los ‘ sar­ko’ gol­pean dos ve­ces

Lohan acu­sa­do de trá­fi­co de in­fluen­cias, ha si­do impu­tado por el ca­so Bet­ten courty vi­ve en­tre el com­plot y la pa­ra­noia. Aú­na­sí, Nicolas Sarkozy aca­ba­de ga­nar la pre­si­den­cia de su­par­ti­do, UMP, con­la in­ten­ción de re­con­quis­tar el Elí­seo en 2017. ÉRIC MAN­DON

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS -

Des­ve­la­mos có­mo pre­pa­ra Nicolas Sarkozy jun­to a su­mu­jer, Car­la Bru­ni, el asal­to al po­der del Elí­seo en me­dio de la po­lé­mi­ca por su impu­tación en el ca­so Bet­ten­court y acu­sa­do de trá­fi­co de in­fluen­cias.

Vie­ne en per­so­na a bus­car­me a la sa­li­ta de es­pe­ra que es­tá pe­ga­da a su des­pa­cho. Es di­ciem­bre y ha­ce frío en París. Acu­de en­man­gas de ca­mi­sa y mues­tra una ac­ti­tud arro­gan­te, una­mez­cla de frial­dad y des­dén. Ya no le gus­tan los pe­rio­dis­tas tan­to como an­tes. Tie­ne gra­ba­dos a fue­go los ti­tu­la­res que le pa­re­cie­ron ex­ce­si­va­men­te crí­ti­cos con él. Nicolas Sarkozy (París, 1955) no ha cam­bia­do. “Du­ran­te­mu­cho tiem­po, la ima­gen que se ha da­do de­mí ha si­do la de un adic­to a la po­lí­ti­ca. Pe­roa­mí la po­lí­ti­ca no­me gus­ta. Es sim­ple­men­te una for­ma de ex­pre­sar al­go”, ase­gu­ra. Su des­pa­cho es­tá lleno de­me­da­llas — le en­can­tan— y de fo­tos — to­das su­yas— en las que apa­re­ce con gran­des per­so­na­li­da­des in­ter­na­cio­na­les o jun­to a su fa­mi­lia. Una de ellas lla­ma es­pe­cial­men­te la aten­ción: un re­tra­to deMan­de­la, de­di­ca­do. Se de­tie­ne an­te una fo­to de Louis, el hi­jo que tu­vo con Cé­ci­lia Ci­ga­ner, su se­gun­da es­po­sa. El chico es­tá ter­mi­nan­do la se­cun­da­ria en una es­cue­la­mi­li­tar en Es­ta­dos Uni­dos, vis­te uni­for­me y le ha con­fe­sa­do: “Es la pri­me­ra vez en mi vida que es­toy or­gu­llo­so de­mí­mis­mo”. Y cla­ro, su pa­dre tam­bién lo es­tá.

Sarkozy vi­ve en un am­plio pi­so pa­ga­do por el Es­ta­do (15.000 eu­ros al­mes), en la pri­me­ra plan­ta de un ele­gan­te edi­fi­cio pa­ri­sino, a un ki­ló­me­tro es­ca­so de la que fue­ra su re­si­den­cia du­ran­te cin­co años: elE­lí­seo. Lle­va una bar­ba de tres días que no pien­sa afei­tar­se has­ta que no vuel­va a la es­ce­na pú­bli­ca. Se sien­ta fren­te a una me­sa baja en la que se en­cuen­tra una ca­ja de pu­ros. “Cuan­do Mit­te­rrand y Chi­rac se fue­ron, los fran­ce­ses sen­tían una cier­ta nos­tal­gia. Pe­ro con­mi­go es di­fe­ren­te: hay es­pe­ran­za de fu­tu­ro. Nun­ca an­tes se ha­bía vis­to na­da se­me­jan­te”. Es­tá pre­pa­ran­do su re­gre­so, que anun­cia­rá den­tro de unos me­ses. De vez en cuan­do se le­van­ta y con­tes­ta una lla­ma­da de su es­po­sa Car­la Bru­ni. Cuan­do vuel­ve a sen­tar­se, arre­me­te con una du­ra crí­ti­ca con­tra su su­ce­sor. “Ese”, di­ce cuan­do ha­bla de Fra­nçoi­sHo­llan­de. Tam­po­co aho­rra co­men­ta­rios so­bre sus ami­gos de la de­re­cha. Le preo­cu­pa que Fran­cia nie­gue el pro­gre­so y se con­vier­ta en el “haz­me­rreír de Eu­ro­pa”. So­bre Es­pa­ña se de­tie­ne un se­gun­do: “El país se es­tá arrui­nan­do con las ener­gías re­no­va­bles”, co­men­ta de pa­sa­da. Pre­ten­de dar una ima­gen de se­re­ni­dad, pe­ro ¿có­mo po­dría es­tar se­reno un hom­bre cu­yo ca­rác­ter ha si­do su prin­ci­pal ar­ma y su prin­ci­pal de­bi­li­dad? “Tu­ve la des­me­su­ra­da am­bi­ción de ser pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Pe­ro eso ya lo he su­pe­ra­do”, con­fie­sa.

Ha­cía dos años que no veía a Sarkozy. Nues­tro úl­ti­mo en­cuen­tro tu­vo lu­gar en abril de 2012, en el pa­la­cio del Elí­seo, ape­nas un mes an­tes de su de­rro­ta en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. En aque­lla

oca­sión, cuan­do es­tá­ba­mos aca­ban­do la en­tre­vis­ta, co­gió un lá­piz bi­co­lor azul y ro­jo y se pu­so a di­bu­jar un ojo ba­jo un sol mien­tras ha­bla­ba: “No ten­go nin­gún­mie­do. Sé que tras la puer­ta hay otra ha­bi­ta­ción con otros te­so­ros por des­cu­brir”. La es­ce­na era su­rrea­lis­ta. Nun­ca le ha­bía vis­to co­ger de aque­lla ma­ne­ra una ho­ja en blan­co y lan­zar­se a di­bu­jar. “Se ha­brá da­do cuen­ta de que el ojo no tie­ne pes­ta­ñas — co­men­tó—. Eso es por­que no ten­go na­da que ocul­tar”.

Si pier­do, aban­dono la po­lí­ti­ca”, ase­gu­ró Sarkozy du­ran­te la cam­pa­ña de aque­llas elec­cio­nes. Y lo cum­plió. Pe­ro aho­ra es­tá de vuel­ta. En­tre­tan­to, es­tu­vo a pun­to de per­der­se en un uni­ver­so pa­ra­le­lo. Aquel ve­rano de 2012 se plan­teó se­ria­men­te una re­con­ver­sión pro­fe­sio­nal. En sep­tiem­bre de ese mis­mo año le pi­dió a un ban­que­ro de su círcu­lo pró­xi­mo que lo nom­bra­ra di­rec­tor ge­ne­ral de un fon­do que es­ta­ba a pun­to de crear. “El ob­je­ti­vo era ha­cer­se con ac­cio­nes de em­pre­sas eu­ro­peas — ase­gu­ra el ban­que­ro, que pre­fie­re man­te­ner el ano­ni­ma­to—. El fon­do lo ha­brían fi­nan­cia­do im­por­tan­tes in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les, en­tre ellos Qa­tar, pe­ro sin lle­gar nun­ca a te­ner una po­si­ción ma­yo­ri­ta­ria”. Al­gu­nos alle­ga­dos le ad­vir­tie­ron de que ese se­ría un via­je sin re­torno. Si se em­bar­ca­ba en aque­lla aven­tu­ra no po­dría vol­ver a la po­lí­ti­ca. Ape­sar de to­do, en enero de 2013, Sarkozy se sin­tió muy ten­ta­do por la idea. “Tan­to, que de­ci­dió em­pe­zar con la ope­ra­ción”, con­ti­núa el ban­que­ro. “En mar­zo se le im­pu­tó por el ca­so Bet­ten­court [Li­llia­ne Bet­ten­court, la mi­llo­na­ria due­ña de L’Oréal, y su im­pli­ca­ción en la su­pues­ta fi­nan­cia­ción ile­gal de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2007] y to­do se pa­ró”.

Sarkozy se sin­tió aco­rra­la­do y qui­so lu­char. Vien­do que la jus­ti­cia le pi­sa­ba los ta­lo­nes de­ci­dió per­ma­ne­cer en po­lí­ti­ca. De he­cho, en oc­tu­bre de 2013 con­si­guió que se ar­chi­va­ra su impu­tación por ese ca­so. Pe­ro en mar­zo­de 2014 hu­bo un nue­vo gol­pe de efec­to. El pe­rió­di­co Le Mon­de pu­bli­có que Nicolas Sarkozy ha­bía es­ta­doun mes ba­jo es­cu­chas po­li­cia­les. Se sos­pe­cha­ba que su abo­ga­do y él ha­bían pro­me­ti­do un pues­to a un al­to­ma gis­tra­do a cam­bio­de ob­te­ner una re­so­lu­ción ju­di­cial fa­vo­ra­ble en el ca­so Bet­ten­court. El 1 de ju­lio de 2014, la po­li­cía ju­di­cial lo in­te­rro­gó du­ran­te nue­ve ho­ras an­tes de po­ner­lo a dis­po­si­ción de los jue­ces e impu­tar­lo de nue­vo, es­ta vez por trá­fi­co de in­fluen­cias, co­rrup­ción y en­cu­bri­mien­to de un de­li­to de vio­la­ción de se­cre­to pro­fe­sio­nal. Sarkozy de­cla­ró an­te la po­li­cía: “Mi de­ten­ción pro­vi­sio­nal res­pon­de al de­seo de hu­mi­llar­me pú­bli­ca­men­te. Pe­ro yo no soy me­nos que na­die. Ten­go de­re­cho a que la jus­ti­cia sea im­par­cial con­mi­go”.

En la ac­tua­li­dad, los ca­sos se le acu­mu­lan. “Es­tá con­ven­ci­do de que es víc­ti­ma de un com­plot”, de­cla­ra un hom­bre de ne­go­cios que per­te­ne­ce a su círcu­lo de alle­ga­dos. Su par­ti­do es­tá in­mer­so en un es­cán­da­lo­de fi­nan­cia­ción ile­gal, lo­que ali­men­ta las sospechas so­bre su cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2012. No so­lo se han anu­la­do las cuen­tas de di­cha cam­pa­ña por ex­ce­der el im­por­te de gas­tos au- to­ri­za­dos, sino que pla­nean se­rias du­das so­bre si los gas­tos fue­ron reales o no, y so­bre la cuan­tía le­gal que se so­bre­pa­só.

Pe­ro la­me­jor de­fen­sa es un­bue­na­ta­que. Sarkozy ha­cam­bia­do to­dos sus pla­nes pa­ra uti­li­zar el par­ti­do como es­cu­do. Du­ran­te mu­cho tiem­po ase­gu­ró que nun­ca, ja­más, vol­ve­ría a pre­sen­tar­se con la UMP [Unión por un Mo­vi­mien­to Po­pu­lar] por­que eso le ha­ría per­der el pro­ta­go­nis­mo del que go­za­ba. Tam­bién afir­ma­ba que re­gre­sa­ría tar­de, en 2015, o in­clu­so en 2016, jus­to an­tes de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de2017. Pe­ro pa­re­ce­que­noha cum­pli­do su pa­la­bra. El pa­sa­do 29 de no­viem­bre se al­zó con la pre­si­den­cia del prin­ci­pal par­ti­do de la de­re­cha, UMP, al que por cier­to pien­sa cam­biar el nom­bre en la pri­ma­ve­ra de 2015. Pa­ra él, lo im­por­tan­te es re­to­mar las rien­das. Al día si­guien­te de ga­nar las elec­cio­nes de su par­ti­do, em­pe­zó a ac­tuar como si fue­ra de nue­vo el je­fe del Es­ta­do. Anun­ció que vi­si­ta­ría a An­ge­la Mer­kel la se­ma­na si­guien­te, por­que asis­ti­ría a un con­gre­so de la CDU—la can­ci­ller ale­ma­na se ne­gó a re­ci­bir­le pa­ra no con­tra­riar a Fra­nçois Ho­llan­de—. Lo que sí hi­zo, en ple­na eu­fo­ria post- elec­to­ral, fue un via­je de ida y vuel­taa Qa­tar pa­ra­ofre­cer una con­fe­ren­cia muy bienpa­ga­da, al­go que no sen­tó na­da bien ni si­quie­ra a los miem­bros de su par­ti­do. A Sarkozy le gus­ta ha­cer sus es­ca­pa­das. Sus úl­ti­mas va­ca­cio­nes an­tes de vol­ver a la pa­les­tra las pa­só en Ba­li, en el ho­tel Bulgari Re­sort —la fir­ma de la que es ima­gen Car­la Bru­ni—, si­tua­do en un acan­ti­la­doa 150 me­tros so­bre elo­céano Ín­di­co. No se pu­bli­có­ning una fo­to de la pa­re­ja en aquel en­cla­ve lleno de ma­gia. Des­de que fue­ra pues­to ba­jo es­cu­cha, los Sarkozy han apren­di­do a pro­te­ger­se, a

“el des­pre­cio oue ge­ne­ra es más fuer­te oue­la fas­ci­na­ción oue des­pier­ta”( B. le­mai­re)

des­con­fiar de to­do y de to­dos. “Un ami­go fo­tó­gra­fo ad­vir­tió a Bru­ni que ha­bía pa­pa­raz­zi pu­lu­lan­do al­re­de­dor de su ca­sa, en el ele­gan­te dis­tri­to XVI de París”, cuen­ta un ín­ti­mo de la can­tan­te. “La pren­sa co­men­ta­ba que el­ma­tri­mo­nio pa­sa­ba por al­ti­ba­jos. Ella pen­só in­me­dia­ta­men­te que de­trás de eso se en­con­tra­ba el Elí­seo y se re­fi­rió a las es­cu­chas te­le­fó­ni­cas de las que fue ob­je­to su ma­ri­do”. En de­fi­ni­ti­va, vi­ven en­tre el com­plot y la pa­ra­noia.

Tam­po­co pier­den de­ta­lle del cu­le­brón que tie­ne ató­ni­ta a la opi­nión pú­bli­ca: la es­pan­ta­da de Va­lé­rie Trier­wei­ler y su vo­lu­men de con­fe­sio­nes que arra­sa en las li­bre­rías. Car­la Bru­ni ha leí­do Gra­cias por es­te mo­men­to ( Ed. Mae­va) y le ha en­se­ña­do pa­sa­jes en­te­ros a su ma­ri­do. Aun­que a él no leha­ce fal­ta­ning ún­li­bro pa­ra sa­ber to­do so­bre la vida de su su­ce­sor. Como ex­mi­nis­tro del In­te­rior (car­go que ocu­pó de 2002 a 2004), Sarkozy se man­tie­ne muy bien in­for­ma­do gra­cias a una red po­li­cial ami­ga que si­gue en ac­ti­vo. Car­la Bru­ni no se lle­va­ba mal con Trier­wei­ler, a quien con­fe­só, el díad el tras­pa­so de po­de­res: “No­de­be­ría de­cir­lo, pe­ro es­toy con­ten­ta de que to­do es­to se aca­be”. Y aña­dió: “Ten­go mie­do de que, sin la po­lí­ti­ca, mi­ma­ri­do no le en­cuen­tre sen­ti­do a la vida”.

Me ci­to en una ca­fe­te­ría a dos pa­sos de la se­de del UMP con el ami­go más an­ti­guo de Nicolas Sarkozy, Bri­ce Hor­te­feux,

es­tre­llas

Car­la Bru­ni y Nicolas sarkozy en el ae­ro­puer­to de Doha

(Qa­tar), el 18 de no­viem­bre de 2009.

jun­tos Car­la Bru­ni acom­pa­ña a su­ma­ri­do, nicolas

sarkozy, du­ran­te un mi­tin re­gio­nal en saint- ju­lien- les-Villas ( tro­yes), en oc­tu­bre

de 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.