El Día Des­pués

Vanity Fair (Spain) - - CARTA DE LA DIRECTORA - – LOUR­DES GAR­ZÓN

Re­sul­ta fá­cil ser Char­lie, sen­tir­se Char­lie. La so­li­da­ri­dad en si­tua­cio­nes ex­tre­mas, aco­sa­dos por el dra­ma, perseguidos y aco­rra­la­dos, bro­ta como una reac­ción en ca­de­na. Afor­tu­na­da­men­te sue­le ser in­me­dia­ta, in­con­te­ni­ble, mul­ti­pli­car­se ex­po­nen­cial­men­te. Re­sul­ta fá­cil dar un pa­so al fren­te, sa­lir a la ca­lle, com­par­tir el es­lo­gan uni­ver­sal que al­guien gri­tó y to­dos en­ten­de­mos que re­pre­sen­ta nues­tra ra­bia, nues­tra im­po­ten­cia, nues­tro mie­do, nues­tro afán por pe­lear y so­bre­vi­vir. Nos ali­via ver a ciu­da­da­nos de to­do el mun­do ca­mi­nan­do en si­len­cio por las ca­lles. En Va­nity Fair re­cor­da­mos a nues­tros co­le­gas fran­ce­ses, nos po­ne­mos en su piel, pen­sa­mos en An­ne Hi­dal­go, la al­cal­de­sa de París, que sen­ti­mos tan cer­ca­na en nues­tra ca­be­ce­ra y que es­tos días es­tá su­frien­do el do­lor, el mie­do y la tris­te­za de los su­yos. Nos con­sue­la ver que nos atre­ve­mos, que sa­li­mos a la ca­lle, que pe­lea­mos, de­fen­de­mos, lu­cha­mos, que es­ta­mos muy cer­ca de mi­les de des­co­no­ci­dos de to­do el mun­do a quie­nes sen­ti­mos a nues­tro la­do.

La li­ber­tad es el pri­me­ro de los de­re­chos. Pe­ro tam­bién la pri­me­ra de las obli­ga­cio­nes. La más du­ra, la pri­me­ra tam­bién que se tie­ne la ten­ta­ción de ol­vi­dar en tiem­pos ad­ver­sos. Los pe­rio­dis­tas de­be­ría­mos, más que na­die, re­cor­dar­lo aho­ra, el día des­pués. Aver­gon­zar­nos de los mie­dos que mu­chas ve­ces nos guían, de los in­tere­ses que nos con­du­cen cuan­do nos sen­ta­mos de­lan­te de un mi­cró­fono, de una pan­ta­lla de or­de­na­dor. To­dos he­mos si­do cul­pa­bles al­gu­na vez de ca­llar, de elu­dir un pun­to de vis­ta que nos pa­re­ce el me­jor, pe­ro tam­bién el más com­pli­ca­do, cul­pa­bles de te­ner mie­do en es­tos­mo­men­tos tan in­cier­tos, de per­mi­tir­nos una cier­ta com­pla­cen­cia con el po­der, que tan­tos que­bra­de­ros de ca­be­za pue­de dar­nos. De pen­sar que no era tan gra­ve dar un pa­so atrás, ma­ti­zar esa res­pues­ta que el en­tre­vis­ta­do dio, que re­sul­ta re­le­van­te pa­ra el lec­tor pe­ro que asusta a su je­fe de pren­sa, de con­tem­po­ri­zar. So­mos co­bar­des cuan­do los in­gre­sos ba­jan, las ven­tas se re­sis­ten y las pre­sio­nes arre­cian. No es fá­cil re­cor­dar, des­pués de la tragedia, des­pués de las ma­ni­fes­ta­cio­nes, des­pués de la so­li­da­ri­dad en el ho­rror, que tan­to nos am­pa­ra, que la pe­lea se li­bra en mu­chos fren­tes y en el día a día.

Leo a dia­rio a com­pa­ñe­ros con los que no so­lo es­toy en desacuer­do, sino que en oca­sio­nes me en­fu­re­cen, otras me de­cep­cio­nan, al­gu­nas me in­dig­nan. Hoy me enor­gu­lle­ce que ca­da día sus ar­tícu­los y sus opi­nio­nes lle­guen a mi me­sa. Mi desacuer­do, el su­yo, el de us­ted con es­ta car­ta o con la úl­ti­ma opi­nión que ha es­cu­cha­do en la ra­dio o en la te­le­vi­sión, el de to­dos, es nues­tro po­der. La co­bar­día, la com­pla­cen­cia, el mie­do, la con­ni­ven­cia con el po­der, con quie­nes nos quie­ren con­ven­cer de que con­tem­po­ri­zar es un signo de in­te­li­gen­cia, nues­tra de­bi­li­dad y nues­tra ver­güen­za.

Creo que la por­ta­da de es­te mes es va­lien­te. Creo, so­bre to­do, que pue­de in­tere­sar­les. Es­pe­ro que, más allá de que les pa­rez­ca que he­mos acer­ta­do o nos he­mos equi­vo­ca­do, re­co­noz­can nues­tra vo­lun­tad de ha­cer pre­gun­tas, de ob­te­ner res­pues­tas, de de­jar que us­te­des las juz­guen. Me ha­rá sen­tir­me muy or­gu­llo­sa de nues­tra pro­fe­sión que us­te­des la lean, la cri­ti­quen, la aplau­dan, la de­nos-ten. Por­que ese es su de­re­cho. Y por­que es­ta es nues­tra obli­ga­ción.

LA CO­BAR­DÍA, LA COM­PLA­CEN­CIA, EL MIE­DO OLA CON­NI­VEN­CIA CON EL PO­DER ES NUES­TRA DE­BI­LI­DAD Y NUES­TRA VER­GÜEN­ZA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.