Sea Po­bre, pe­ro de Lu­jo

Atrás que­da­ron los os­ten­to­sos via­jes a lu­ga­res pa­ra­di­sía­cos y las es­ca­pa­das sun­tuo­sas. Hoy lo­más co­ol’ son las de­no­mi­na­das chea­per is bet­ter’. Pre­pa­ren sus sa­cos de dor­mir.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

Año nue­vo se acer­ca y to­do el mun­do es­tá ner­vio­so tra­tan­do de or­ga­ni­zar el via­je más ori­gi­nal. Se­gún me co­men­ta una ami­ga ca­sa­da con el he­re­de­ro de una de las más im­por­tan­tes fa­mi­lias pa­tri­cias es­ta­dou­ni­den­ses, la úl­ti­ma mo­da son las va­ca­cio­nes “chea­per is bet­ter”. La es­cu­cho des­con­cer­ta­da mien­tras echo un vis­ta­zo al pi­cas­so y al gia­co­met­ti que tie­ne col­ga­dos en su ex­qui­si­to dú­plex de Park Ave­nue.

Es­ta acau­da­la­da mu­jer aca­ba de re­gre­sar de re­co­rrer el río Co­lo­ra­do en lan­cha jun­to a su ma­ri­do, sus hi­jos y otras tres fa­mi­lias igual­men­te pu­dien­tes. Y aun­que la co­mi­da fue trans­por­ta­da des­de el lu­jo­sí­si­mo ho­tel Aman­gi­ri de Utah, en el de­sier­to de Ari­zo­na — el mis­mo don­de ce­le­bró su 40

Vic­to­ria Beck­ham cum­plea­ños con un as­pec­to­mu­cho­más ju­ve­nil in­clu­so que en años an­te­rio­res—, los in­tré­pi­dos mi­llo­na­rios de­bían mon­tar ca­da no­che sus tien­das de cam­pa­ña en las es­tre­chas pla­yas del ca­ñón, em­plear como le­tri­na un agu­je­ro al ai­re li­bre, ba­ñar­se en la co­rrien­te he­la­da con ja­bón eco­ló­gi­co y ayu­dar a fre­gar los pla­tos en cu­bos de agua su­cia. “Nun­ca he si­do tan fe­liz”, me con­fie­sa, y no pa­re­ce que eche de­me­nos las le­gio­nes de sir­vien­tes y las in­fi­ni­tas

co­mo­di­da­des que po­see en su fin­ca deMai­ne, su­man­sión de los Ham­ptons o su ran­cho en Jack­son Ho­le. “No te­ner co­ber­tu­ra te­le­fó­ni­ca ni in­ter­net ni elec­tri­ci­dad ha si­do un des­cu­bri­mien­to. Igual que ju­gar a las car­tas a la luz de la lu­na y dor­mir vien­do las es­tre­llas con una al­moha­da de avión”, aña­de mien­tras se aca­ri­cia su­me­le­na, que re­qui­rió ca­rí­si­mos cui­da­dos y un nue­vo tin­te ru­bio en cuan­to pu­so un pie en la ci­vi­li­za­ción.

Otra mul­ti­mi­llo­na­ria que reali­zó el mis­mo via­je se lle­vó un baúl de Louis Vuit­ton con sus jo­yas por­que de ahí se iba di­rec­ta­men­te a una fies­ta en Te­xas. Otro de los ex­qui­si­tos via­je­ros dis­pues­tos a pa­gar el equi­va­len­te a un ho­tel de cin­co es­tre­llas pa­ra vi­vir como una­mo­des­ta fa­mi­lia de cla­se me­dia en un cam­pa­men­to fue el di­se­ña­dor , que eli­gió es­ta

Tom Ford ex­cur­sión flu­vial pa­ra ce­le­brar su50 cum­plea­ños con un pe­que­ño gru­po de ami­gos en­tre los que es­ta­ba . Al me

Tom Hanks nos él ya ha­bía si­do náu­fra­go una vez.

Es la nue­va ola: des­cu­brir pla­ce­res sen­ci­llos y pa­sar el día sin che­quear el mó­vil ni los emails que es­cu­pen reu­nio­nes ur­gen­tes, in­vi­ta­cio­nes a ce­nas de ga­la o pro­ble­mas em­pre­sa­ria­les. La clave es es­ca­par a un lu­gar don­de cual­quier per­so­na sen­sa­ta odia­ría ir. Y pa­gar a lo gran­de por ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.