An­ge­li­na Jo­lie

Vanity Fair (Spain) - - AGEN­DA -

pues es en­via­da es­pe­cial del Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los Re­fu­gia­dos (AC­NUR). Ella re­co­rre los mis­mos ca­mi­nos de tie­rra lle­nos de pe­li­gros que los equi­pos de res­ca­te, los­mé­di­cos y los co­rres­pon­sa­les ex­tran­je­ros. En es­tas cir­cuns­tan­cias no hay ca­bi­da pa­ra al­fom­bras ro­jas ni ves­ti­dos deDo­na­te­lla Ver­sa­ce. Su ta­rea con­sis­te en desa­rro­llar la cam­pa­ña de de­fen­sa y apo­yo deACNURy par­ti­ci­par en­me­dia­cio­nes de al­to ni­vel en com­pli­ca­das si­tua­cio­nes de emer­gen­cia. Cual­quie­ra en el­mun­do de la di­plo­ma­cia sa­be que to­do es­to es un tra­ba­jo­muy du­ro.

Du­ran­te los úl­ti­mos 14 años, des­de que em­pe­zó su la­bor co­mo Em­ba­ja­do­ra de Bue­na Vo­lun­tad pa­ra AC­NUR, se ha im­pli­ca­do en­más de 50 mi­sio­nes de esas ca­rac­te­rís­ti­cas, que se han con­ver­ti­do en una par­te im­por­tan­te de su vi­da. Se sien­ta du­ran­te ho­ras en el du­ro sue­lo de los cam­pos de re­fu­gia­dos, cua­derno en mano. Pa­sa de ha­blar so­bre el Es­ta­do Is­lá­mi­co de Irak a la ham­bru­na a la que se es­tá en­fren­tan­do Su­dán del Sur y la epi­de­mia de ébo­la en Áfri­ca oc­ci­den­tal. “Tan­to tú co­mo yo co­no­ce­mos los ho­rro­res de la gue­rra”, me di­ce en el set de ro­da­je. Sos­tie­ne un va­so de po­li­es­ti­reno con so­pa de ver­du­ras y un po­co de zu­mo na­tu­ral, del que be­be a sor­bos — no tie­ne tiem­po pa­ra co­mer con cal­ma, pues es­pe­ra po­der ro­dar una to­ma an­tes de que se va­ya la luz—. No lle­va ma­qui­lla­je, so­lo una ge­ne­ro­sa ca­pa de pro­tec­tor so­lar. Se ha re­co­gi­do su lar­ga me­le­na — que se le ha acla­ra­do li­ge­ra­men­te por la ex­po­si­ción al sol aus­tra­liano— ba­jo un som­bre­ro fle­xi­ble. “Quie­ro que los ni­ños pe­que­ños pue­dan ver es­ta pe­lí­cu­la. De­seo al­go que pue­da ofre­cer­les a mis hi­jos: un­men­sa­je vi­tal”.

Uno de sus ni­ños, Mad­dox (que aho­ra tie­ne 13 años), se pa­sea por el set ob­ser­van­do la ac­ti­vi­dad y char­lan­do con los ac­to­res. Tra­ba­ja­rá co­mo ayu­dan­te de pro­duc­ción en la pró­xi­ma pe­lí­cu­la de su ma­dre, en la que ella di­ri­gi­rá a su ma­ri­do, Brad Pitt. Pe­ro, de mo­men­to, sus cin­co hi­jos pe­que­ños — Pax, que aca­ba de cum­plir 11 años; Zaha­ra, de 9; Shi­loh, de 8 años y los me­lli­zos Vi­vien­ne y Knox, de 6 años— se en­cuen­tran en una es­pa­cio­sa ca­sa al­qui­la­da en Sid­ney, a muy po­ca dis­tan­cia en co­che del ro­da­je, don­de Jo­lie ce­na en fa­mi­lia con ellos la ma­yor par­te de las no­ches.

An­ge­li­na Jo­lie no acos­tum­bra a que­jar­se. La he acom­pa­ña­do du­ran­te va­rias vi­si­tas en zo­nas en con­flic­to y si al­go me ha lla­ma­do la aten­ción es que no tie­ne ni la más mí­ni­ma fa­ce­ta de di­va. Nor­mal­men­te, sue­le lle­gar pron­to a las reunio­nes y se sien­ta en si­len­cio, es­pe­ran­do con un li­bro o unas no­tas. No la acom­pa­ña nin­gún sé­qui­to. Via­ja li­ge­ra de equi­pa­je con un so­lo bul­to: una va­lio­sa lec­ción que ha apren­di­do de tra­ba­jar pa­ra or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias y te­ner que sal­tar des­de he­li­cóp­te­ros en lu­ga­res re­mo­tos. Es edu­ca­da y no se la­men­ta cuan­do es­tá can­sa­da o se en­cuen­tra­mal. Sus prio­ri­da­des siem­pre han es­ta­do cla­ras. Cuen- ta con una úni­ca asis­ten­te per­so­nal (que en reali­dad es una de sus ami­gas más ín­ti­mas), tu­to­res y un am­plio equi­po de con­fian­za, quie­nes tra­ba­jan en ca­sa en la edu­ca­ción de los ni­ños, que no van al co­le­gio. A me­nu­do la fa­mi­lia se reúne en una sui­te de al­gún ho­tel o una vi­lla y ce­nan jun­tos o ven al­gu­na pe­lí­cu­la. Tan­to Jo­lie co­mo Pitt son muy ac­ti­vos en su pa­pel co­mo pa­dres. Por ejem­plo, du­ran­te el día li­bre de Jo­lie, lle­va­ron a los ni­ños a pa­sar la no­che al zoo Ta­ron­ga de Sid­ney en una vi­si­ta or­ga­ni­za­da.

En su en­la­ce sor­pre­sa, ce­le­bra­do el pa­sa­do agos­to en su ca­sa del sur de Fran­cia, to­do el­mun­do co­la­bo­ró. “Ce­le­bra­mos la bo­da en­tre to­dos — me cuen­ta—. No ha­bía tar­ta, así que Pax hi­zo una. Los ni­ños ela­bo­ra­ron unos pe­que­ños co­ji­nes pa­ra las alian­zas, y Knox prac­ti­ca­ba con una be­llo­ta que se le caía to­do el ra­to del co­jín. La ma­dre de Brad [Ja­ne Pitt] re­co­gió unas flo­res del cam­po e hi­zo guir­nal­das”. Los ni­ños les ayu­da­ron a es­cri­bir sus vo­tos. “No es­pe­ran que no nos pe­lee­mos nun­ca, pe­ro nos hi­cie­ron pro­me­ter que siem­pre pe­di­ría­mos per­dón si nos pe­leá­ba­mos. Nos pre­gun­ta­ron: ‘¿Lo ha­réis?’, y no­so­tros res­pon­di­mos: ‘¡Va­le!’.

Pa­ra quie­nes los co­no­cen es co­mo si lle­va­ran ca­sa­dos­mu­cho tiem­po: se de­mues­tran su es­ti­ma, res­pe­to y afec­to y a me­nu­do se ha­blan uti­li­zan­do ape­la­ti­vos co­mo “ca­ri­ño”. ¿Sien­te aho­ra que han ini­cia­do una re­la­ción di­fe­ren­te? “Sí, es dis­tin­to — re­fle­xio­na—. Es agra­da­ble ser ma­ri­do y mu­jer”.

Ha­ce po­co­más de un año, Brad Pitt, cuan­do aún era su pro­me­ti­do, pro­ta­go­ni­zó otra pe­lí­cu­la am­bien­ta­da en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Co­ra­zo­nes de ace­ro, ca­si al otro la­do del pla­ne­ta, en In­gla­te­rra. En­ton­ces, am­bos se de­di­ca­ron a in­ter­cam­biar no­tas ma­nus­cri­tas — que se en­via­ban por co­rreo pos­tal—, por­que eso era lo que ha­cían las pa­re­jas du­ran­te la gue­rra. Ese ti­po de de­ta­lles y de au­ten­ti­ci­dad son im­por­tan­tes pa­ra Jo­lie. En Bos­nia, du­ran­te el ro­da­je de En tie­rra de san­gre y miel, se en­tre­vis­tó con co­rres­pon­sa­les de gue­rra pa­ra cer­cio­rar­se de que en la pe­lí­cu­la se los re­tra­ta­ba fiel­men­te. Es­tu­dió la his­to­ria de la an­ti­gua Yu­gos­la­via y con­sul­tó sus du­das con el ve­te­rano di­plo­má­ti­co Ri­char­dHol­broo­ke, que fue en­via­do del pre­si­den­te Clin­ton en los Bal­ca­nes y re­pre­sen­tan­te es­pe­cial en Pa­kis­tán y Af­ga­nis­tán a las ór­de­nes de la se­cre­ta­ria de Es­ta­do Hi­llary Clin­ton. De­ma­ne­ra si­mi­lar, Jo­lie se pre­pa­ra con­cien­zu­da­men­te pa­ra sus mi­sio­nes hu­ma­ni­ta­rias, ase­so­ra­da por con­se­je­ros de con­fian­za de la ONU, por ex­per­tos en po­lí­ti­ca ex­te­rior y por los com­pa­ñe­ros del Con­se­jo de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, del que es miem­bro. No­mu­chos de los in­te­gran­tes del Sin­di­ca­to de Di­rec­to­res de Es­ta­dos Uni­dos pue­den pre­su­mir de es­to.

Jo­lie se sin­tió atraí­da por la his­to­ria de Zam­pe­ri­ni por su for­ta­le­za, su ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia, su fe in­que­bran­ta­ble du­ran­te una si­tua­ción te­rro­rí­fi­ca y sus

“Mis hi­jos no es­pe­ran que Brad y yo no nos pe­lee­mos nun­ca, pe­ro nos hi­cie­ron

pro­me­ter que siem­pre nos pe­di­ría­mos per­dón”

fé­rreas con­vic­cio­nes. Por suer­te, eran ve­ci­nos: des­de don­de ella vi­ve, en Holly­wood Hills, po­día ver la ca­sa de él. Re­cuer­da ha­ber pre­sio­na­do fir­me­men­te pa­ra di­ri­gir su his­to­ria y, cuan­do fi­nal­men­te Uni­ver­sal le dio luz ver­de, le pi­dió a Pitt que sa­lie­ra a la ca­lle e iza­ra la ban­de­ra es­ta­dou­ni­den­se pa­ra que Zam­pe­ri­ni pu­die­ra ver­la. En­ton­ces, le lla­mó por te­lé­fono y, triun­fan­te, le di­jo: “¡Louis, mi­ra por la ven­ta­na!”.

Jo­lie acom­pa­ñó a Zam­pe­ri­ni du­ran­te sus úl­ti­mos días de vi­da. Es­tá or­gu­llo­sa de ha­ber po­di­do en­se­ñar­le una pri­me­ra ver­sión de la pe­lí­cu­la, aun­que sus mo­men­tos jun­tos fue­ron agri­dul­ces. Al prin­ci­pio se sin­tió ner­vio­sa al pen­sar en cuál se­ría la reac­ción de él. “Yo me emo­cio­na­ba con mu­cha más fa­ci­li­dad que él — ex­pli­ca—. Fui a cui­dar­le y, en reali­dad, fue él quien aca­bó cui­dan­do de mí”.

Jun­tos, sen­ta­dos en el hos­pi­tal, con­tem­pla­ron las es­ce­nas de la pe­lí­cu­la, lle­na de ad­ver­si­da­des, re­sis­ten­cia y, fi­nal­men­te, triun­fo… Ahí es­tá Zam­pe­ri­ni de jo­ven, con su her­mano, que lo ani­mó a cul­ti­var sus fa­cul­ta­des; co­rrien­do en los Jue­gos Olím­pi­cos de 1936 en Ber­lín; el ac­ci­den­te aé­reo que fi­nal­men­te le cam­bió la vi­da; los di­fí­ci­les días que pa­só en al­ta mar y el su­fri­mien­to atroz que pa­de­ció en el cam­po de in­ter­na­mien­to. “Fue una ex­pe­rien­cia muy con­mo­ve­do­ra — co­men­ta Jo­lie en­tre lá­gri­mas, mien­tras le fa­lla la voz—, ver a una per­so­na con­tem­plan­do su pro­pia vi­da, al­guien que fue fí­si­ca­men­te tan fuer­te pe­ro a quien su cuer­po es­tá de­jan­do de res­pon­der”. Es evi­den­te que Jo­lie tam­bién se re­fie­re al cán­cer de ova­rio que en 2007 aca­bó con la vi­da de su ma­dre, la ac­triz Mar­che­li­ne Ber­trand, a la edad de 56 años.

En un mo­men­to da­do re­cuer­da que el es­ta­do de Zam­pe­ri­ni em­pe­zó a me­jo­rar. “[ Los mé­di­cos] di­je­ron que es­ta­ba ejer­ci­tán­do­se pa­ra res­pi­rar por sí mis­mo. Y eso era­lo­que él siem­pre­me­de­cía: ‘Te en­tre­nas, pe­leas más du­ro que to­dos los de­más y, al fi­nal, ga­nas. Si te po­nes a ello, lo ha­ces’. — En es­te pun­to, Jo­lie se emo­cio­na y des­pués se re­com­po­ne—. Poé­ti­ca­men­te, aguan­tó 40 días y 40 no­ches”. Y, des­pués, Zam­pe­ri­ni fa­lle­ció. Su­muer­te hi­zo que se sin­tie­ra aún­más de­ci­di­da a di­fun­dir el­men­sa­je de Un­bro­ken. “Él no desea­ba que los de­más com­pro­ba­ran lo ex­tra­or­di­na­rio que era, sino que se die­ran cuen­tan de lo ex­tra­or­di­na­rios que po­de­mos ser to­dos — ex­pli­ca—. Su vi­da al prin­ci­pio no fue pre­ci­sa­men­te per­fec­ta. Y sir­ve de re­cor­da­to­rio de que el es­pí­ri­tu de ca­da cual, la vo­lun­tad de ha­cer el bien y de­fen­der las co­sas, es al­go muy, pe­ro que muy po­de­ro­so”.

Via­jan­do con Ella

Co­no­cí a An­ge­li­na Jo­lie ha­ce tres años cuan­do se pu­so en con­tac­to con­mi­go por un li­bro que es­cri­bí so­bre la gue­rra de Bos­nia, Mad­ness vi­si­ble, par­cial­men­te ba­sa­do en mi tra­ba­jo de re­por­te­ra pa­ra Va­nity Fair. Me en­vió una no­ta, al­go del es­ti­lo de: “Es­ta­mos en la mis­ma on­da”. En aque­lla épo­ca aca­ba­ba de ter­mi­nar su pe­lí­cu­la so­bre los ho­rro­res del con­flic­to en la Bos­nia de los no­ven­ta. Cuan­do Pitt y ella fue­ron a Fo­ca, el es­ce­na­rio de uno de los “cam­pos de vio­la­ción” más du­ros, los ciu­da­da­nos bos­nios se que­da­ron des­con­cer­ta­dos. Tam­bién se ha­bía en­te­ra­do­de que una se­rie de co­rres­pon­sa­les que ha­bían cu­bier­to el con­flic­to (yo in­clui­da) se ma­ni­fes­ta­ban es­cép­ti­cos. En la ca­lle se es­cu­cha­ba: “¿Có­mo dia­blos va a po­der An­ge­li­na Jo­lie— o La­ra Croft, que era más bien co­mo la veía yo—, plas­mar es­te es­cán­da­lo fla­gran­te en una pe­lí­cu­la?”. Al fi­nal, hi­zo uno de las­me­jo­res cin­tas y re­tra­tó fiel­men­te la gue­rra.

A me­nu­do le pre­gun­to cuál se­rá el si­guien­te ca­pí­tu­lo en su vi­da. (De he­cho, aca­ba de fir­mar pa­ra di­ri­gir otra pe­lí­cu­la: Áfri­ca, so­bre el pa­leon­tó­lo­go Ri­chard Lea­key y su cam­pa­ña pa­ra sal­var los ele­fan­tes en Ke­nia). Y, aun así, más allá de sus­pa­sio­nes crea­ti­vas, per­ci­bo que qui­zá ha­ya un fu­tu­ro más bri­llan­te en el ho­ri­zon­te. ¿Aca­ba­rá me­tién­do­se en­po­lí­ti­ca? ¿O, di­ga­mos, en­di­plo­ma­cia, co­mo la ac­triz Shir­ley Tem­ple? Jo­lie se sue­le to­mar en bro­ma las pre­gun­tas así. Con­tes­ta que to­da­vía quie­re de­di­car­se a es­cri­bir y di­ri­gir. Pe­ro su tra­yec­to­ria es más cla­ra cuan­to más desa­rro­lla sus pro­pios pro­yec­tos pa­ra pro­mo­ver el bie­nes­tar hu­mano por to­do el mun­do.

“Cuan­do te de­di­cas a la­bo­res hu­ma­ni­ta­rias eres cons­cien­te de que hay que te­ner en cuen­ta la po­lí­ti­ca. Si de ver­dad quie­res con­se­guir cam­biar las co­sas drás­ti­ca­men­te, en­ton­ces tie­nes una res­pon­sa­bi­li­dad. Pe­ro, sin­ce­ra­men­te, no sé en qué pa­pel po­dría yo ser más útil: soy cons­cien­te de lo que ha­go pa­ra ga­nar­me la vi­da y eso po­dría ha­cer­lo me­nos po­si­ble”.

Lí­bano, fe­bre­ro de 2014

Du­ran­te un des­can­so de la post­pro­duc­ción de Un­bro­ken, Jo­lie ate­rri­za en el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal Ra­fic Ha­ri­ri de Bei­rut. A su lle­ga­da se en­cuen­tra con mu­chas ma­nos que es­tre­char, fo­tos y de­ma­sia­do pro­to­co­lo po­lí­ti­co. Sin em­bar­go Jo­lie se mues­tra dis­cre­ta, ves­ti­da con su ha­bi­tual uni­for­me de tra­ba­jo: pan­ta­lo­nes ce­ñi­dos, bai­la­ri­nas y una blu­sa suel­ta. Op­ta ca­si siem­pre por ro­pa ne­gra, blan­ca, azul ma­rino o gris.

Real­men­te pa­re­ce es­tar de buen hu­mor, a pe­sar de que aca­ba de vo­lar 12.000 ki­ló­me­tros. Es una de esas per­so­nas que te abra­zan con fuer­za. Cuan­do le di­go que es­tá fan­tás­ti­ca, se en­co­ge de hom­bros y me di­ce: “Lle­vo un buen an­ti­oje­ras”. Nos di­ri­gi­mos al va­lle de la Be­cá. La cri­sis de los re­fu­gia­dos allí es gra­ve, con más de tres mi­llo­nes de per­so­nas que han hui­do de la gue­rra en Si­ria ha­cia Jor­da­nia, Tur­quía y mu­chos de ellos ha­cia el Lí­bano o cual­quier otro lu­gar. Al día si­guien­te, Jo­lie pa­sa to­da la jor­na­da jun­to a ni­ños que han si­do des­pla­za­dos, bus­can­do ma­ne­ras de sol­ven­tar la bu­ro­cra­cia y ayu­dan­do a prio­ri­zar sus ne­ce­si­da­des. De ca­mino ha­cia una reunión con el pri­mer mi­nis­tro li­ba­nés ha­ce una pa­ra­da en la ofi­ci­na so­bre el te­rreno de AC­NUR pa­ra desa­yu­nar con el per­so­nal lo­cal. Uno de los fun­cio­na­rios, el en­car­ga­do de or­ga­ni­zar los co­ches que en­la­zan Bei­rut con la Be­cá, desea ha­cer­se una fo­to con ella, pa­ra su­ma­dre, se­gún le ex­pli­ca. Un con­si­de­ra­ble gru­po de fun­cio­na­rios de al­ta ca­te­go­ría y de po­lí­ti­cos lo­ca­les la es­tá es­pe­ran­do pa­ra ha­blar. Sin em­bar­go, en el mo­men­to en el que el hom­bre ex­pre­sa su de­seo, se acer­ca a él y co­nu­na gran son­ri­sa, po­sa pa­ra la fo­to. “Pa­ra su­ma­dre”, le­di­ce.

Mad­dox, de 13 años, tra­ba­ja­rá co­mo ayu­dan­te de pro­duc­ción en la pró­xi­ma pe­lí­cu­la de su ma­dre, en la que di­ri­ge a Pitt

Bos­nia- Her­ze­go­vi­na, mar­zo de 2014

Un

mes más tar­de, Jo­lie y yo nos en­con­tra­mos a bor­do del jet pri­va­do de la rei-

na Isa­bel II, que ha des­pe­ga­do des­de una pe­que­ña ba­se aé­rea a las afue­ras de Lon­dres. Por ra­zo­nes hu­ma­ni­ta­rias se ha per­mi­ti­do el uso del avión a Wi­lliam Ha­gue, el se­cre­ta­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res bri­tá­ni­co, que tam­bién se en­cuen­tra allí, con la ca­be­za en­te­rra­da en una pi­la de pa­pe­les, sen­ta­do jun­to a Jo­lie — aho­ra es pri­mer se­cre­ta­rio de Es­ta­do y lí­der de la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes—. Tras una es­ca­la en Sa­ra­je­vo, nos di­ri­gi­mos a Sre­bre­ni­ca, el es­ce­na­rio de la ma­sa­cre de 8.000 hom­bres y mu­cha chos mu­sul­ma­nes du­ran­te la gue­rra de Bos­nia.

Ha­gue, un acla­ma­do es­ta­dis­ta del par­ti­do con­ser­va­dor, se per­ca­tó de las ac­ti­vi­da­des de Jo­lie cuan­do su ase­so­ra, na­tu­ral de Bos­nia, Ar­min ka He­lic, lo per­sua­dió pa­ra que se sen­ta­ra a ver En tie­rra de san­gre y miel. Ha­gue no es pre­ci­sa­men­te el ser más dis­pues­to a de­mos­trar abier­ta­men­te sus emo­cio­nes, pe­ro la pe­lí­cu­la lo con­mo­vió. Am­bos se en­con­tra­ron y em­pe­za­ron a co­la­bo­rar en lo que se con­ver­ti­ría en la PS­VI ( Ini­cia­ti­va pa­ra la Pre­ven­ción de la Vio­len­cia Se­xual). Via­ja­ron a Ruan­da y a la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go en 2013, po­co des­pués de que Jo­lie se so­me­tie­ra a una do­ble mas­tec­to­mía pre­ven­ti­va. Al prin­ci­pio, man­tu­vo un es­toi­co si­len­cio so­bre su ope­ra­ción. Sin em­bar­go, unos me­ses des­pués pu­bli­có un ar­tícu­lo en The New York Ti­mes pa­ra in­ten­tar ayu­dar a otras mu­je­res que tu­vie­ran que en­fren­tar­se a una do­lo­ro­sa de­ci­sión si­mi­lar a la su­ya. La be­lle­za del tex­to re­si­de en que nohay enél niu­ná pi­ce­de au­to­com­pa­sión. De he­cho, da­ba áni­mos a otras mu­je­res. “A tí­tu­lo per­so­nal, no me sien­to me­nos mu­jer en ab­so­lu­to — es­cri­bió—. Me ha da­do fuer­zas el he­cho de ha­ber to­ma­do es­ta im­por­tan­te de­ci­sión que no dis­mi­nu­ye ni lo más mí­ni­mo mi fe­mi­nei­dad”. To­do es­to sig­ni­fi­ca ba­mu­cho vi­nien­do de una de las mu­je­res más sexys del mun­do. Fue un mo­men­to de­ci­si­vo en su ima­gen pú­bli­ca. Si Jo­lie en al­gún­mo­men­to fue la ni­ña re­bel­de de Holly­wood, con aque­llo lle­gó ofi­cial­men­te el fi­nal de esa fa­ce­ta. (En el via­je al Con­go hi­zo su tra­ba­jo sin men­cio­nar su ope­ra­ción. “Si te­nía do­lo­res, nun­ca lle­ga­mos a en­te­rar­nos”, co­men­ta un com­pa­ñe­ro que es­tu­vo con ella).

Lon­dres, ju­nio de 2014

Jo­lie se en­cuen­tra en Lon­dres con Ha­gue, co­mo coan­fi­trio­na de la cum­bre mun­dial pa­ra­po­ner fin a la vio­len­cia se­xual en si­tua­cio­nes de con­flic­to. Se ha traí­do a to­da la fa­mi­lia con ella y ocu­pan una sui­te en un ho­tel del West End. Du­ran­te esos cua­tro días se reúne con re­pre­sen­tan­tes de paí­ses co­mo Li­be­ria, El Con­goy Sri Lan­ka. En la úl­ti­ma jor­na­da de la cum­bre se anun­cia que Jo­lie se­rá nom­bra­da por la rei­na Isa­bel Gran Da­ma del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co, uno de los ma­yo­res ho­no­res con­ce­di­dos en Reino Uni­do. Esa no­che tie­ne lu­gar una sen­ci­lla ce­na fa­mi­liar en un res­tau­ran­te ja­po­nés. Pitt y los ni­ños ce­le­bran el cum­plea­ños del ahi­ja­do del ac­tor. Esa no­che Jo­lie pa­re­ce tran­qui­la y re­la­ja­da mien­tras se be­be un mo­ji­to de vod­ka. Se sien­te en­tu­sias­ma­da por la nue­va dis­tin­ción (con­ce­di­da oca­sio­nal­men­te a es­ta­dou­ni­den­ses), pe­ro tie­ne otras co­sas en la ca­be­za. La se­ma­na si­guien­te via­ja­rá a Tai­lan­dia pa­ra otra­mi­sión­de laONU, es­ta vez con­mo­ti­vo del Día Mun­dial de los Re­fu­gia­dos. El país se ha vis­to sa­cu­di­do por una cri­sis po­lí­ti­ca tras pro­tes­tas mul­ti­tu­di­na­rias y vio­len­cia ca­lle­je­ra, pe­ro Jo­lie pa­re­ce no in­mu­tar­se.

Des­pués de la ce­na — sus­hi y ya­ki­to­ri a la pa­rri­lla—, Jo­lie re­gre­sa a su ho­tel, se qui­ta los ta­co­nes y co­me na­chos mien­tras ven el Mun­dial de fút­bol en la te­le: Ho­lan­da- Es­pa­ña. De vez en cuan­do Pitt ja­lea y gri­ta. Un ami­go en­tra en la ha­bi­ta­ción pa­ra pre­gun­tar­le a ella so­bre la pre­pa­ra­ción del equi­pa­je de la fa­mi­lia. Su hi­ja Zaha­ra en­tra y se in­cli­na ha­cia ella. “¿Qué pa­sa, ca­ri­ño?”, le pre­gun­ta Jo­lie. Pe­gan­do­la ca­ra a la de su ma­dre, Zaha­ra le cuen­ta un se­cre­to que da pie a una car­ca­ja­da. Más tar­de, Jo­lie, imi­tán­do­la, di­ce en­voz­ba­ja: “Meha­di­cho­que Mad se es­tá­be­san­do­con su­no­via”. Ene­sos mo­men­tos, an­tes que tra­ba­ja­do­ra hu­ma­ni­ta­ria, di­rec­to­ra o es­tre­lla de Holly­wood, Jo­lie es, an­te to­do, ma­dre.

En2005, la ac­triz, de en­ton­ces 29años, con­ce­dió una ex­tra­or­di­na­ria en­tre­vis­ta a Va­nity Fair. Fue ex­tra­or­di­na­ria por­que la An­ge­li­na Jo­lie de ha­ce diez años no es la mis­ma mu­jer que ten­go sen­ta­da an­te mí, se­re­na e in­te­lec­tual­men­te se­gu­ra. En aque­lla épo­ca ha­bla­ba so­bre se­xo, so­bre su pa­sa­do sen­ti­men­tal, so­bre sus es­cán­da­los y so­bre su ex­ma­ri­do, Billy Bob Thorn­ton. Ac­tual­men­te, ha­bla con to­do de­ta­lle de có­mo ha­cer que los go­bier­nos reac­cio­nen y re­co­noz­can a las víc­ti­mas de vio­len­cia o de có­mo ges­tio­nar la im­pu­ni­dad de ma­ne­ra que la vio­la­ción no se uti­li­ce co­mo ar­ma du­ran­te la gue­rra. Ca­si pa­re­ce se­na­do­ra o di­plo­má­ti­ca. Eso sí, mien­tras ha­bla, be­be a sor­bos un mo­ji­to.

Mal­ta, sep­tiem­bre de 2014

Jo­lie me lla ma mien tras rue­da su nue­va pe­lí­cu­la, By the sea. Co­mo siem­pre, es­tá ha­cien­do va­rias co­sas a la vez. No so­lo di­ri­ge a Brad Pitt (“Al­gu­nos ami­gos nos han di­cho que es­ta­mos lo­cos… Una pe­lí­cu­la so­bre un ma­tri­mo­nio que es­tá pa­san­do por una ma­la ra­cha… y yo lo di­ri­jo a él”), sino que ella mis­ma tam­bién pro­ta­go­ni­za la cin­ta jun­to a la ac­triz fran­ce­sa Mé­la­nie Lau­rent. Es su pri­mer día de ro­da­je, y los ni­ños es­tán allí. Du­ran­te el fin de se­ma­na, un con­tin­gen­te de la ONU via­ja­rá a Mal­ta pa­ra ges­tio­nar có­mo re­du­cir los in­ci­den­tes de los in­mi­gran­tes que mue­ren en el mar, y Jo­lie se re­uni­rá con el Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los Re­fu­gia­dos, An­tó­nio Gu­te­rres. Y, sin em­bar­go, Jo­lie quie­re char­lar so­bre Louis Zam­pe­ri­ni, so­bre la edi­ción fi­nal de Un­bro­ken, so­bre la si­tua­ción de los re­fu­gia­dos si­rios, so­bre el ISIS y los bru­ta­les ase­si­na­tos de los pe­rio­dis­tas Ja­mes Fo­ley y Ste­ven Sotloff. (En una oca­sión, ella mis­ma in­ter­pre­tó a la viu­da del re­por­te­ro ase­si­na­do Da­niel Pearl, Ma­ria­ne Pearl, en la pe­lí­cu­la de Mi­chael Win­ter­bot­tom Un co­ra­zón in­ven­ci­ble).

Ytam­bién quie­re ha­blar so­bre el fu­tu­ro. La pre­gun­ta sur­ge de nue­vo: ¿Se ve a sí mis­ma en los pró­xi­mos años em­pren­dien­do una ca­rre­ra po­lí­ti­ca, di­plo­má­ti­ca o de ser­vi­cio pú­bli­co? “Es­toy abier­ta a lo que ven­ga”, con­tes­ta y pa­re­ce, co­mo siem­pre, dis­pues­ta, va­lien­te y se­duc­to­ra.

DE­TRÁS DE LA CÁ­MA­RA La ac­triz, que ya di­ri­gió En tie­rra de san­gre y miel, du­ran­te el ro­da­je de

su pe­lí­cu­la Un­bro­ken en la is­la de Coc­ka­too, en Aus­tra­lia. La his­to­ria es­tá

ba­sa­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Lau­raHi­llen­brand que re­tra­ta la vi­da del

hé­roe de gue­rra Louis Zam­pe­ri­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.