so­prano Ainhoa Arte­ta, fue­ron una de las pa­re­jas más me­diá­ti­cas que asis­tie­ron al en­la­ce de Mar­ta y Ser­gio, que si des­ta­có por al­go fue por el ano­ni­ma­to de sus in­vi­ta­dos. Arte­ta in­ter­pre­tó pa­ra la no­via el Ave Ma­ría de Schu­bert pe­ro “no ha­bía ape­nas ce­le­bri­ties. Era un círcu­lo muy cer­cano y pri­va­do”, ase­gu­ra Johann Wald, pre­sen­ta­dor de la MTV y pin­cha­dis­cos de los fes­te­jos. Com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, de es­tu­dios y fa­mi­lia­res. ¿Na­da que ver con la bo­da que ce­le­bra­ron Brad Pitt yAn­ge­li­na Jo­lie? Pue­de. ¿ Aus­te­ra? Tam­po­co. En la fies­ta pre­bo­da sir­vió per­so­nal­men­te el ca­te­ri­ng el her­mano de Fe­rran Adrià, Al­bert. Vein­te ma­qui­lla­do­res (al­guno de los que tra­ba­jan con

“Ser­gio es ta­len­to pu­ro. Es­muy fuer­te.

CON­TRO­LA BIEN LA PRE­SIÓN

y es op­ti­mis­ta”, di­ce el ji­ne­te Jesús Gar­men­dia

Ka­te Moss) vo­la­ron des­de Ma­drid has­ta Ga­li­cia pa­ra po­ner­se a dis­po­si­ción de los in­vi­ta­dos. El al­tar era obra del in­dio Anis­hKa­poor, uno de los es­cul­to­res más in­flu­yen­tes del­mun­do, cu­yas obras se han lle­ga­do a va­lo­rar en 23 mi­llo­nes de eu­ros. La de­co­ra­ción co­rrió a car­go del in­terio­ris­ta ho­lan­dés Axel Ver­voordt, el no va más en los círcu­los aris­to­crá­ti­cos.

En una de sus po­cas in­fi­de­li­da­des a In­di­tex, Mar­ta pi­dió que su ami­go Nar­ci­so Ro­drí­guez di­se­ña­se su ves­ti­do. Un equi­po de pro­fe­sio­na­les via­jó des­de Nue­va York pa­ra ma­qui­llar y pei­nar a la no­via. Y los in­vi­ta­dos bai­la­ron al rit­mo del dj Mark Ron­son, pro­duc­tor de Am­yWi­nehou­se. Des­pués de los pai­sa­jes exó­ti­cos de Cam­bo­ya y las es­pec­ta­cu­la­res pla­yas de Aus­tra­lia, don­de pa­sa­ron su lu­na de miel, la pa­re­ja re­gre­só a la ru­ti­na de A Co­ru­ña. Am­bos re­to­ma­ron sus obli­ga­cio­nes. La de Mar­ta, acu­dir a In­di­tex. La de Ser­gio, en­tre­nar­se en Ca­sas No­vas. Al po­co tiem­po lle­gó su primer hi­jo. “Es sin du­da la me­jor ex­pe­rien­cia de Mar­ta. Des­de que na­ció sa­ca ho­ras de don­de no las hay y di­ce que la vida le ha cam­bia­do a me­jor. Que es lo úni­co ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te”, cuen­ta una ami­ga ín­ti­ma. La ama­zo­na Ca­ro­li­naA­re­su, ma­ti­za: “Le en­can­tan los ni­ños. En los cam­peo­na­tos siem­pre es la más ca­ri­ño­sa con ellos”. A pe­sar de to­do, la em­pre­sa que fun­dó su pa­dre si­gue sien­do una prio­ri­dad. De he­cho, re­gre­só al tra­ba­jo an­tes de que ter­mi­na­ra su baja de ma­ter­ni­dad. El ni­ño, có­mo no, se lla­ma Aman­cio.

El Fu­tu­ro

Aun­que aho­ra dis­po­ne de me­nos tiem­po, Mar­ta si­gue par­ti­ci­pan­do en al­gu­nos cam­peo­na­tos de hí­pi­ca, a los que acu­de jun­to a su ma­ri­do y su hi­jo. “Es muy te­naz, muy dis­ci­pli­na­da y muy res­pon­sa­ble. Ella co­no­ce sus ca­ren­cias y con el po­co tiem­po que tie­ne pa­ra en­tre­nar­se pu­le sus de­fec­tos”, ase­gu­ra Gar­men­dia. De­di­car­se a es­te de­por­te no re­sul­ta fá­cil. “Es­ta es una vida de fe­rian­te. Se via­ja mu­cho. Un fin de se­ma­na es­tás enGi­ne­bra, otro en Hel­sin­ki, otro en Ve­ro­na. No pa­sas­más de quin­ce días en el mis­mo si­tio”, ex­pli­ca Jo­sé Bono Jr. El he­cho de que Mar­ta ya no acom­pa­ñe siem­pre a su­ma­ri­do desató los ru­mo­res de se­pa­ra­ción. Sin em­bar­go, la pa­re­ja si­gue ha­cien­do la vida de siem­pre. Es­tas Na­vi­da­des trans­cu­rri­rán como to­dos los años. Mar­ta co­rre­rá la San Sil­ves­tre — en la que ya es­tá ins­cri­ta— jun­to con ami­gos y miem­bros de su fa­mi­lia. Am­bos ce­le­bra­rán de nue­vo No­che­vie­ja en el Rial­to, un bar de co­pas si­tua­do en la Pla­za del Ayun­ta­mien­to, muy cer­ca de su ca­sa. Un lu­gar que ella es­co­ge pa­ra sus ce­le­bra­cio­nes des­de ha­ce una dé­ca­da. “Nun­ca pi­de be­bi­das pre­mium. Ni si­quie­ra cham­pán fran­cés. La gen­te se pre­gun­ta: ‘¿Por qué no ce­le­bra No­che­vie­ja en­Las Baha­mas?’. Pues por­que quie­ren es­tar en su ciu­dad, con su en­torno de to­da la vida. No les gus­tan los pe­lo­tas”, di­ce David, el pro­pie­ta­rio del lo­cal, quien des­cri­be la fies­ta como una reunión de co­le­gas que so­lo quie­ren char­lar. Uno de los asis­ten­tes al even­to, que acu­dió allí es­pe­ran­do el am­bien­te de una party al es­ti­lo de una he­re­de­ra mul­ti­mi­llo­na­ria como Pa­ris Hil­ton se sor­pren­día: “¡Na­die be­bía en ex­ce­so! Son gen­te muy sa­na”.

Sa­na y res­pon­sa­ble. La Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va es una de las ob­se­sio­nes en In­di­tex y aho­ra, Mar­ta se ha in­vo­lu­cra­do en los pro­yec­tos de la Fun­da­ción Aman­cio Or­te­ga. Re­cien­te­men­te ha via­ja­do a Tan­za­nia, don­de en­se­ñan a la po­bla­ción au­tóc­to­na téc­ni­cas de cul­ti­vo mo­der­nas: “Se que­dó im­pre­sio­na­da con el pai­sa­je y con las con­di­cio­nes en las que vi­ven los ni­ños”, re­la­ta una ín­ti­ma ami­ga. “Via­jar y apren­der son sus in­quie­tu­des”, re­ma­cha. Tam­bién, trans­mi­tir a Aman­cio Jr. los mis­mos va­lo­res que su pa­dre, un hom­bre que po­cas ve­ces sa­le de Ar­tei­xo, le in­cul­có a ella. “Es evi­den­te que la in­fluen­cia de su pa­dre es gran­de y que los men­sa­jes de aus­te­ri­dad, de dis­cre­ción, de es­tar aler­ta, de no re­la­jar­se y de me­jo­rar de for­ma per­ma­nen­te han in­flui­do en Mar­ta. Pe­ro no te en­ga­ñes, pa­ra ella Aman­cio es su pa­dre y lo que hay en esa re­la­ción es so­bre to­do ca­ri­ño”.

El al­tar de su bo­da era del ar­tis­ta Anish Ka­poor

Y TO­DOS BAI­LA­RON A RIT­MO

deMark Ron­son, pro­duc­tor de Amy Winehouse

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.