EN BUS­CA DEL SU­PER­HÉ­ROE

Ha de­ja­do atrás los dra­mas como Ba­bel, 21 gra­mos o Biu­ti­ful pa­ra di­ri­gir con quie­re aban­do­nar su pa­sa­do y mon­tar una obra en Broad­way. Ale­jan­dro González in­dus­tria del ci­ne en Holly­wood. Lo di­ce al­guien que ase­gu­ra ha­cer pe­lí­cu­las iro­nía la his­to­ria de

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA -

El lar­go­me­tra­je más sor­pren­den­te de la tem­po­ra­da lo di­ri­ge el me­xi­cano Ale­jan­dro González Iñá­rri­tu. Ya des­de el prin­ci­pio de su nue­va pe­lí­cu­la, Bird­man o la ines­pe­ra­da vir­tud de la ig­no­ran­cia, am­bien­ta­da en su ma­yor par­te en un tea­tro neo­yor­quino, se no­ta que es­ta­mos en­ma­nos de un di­rec­tor que es un ver­da­de­ro ar­tis­ta. Los fue­gos de ar­ti­fi­cio prenden de in­me­dia­to. La ener­gía en­tre los ac­to­res es ex­plo­si­va. Su ro­da­je pa­sa­rá a la his­to­ria como un lo­gro le­gen­da­rio del ci­ne, pues Iñá­rri­tu la ha di­ri­gi­do de ma­ne­ra que to­do el asun­to pa­re­ce ha­ber­se he­cho — gra­cias al tra­ba­jo de cá­ma­ra de Ema­nuel Lu­bez­ki— en una úni­ca y di­ná­mi­ca to­ma.

En úl­ti­ma ins­tan­cia, la pe­lí­cu­la es una car­ta de amor a la esen­cia hu­ma­na. En es­tre­cha co­la­bo­ra­ción con el mú­si­co An­to­nio Sán­chez, cu­yo rit­mo pa­re­ce el la­ti­do de un co­ra­zón, Iñá­rri­tu ha con­ce­bi­do una obra que es tan di­ver­ti­da como pa­té­ti­ca, tan ale­gre como ve­raz.

— San­dra Brant: Su nue­va pe­lí­cu­la se ti­tu­la Bird­man o la ines­pe­ra­da vir­tud de la ig­no­ran­cia. ¿De dón­de ha sa­li­do ese tí­tu­lo?

—Ale­jan­dro González Iñá­rri­tu: El ci­ne pa­ra mí es una ma­ne­ra de di­si­mu­lar mi pro­pia ig­no­ran­cia. Sien­to que no sé na­da so­bre la vida, o ca­si na­da. Sé al­gu­nas co­sas y ten­go al­go de in­for­ma­ción, pe­ro no co­noz­co los nom­bres de las es­tre­llas o de las plan­tas que co­me­mos. Por eso ha­go ci­ne, por­que no sé so­bre na­da más. Es mi ma­ne­ra de tra­tar de com­pren­der al­go de la vida.

— In­grid Sischy: Cuan­do Bird­man se pro­yec­tó en el Fes­ti­val de Ci­ne de Nue­va York, don­de el pú­bli­co se pu­so en pie pa­ra ova­cio­nar­la du­ran­te lar­go ra­to, nos en­con­tra­mos con us­ted en la fies­ta pos­te­rior y nos di­jo al­go que era como una clave se­cre­ta pa­ra des­en­tra­ñar la pe­lí­cu­la. Aque­lla no­che nos con­tó que el ger­men de Bird­man co­men­zó con las vo­ces que oye en su ca­be­za. Nos con­fe­só que cuan­do ha­ce una pe­lí­cu­la que ga­na mu­chos pre­mios, la gen­te le di­ce: “Oh, Ale­jan­dro, eres to­do un ge­nio”. Sin em­bar­go, lo que us­ted es­tá pen­san­do es: “No val­go na­da. No soy más que un tro­zo de mier­da inú­til”. Y esa do­ble reali­dad es pre­ci­sa­men­te a la que se en­fren­ta el pro­ta­go­nis­ta de su obra, Rig­gan Thom­pson, in­ter­pre­ta­do con ex­tra­or­di­na­ria pro­fun­di­dad y ele­gan­cia por Mi­chael Kea­ton. ¿ Bird­man se tra­ta de su obra más per­so­nal has­ta la fe­cha?

— A. G. I.: Sí, en cier­to mo­do lo es. To­das mis otras pe­lí­cu­las ( Amo­res Pe­rros, 21 gra­mos, Ba­bel y Biu­ti­ful) tie­nen que ver con reali­da­des que me da­ban mie­do, reali­da­des con­tra las que ne­ce­si­ta­ba lu­char y reali­da­des que me con­mue­ven. En es­te ca­so, la tra­ma gi­ra en torno a al­go que me re­sul­ta per­so­nal­men­te muy cer­cano y, cuan­do ter­mi­nó la pe­lí­cu­la, des­cu­brí que, cu­rio­sa­men­te, mu­cha gen­te se sien­te igual que yo.

— S. B.: Ha con­ta­do que su pa­dre le de­cía: “Cuan­do al­can­ces el éxi­to, sa­bo­réa­lo y lue­go es­cú­pe­lo. Pue­de ser ve­ne­no­so”. —A. G. I.: Es un con­se­jo es­tu­pen­do. — I. S.: En ge­ne­ral, la pe­lí­cu­la cuen­ta con un re­par­to muy ins­pi­ra­do. Ha op­ta- do por Ed­ward Nor­ton pa­ra in­ter­pre­tar al ac­tor pa­ga­do de sí mis­mo. Un pa­pel tan bri­llan­te que nos re­cuer­da por qué el pú­bli­co se enamo­ró de él des­de el prin­ci­pio. Tam­bién es­tá Nao­mi Watts ha­cien­do las ve­ces de la apa­sio­na­da y en­tre­ga­da ac­triz en cier­nes sin el me­nor ras­go de di­va, que re­sul­ta tan au­tén­ti­ca y des­ga­rra­do­ra que se ga­na to­tal­men­te nues­tra sim­pa­tía. Y Em­ma Sto­ne, quien re­pre­sen­ta a la si­guien­te ge­ne­ra­ción. Sto­ne se con­vier­te en es­ta pe­lí­cu­la en una ver­da­de­ra es­tre­lla; su in­ter­pre­ta­ción es des­car­na­da y creí­ble. Y, por úl­ti­mo, por su­pues­to, es­tá el pro­ta­go­nis­ta, Rig­gan Thom­pson, una exes­tre­lla de Holly­wood cu­ya fa­ma ya pa­só. Aho­ra in­ten­ta sal­var su repu­tación y su amor pro­pio es­cri­bien­do, di­ri­gien­do y pro­ta­go­ni­zan­do una obra de Broad­way ba­sa­da en el cuen­to cor­to de Ray­mond Car­ver, De qué ha­bla­mos cuan­do ha­bla­mos de amor. Fue una ju­ga­da par­ti­cu­lar­men­te ins­pi­ra­da el ha­ber con­ta­do con Mi­chael Kea­ton pa­ra que in­ter­pre­ta­ra es­te pa­pel. Ha­cía tiem­po que no se oía ha­blar de él. ¿Có­mo es que us­ted no lo ha­bía ol­vi­da­do?

— A. G. I.: Es uno de esos ti­pos que hi­zo mu­chí­si­mas pe­lí­cu­las pa­ra la gen­te de­mi ge­ne­ra­ción. Bue­nas, ma­las y de to­do ti­po. Pe­ro en aque­lla épo­ca era fa­mo­sí­si­mo. Ob­via­men­te, com­pren­día la me­ta­rrea­li­dad que Mi­chael le apor­ta­ría al per­so­na­je y que se­ría mag­ní­fi­co pa­ra él te­ner la opor­tu­ni­dad de ex­pre­sar y ex­plo­rar to­do eso. Sa­bía que Mi­chael tie­ne una gran ca­pa­ci­dad pa­ra in­ter­pre­tar tan­to dra­ma como co­me­dia, por eso con­fié en él.

No que­re­mos des­ve­lar la sor­pre­sa de la tra­ma, pe­ro cuan­do lo ele­va por el cie­lo es una de las es­ce­nas más li­be­ra­do­ras que he vis­to en pan­ta­lla. To­do gi­ra en torno a no que­dar­se atas­ca­do. — A. G. I.: Me en­can­ta­ba la ima­gen de un po­bre hom­bre so­bre­vo­lan­do Nue­va York, no como su­per­hé­roe, sino como un hom­bre nor­mal y co­rrien­te. Des­pués de ver­lo pa­sar por tan­tas co­sas, ne­ce­si­tá­ba­mos ele­var­lo. Es gra­cio­so, mu­chos pe­rio­dis­tas, cuan­do me pre­gun­ta­ban por Bird­man, me de­cían: “Oh, ¿es­tá us­ted en con­tra de las pe­lí­cu­las de su­per­hé­roes?”. ¿ A quién le im­por­tan las pe­lí­cu­las de su­per­hé­roes? De lo que yo es­toy ha­blan­do es de la co­mer­cia­li­za­ción fren­te al ar­te. De la me­dio­cri­dad. Y no so­lo me re­fie­ro a la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, sino a la in­dus­tria en ge­ne­ral. Creo que la mier­da nos sal­pi­có ha­ce ya bas­tan­te tiem­po. Y pen­sé que es­ta po­día ser una pe­lí­cu­la muy de­pri­men­te. O que po­día op­tar por dar­le una orien­ta­ción dis­tin­ta. Por eso de­ci­dí en­fo­car­la del re­vés, im­pri­mién­do­le al­go de hu­mor. Que­ría reír­me no so­lo de mí mis­mo, sino des­de cual­quier otra pers­pec­ti­va, por­que esa es la úni­ca ma­ne­ra de so­bre­vi­vir al pa­té­ti­co es­ta­do en el que se en­cuen­tran las co­sas ac­tual­men­te.

— S. B.: Y en el pro­ce­so, con­si­gue us­ted res­ca­tar el ar­te de ha­cer ci­ne.

—A. G. I: La pe­lí­cu­la abor­da en par­te el pro­ce­so crea­ti­vo y la ma­ne­ra tan asom­bro­sa en la que pue­de lle­gar a ex­plo­tar. Creo que pa­ra ha­cer ci­ne hay que es­tar un po­co lo­co. La iden­ti­dad en nues­tra épo­ca es un lío in­creí­ble, por­que ya no sa­be­mos quié­nes so­mos. Por eso mu­cha gen­te tien­de a iden­ti­fi­car­se me­dian­te Ins­ta­gram o Fa­ce­book. Con­si­de­ro que to­do es­to es fas­ci­nan­te: re­sul­ta her­mo­so tan­to en clave de tragedia como de co­me­dia.

EL ÉXI­TO, SA­BO­RÉA­LO Y ES­CÚ­PE­LO. PUE­DE SER VE­NE­NO­SO”

PER­SO­NAS El di­rec­tor Ale­jan­dro González Iñá­rri­tu

ro­dea­do por los pro­ta­go­nis­tas de Bird­man: An­drea Riseborough, Nao­miWatts, Em­ma Sto­ne, Mi­chael Kea­ton y

Ed­ward Nor­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.